All  
Silueta de Jesús al atardecer.

Mesías en el Monte del Templo: ¿Nos acercamos al fin de los tiempos?

"Todos los grandes rabinos de esta generación están diciendo que el Mesías está a punto de revelarse. Todas las señales que dieron los profetas, todas las señales predichas en la Guemará, la Mishná, el Midrash, todo está sucediendo, una por una. Todo lo que necesitamos es mantenernos fuertes por un poco más de tiempo".

Rabino Shlomo Amar, ex Gran Rabino Sefardí de Israel, agosto de 2020

A medida que el mundo sigue atrapado en plagas de proporciones pandémicas, desde miles de millones de langostas hasta incendios forestales, tormentas y el coronavirus, es fácil sentir que el “fin de los tiempos” está cerca. Este año ha sido un año como ningún otro. Varios líderes religiosos judíos prominentes han afirmado que el Mesías llegará pronto, que debe llegar, ya que los tiempos eran tan malos.

De la Mishná (literatura judía posterior al Segundo Templo), leemos que la era que precede al Mesías estará plagada de corrupción social: “Siguiendo los pasos del Mesías, la arrogancia aumentará, los precios subirán ... el gobierno se convertirá en herejía y no habrá reproche… El lugar de reunión de los eruditos se convertirá en un burdel… la gente temerosa del pecado será detestada, la verdad faltará…” (Sotá 9:15). Otras características del fin de los tiempos incluyen la pobreza, la ignorancia y la desesperación religiosa; y la Torá será olvidada.

Estos líderes religiosos afirman que el Mesías aparecerá pronto en el Monte del Templo de Jerusalén, el lugar más sagrado del mundo. Muchos líderes cristianos y musulmanes están de acuerdo con esta evaluación apocalíptica. A medida que las calamidades convergen a nuestro alrededor, afirman que la historia pronto culminará con la aparición del emisario elegido por Dios, quien marcará el comienzo de una era de paz y cooperación entre las naciones del mundo. Con eso en mente, examinemos si la historia realmente está a punto de culminar, clímax, converger o incluso colapsar, con la llegada de la figura más misteriosa de la historia, el Mesías.

Panorama de la Ciudad Vieja de Jerusalén, mirando al oeste desde el Monte de los Olivos a través del Valle de Kidron. El Monte del Templo ocupa la mayor parte de la imagen, desde la Mezquita Al-Aqsa, en el extremo izquierdo, hasta la Cúpula de la Roca, en la cima dorada, en el extremo derecho donde se detienen los árboles. Este es el lugar en el que millones de personas creen que el Mesías regresará y que pronto tendrá lugar el Fin de los Tiempos. (Dominio público)

Panorama de la Ciudad Vieja de Jerusalén, mirando al oeste desde el Monte de los Olivos a través del Valle de Kidron. El Monte del Templo ocupa la mayor parte de la imagen, desde la Mezquita Al-Aqsa, en el extremo izquierdo, hasta la Cúpula de la Roca, en la cima dorada, en el extremo derecho donde se detienen los árboles. Este es el lugar en el que millones de personas creen que el Mesías regresará y que pronto tendrá lugar el Fin de los Tiempos. (Dominio público)

¿Culminación de la historia?

La gente de todo el mundo realmente comenzó a prestar atención al cumplimiento profético en 1948, un año decisivo en la historia. En mayo, contra todo pronóstico, David Ben-Gurion firmó la Declaración de Independencia y se creó el primer estado judío en 2000 años. A los exiliados finalmente se les permitió regresar a casa, cumpliendo las palabras de Jeremías: "Yo mismo recogeré el resto de mi rebaño de todos los países adonde los he echado y los traeré de regreso a sus pastos". (23: 3).

Mientras tanto, Isaías escribió: “Alzará estandarte a las naciones y reunirá a los desterrados de Israel; reunirá al pueblo de Judá esparcido de los cuatro puntos cardinales de la tierra”. (11:12). Luego, en 1967, el ejército israelí tomó el control del Monte del Templo, la primera vez en 2000 años. Sin embargo, el “milagro mesiánico” sobrenatural que muchos esperaban que ocurriera inmediatamente después de su victoria no se materializó, e Israel tuvo que enfrentarse a problemas del mundo muy real, como lidiar con un mundo árabe hostil circundante.

El 7 de junio de 1967, durante la Guerra de los Seis Días, el capellán jefe del ejército, el rabino Shlomo Goren, rodeado por soldados de las FDI, toca el cuerno del shofar frente al Muro Occidental en Jerusalén, declarando el regreso de los judíos al Monte del Templo después de dos milenios. -larga ausencia. (Oficina de Prensa del Gobierno (Israel) / CC BY SA 4.0)

El 7 de junio de 1967, durante la Guerra de los Seis Días, el capellán jefe del ejército, el rabino Shlomo Goren, rodeado por soldados de las FDI, toca el cuerno del shofar frente al Muro Occidental en Jerusalén, declarando el regreso de los judíos al Monte del Templo después de dos milenios. -larga ausencia. (Oficina de Prensa del Gobierno (Israel) / CC BY SA 4.0)

La disonancia cognitiva que muchos experimentaron después de este "fracaso mesiánico" cambió el discurso en Israel hacia medios más prácticos para lograr la redención. El debate estalló de nuevo entre aquellos que defendieron el enfoque paciente tradicional de esperar al Mesías y un enfoque nuevo y vigorizado para construir preventivamente el Tercer Templo a fin de traer al Mesías. Con este fin, los grupos religiosos ahora están criando novillas rojas puras para futuros sacrificios en el templo, y el antiguo Alto Consejo Judío, el Sanedrín, ha sido nuevamente convocado después de más de 1600 años.

El autor y periodista Gershom Gorenberg resume mejor el papel único del Monte del Templo en los escenarios del fin de los tiempos: “Lo que sucede en ese lugar, más que en cualquier otro lugar, acelera las expectativas del Fin en tres religiones. Y en ese lugar, los peligros de provocar una catástrofe son mayores ". Es el mayor punto de inflamación de la guerra en el mundo y en los últimos años se ha convertido en el foco del nacionalismo judío además de docenas de movimientos cristianos mesiánicos, todos con el objetivo de construir un tercer templo judío.

Maqueta del Segundo Templo. (Mikhail Semenov / Adobe Stock)

Maqueta del Segundo Templo. (Mikhail Semenov / Adobe Stock)

Muchos, muchos Mesías

Quizás no haya mejor lugar asociado con los pretendientes mesiánicos que el Monte del Templo. Esto se debe a que los pretendientes mesiánicos siempre estuvieron conectados con el linaje del rey David. Si bien el Monte presenta actualmente la "Cúpula de la Roca" musulmana, tenía una larga historia antes de que se construyera la Cúpula en 691 d. Hace más de 3.000 años, David fue ungido allí, y la tradición sostiene que un día uno de sus descendientes sería coronado como el “ungido” o Mesías (Massiach en hebreo).

El profeta Isaías describe al Mesías así: "sobre él reposará el Espíritu del Señor, Espíritu de sabiduría y de entendimiento, Espíritu de consejo y de poder, Espíritu de conocimiento y temor del Señor". (11: 2). Hubo muchos de estos pretendientes a lo largo de los siglos, muchos de ellos contemporáneos de Jesús, que probablemente sea el más famoso de la historia. Las genealogías del evangelio lo remontan a David, y su ministerio fue un intento de cumplir las antiguas profecías sobre el Mesías y la restauración de Israel.

Jesús "proclamó buenas nuevas a los pobres, sanó a los enfermos, restituyó la vista a los ciegos y resucitó a los muertos" de acuerdo con Isaías, entró en Jerusalén en un burro de acuerdo con Zacarías, y sería "abandonado y traspasado, pero finalmente vindicado” De acuerdo con los Salmos de David.

En su cruz estaba colgado un cartel que se burlaba de él como el "rey" de los judíos. A pesar de su muerte, sus seguidores creían que había resucitado y que vendría por segunda vez como el Mesías. ¿Dónde afirman que Jesús reaparecerá como el Mesías del mundo? En el Monte del Templo de Jerusalén.

“Jesús llora por Jerusalén” de Enrique Simonet (1892). (Dominio público)

“Jesús llora por Jerusalén” de Enrique Simonet (1892). (Dominio público)

La vida de Jesús estuvo íntimamente ligada al Templo de Jerusalén, desde que escapó de sus padres cuando tenía doce años y fue encontrado debatiendo con los sacerdotes. Solo unas décadas después de su muerte, y supuestamente en cumplimiento de sus propias profecías, el Templo fue completamente destruido por las legiones romanas durante la Guerra Judía por la Independencia (durante la cual aparecieron y fueron asesinados varios "Mesías", incluido Menahem el Zelote).

Los musulmanes también ven la figura del Mesías redentor que aparece al final de los días. Llamado Mahdi, se dice que esta figura aparece antes del Día del Juicio para librar al mundo del mal. Aparecerá junto a Jesús para derrotar a la figura del Falso Mesías, Al-Masih ad-Dajjal. Entonces ocurrirá la resurrección y el juicio de los muertos.

"Resurrección de la carne" (hacia 1499-1502) de Luca Signorelli. (Dominio público)

"Resurrección de la carne" (hacia 1499-1502) de Luca Signorelli. (Dominio público)

Otro famoso reclamante mesiánico fue el rabino Sabbatai Zevi. Tenía miles de seguidores y anunció su reclamo al trono de David en Jerusalén en 1666 d.C. Cuando el sultán musulmán le ofreció la conversión al islam o la muerte, eligió la conversión, lo que sorprendió a sus seguidores. A pesar de la disonancia cognitiva que esto generó, sus seguidores siguieron creyendo, llamándose a sí mismos “sabbateanos”.

Histeria celestial

Hoy en día, cientos de personas sufren anualmente del "síndrome de Jerusalén", una condición psicológica cuestionable que experimentan algunos viajeros a la ciudad santa. Afirman tener un fuerte deseo de vestirse de blanco, comenzar a predicar ante el público, cantar himnos y hacer una procesión a un lugar sagrado. Algunos se proclaman Mesías.

Un hombre que sufría del “síndrome de Jerusalén” en Tel Aviv, 2010. Afirmó que era el Mesías. Esta es una aflicción común en Israel. (Jacek Proszyk / CC BY SA 4.0)

Un hombre que sufría del “síndrome de Jerusalén” en Tel Aviv, 2010. Afirmó que era el Mesías. Esta es una aflicción común en Israel. (Jacek Proszyk / CC BY SA 4.0)

Después de su experiencia, la mayoría regresa a sus vidas anteriores, mientras que algunos permanecen en centros de salud mental. Muchos creen que Donald Trump sufre del "síndrome de Jerusalén", creyendo que es una figura del Mesías para el pueblo judío, ya que muchos lo han comparado con Ciro el Grande, el antiguo rey persa y redentor del pueblo judío.

La construcción del tercer templo, ya sea que involucre al Mesías o no, necesariamente significaría el fin del judaísmo como se lo reconoce hoy. La caridad, la oración y el arrepentimiento exigidos a los judíos por el perdón de los pecados después de la destrucción del templo, en lugar de sacrificios, se revertirían y la población judía de 15 millones de habitantes del mundo tendría que asistir una vez más a los servicios del templo tres veces al año, trayendo un sacrificio adecuado para el altar cada vez.

Es casi seguro que este cambio radical crearía una crisis en el judaísmo que podría provocar un cisma interno y una posible violencia. Los que están en contra de restablecer los sacrificios señalan que Dios en realidad no los necesitaba: "Porque yo deseo misericordia, no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos". (Oseas 6: 6).

Sin embargo, esta no es la primera vez que la histeria apocalíptica se ha apoderado de un grupo de seguidores. Sabemos que la gente vivió en tiempos de fiebre apocalíptica antes, como el año 1000 d.C. A medida que avanzaba el milenio, decenas de miles de peregrinos acudieron en masa a Jerusalén esperando el regreso de Jesús, vendiendo todo y liberando esclavos.

Mil años antes, otro grupo también creía en el inminente fin del mundo. Llamados los esenios, estuvieron activos antes y durante el tiempo de Jesús y es posible que incluso una vez incluyeron a Jesús y su primo Juan el Bautista entre ellos.

Surgieron casi dos siglos antes que Jesús, cuando rompieron con la corriente principal del judaísmo, que sentían que se había “helenizado”. Fundaron una comuna independiente en el desierto de Judea cerca del Mar Muerto. Separados de sus hermanos ortodoxos, desarrollaron su propia marca única de ritual y escatología. Sus escritos sobreviven hoy como los famosos Rollos del Mar Muerto.

Dos rollos de los Rollos del Mar Muerto yacen en su ubicación en las Cuevas de Qumrán antes de ser retirados para que los arqueólogos los examinen académicamente. (Dominio público)

Dos rollos de los Rollos del Mar Muerto yacen en su ubicación en las Cuevas de Qumrán antes de ser retirados para que los arqueólogos los examinen académicamente. (Dominio público)

Estaban particularmente interesados ​​en la inminente guerra del fin de los tiempos entre los "hijos de la luz" (ellos) y los "hijos de las tinieblas" (el mundo) que tendría lugar en Jerusalén. El Mesías iba a aparecer durante esta batalla para marcar el comienzo de la victoria y el eterno gobierno justo de Yahweh.

Esta inminente llegada del Fin de los Días fue también un tema de Jesús, Juan el Bautista e incluso Pablo el Apóstol. Jesús describe las terribles guerras, hambrunas y trastornos que pronto precederían al fin del mundo. En Marcos 13:26, describe: "En ese momento la gente verá al Hijo del Hombre venir en las nubes con gran poder y gloria".

Pablo escribe no dos décadas después en 1 Tesalonicenses 4: 16-17 que: Porque el Señor Jesús mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y con los muertos. en Cristo resucitará primero. Después de eso, nosotros, los que todavía estamos vivos y quedamos, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre”.

"¡No inmanentice al Eschaton!"

El mayor potencial de violencia en la actualidad son las personas que “apresuran el fin”, que realizan acciones que pueden inflamar al mundo y provocar una guerra, todo porque sienten que no tienen otra opción. Esta idea fue descrita por Eric Voegelin en 1952, quien acuñó la frase para "inmanentizar el eschaton". El escatón era visto como la etapa sobrenatural final de la historia humana, que muchos deseaban hacer inmanente a través de sus acciones.

El debate actual se centra en esperar versus actuar. Aquellos que desean esperar argumentan que un acto natural de Dios debería despejar el camino para un Tercer Templo, como un terremoto. Los geólogos están de acuerdo en que Israel está muy atrasado por un terremoto épico. Se registraron terremotos importantes en los años 31 a C., 363 d.C., 749 d.C. y 1033 d.C., mientras que en 1927 d.C. se registró un terremoto más pequeño. Este lado sostiene que solo Dios puede iniciar el Fin de los Tiempos en su propio horario, y que al "forzar" el fin, en última instancia, retrasamos la aparición del Mesías.

¿Resolvería un tercer templo físico los problemas de Israel y del mundo en general? Probablemente no. La historia nos ha enseñado que la corrupción inevitablemente estallaría (como sucedió en los dos templos anteriores) y esto podría conducir a más conflictos. Múltiples versículos de la Biblia hablan de que Dios no habita en absoluto en un templo, y que solo su nombre habita en el templo. Dios es tan vasto y trascendente que no necesita un edificio.

El cristianismo dice que el cuerpo de Jesús era el templo nuevo, y que incluso ahora, el cuerpo de creyentes es un templo nuevo. Los musulmanes ya consideran que la Cúpula de la Roca es el tercer templo del monoteísmo, y no abogan por un regreso al sacrificio y al sacerdocio. Sin embargo, se resisten enérgicamente a cualquier impulso para profanar sus propios santuarios en el Monte e irán a la guerra si es necesario.

La Cúpula de la Roca, quizás el santuario musulmán más reconocible del mundo debido a su cubierta de oro puro. (Bernhard / Adobe Stock) Actualmente se encuentra donde una vez estuvieron los antiguos templos judíos.

La Cúpula de la Roca, quizás el santuario musulmán más reconocible del mundo debido a su cubierta de oro puro. (Bernhard / Adobe Stock) Actualmente se encuentra donde una vez estuvieron los antiguos templos judíos.

Cuando examinamos la larga historia de antagonismo en el Monte del Templo, nos enfrentamos a una paradoja de proporciones primordiales. ¿Puede haber una solución pacífica a la situación? Aún debemos recordar que tenemos una opción.

El regreso del Mesías y el fin de los tiempos

El Fin de los Días no tiene una fecha específica en ningún texto religioso antiguo y, por lo tanto, podría ocurrir en cualquier momento, o quizás nunca. Como señaló Gorenberg, podemos levantarnos para enfrentar el Apocalipsis con violencia o "resistir ese impulso y bajar la mano". En algún lugar del centro se encuentra el camino de la paz, el camino de la reconciliación.

Tanto el cristianismo como el islam sembraron en entornos de apocalipticismo que alentaron su rápida propagación para que el mundo no se salvara antes de la aparición del Mesías. Un regreso al sacrificio sería una crisis para el judaísmo, su "fin", como lo expresó un autor. ¿Necesitamos siquiera un tercer templo, ya que inevitablemente se corrompería, al igual que sus dos versiones anteriores?

Theodor Herzl, el fundador del sionismo hace más de un siglo, vio un hogar en el monte para ambas estructuras. Sintió que sería el máximo ejemplo de ecumenismo y cooperación y cumpliría mucho mejor las visiones originales de los antiguos profetas, como Isaías. Ambos pidieron paz y oración. Por ejemplo, en el capítulo 11:10, Isaías nos da una idea de este universalismo: “En aquel día, el heredero del trono de David (el Mesías) será un estandarte de salvación para todo el mundo; las naciones se unirán a él, y su lugar de descanso será glorioso".

Icono griego de la segunda venida. (Dominio público)

Icono griego de la segunda venida. (Dominio público)

Mahoma también pidió la paz, especialmente con las personas del “Libro”: judíos y cristianos. Si cada lado pudiera concentrarse en los lazos que nos unen como humanos, entonces podría ser posible lograr este sueño utópico. La tradición judía sugiere que en realidad hay un Mesías vivo en el mundo en cada generación, esperando el momento oportuno para dar un paso adelante. Ese futuro siempre es posible. Herzl reconoció esto hace más de cien años: “Los sueños no son tan diferentes de los hechos como algunos pueden pensar. Todas las obras de los hombres son solo sueños al principio ".

Isaías compartió hace mucho tiempo su sueño inspirado del futuro, para que tal vez algún día, milenios después, actuemos en serio:

“Venid, subamos al monte del Señor, al templo del Dios de Jacob. Él nos enseñará sus caminos, para que caminemos por sus sendas”. La ley saldrá de Sion, la palabra del Señor de Jerusalén. Juzgará entre las naciones y resolverá las disputas de muchas naciones. Convertirán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. Nación no tomará espada contra nación, ni aprenderán más la guerra ". (2: 3-4).

Imagen de Portada: Silueta de Jesús al atardecer. Fuente: artphotoclub / Adobe Stock

Autor: Jonathon A. Perrin

Siguiente Artículo