All  
Parece haber un esfuerzo concertado para mantener en secreto los datos científicos realizados después del descubrimiento de 1952 de los restos de Pakal el Grande. ¿Qué esconden?

El cráneo secreto de Pakal el Grande: ¿un encubrimiento académico?

En 1952, en lo profundo de los humeantes bosques de cedro y caoba del sur de México, y después de cuatro años de arduo trabajo, el arqueólogo Alberto Ruz Lhuillier finalmente terminó de quitar los escombros de la escalera para acceder a la tumba oculta de Pakal el Grande. Al encontrar el sarcófago intacto del gobernante maya, Ruz pasó a la historia por haber realizado el descubrimiento más espectacular jamás descubierto en Mesoamérica, sin rival hasta el día de hoy. Ruz describió la fascinante cámara funeraria en su diario:

“De las sombras oscuras emergió un espectáculo de cuento de hadas, una visión fantástica y trascendental de otro mundo. Parecía una cueva mágica esculpida en hielo, las paredes relucientes y brillantes como cristales de nieve… Daba la impresión de una capilla abandonada. Figuras de estuco en bajorrelieve caminaban por las paredes. Entonces mis ojos miraron al suelo, que estaba ocupado casi por completo por una enorme piedra tallada perfectamente conservada”.

Templo de las Inscripciones, Palenque donde se encontró el sarcófago de Pakal. (fergregory / Adobe Stock)

Templo de las Inscripciones, Palenque donde se encontró el sarcófago de Pakal. (fergregory / Adobe Stock)

El misterioso sitio ahora conocido como Palenque, ha estado inmerso en conflictos tanto en tiempos antiguos como modernos. La pirámide escalonada dentro de la cual se descubrió el sarcófago de Pakal se conoce hoy como el Templo de las Inscripciones debido a los ornamentados glifos iconográficos que lo adornan. Estos glifos fueron finalmente descifrados en los años setenta y cuentan historias siniestras de guerras y sacrificios humanos.

Junto al Templo de las Inscripciones hay otra pirámide escalonada menos impresionante, llamada Templo XIII, en la que se descubrió otra cripta de dignatarios mayas en 1994. La identidad de la mujer misteriosa sigue siendo controvertida ya que no hay glifos discernibles en su pirámide, sarcófago o dentro de la tumba de ella. Se la conoce simplemente como la Reina Roja, debido a la gruesa capa de cinabrio (polvo de mineral de mercurio) que cubría sus huesos, idéntica al cinabrio encontrado en los restos de Pakal.

Esqueleto de la Reina Roja (Bill Bell / ontheroadin.com)

Esqueleto de la Reina Roja (Bill Bell / ontheroadin.com)

Un sitio de controversia constante

Los enigmas y las controversias se acumulan tan rápidamente en Palenque que es difícil mantenerse al día. Las espectaculares estructuras megalíticas en sí sorprenden. Supuestamente fueron construidos por personas que tenían conocimientos avanzados de astronomía, pero que solo tenían herramientas básicas de piedra y no habían podido inventar la rueda. Palenque es el hogar, según los principales académicos, del acueducto presurizado más antiguo del mundo y su propósito es un completo misterio.

Se han descubierto túneles de agua subterráneos directamente debajo del Templo de las Inscripciones, que reflejan los descubrimientos recientes en el igualmente extraño sitio azteca de Teotihuacan, conocido como "el lugar donde los hombres se convierten en dioses". Las cámaras funerarias de ambas élites mayas son extrañas en términos del polvo de sulfuro de mercurio y las estalactitas de cristal / minerales descritas por Ruz. Todo esto, y más, ha despertado a la comunidad aficionada de la historia alternativa que insiste en que cuando se gira horizontalmente, el ícono en la tapa del sarcófago de Pakal lo representa operando lo que dicen que puede ser un vehículo interestelar.

La gran tapa del sarcófago tallada descubierta en el Templo de las Inscripciones se ha interpretado dentro de la pseudoarqueología como una imagen de Pakal operando un vehículo interestelar. Erich von Däniken lo usó como evidencia del contacto extraterrestre con los antiguos mayas en su libro Chariots of the Gods (Asaf Braverman / Flickr)

La gran tapa del sarcófago tallada descubierta en el Templo de las Inscripciones se ha interpretado dentro de la pseudoarqueología como una imagen de Pakal operando un vehículo interestelar. Erich von Däniken lo usó como evidencia del contacto extraterrestre con los antiguos mayas en su libro Chariots of the Gods (Asaf Braverman / Flickr)

Dibujo lineal de la tapa del sarcófago descubierto en el templo de las inscripciones. (Madman2001 / CC BY-SA 1.0)

Dibujo lineal de la tapa del sarcófago descubierto en el templo de las inscripciones. (Madman2001 / CC BY-SA 1.0)

Palenque no solo fue testigo de combates mortales, secuestros rivales y asesinatos rituales en la antigüedad, sino que hoy es una zona de guerra intelectual. Dentro de la comunidad académica convencional, dos facciones principales surgieron en acalorados debates sobre la información biográfica decodificada de los glifos y los análisis antropológicos de los restos. Los epigrafistas desafiaron los hallazgos originales alcanzados por los antropólogos físicos una vez que descifraron el léxico maya y pudieron recuperar información biográfica básica sobre el gobernante enterrado allí. Hubo dos puntos principales de discordia. Por un lado, estaba la edad de Pakal, ya que los glifos indican que tenía más de ochenta años, mientras que los antropólogos creían que rondaba los cuarenta. Por otro lado, su falta de deformidades anatómicas dio lugar a preguntas, ya que los epigrafistas insistían en que la iconografía de todo el linaje de Pakal revelaba que esta clase dominante era portadora de rasgos genéticos únicos transmitidos de generación en generación.

Icono del gobernante maya que muestra rasgos físicos únicos en comparación con los mayas comunes. (visiblelanguagejournal.com)

Icono del gobernante maya que muestra rasgos físicos únicos en comparación con los mayas comunes. (visiblelanguagejournal.com)

¿Deformación o difamación? La búsqueda de malformaciones dentro de la familia de Pakal

Durante la Segunda Mesa Redonda de Palenque se estableció una coincidencia potencial entre las representaciones de la deformidad de Janaab ’Pakal y la evidencia esquelética. En su trabajo, Greene, Rosenblum y Scandizzo concluyen a partir de los retratos esculpidos del gobernante que sufría de un pie zambo unilateral severo. Argumentan que los retratos de figura completa de Pakal en la placa de Simojovel, en los muelles B y D de la casa D en el palacio, y en la tapa del sarcófago muestran un pie torcido. Dicen que en el Panel 2 de Dumbarton Oaks se muestra un pie con una deformación similar, atribuido al nieto de Pakal, Hok.

Aparte de las malformaciones del pie zambo, Greene y sus colegas proponen, a partir de la nariz ancha, dedos en palillo, mandíbula alargada y cabeza grande en el retrato de Lady S'ak'K'uK ', que la madre de Pakal debe haber sufrido los efectos desfigurantes de la acromegalia avanzada. Kan B’alam, hijo de Pakal y heredero al trono, tenía un sexto dedo del pie, como se muestra en su retrato de palacio (Muelle D, Casa A). Otros ejemplos de polidactilia provienen del Templo de las Inscripciones, el Templo de la Cruz Foliada y el Templo del Sol, todos atribuidos al sucesor de Pakal. Se propone que el propio Pakal también se ha visto afectado por la polidactilia. Greene, Rosenblum y Scandizzo encontraron lo que ellos consideran indicios de su aflicción en la tapa del sarcófago, que sugieren que representa el quinto dedo del pie izquierdo partido de Pakal.

Aunque todavía no hay un acuerdo unánime, el consenso entre los expertos es que Pakal tenía una edad muy avanzada y no se le atribuyen deformidades genéticas. Sin embargo, está universalmente aceptado que tanto Pakal como la Reina Roja tenían cráneos y dientes deformados. Estas deformaciones, insisten, son el resultado de una modificación craneal / dental artificial. Sus esqueletos se describen como "robustos" y los cráneos como "tabulares oblicuos" en forma.

Observe los seis dedos en la mano de Kan B’alam II, detalle tomado de su retrato que se puede encontrar en el Muelle D, Casa A, Palacio, Palenque. (Ilustración publicada en Tiesler y Cucina, proporcionada por el autor)

Observe los seis dedos en la mano de Kan B’alam II, detalle tomado de su retrato que se puede encontrar en el Muelle D, Casa A, Palacio, Palenque. (Ilustración publicada en Tiesler y Cucina, proporcionada por el autor)

Encontrar la evidencia perdida: ¿un encubrimiento del INAH?

Excluyendo a Alberto Ruz y todos los epigrafistas, cuyo trabajo es irreprochable, el régimen actual parece más preocupado por el control de daños paradigmáticos y la interferencia de datos en ejecución que por el descubrimiento legítimo. Estas autoridades hacen imposible cualquier investigación objetiva que explore el cráneo de Pakal, los análisis de ADN de un dignatario o los análisis de datación por radiocarbono de los restos.

En esta era digital, cualquier persona puede buscar información e imágenes de cualquier cosa en línea. Todo, excepto fotografías y diagramas del cráneo de Pakal, el ADN correspondiente y los resultados de las pruebas de radiocarbono. Todos estos existen absolutamente, como lo establece la información conspicua y contradictoria proporcionada por sus propios informes.

Dentro de los numerosos informes que abarcan los sesenta y ocho años desde el descubrimiento de la tumba oculta de Pakal el Grande, hay muchas referencias directas a la documentación fotográfica y la extracción del cráneo para análisis de laboratorio:

"Durante los tres días siguientes (noviembre de 1952) se le confió la exploración a un equipo de apoyo: el médico y antropólogo físico Eusebio Dávalos Hurtado, el experto en arte José Servín Palencia y Arturo Romano Pacheco, quien había sido el encargado de tomar fotografías y asistir en las tareas generales de registro y análisis in situ. Para la ocasión, se trajeron desde la Ciudad de México equipos pesados ​​de fotografía e iluminación y herramientas osteométricas especializadas en preparación para una exploración detallada y actualizada. Siguieron varios días de trabajo intensivos de grabación detallada en el sitio hasta que fueron interrumpidos por la temporada de vacaciones. Se decidió que solo los objetos de la vestimenta personal debían ser levantados de la tumba, junto con el cráneo del dignatario, que debía someterse a un análisis de laboratorio exhaustivo".

Es difícil separar la realidad de la ficción, cuando los datos científicos relacionados con los restos de Pakal el Grande no están disponibles. (Kravka / Adobe Stock)

Es difícil separar la realidad de la ficción, cuando los datos científicos relacionados con los restos de Pakal el Grande no están disponibles. (Kravka / Adobe Stock)

Estas fotografías nunca han visto la luz del día y tampoco ningún “análisis de laboratorio exhaustivo” del cráneo. El cráneo no fue devuelto al sarcófago hasta noviembre de 1978 y esto fue solo después de que los epigrafistas finalmente lograron traducir los glifos y habían estado exigiendo un nuevo examen durante casi una década. Este reexamen no se produjo en realidad hasta 1999, casi medio siglo después del hallazgo inicial, y las conclusiones no se formularon hasta 2005.

Esto significa que el cráneo estuvo en posesión del INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) durante veintiséis años. Dada la fascinación global que se desató con el descubrimiento inicial, es muy sospechoso que no se prestó más atención y estudio al cráneo durante este período, especialmente debido al hecho de que los informes iniciales estaban siendo cuestionados. Esta discrepancia incluso se reconoce en un informe reciente:

"A la luz de los debates en curso, es sorprendente que la investigación original no fuera seguida por un segundo estudio exhaustivo in situ del esqueleto durante la década de 1970, diseñado para resolver los argumentos cada vez más irreconciliables. En el tiempo transcurrido entre el descubrimiento del sarcófago en 1952 y nuestro reciente estudio en 1999, se volvió a abrir al menos dos veces más".

Sin embargo, es necesario reflexionar sobre otro acertijo a partir de la misma declaración, gracias a la frase "reabierto al menos dos veces más". ¿Al menos? Parece que el INAH no está exactamente seguro de cuántas veces han abierto la tapa del sarcófago de cinco toneladas y tres metros y medio de largo para manipular estos preciosos restos. Cuando se devolvió el cráneo en 1978, se tomó otra ronda de fotografías, que permanecen bajo llave. “Ante el avance del deterioro, Solano procedió con el registro fotográfico y resolvió inyectar los huesos in situ con Paraloid B-72, diluido con disolvente”. Sorprender sería una forma de describir la situación. Sin embargo, altamente sospechoso es mucho más apropiado, considerando la magnitud científica y el voraz interés público.

Para poner todo esto en contexto, el descubrimiento original se produjo treinta años después de que el rey Tut, el homólogo egipcio de Pakal, fuera exhumado. Es absolutamente inconcebible que la comunidad científica colectiva, combinada con el público en general, no clamara por echar un vistazo a este cráneo. Rey Pakal el Grande debería ser una estrella de rock arqueológica y el rostro de la civilización maya, con su imagen enyesada en millones de portadas de revistas brillantes y adulada por multitudes. Pero en cambio, es un fantasma de oscuridad.

Fotografía de los restos de Pakal en su tumba, en ángulo de tal manera que el cráneo queda completamente oculto. La imagen fue publicada en Tiesler y Cucina. (Autor proporcionado)

Fotografía de los restos de Pakal en su tumba, en ángulo de tal manera que el cráneo queda completamente oculto. La imagen fue publicada en Tiesler y Cucina. (Autor proporcionado)

La cámara nunca miente: evidencia fotográfica de la Reina Roja

Incluso después de la apertura más reciente de la tumba, todavía no se han publicado fotografías o diagramas del cráneo en revistas científicas ni se han puesto a disposición del público. Las fotos y esquemas que se han publicado, bordean los reinos del absurdo, pareciendo ser parte de algún engaño infantil. Las fotos (en su mayoría Polaroid) están todas en ángulo de tal manera que el cráneo queda completamente oscurecido, mientras que los diagramas simplemente omiten el cráneo por completo. Esta falta de transparencia se contrasta marcadamente con la documentación de la Reina Roja. Ella ha sido fotografiada a fondo y estas fotos se muestran en una celebridad de alta definición y claridad cristalina.

Sin embargo, eso no sugiere que no haya discrepancias con respecto a sus restos que fueron completamente removidos de su sarcófago, estudiados durante aproximadamente una década y luego no pudieron ser devueltos al sarcófago supuestamente debido a problemas de humedad. Supuestamente, sus restos fueron devueltos a algún lugar cercano a su lugar de descanso original. En otras palabras, nunca se ha revelado el paradero actual del esqueleto de la Reina Roja.

Como si todo esto no fuera lo suficientemente desconcertante, alguna información básica sobre estas dos élites mayas es cuestionable, particularmente si se toma en consideración el vacío de credibilidad. Las medidas tanto de Pakal como de la Reina Roja se ponen en duda en base a simples observaciones de las dimensiones de los sarcófagos en comparación con las cifras oficiales con respecto a sus alturas. Se dice que Pakal medía 1,65 metros de altura (5,4 pies), pero su sarcófago mide 3,01 metros de largo (9,9 pies). Mientras tanto, la cavidad dentro del ataúd monolítico parece no más de 0,4 metros (1,3 pies) hacia adentro desde cada borde. Esta es solo una aproximación, pero si es precisa, eso haría que Pakal tenga más de dos metros de altura. Esta estimación también se ve reforzada por la iconografía que representa no solo a Pakal, sino a toda la clase dominante como distinguible por su mayor tamaño, cabezas alargadas y otros rasgos físicos únicos, como dedos de las manos y los pies supernumerarios o pies zambos.

En esta fotografía de los restos de Pakal, supuestamente tomada en 1999, el esqueleto está nuevamente en ángulo de tal manera que el cráneo queda completamente oscurecido. La imagen fue publicada en Tiesler y Cucina. (Autor proporcionado)

En esta fotografía de los restos de Pakal, supuestamente tomada en 1999, el esqueleto está nuevamente en ángulo de tal manera que el cráneo queda completamente oscurecido. La imagen fue publicada en Tiesler y Cucina. (Autor proporcionado)

¿Puede el análisis de ADN arrojar algo de luz sobre el tema?

Los avances tecnológicos en el campo del análisis de ADN son quizás la mayor herramienta disponible para los investigadores que enfrentan la difícil tarea de arrojar luz sobre los rincones más oscuros de la historia antigua. Se suponía que el desarrollo de perfiles genéticos para estas élites mayas sería parte del estudio de 1999. No hace falta decir que estos perfiles serían esenciales para aprender más sobre la críptica civilización maya. Fiel a su estilo, los expertos encargados de esta tarea no solo no publican estos perfiles, sino que también se contradicen en cuanto a su propia existencia:

"Se observaron cambios tafonómicos tanto a nivel macroscópico como microscópico, lo que hizo que tanto la determinación de la edad como otros análisis fueran problemáticos, y la extracción de ADN no fuera posible".

En este mismo informe, compilado desde la reapertura en 1999 y los estudios posteriores hasta 2005, establecen claramente que el análisis genético revela que Pakal y la Reina Roja no están directamente relacionados. Esto sería imposible de determinar si no se hubiera recolectado material genético:

"Un esfuerzo de Carney Matheson y sus colegas para extraer y evaluar muestras de ADN de Pakal y otros tres individuos del sitio, entre ellos la Reina Roja, ha sido fructífero solo recientemente, después de superar problemas relacionados con la mala conservación de los restos y el masivo revestimiento de cinabrio. Los resultados preliminares rechazan cualquier relación genética entre Pakal y la Reina Roja".

También es importante señalar que este estudio se publicó en 2006. Desde entonces, se han logrado importantes avances en la sensibilidad y la capacidad del análisis de ADN. Además, a medida que avanzan los restos mayas, estos dos individuos fueron sellados herméticamente en ataúdes de piedra antes de ser molestados, y recubiertos de cinabrio, la humedad del bosque que devora rápidamente los huesos antiguos no ha impedido la extracción exitosa de ADN de muchos esqueletos mayas similares que fueron expuestos a los elementos. Hasta la fecha no se han publicado resultados actualizados, de seguimiento o concluyentes.

¿Son posibles algunas conclusiones con la evidencia disponible?

¿Qué se puede deducir especulativamente de esta parodia? ¿Qué están escondiendo exactamente? Se puede especular razonablemente, dada la evidencia iconográfica, que la élite gobernante de Palenque constituía un grupo genéticamente distinto de humanos, y su taxonomía amenaza toda la narrativa precolombina convencional con respecto a la civilización maya.

Quizás el cráneo de Pakal muestre deformidades que no pueden ser causadas por una deformación craneal artificial. Las antiguas técnicas de encuadernación no pueden explicar anomalías como la falta de una sutura sagital, el foramen magnum desplazado o un mayor volumen craneal, que han sido observados por investigadores independientes dentro de otras culturas precolombinas. Quizás el cráneo muestre evidencia de características aún más extrañas. No está ni remotamente dentro de la prerrogativa ética de ninguna autoridad científica, histórica o arqueológica distorsionar deliberadamente la historia humana. Este ocultamiento de datos constituye una grave violación de la conducta científica.

Imagen de portada: Parece haber un esfuerzo concertado para mantener en secreto los datos científicos realizados después del descubrimiento de 1952 de los restos de Pakal el Grande. ¿Qué esconden? Fuente: Jeffrey Holstein

Autor: Mark Andrew Carpenter

Referencias

Cucina, Andrea, and Vera Tiesler. 2006. Janaab’ Pakal of Palenque: Reconstructing the Life and Death of a Maya Ruler. The University of Arizona Press, Tucson.

Davalos, Eusebio, and Arturo Romano. 1955. “Estudio preliminar de los restos osteologicos encontrados en la Tumba del Templo de las Inscripciones, Palenque (A. Ruz ‘Exploraciones en Palenque: 1952’).” Anales del Instituto Nacional de Antropologia e Historia, Mexico, 6a epcoa 6, no. 1:107-10

Matheson, Carney. 2005. Palenque Research Report. Unpublished manuscript on file, Thunder Bay, Canada.

Matheson, Carney, Renee Praymak, Arlene Lahit, P. Luukkonen, Vera Tiesler, and Kim Vernon. 2003. “The Ancient Populations of the Maya: Moving Towards a Regional Genetic Study.” Los Investigadores de la Cultura Maya 11, no. 2:602-10.

Romano, Arturo. 1965. “Estudio morfologico de la deformacion craneana en Tamuin, S.L.P.” y “En la Isla del Idolo, Veracruz”. Serie de Investigaciones 10. Mexico City: Instituto Nacional de Antropologia e Historia.

Romano, Arturo, and Vera Tiesler. 2002. Reporte del analisis tafo-osteologico de los restos humanos, recuperados en el recinto funerario dentro del Templo XIII, Palenque, Chiapas. Merida, Mexico: Instituto Nacional de Antropologia e Historia.

Ruz, Alberto. 1953 “The Mystery of the Mayan Temple.” Saturday Evening Post 226, no. 9: 95-98

Siguiente Artículo