All  
Los Españoles y el uso de los animales como armas de guerra

Los Españoles y el uso de los animales como armas de guerra

Imagina que eres un pueblo endurecido en la batalla, con un código marcial belicoso construido a través de dos siglos de guerra continua con tus vecinos.

Eres un pueblo acostumbrado a la victoria porque tu número, tu disciplina, tu capacidad de crueldad, tu concentración, tu pura voluntad de poder, son mayores que los de cualquiera de las tribus a las que has conquistado y humillado sistemáticamente, tribus de las que te aprovechas para sacrificios humanos para ofrecer a tus dioses y a quienes explotas sin piedad para tributos y esclavos. No es que estos vecinos tuyos sean particularmente débiles, al contrario, algunos que todavía te resisten son hábiles luchadores. Es solo que eres tan fuerte, tan hábil, tan astuto, tan implacable y, sobre todo, tan amado por los dioses a quienes continuamente adulas, entretienes y nutres con festivales de espectacular crueldad. ¿Quién olvidará la inauguración de la Gran Pirámide en su ciudad capital, Tenochtitlán, cuando, durante cuatro días, se cortaron los corazones de 80.000 hombres, mujeres y niños y las calles se llenaron de sangre hasta las rodillas? ¿Quién no podría dejar de sorprenderse por el placer que siente al desollar a sus víctimas y vestirse con sus pieles mientras consume su tierna carne de muslo con chiles y frijoles? ¿De qué otra manera, aparte de esas técnicas de terrorismo escenificado, de hecho, teatral, es posible explicar su increíble ascenso al poder de una humilde tribu de nómadas errantes hace solo doscientos años a los maestros de todo lo que examinan hoy?

 

 

Quizás te hayas vuelto algo arrogante, algo jactancioso, pero quién puede culparte por eso cuando puedes poner un ejército de 200.000 hombres en el campo organizados en regimientos altamente entrenados llamados xiquipilli (pronunciado shikipilli) cada uno de 8.000 fuertes. Utiliza muy poco metal que no sea para elementos ornamentales de cobre blando. Su sacerdote-rey Moctezuma posee una daga sagrada de hierro meteorítico, pero en su mayor parte sus armas, como las armas de sus vecinos, son de piedra y madera: cuchillos de pedernal, lanzas, jabalinas, mazos, garrotes de guerra y espadas de caoba llamadas maquahuitls en cuyos bordes hay hileras de hojas de obsidiana tan afiladas que son capaces de decapitar a un hombre de un solo golpe. No tienes armas, ni siquiera sabes lo que son todavía, pero tienes decenas de miles de arqueros expertos en el uso del arco y la flecha y divisiones de especialistas altamente capacitados que manejan atlatos letales, lanzadores de lanzas que proyectan nubes de dardos endurecidos al fuego a distancias de mil pies o más.

Esta era la posición de los aztecas -una posición de poder absoluto y suprema confianza- cuando el aventurero español Hernán Cortés desembarcó en la costa del Golfo de México en febrero de 1519 con su pequeña flota de once barcos y apenas 490 soldados. En su mayoría, hombres jóvenes de origen humilde menores de veinticinco años, muchos recién salidos de España, estos soldados se habían ofrecido como voluntarios para esta aparentemente loca expedición contra innumerables enemigos con la esperanza de hacer fortuna.

Sus perspectivas, desde el principio, fueron más brillantes de lo que podría sugerir la gran disparidad de números. España en 1519 era una nación mucho más experimentada en la guerra y mucho más profundamente acostumbrada a sus terrores que los aztecas. Menos de treinta años antes, en 1492, el mismo año en que Colón cruzó el Atlántico para establecer los primeros asentamientos europeos en las islas del Golfo de México, España había completado la reconquista de sus territorios (con la caída de la ciudad de Granada) después de setecientos años de guerra continua contra los moros. Y desde entonces había habido muchas otras guerras en las que los jóvenes podían desangrarse: en Italia, donde España, ahora en un estado de ánimo expansionista después de expulsar a los moros, estaba fuertemente comprometida y en La Española y Cuba, donde las poblaciones nativas habían sido sometidas a la el genocidio más espantoso y despiadado.

Sin embargo, más que experiencia, las fuerzas españolas se beneficiaron de un enfoque científico de la guerra que, para los aztecas, siempre había sido principalmente una búsqueda ritual. Mientras que la disciplina, táctica y estrategia españolas estaban orientadas a la aniquilación y asesinato masivo del enemigo en el campo de batalla, los aztecas estaban mucho más interesados ​​en capturar vivos a los combatientes enemigos y arrastrarlos para ser encarcelados y engordados para su posterior sacrificio. En las gigantescas batallas que vendrían, la tendencia de los aztecas a intentar tomar prisioneros vivos, y las tácticas que esto requería, los puso en una gran desventaja frente a los españoles, cuyo objetivo era simplemente matar a tantos enemigos en el lugar como fuera posible, lo más rápido posible.

Además, al perseguir este objetivo único, los españoles tenían muchas ventajas que los aztecas no tenían en absoluto. Los relatos de conquistadores como el estoico Bernal Díaz no dejan lugar a dudas de la inmensa superioridad de las espadas españolas de buen acero toledano sobre las armas de madera y piedra de sus oponentes. Lanzas y picas con puntas de acero, hachas de guerra de acero, dagas de acero, todos produjeron una terrible matanza sobre el enemigo. Las ballestas españolas eran máquinas de matar mucho más efectivas que los simples arcos y flechas de los aztecas. Y, por supuesto, que los españoles tenían armas: los mosquetes conocidos como arcabuces, los cañones pequeños como los falconetes y los cañones de asedio más grandes llamados lombards. En las primeras batallas, los aztecas estaban completamente desconcertados y aterrorizados por los mosquetes y la artillería españoles que tomaron por xihucoatl, “serpientes de fuego”, las armas legendarias de los mismos dioses.

En el futuro dedicaré un artículo a este tema de las armas, armaduras y tácticas militares que tanto contribuyeron a la victoria española definitiva. Aquí, sin embargo, quiero centrarme en otra cosa: algo completamente inesperado y completamente ajeno a los aztecas que, quizás más que cualquier otro factor, les hizo perder su jactanciosa confianza en sí mismos después de años de fáciles victorias sobre sus vecinos y entrar en un estado lúgubre de desmoralización y vulnerabilidad psicológica. Este fue el despliegue español de animales - caballos y perros de guerra - en el campo de batalla.

Los aztecas tenían perros. Eran criaturas pequeñas, sin pelo y tímidas, emparentadas con el Chihuahua moderno, que no fueron criadas como mascotas sino como fuente de alimento. En consecuencia, cuando los aztecas se encontraron por primera vez con los perros de guerra españoles: lobos, galgos, acechadores, pitbulls y mastines gigantes similares a los rottweileres modernos, no tenían ni idea de con qué estaban lidiando. De hecho, no pensaban en absoluto que estos animales fueran perros. Pensaron que podrían ser alguna especie de dragón, una impresión agravada por el hecho de que los perros españoles estaban blindados con cota de malla y placas de acero como sus amos y, por lo tanto, eran casi invulnerables a las armas de piedra. Ayunaban antes de la batalla, por lo que estaban en un estado de hambre voraz y babeante, entrenados para luchar y matar con la mayor ferocidad, estos animales aterradores ya saboreaban la carne humana al haber sido utilizados repetidamente en actos de genocidio contra los indios de La Española y Cuba. Desatados en manadas gruñendo y aullando, con la lengua colgando, la baba goteando de sus colmillos y chispas de fuego que parecían - en la imaginación de las víctimas - destellar en sus ojos, desgarraron las líneas del frente azteca con un efecto devastador, destripando a los hombres, desgarrando sacar sus gargantas, deleitándose con sus cuerpos blandos y desarmados. “Tienen orejas planas y se ven como ocelotes”, informó un testigo azteca de los perros de guerra españoles. “Tienen una gran papada y colmillos que se arrastran como dagas y ojos ardientes de un amarillo ardiente que destellan y lanzan chispas. Sus vientres son demacrados, sus flancos largos y delgados con las costillas al descubierto. Son incansables y muy poderosos. Se ataban aquí y allá, jadeando, con la lengua goteando veneno".

Una ilustración de perros de guerra españoles con armadura de batalla, que debe haber sido similar al Becerrillo de la fama del conquistador español. (Dominio público).

El segundo animal de guerra de los españoles, aún más devastador que los perros, fue el caballo. Los caballos, todos naturalmente importados de Europa, escaseaban en las islas de La Española y Cuba en 1519 y eran muy caros. Cortés (él mismo un experto jinete) sólo pudo adquirir dieciséis de ellos para la conquista. Este pequeño cuerpo de caballería, sin embargo, iba a resultar decisivo, una y otra vez salvando el día en que el pequeño ejército español fue rodeado y enfrentó una destrucción inminente a manos de un abrumador número de enemigos.

Los últimos caballos de las Américas se habían extinguido durante más de doce mil años en 1519, por lo que el caballo era un animal completamente desconocido para los aztecas. La criatura más cercana con la que podían compararlo era el ciervo, pero no había ciervos en México en ningún lugar del tamaño de los enormes corderos que los españoles cabalgaban hacia la batalla. Además, la idea misma de hombres transportados a lomos de animales era nueva y extravagante para los aztecas; tan extravagante, de hecho, que cuando se avistó por primera vez a la caballería se los tomó como criaturas sobrenaturales, en parte bestias, en parte hombres, y no como seres humanos de esta tierra. Y de nuevo, al igual que con los perros de guerra, esta impresión se vio reforzada por la reluciente armadura de metal (barda) que llevaban los caballos y que los hacía, aparentemente, imposibles de matar.

Más importante, sin embargo, era el hecho de que los ejércitos europeos habían pasado miles de años aprendiendo a resistir cargas de caballos pesados ​​y desarrollando contra-tácticas efectivas. Los aztecas no tenían tal experiencia y estaban completamente consternados y confundidos cuando la caballería española se abalanzó sobre ellos a cerca de treinta millas por hora, lanzas apuntando a sus caras, el suelo tronando y temblando. Luego vino la espantosa conmoción y el clamor del impacto, los enormes animales de guerra resoplaban, relinchaban y pisoteaban a los hombres bajo sus cascos herrados, y las filas aztecas se tambalearon, se separaron y estallaron en aterrorizada confusión corriendo en todas direcciones solo para ser abatidas por las lanzas y los centelleantes sables de caballería de los jinetes.

Foto: DEA / G. DAGLI ORTI/De Agostini via Getty Images

No se puede exagerar el efecto de estas cargas de caballería. Combinado con el horror de las manadas de perros salvajes que atravesaban las formaciones aztecas, dieron a los españoles ventajas cruciales y únicas en la batalla. Una nueva forma de guerra había llegado a las Américas. Las cosas nunca volverían a ser las mismas.

Para mí como escritor, habitar imaginativamente estas escenas, ponerme en el lugar de los combatientes aztecas y españoles, tratar de sentir lo que sentían y ver lo que veían, representó un desafío emocionante y complejo. Pero, el enfoque de ficción me permite explorar la historia de una manera completamente nueva, no simplemente con la variedad de hechos que son fundamentales para la no ficción (aunque hay muchos hechos en mi novela) sino con el debido espacio dado a las emociones, a los sentimientos, a las sensaciones, al olfato, al gusto y al tacto del momento, y al aspecto crucial del carácter. Si me hubiera acercado a personajes históricos como Cortés, o su extraordinario y valiente amante nativo americano Malinal, o el emperador azteca Moctezuma, desde la perspectiva de la no ficción, nunca hubiera podido meterme "dentro de sus cabezas" de la manera en que esta novela lo ha hecho, esto me permitió hacer o trabajar hacia una comprensión tan profunda de sus motivos, su comportamiento y sus reacciones mutuas como seres humanos atrapados en eventos absolutamente notables.

Autor Graham Hancock

Imagen de ancient-origins

Ancient-Origins

En Ancient-Origins.es creemos que uno de los más importantes campos del conocimiento que podemos estudiar como seres humanos es el de nuestros propios orígenes. Y si bien algunos pueden parecer satisfechos con ellos, nuestra opinión es que existe un gran... Lee mas
Siguiente Artículo