All  
Pie de Megalapteryx (moa) preservado, Museo de Historia Natural. (Wikimedia Commons)

El aterrador descubrimiento de la garra del monte Owen

Hace casi tres décadas, un equipo de arqueólogos estaba llevando a cabo una expedición dentro de un gran sistema de cuevas en el monte Owen en Nueva Zelanda cuando se toparon con un objeto aterrador e inusual. Con poca visibilidad en la cueva oscura, se preguntaron si sus ojos los estaban engañando, ya que no podían comprender lo que les esperaba: una enorme garra parecida a un dinosaurio todavía intacta con carne y piel escamosa. La garra estaba tan bien conservada que parecía provenir de algo que acababa de morir.

El equipo arqueológico recuperó con entusiasmo la garra y la tomó para analizarla. Los resultados fueron asombrosos; Se descubrió que la garra misteriosa eran los restos momificados de 3.300 años de antigüedad de un moa de las tierras altas, un gran pájaro prehistórico que había desaparecido de la existencia siglos antes.

El moa de las tierras altas (Megalapteryx didinus) era una especie de ave moa endémica de Nueva Zelanda. Un análisis de ADN publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences sugirió que el primer moa apareció hace alrededor de 18,5 millones de años y había al menos diez especies, pero desaparecieron “en la extinción de megafauna más rápida y facilitada por humanos documentada hasta la fecha."

Con algunas subespecies de moa que alcanzan más de 10 pies (3 metros) de altura, el moa fue una vez la especie de ave más grande del planeta. Sin embargo, el moa de las tierras altas, una de las especies de moa más pequeñas, no medía más de 4,2 pies (1,3 metros). Tenía plumas que cubrían todo su cuerpo, excepto el pico y las plantas de los pies, y no tenía alas ni cola. Como su nombre lo indica, los moa de las tierras altas vivían en las partes más altas y frías del país.

Izquierda: Ilustración de un Moa. Derecha: huella preservada de un Moa (Wikimedia Common)

Izquierda: Ilustración de un Moa. Derecha: huella preservada de un Moa (Wikimedia Common)

El descubrimiento de Moa

El primer descubrimiento del moa ocurrió en 1839 cuando John W. Harris, un comerciante de lino y entusiasta de la historia natural, recibió un hueso fosilizado inusual de un miembro de una tribu indígena maorí, quien dijo que lo había encontrado en la orilla de un río. El hueso fue enviado a Sir Richard Owen, que trabajaba en el Hunterian Museum del Royal College of Surgeons de Londres. Owen estuvo desconcertado por el hueso durante cuatro años; no encajaba con ningún otro hueso que hubiera encontrado.

Finalmente, Owen llegó a la conclusión de que el hueso pertenecía a un pájaro gigante completamente desconocido. La comunidad científica ridiculizó la teoría de Owen, pero luego se demostró que estaba en lo cierto con los descubrimientos de numerosas muestras de huesos, lo que permitió la reconstrucción completa de un esqueleto de moa.

Sir Richard Owen de pie junto a un esqueleto de moa y sosteniendo el primer fragmento de hueso que pertenece a un moa jamás encontrado. (Wikimedia Common)

Sir Richard Owen de pie junto a un esqueleto de moa y sosteniendo el primer fragmento de hueso que pertenece a un moa jamás encontrado. (Wikimedia Common)

Desde el primer descubrimiento de huesos de moa, se han encontrado miles más, junto con algunos restos momificados notables, como la garra del monte Owen de aspecto aterrador. Algunas de estas muestras aún exhiben tejidos blandos con músculos, piel e incluso plumas. La mayoría de los restos fosilizados se han encontrado en dunas, pantanos y cuevas, donde las aves pueden haber ingresado para anidar o para escapar del mal tiempo, preservados por desecación cuando el ave murió en un sitio naturalmente seco (por ejemplo, una cueva con una constante brisa seca que la atraviesa).

Cabeza momificada de un moa de las tierras altas (Wikimedia Common)

Cabeza momificada de un moa de las tierras altas (Wikimedia Common)

El ascenso y la caída de los Moa

Cuando los polinesios emigraron por primera vez a Nueva Zelanda a mediados del siglo XIII, la población moa estaba floreciendo. Fueron los herbívoros dominantes en los bosques, matorrales y ecosistemas subalpinos de Nueva Zelanda durante miles de años, y solo tenían un depredador: el águila de Haast. Sin embargo, cuando los primeros humanos llegaron a Nueva Zelanda, el moa rápidamente se puso en peligro debido a la caza excesiva y la destrucción del hábitat.

“Como alcanzaron la madurez tan lentamente, [ellos] no habrían podido reproducirse lo suficientemente rápido como para mantener sus poblaciones, dejándolos vulnerables a la extinción”, escribe el Natural History Museum de Londres. "Todos los moas estaban extintos cuando los europeos llegaron a Nueva Zelanda en la década de 1760". El águila de Haast, que dependía del moa para alimentarse, se extinguió poco después.

Águila gigante de Haasts atacando moa de Nueva Zelanda (Wikimedia Common)

Águila gigante de Haasts atacando moa de Nueva Zelanda (Wikimedia Common)

¿Renacimiento del Moa?

El moa se ha mencionado con frecuencia como un candidato para la reactivación mediante la clonación, ya que existen numerosos restos bien conservados de los que se podría extraer el ADN. Además, dado que solo se extinguió hace varios siglos, muchas de las plantas que componían el suministro de alimentos del moa seguirían existiendo.

El genetista japonés Ankoh Yasuyuki Shirota ya ha llevado a cabo un trabajo preliminar hacia estos fines mediante la extracción de ADN de los restos de moa, que planea introducir en embriones de pollo. El interés en la resurrección del ave antigua ganó más apoyo a mediados de este año cuando Trevor Mallard, un miembro del Parlamento de Nueva Zelanda, sugirió que revivir el moa durante los próximos 50 años era una idea viable.

Imagen de portada: Pie de Megalapteryx (moa) preservado, Museo de Historia Natural. (Wikimedia Commons)

El artículo "El aterrador descubrimiento de la garra del monte Owen" se publicó originalmente en The Epoch Times y se ha vuelto a publicar con permiso.

Autora: April Holloway

Siguiente Artículo