All  
El hombre invoca a los dioses sobre la pirámide azteca. PauDelacó / Adobe Stock

La Religión de los Aztecas: Mantener el Equilibrio en un Mundo Impredecible

El Imperio azteca fue el imperio mesoamericano más grande y exitoso en términos de tamaño y demografía. Se extendía a través de tierras altas, llanuras costeras, valles y bosques. No es sorprendente, como resultado, que la religión azteca también fue muy influyente.

Los aztecas y la civilización mesoamericana

La religión azteca no emergió en un vacío. Surgió en el contexto de miles de años de sucesivas civilizaciones mesoamericanas, incluidos los zapotecas de Monte Albán, Teotihuacán, los toltecas y los mixtecas.

Muchas creencias religiosas aztecas fueron compartidas por las culturas circundantes. Por ejemplo, la Serpiente Emplumada ya había sido venerada durante un milenio por culturas como la gente de Teotihuacán y los toltecas. La mayoría de los dioses del panteón azteca también fueron adorados por otras culturas mesoamericanas.

Los dioses aztecas

Los aztecas, como otras culturas mesoamericanas, eran politeístas. Creían que todos los aspectos de la naturaleza, como el viento y la lluvia, y todas las actividades humanas, como la agricultura y la guerra, tenían una deidad patrona.

Los estudiosos de la religión azteca han dividido a los dioses aztecas en tres categorías diferentes. Estaban los dioses cósmicos o creadores, los dioses de la agricultura, el agua y la fertilidad, y los dioses de la guerra y el sacrificio.

Los dioses cósmicos fueron responsables de la creación y el mantenimiento de las principales fuerzas que gobiernan el universo. Uno de los principales dioses cósmicos fue Huehueteotl-Xiuhtecuhtli, el dios del fuego y las estaciones.

Figura de piedra sentada de Huehueteotl-Xiuhtecuhtli, dios azteca del fuego y estaciones. (Simon Burchell / CC BY-SA 3.0)

Figura de piedra sentada de Huehueteotl-Xiuhtecuhtli, dios azteca del fuego y estaciones. (Simon Burchell / CC BY-SA 3.0)

Huehueteotl-Xiuhtecuhtli representó la capacidad del mundo para cambiar y regenerarse. También estuvo a cargo de las estaciones y otros ciclos naturales responsables de regenerar y renovar la tierra.

Otro papel importante que tuvo Huehueteotl-Xiuhtecuhtli fue el creador del sol. Fue muy importante en las antiguas tradiciones religiosas mesoamericanas y las representaciones de él aparecen por primera vez en el período preclásico de la historia mesoamericana en sitios arqueológicos, como Cuicuilco.

Otra deidad cósmica importante fue Tezcatlipoca. Se dijo que Tezcatlipoca, o "Espejo Fumador", era el dios de la noche, así como el dios de la brujería. Los aztecas creían que era un dios de la justicia que castigaría a los malhechores.

Los reyes aztecas eran considerados sus agentes a este respecto y tendrían que realizar ceremonias frente a su imagen para establecer su derecho a gobernar. En algunas tradiciones mesoamericanas, se lo consideraba una deidad suprema que era omnipotente y omnisciente. Era una figura aterradora que era la encarnación de la naturaleza misma.

Quetzalcóatl fue otro dios importante que se asoció con el planeta Venus. Su nombre se traduce como "Serpiente Emplumada". Los aztecas creían que él era el creador de la humanidad y la deidad más amigable para los humanos.

Templo azteca de la serpiente emplumada en Xochicalco, adornado con una serpiente emplumada totalmente zoomorfa. (Giovanirvp / CC BY-SA 3.0)

Templo azteca de la serpiente emplumada en Xochicalco, adornado con una serpiente emplumada totalmente zoomorfa. (Giovanirvp / CC BY-SA 3.0)

También fue considerado como el dios de las artes y el conocimiento. Además, salvó a la humanidad al comienzo de la era del quinto sol cuando recuperó sus huesos del reino de los muertos para que la vida pudiera ser devuelta a ellos.

Uno de los dioses prominentes de la agricultura, el agua y la fertilidad fue el dios de la lluvia Tlaloc. Tlaloc fue representado con lo que parecen ser gafas en su cara en el arte azteca y en el arte mesoamericano anterior.

Los dioses de la guerra y el sacrificio incluían a Huitzilopochtli, el dios de la guerra y el sol. Huitzilopochtli era el dios nacional de los aztecas. Su nombre significa "Colibrí a la izquierda".

La cosmología y los aztecas

Los aztecas creían que el universo consistía en tres niveles conectados por un eje central representado por el Templo Mayor en Tenochtitlan. Creían que este eje central, o axis mundi, conectaba el inframundo, la tierra y los cielos.

Templo mayor azteca en tenochtitlan. (Josué González / Dominio Público)

Templo mayor azteca en tenochtitlan. (Josué González / Dominio Público)

El mundo conocido por la humanidad se llamaba Tlaltipac. Fue considerado como un disco en medio del universo. El inframundo consistía en 9 niveles. El reino celestial consistía en 13 niveles.

Los aztecas creían que el mundo consistía en relaciones de opuestos, cuyo equilibrio era necesario para que el mundo continuara funcionando. Estos opuestos incluyen calor y frío, seco y húmedo, masculino y femenino, y claro y oscuro.

Este dualismo estaba en el corazón de la cosmovisión azteca. Los aztecas creían que los humanos eran responsables de mantener un equilibrio en el universo a través de sus rituales y sacrificios.

La cosmogonía y los aztecas

La forma más común del mito de la creación azteca dice que, al principio, había un vacío. El dios creador era masculino y femenino, claro y oscuro, malévolo y benevolente. Este dios tuvo cuatro hijos, Tezcatlipoca, Quetzalcóatl, Xipe Totec y Huitzilopochtli.

Los aztecas creían que ya habían pasado cuatro edades y que actualmente vivían en la quinta edad del sol. En cada edad, un dios diferente jugó el papel del sol y cada edad se asoció con un elemento diferente.

Durante la primera edad del sol, Tezcatlipoca fue el sol. Sin embargo, Tezcatlipoca fue incapaz de alcanzar cierto nivel de brillo y solo era medio sol.

El dios azteca Tezcatlipoca fue el sol durante la primera edad. (Arquen / CC BY-SA 3.0)

El dios azteca Tezcatlipoca fue el sol durante la primera edad. (Arquen / CC BY-SA 3.0)

Durante esta época, el mundo estuvo habitado por gigantes. Hubo una pelea entre Tezcatlipoca y Quetzalcóatl y los gigantes fueron destruidos por una plaga de jaguares. El elemento de esta era fue la tierra.

Durante la era del segundo sol, Quetzalcóatl era el sol y los humanos se parecían a los humanos de hoy. Estos humanos, sin embargo, se corrompieron y finalmente se convirtieron en monos como una maldición.

Se creía que los monos modernos eran sus descendientes. La segunda era del sol llegó a su fin con los huracanes enviados por Quetzalcóatl para destruir a la mayoría de los monos. El elemento dominante de esta era fue el aire.

Durante la era del tercer sol, Tlaloc era el dios gobernante y el elemento gobernante era el fuego. Durante esta edad, Tezcatlipoca secuestró a la esposa de Tlaloc.

Escultura del dios azteca tlaloc en mexico. (Rene G EG / CC BY-SA 2.0)

Escultura del dios azteca tlaloc en mexico. (Rene G EG / CC BY-SA 2.0)

En venganza, Tlaloc convirtió a los habitantes humanos del mundo en pavos, perros y mariposas. Esta era del mundo terminó con el fuego reinando desde los cielos al mando de Quetzalcóatl.

Durante la era del cuarto sol, la hermana de Tlaloc, Calchiuhtlicue, era la deidad gobernante. El elemento dominante de esta era fue el agua.

Durante esta era, Quetzalcóatl y Tezcatlipoca se pusieron celosos y causaron que el sol cayera del cielo. Este mundo terminó con una inundación y los humanos de esta era se convirtieron en peces.

La quinta edad del sol es la hora actual, y el sol actual es el dios Nanahuatzin. Al comienzo de la era presente, los dioses se sacrificaron para hacer posible la vida.

Sangre de los dioses y sacrificio humano

Los aztecas creían que los dioses habían derramado su sangre para dar vida al universo y a la humanidad. Creían que, como resultado, la humanidad estaba en deuda con los dioses y tenía que pagar a los dioses derramando su propia sangre.

Se creía que, si no derramaban su propia sangre, el universo se derrumbaría. Se exhortó a los guerreros aztecas a imitar el auto sacrificio de los dioses al dar sus propias vidas para mantener el universo en funcionamiento.

Se creía que la forma más efectiva de proporcionar sangre fresca para mantener el universo en funcionamiento y en equilibrio era el sacrificio de un corazón humano vivo. Por esta razón, los corazones de los guerreros y otras víctimas se sacrificarían en momentos regulares durante todo el año.

Calendario ritual azteca

Los aztecas, como muchas otras culturas mesoamericanas, eran astrónomos muy entusiastas. El conocimiento de los ciclos astronómicos fue importante para determinar el tiempo para los fines de la agricultura, así como para los eventos cívicos y religiosos.

Dibujo cosmológico azteca con el dios Xiuhtecuhtli, el señor del fuego y del calendario en el centro y los otros dioses importantes a su alrededor, cada uno frente a un árbol sagrado. (Giggette / Dominio Público)

Dibujo cosmológico azteca con el dios Xiuhtecuhtli, el señor del fuego y del calendario en el centro y los otros dioses importantes a su alrededor, cada uno frente a un árbol sagrado. (Giggette / Dominio Público)

El calendario azteca consistía en un ciclo ritual de 260 días y un ciclo de calendario de 365 días. El patrón de 260 días proviene de la observación de los antiguos astrónomos-sacerdotes mesoamericanos de que el sol alcanzó un punto cenital sobre la ciudad maya de Copán una vez cada 260 días.

El calendario ritual constaba de 20 periodos de 13 días. Rituales y festivales a cada uno de los dioses principales se extendieron a lo largo del período de 260 días.

El calendario de 365 días se basó en el año solar. Fue utilizado principalmente para la agricultura, ya que siguió más de cerca las estaciones. Se dividió en 18 periodos de 20 días cada uno, haciendo 360 días.

Los últimos 5 días del año se consideraron como un período de transición que se usó para festivales religiosos. Cada 52 años, el calendario solar y el calendario ritual alineados. En este momento, se llevaría a cabo un festival de 12 días. Al comienzo del festival de 12 días, todos los incendios se extinguirían.

Los próximos 12 días serían un período de ayuno en la ciudad. Al final del período de ayuno, un prisionero sería sacrificado, y el fuego ceremonial sería encendido nuevamente. Esta ceremonia se usó para significar que el sol continuaría saliendo durante los próximos 52 años.

Templos aztecas

El complejo de templos mesoamericanos generalmente consistía en una plataforma elevada o pirámide con un templo ubicado en el nivel más alto de la plataforma. En la base de la plataforma o pirámide habría plazas, explanadas y una plataforma alternativa.

Templo Azteca de Chichén Itzá. (Ted Van Pelt / CC BY-SA 2.0)

Templo Azteca de Chichén Itzá. (Ted Van Pelt / CC BY-SA 2.0)

Estos espacios abiertos estarían adyacentes a una escalera que llevaría a la entrada del templo. Los primeros ejemplos de este estilo arquitectónico se remontan al período olmeca, alrededor de 1200 a 900 antes de Cristo.

Después del año 600 a.C, el estilo se exportó a través de Mesoamérica y se mantuvo como el estilo arquitectónico estándar para los templos hasta la llegada de los españoles. La adoración se realizaba típicamente al aire libre y el templo en sí podía ser bastante pequeño, lo que aparentemente no le quitaba su carácter sagrado.

Sacrificios del templo

Los aztecas normalmente usaban prisioneros de guerra para el sacrificio humano. Les dijeron a las víctimas que eran muy valientes si cooperaban.

Los aztecas creían que la destrucción del mundo por los terremotos estaba a la vuelta de la esquina. Los sacrificios de sangre lo mantuvieron un poco más largo. Si no continuaran ofreciendo sacrificios a los dioses, el sol no saldría y el mundo terminaría.

Típicamente, las víctimas serían llevadas al altar donde cuatro sacerdotes las sujetarían. Un oficial entonces arrancaría el corazón de la víctima de su pecho y el corazón sería sacrificado en el altar. El cuerpo de la víctima luego sería empujado o bajado los escalones del templo, dependiendo de la valentía y la nobleza de la víctima.

El número de víctimas sacrificadas dependía de la ocasión y la severidad del sacrificio. A veces solo una víctima fue sacrificada. En otros casos, sin embargo, miles podrían ser sacrificados.

Debido a la constante necesidad de sacrificios, los aztecas participaron en batallas rituales con la intención específica de capturar víctimas para el sacrificio humano. Estas guerras fueron referidas como guerras de flores. Un grupo contra el que pelearon regularmente guerras de flores fue el Tlaxcala.

Religión azteca - Más que solo sacrificios

La religión azteca es típicamente recordada por el sacrificio humano. Otros aspectos de la religión mesoamericana, como la conexión profunda con los ciclos naturales, tienden a quedar fuera en las discusiones sobre el tema. La razón por la que se realizaron estos sacrificios de sangre es porque se creía que mantenían equilibradas las fuerzas opuestas que gobernaban el universo.

Los aztecas también valoraban el aprendizaje y las artes. Uno de los dioses más importantes del panteón mesoamericano entre los mencionados anteriormente fue Quetzalcóatl. Él enseñó a la humanidad cómo usar el mundo natural para mejorar su situación a través de la tecnología. Ser capaz de usar la naturaleza para el arte y la agricultura requiere saber algo sobre el mundo natural. De esta manera, Quetzalcóatl era similar a Prometeo en la mitología griega.

Es posible que, si se hubiera permitido que la cultura mesoamericana continuara por algunos siglos más, las ideas sobre Quetzalcóatl podrían haber llevado a una versión mesoamericana del despertar científico que ocurrió en Ionia en la costa este del Egeo y alrededor del 500-400 a.C, cuando los filósofos presocráticos se convirtieron en los primeros occidentales en pensar acerca de la ciencia y los orígenes materiales del mundo.

Ciertamente, hay muchos aspectos de la antigua religión azteca que no son compatibles con el mundo moderno, como el sacrificio humano, pero hay otros aspectos de la religión azteca que podrían enriquecer al mundo moderno. Parece que la filosofía y la religión aztecas eran más complejas y sofisticadas de lo que a menudo se representan.

Imagen de Portada: El hombre invoca a los dioses sobre la pirámide azteca. PauDelacó / Adobe Stock

Autor Caleb Strom

Referencias

Aztec.com. 2010. Religion. Aztec Systems Corp. [Online] Disponible en: https://www.aztec.com/page.php?page=religion
aztec-history.com. Date Unknown. Aztec Flower War. [Online] Disponible en: http://www.aztec-history.com/aztec-flower-war.html
Barone, F. 2017. Featured Culture: Aztecs, cosmology, and ancient rituals in eHRAF. Human Relations Area Files. [Online] Disponible en: https://hraf.yale.edu/featured-culture-aztecs-cosmology-and-ancient-rituals-in-ehraf/
Gendrop, P. 1987. Temple: Mesoamerican Temples. Encyclopedia of Religion, Encyclopedia.com. [Online] Disponible en: https://www.encyclopedia.com/environment/encyclopedias-almanacs-transcripts-and-maps/temple-mesoamerican-temples
Gillan, J. 2019. The Aztec Calendar Wheel and the Philosophy of Time. Ancient Origins. [Online] Disponible en: https://www.ancient-origins.net/news/aztec-calendar-wheel-and-philosophy-time-001345
Holloway, A. 2013. Aztec Creation myths. Ancient Origins. [Online] Disponible en: https://www.ancient-origins.net/human-origins-folklore/aztec-creation-myths-0071
Maestri, N. 2019. Huitzilopochtli. ThoughtCo. [Online] Disponible en: https://www.thoughtco.com/huitzilopochtli-aztec-god-of-the-sun-171229
Maestri, N. 2019. Profile of Huehueteotl-Xiuhtecuhtli, Aztec God of Fire. ThoughtCo. [Online] Disponible en: https://www.thoughtco.com/huehueteotl-xiuhtecuhtli-169341
Maestri, N. 2019. Quetzalcoatl - Pan-Mesoamerican Feathered Serpent God. ThoughtCo. [Online] Disponible en: https://www.thoughtco.com/quetzalcoatl-feathered-serpent-god-169342
Maestri, N. 2019. Tezcatlipoca: Aztec God of Night and Smoking Mirrors. ThoughtCo. [Online] Disponible en: https://www.thoughtco.com/tezcatlipoca-aztec-god-of-night-172964
Maestri, N. 2019. The Aztec Religion and Gods of the Ancient Mexica. ThoughtCo. [Online] Disponible en: https://www.thoughtco.com/aztec-religion-main-aspects-169343
Nicholson, H. 2005. Mesoamerican Religions: Postclassic Cultures. Encyclopedia of Religion, Encyclopedia.com. [Online] Disponible en: https://www.encyclopedia.com/environment/encyclopedias-almanacs-transcripts-and-maps/mesoamerican-religions-postclassic-cultures
Senior, M. 1996. Aztec Cosmology and Worldview. The Art History Department at the Australian National University, Canberra. [Online] Available at: http://rubens.anu.edu.au/raid1/student_projects97/aztec/ACosWorldView.html/World3.html

Siguiente Artículo