Portada-Los espectaculares y antiguos geoglifos de Kazajistán adoptan muy variadas formas geométricas, como círculos, cuadrados, e incluso una esvástica. Foto: Google Earth.

Antiguos Geoglifos en Kazajistán: Misteriosas Marcas en Peligro de Extinción

Anillos, cruces, círculos, cuadrados y hasta una esvástica son algunos de los numerosos e intrincados diseños de los enigmáticos y antiguos geoglifos esparcidos por toda la vasta estepa del norte de Kazajistán. Hasta 50 grandes geoglifos fueron descubiertos por los arqueólogos en el año 2007 y dados a conocer recientemente, aunque los investigadores aún buscan encajar las piezas para averiguar quién creó estos dibujos a gran escala y por qué.

Los arqueólogos Irina Shevnina y Andrew Logvin, descubridores de los geoglifos, dijeron de su hallazgo: “ A día de hoy, solo podemos afirmar una cosa con certeza – que estos geoglifos son obra de un pueblo de la antigüedad.”

Según IBTimes, estas creaciones repartidas por toda la estepa de la región son túmulos construidos sobre el terreno, a diferencia de las famosas Líneas de Nazca peruanas, que están excavadas o grabadas en el suelo. Estos montículos, descubiertos en la región de Torgay de Kazajistán, están formados habitualmente por rocas, fragmentos de piedras, maleza, gravilla y tierra. Como otros geoglifos gigantes, son fácilmente visibles desde las alturas, y los investigadores han estudiado sus localizaciones por medio de imágenes de satélite obtenidas de Google Earth.

El año pasado, un equipo de arqueólogos de la Universidad de Kostanay (Kazajistán)  y la Universidad de Vilnius (Lituania), investigaron estas construcciones gigantescas empleando fotografías aéreas y georradares.

Se reveló una amplia variedad de formas , con tamaños que iban desde los 90 hasta los 400 metros de diámetro. La mayor parte de ellos estaban trazados con tierra, aunque el geoglifo con forma de esvástica resultó estar hecho de madera, y precisamente por esta razón no se conserva en muy buenas condiciones.

Los científicos de la  Universidad de Pittsburgh Shalkar Adambekov y Ronald Laporte están trabajando en la actualidad para conseguir que esta zona sea designada Patrimonio Mundial de la UNESCO, para proteger de este modo estos importantes hallazgos arqueológicos. Se cree que estos geoglifos se remontan a hace entre 3.000 y 7.000 años.

La gran escala de los geoglifos de Kazajistán puede apreciarse cuando se comparan con una carretera moderna. Imagen: Google Earth

La gran escala de los geoglifos de Kazajistán puede apreciarse cuando se comparan con una carretera moderna. Imagen: Google Earth

La designación de la UNESCO podría ayudar a proteger y conservar estos antiguos monumentos, lo que a día de hoy parece más que necesario. En Julio, la Agencia Internacional de Noticias "Kazinform" informó de que algunos de los extraordinarios glifos habían sido irreparablemente destruidos por las obras de reforma de algunas de las carreteras que atraviesan la región.

El proyecto de reforma de estas carreteras se llevó a cabo en el 2013, y sus obras atravesaron justo el centro de este complejo arqueológico kazajo. El jefe de departamento de la Oficina de Supervisión Técnica de Transportes y Carreteras de la región de Kostanay comentó que las reparaciones no irían más allá de la carretera original construida en los años 70, pero en el artículo de Kazinform  podemos leer que la construcción de una nueva vía de circunvalación ocasionó daños en una colina que formaba parte de uno de estos históricos geoglifos.

Esta imagen de satélite nos muestra la carretera R-259 atravesando uno de los antiguos geoglifos de Torgay en Kazajistán. Foto: Google Earth

Esta imagen de satélite nos muestra la carretera R-259 atravesando uno de los antiguos geoglifos de Torgay en Kazajistán. Foto: Google Earth

Los antiguos geoglifos son particularmente vulnerables a posibles daños provocados por agentes externos. En el año 2014, activistas ecologistas de Greenpeace ocasionaron graves perjuicios a los geoglifos peruanos de Nazca al caminar por encima de este delicado monumento arqueológico para extender sobre su superficie un gigantesco letrero en el que se pedía el uso de energías renovables. En la actualidad, los ocupantes ilegales de la zona junto con sus animales constituyen la mayor amenaza para la conservación de las Líneas de Nazca peruanas.

Se necesitarán fondos adicionales para continuar con el estudio de los geoglifos de Torgay si realmente se desea llevar a cabo las investigaciones y la protección del lugar que se pretenden.

Shalkar Adambekov declaró al IBTimes UK : “Es un problema complejo. Kazajistán es un oscuro país sobre el que nadie sabe demasiado. No aparece en las noticias internacionales, y en consecuencia, poca gente sabe lo que está ocurriendo ahí. Pero eso es solo una parte del problema. La otra es conseguir la financiación que se necesita. Bajo mi punto de vista la arqueología está insuficientemente financiada y Kazajistán es una nación en vías de desarrollo… Si finalmente pudiéramos recaudar más fondos para poder llevar a cabo este gran proyecto sería fantástico.”

Ronald Laporte, profesor emérito de epidemiología, está presionando a las autoridades para conseguir que estos antiguos geoglifos sean conservados y protegidos. “Sabemos tan poco aún de ellos,” declaró a IBTimes.

“Nuestros ancestros debieron pasar tanto tiempo construyéndolos que forzosamente tenían que desempeñar alguna función importante en sus vidas. Es esencial intentar comprender mejor estos monumentos para así poder también comprender nuestra propia historia, especialmente en un país de población nómada como es Kazajistán –  ¿por qué iban a pasar tantos años construyéndolos para a continuación ir de aquí para allá? En lo tocante a la historia de la humanidad representan algo muy importante, lo que pasa es que sencillamente no han sido aún lo suficientemente investigados,” explicó.

Se cree que estos geogifos tienen entre 3.000 y 7.000 años de antigüedad. Imagen: Google Earth -Google Earth/discovery.turgay.kz

Se cree que estos geogifos tienen entre 3.000 y 7.000 años de antigüedad. Imagen: Google Earth -Google Earth/discovery.turgay.kz

Las sociedades del antiguo Kazajistán eran nómadas, así que aún no se entiende cómo, ni por qué razón, el pueblo que trazó estos geoglifos, en continuo movimiento, haría un alto en el camino para construir creaciones permanentes a tan gran escala. Se piensa que estos monumentos servían a propósitos religiosos, y que quizás desempeñaran alguna función en sus ceremonias funerarias. También puede que se emplearan como símbolos tribales o familiares, o como una forma de señalar la propiedad del terreno.

Algunos científicos creen que tienen relación con los cielos, representando algunos de ellos constelaciones en el firmamento estrellado. Otros expertos creen que estas líneas desempeñaban alguna función en ciertas peregrinaciones, caminándose a través de ellas para llegar a algún lugar sagrado. Incluso hay quien afirma que las líneas tienen algo que ver con el agua, un recurso vital aunque difícil de conseguir en el desierto, y que pueden haber representado algún papel importante en rituales relacionados con el agua.

Las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en los geoglifos de Kazajistán revelaron restos de estructuras construidas y rastros de hogueras, dando a entender que ahí tenían lugar importantes rituales.

Geoglifo de forma cuadrada con aspa en su interior, Torgay, Kazajistán. Imagen: Google Earth

Geoglifo de forma cuadrada con aspa en su interior, Torgay, Kazajistán. Imagen: Google Earth

El estudio fue presentado el pasado año en el Foro de la Asociación Europea de Arqueólogos que se celebró en Estambul. El gran valor histórico y cultural que se atribuye a estos geoglifos ha llevado a algunos científicos a equipararlos con monumentos de la importancia de Stonehenge en Gran Bretaña o las pirámides de Egipto y Centroamérica .

Imagen de portada: Los espectaculares y antiguos geoglifos de Kazajistán adoptan muy variadas formas geométricas, como círculos, cuadrados, e incluso una esvástica. Foto: Google Earth.

Autor: Liz Leafloor

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article