All  
La historia de la perla de Cleopatra: ¿Realidad o ficción?

La historia de la perla de Cleopatra: ¿Realidad o ficción?

"La perla de Cleopatra" es una historia contada por el autor romano Plinio el Viejo en su famoso libro de larga lectura Historia natural. Según este relato, el último gobernante ptolemaico de Egipto, Cleopatra VII, bebió una copa de vinagre después de que una perla de valor incalculable se disolviera en ella. Plinio afirma que esto fue hecho por la reina egipcia para ganar una apuesta que había hecho con su amante, Marco Antonio de Roma. Los eruditos no están seguros de si sucedió la historia de la perla de Cleopatra. Se ha demostrado, en cualquier caso, que es perfectamente posible que las perlas se disuelvan en vinagre. Además, las perlas, o más precisamente, el polvo de perlas, se han consumido en otras culturas antiguas, aunque no por la misma razón por la que se consumía la perla de Cleopatra.

En esta pintura, El banquete de Cleopatra, también de Giovanni Battista Tiepolo (1696-1770), la perla de Cleopatra está en su mano extendida, ya que probablemente le dice a Marco Antonio con un vestido real romano cómo ganará la apuesta. (Giovanni Battista Tiepolo / Dominio público)

 

 

En esta pintura, El banquete de Cleopatra, también de Giovanni Battista Tiepolo (1696-1770), la perla de Cleopatra está en su mano extendida, ya que probablemente le dice a Marco Antonio con un vestido real romano cómo ganará la apuesta. (Giovanni Battista Tiepolo / Dominio público)

La historia de la perla de Cleopatra se encuentra en el libro de historia natural de Plinio

La historia de la perla de Cleopatra se encuentra en Historia natural de Plinio el Viejo. En el libro IX de esta obra, seis capítulos (capítulos 54 a 59) están dedicados al tema de las perlas. En el primer capítulo, que trata de las perlas, Plinio describe estos objetos como ocupando la "posición más alta entre todos los objetos de valor" que provienen del mar. Plinio continúa diciendo que las perlas obtenidas por los romanos provenían del Océano Índico:

"Hay que buscarlos en determinadas islas, y muy pocas en número. La más productiva de las perlas es la isla de Taprobane, y la de Stoidis… Perimula, también, un promontorio de la India. Pero los más valorados son los que se encuentran en las cercanías de Arabia, en el Golfo Pérsico, que forma parte del Mar Rojo".

Después de una larga explicación de la forma en que se forman las perlas y cómo se recolectan, Plinio procede a discutir los diferentes tipos de perlas. El historiador natural señala que la calidad de una perla se determina en función de su "blancura, gran tamaño, redondez, pulido y peso". Plinio reconoce que las perlas difieren de un área a otra. Por ejemplo, "la perla india se parece en tinte a las escamas de la piedra de espejo, pero supera a todas las demás en tamaño", las del Bósforo tracio eran "de color rojo y pequeñas", mientras que las de las costas de Arabia tienen una "gran semejanza con un granizo".

En la historia de las perlas de Cleopatra de Plinio, también escribe con gran detalle sobre hechos notables relacionados con las perlas y su naturaleza. (MASAYUKI KATO / CC BY-SA 3.0)

En la historia de las perlas de Cleopatra de Plinio, también escribe con gran detalle sobre hechos notables relacionados con las perlas y su naturaleza. (MASAYUKI KATO / CC BY-SA 3.0)

Plinio el Viejo se suma a la historia con hechos sobre las perlas

En el capítulo que sigue, Plinio comparte "hechos notables relacionados con las perlas: su naturaleza". El historiador natural señala, por ejemplo, que "está bastante claro que el interior de la perla es sólido, ya que ninguna caída puede romperlo" y "las perlas no siempre se encuentran en el medio del cuerpo del animal, pero a veces en un lugar y a veces en otro". Plinio también relata una breve historia sobre un pectoral, hecho completamente de perlas británicas que fue dedicado por Julio César a Venus Genetrix.

En el próximo capítulo de Plinio se presenta la historia de la perla de Cleopatra. Esta historia, sin embargo, es una de varias bajo el título "Ejemplos del uso de perlas". Según Plinio, la última reina del Egipto ptolemaico, Cleopatra VII, una vez poseyó un par de perlas, "las más grandes que se hayan visto en todo el mundo", que llegaron a su posesión "por descendencia de los reyes de Oriente."

Cuenta la historia que Marco Antonio, el amante de Cleopatra, fue entretenido con los más lujosos banquetes día tras día por la reina cuando estaba en su corte. Plinio, que no parece ser un gran admirador de Cleopatra, escribió que "esta cortesana regia, inflada de vanidad y arrogancia desdeñosa, fingía tratar toda esta suntuosidad y todos estos vastos preparativos con el mayor desprecio". Plinio, de hecho, parece despreciar el ostentoso despliegue de riqueza. Esto también se ve en la historia que precede inmediatamente a la de la perla de Cleopatra.

Antes de contar la historia de la perla de Cleopatra, Plinio informa que una vez vio a Lollia Paulina, la tercera esposa de Calígula, el tercer emperador romano. Durante este encuentro, que no fue "en ningún festival público, ni en ninguna ceremonia solemne, sino solo en un entretenimiento de boda ordinario", Paulina estaba "cubierta de esmeraldas y perlas, que brillaban en capas alternas sobre su cabeza, en su cabello, en sus coronas, en sus orejas, en su cuello, en sus brazaletes y en sus dedos, y cuyo valor ascendía en total a cuarenta millones de sestercios".

Plinio luego compara a Paulina despectivamente con Curius y Fabricius, antiguos romanos famosos por su austeridad. Después de pedir a sus lectores que imaginen los atavíos de Paulina y los de Curio y Fabricio, Plinio pregunta: "¿No preferiría mucho que los conquistadores hubieran sido arrancados de sus propios carros, que hubieran conquistado por un resultado como este… es decir la extravagancia de Paulina?" Claramente, Plinio desaprobaba enérgicamente esta conspicua demostración de riqueza.

En este cuadro del pintor flamenco Anthoni Schoonjans (1655-1726), Cleopatra está a punto de dejar caer su perla en el cáliz de vinagre como parte de su apuesta de lujo con Antonio. (Anthoni Schoonjans / Dominio público)

En este cuadro del pintor flamenco Anthoni Schoonjans (1655-1726), Cleopatra está a punto de dejar caer su perla en el cáliz de vinagre como parte de su apuesta de lujo con Antonio. (Anthoni Schoonjans / Dominio público)

Una historia asombrosa basada en una apuesta entre Antonio y Cleopatra

Volviendo a la historia de la perla de Cleopatra, cuando Antonio notó el desprecio de Cleopatra, se aventuró a preguntar si era posible que estos banquetes fueran aún más suntuosos. Cleopatra vio esto como un desafío, lo aceptó y respondió que "en un solo entretenimiento gastaría diez millones de sestercios". Antonio, aunque incrédulo, estaba al mismo tiempo extremadamente curioso por saber cómo la reina podría manejar esto.

Por lo tanto, se hizo una apuesta con Cleopatra. Plinio informa que, al día siguiente, cuando se iba a decidir el asunto, Cleopatra "tenía ante Antonio un espectáculo magnífico en todos los aspectos, aunque no mejor que su comida habitual".

Sin duda, esto no impresionó en absoluto a Antonio, quien en broma preguntó a la reina sobre la cantidad gastada en este banquete. Cleopatra respondió que eso era "sólo un apéndice insignificante del banquete real". La reina agregó que "ella sola consumiría en la comida el valor determinado de esa cantidad, ella misma se tragaría los diez millones de sestercios". Dicho esto, Cleopatra ordenó a sus sirvientes que trajeran el segundo plato.

Los sirvientes obedecieron a Cleopatra y le llevaron "un solo recipiente, que estaba lleno de vinagre, un líquido cuya nitidez y fuerza es capaz de disolver perlas". Huelga decir que Antonio debió de estar sumamente desconcertado por todo esto y esperó pacientemente a ver qué haría Cleopatra.

Como se mencionó anteriormente, Cleopatra poseía el par de perlas más grande del mundo y las llevaba en las orejas en este banquete. Después de que le pusieron el recipiente con vinagre, Cleopatra tomó una de las perlas y la echó en el vinagre, que disolvió el objeto precioso. Luego, bebió la lujosa mezcla.

Cleopatra estaba a punto de hacer lo mismo con la otra perla, cuando Lucius Munatius Plancus la detuvo. En ese momento, Plancus era un aliado de Antonio, y estaba tanto en el banquete como en la apuesta. Antes de que Cleopatra pudiera disolver la segunda perla, Planco declaró que Antonio había perdido. Plinio remarca que se trataba de “un presagio que, en el resultado, se confirmó plenamente”. Esta es una clara referencia a la eventual derrota de Antonio por Octavio (el futuro Augusto) en la última guerra civil de la República Romana.

De hecho, Antonio fue famoso por ser derrotado por Octavio en la Batalla de Actium, una batalla naval que se libró en el 31 a. C. Al año siguiente, Octavio sitió Alejandría y Antonio y Cleopatra se vieron obligados a suicidarse. Esto marcó el final del Reino Ptolemaico, ya que Egipto era ahora una provincia romana.

Según Plinio, la otra perla de Cleopatra fue tomada como premio de guerra y cortada en dos. Las dos "medias perlas" se convirtieron luego en "colgantes para las orejas de Venus, en el Panteón de Roma". Así, la historia de la perla de Cleopatra llega a su fin.

Un dibujo de 1906 de A. M. Faulkner de Cleopatra saludando a Mark Antony en Antonio y Cleopatra de Shakespeare de la colección de la Biblioteca Folger Shakespeare. (A. M. Faulkner / CC BY-SA 4.0)

Un dibujo de 1906 de A. M. Faulkner de Cleopatra saludando a Mark Antony en Antonio y Cleopatra de Shakespeare de la colección de la Biblioteca Folger Shakespeare. (A. M. Faulkner / CC BY-SA 4.0)

Plinio también escribió que Cleopatra no fue la primera en beber perlas

En su último capítulo sobre perlas, Plinio parece estar disparando un tiro de despedida a Antonio y Cleopatra, ya que informa a sus lectores que la reina egipcia no fue la primera persona en la historia que consumió una perla. De hecho, Plinio relata la historia de un tal Clodio, que era hijo del trágico actor Esopo.

Cuando Esopo murió, dejó una enorme fortuna a su hijo, quien procedió a gastarla sin restricciones. Entre otras cosas, este Clodio estaba "deseoso de probar, a modo de glorificación a su paladar, cuál era el sabor de las perlas". Habiendo consumido una perla, Clodio "encontró que era maravillosamente agradable, que tal vez no fuera el único en saberlo, tenía una perla delante de cada uno de sus invitados para que se la tragara".

Además de considerar a Clodio como anterior a Antonio y Cleopatra en el consumo de perlas, Plinio también consideró que la acción de Clodio era de "mayor calidad". Mientras que Cleopatra consumió su perla por una apuesta, Clodio lo hizo por pura diversión. Plinio tiene esto que decir en su comparación de Antonio y Clodio:

"No dejes que Antonio sea demasiado orgulloso, a pesar de todo su triunvirato, ya que difícilmente puede compararse con un actor; uno, también, que no tenía ninguna apuesta para inducirlo, algo que se suma a la munificencia real del acto, pero que simplemente estaba deseoso de intentarlo".

Plinio comenta que una vez capturada Alejandría, las perlas se volvieron increíblemente comunes en Roma. Curiosamente, el historiador natural termina su exploración del tema de las perlas discutiendo el primer uso de las perlas en Roma. Citando al historiador romano Fenestella, Plinio señala que las perlas comenzaron a aparecer en Roma durante la época de Sila. En ese momento, sin embargo, las perlas eran "pero de tamaño pequeño y de poco valor". Plinio procede a refutar la afirmación de Fenestella, citando a otro historiador romano, Elio Stilo, quien escribió que ya en la Guerra de Jugurthine, las perlas de tamaño notable ya se llamaban "unio".

¿Se pueden realmente disolver las perlas en vinagre? La respuesta realmente determina si la historia de Plinio es verdad o ficción. (Why Do)

¿Se pueden realmente disolver las perlas en vinagre? La respuesta realmente determina si la historia de Plinio es verdad o ficción. (Why Do)

¿Es cierta la historia de las perlas de Cleopatra o no? ¡La ciencia dice que sí!

La gran pregunta que rodea la historia de la perla de Cleopatra es si realmente sucedió. Esto está inevitablemente relacionado con la cuestión de si las perlas realmente se pueden disolver en vinagre. Muchos estudiosos clásicos opinan que el vinagre no puede disolver las perlas. Los experimentos científicos, por otro lado, han descubierto que esto es completamente posible, incluso con ácidos débiles. Esto se debe a que las perlas, que consisten principalmente en carbonato de calcio, reaccionarían químicamente con el ácido acético en el vinagre para producir acetato de calcio, agua y dióxido de carbono.

Aunque es posible disolver perlas en vinagre, la historia de la perla de Cleopatra probablemente no sucedió como la describió Plinio. En un experimento de Prudence Jones de la Universidad Estatal de Montclair, Nueva Jersey, en 2010, se descubrió que una perla que pesaba alrededor de 1 gramo (0,03 onzas) tardaría entre 24 y 36 horas en disolverse en una solución al 5% de ácido acético. Por lo tanto, es bastante improbable que Cleopatra hubiera podido consumir la mezcla de perlas y vinagre en unos momentos.

Alternativamente, se encontró que, si el vinagre se calentaba, la perla se disolvería más rápido, es decir, en horas (o minutos, según algunos). Plinio, por supuesto, no menciona nada sobre el calentamiento del vinagre. También se ha sugerido que la perla podría haberse molido primero en polvo y espolvoreado en el vinagre. Esto lo habría hecho disolver aún más rápido. Sin embargo, Plinio tampoco menciona nada sobre moler la perla.

Por cierto, el polvo de perlas se usó en otras culturas antiguas, aunque con fines medicinales. En la antigua India, por ejemplo, el polvo de perlas era muy buscado ya que se pensaba que tenía cualidades afrodisíacas. En los textos de la medicina china antigua, el polvo de perlas aparece con frecuencia como ingrediente. Sin embargo, en términos de experimentos científicos, hay poco que respalde los beneficios para la salud del polvo de perlas.

Por último, se puede decir que, si bien es físicamente posible disolver perlas en vinagre, es posible que la historia de la perla de Cleopatra ni siquiera haya tenido lugar, y que solo se trataba de una leyenda urbana. La historia de Clodio, por ejemplo, aunque narrada por Plinio, también fue contada por el poeta Horacio, aproximadamente un siglo antes que Plinio.

Suetonio proporciona otro relato de beber perlas disueltas en vinagre en su relato de la vida de Calígula, escrito décadas después de Plinio. En estos diversos relatos, disolver perlas en vinagre se asocia con la decadencia. De hecho, dado que Plinio despreciaba el opulento estilo de vida de Antonio y Cleopatra, la historia de disolver perlas en vinagre, hubiera sucedido o no, habría sido muy adecuada para su propósito de menospreciar a la pareja.

Imagen de portada: el famoso cuadro El banquete de Cleopatra de Giovanni Battista Tiepolo (pintado de 1743 a 1744) muestra la perla de Cleopatra sobre el vaso alto de vinagre mientras Mark Antony mira. Fuente: Giovanni Battista Tiepolo / Dominio público

Autor Wu Mingren

Referencias

Boese, A., 2015. Did Cleopatra Drink a Pearl Dissolved in Vinegar?. [Online]
Disponible en: https://hoaxes.org/weblog/comments/cleopatra_pearl_vinegar

Lorenzi, R., 2010. Cleopatra pearl cocktail proven possible. [Online]
Disponible en: https://www.nbcnews.com/id/wbna38536846

pearlwise.pro, 2021. What is Pearl Powder and Should I Use It?. [Online]
Disponible en: https://pearlwise.pro/pearl-powder-guide/

penelope.uchicago.edu, 2021. Cleopatra and the Pearl. [Online]
Disponible en: https://penelope.uchicago.edu/~grout/encyclopaedia_romana/miscellanea/cleopatra/cabanel.html

Pliny the Elder, Natural History [Online]

[Bostock, J., Riley, H. T. (trans.), 1917-32. Pliny the Elder’s Natural History.]

Disponible en: https://www.perseus.tufts.edu/hopper/text?doc=Perseus:text:1999.02.0137

www.grantsjewelry.com, 2016. The real story about Cleopatra’s banquet and that pearl. [Online]
Disponible en: https://www.grantsjewelry.com/the-real-story-about-cleopatras-banquet-and-that-pearl/

Imagen de dhwty

Dhwty

Soy un estudiante universitario de la facultad de arqueología. Mis intereses incluyen interpretaciones convencionales" y "radicales" de datos arqueológicos/textos/ilustraciones. Creo que una visión larga y abierta pueda ayudar a mejorar la comprensión de nuestro pasado. Además, estos argumentos pueden llevar... Lee mas
Siguiente Artículo