Portada-Cleopatra probando venenos en prisioneros condenados a muerte, óleo de Alexandre Cabanel, 1887. (Public Domain)

En busca de la madre de Cleopatra: la reina de Egipto Cleopatra V Trifena

No existen inscripciones ni papiros que confirmen quién fue la madre de Cleopatra VII, pero la información de que disponemos sobre ella y el mundo de la época Ptolemaica sugiere que fue Cleopatra V Trifena. De no haber sido así, la pequeña Cleopatra se hubiera criado siendo huérfana de madre y no habría tenido la oportunidad de vivir una vida tan magnífica e increíble.

Cleopatra V Trifena desaparece de la historia hacia la misma época en que nace la futura reina de Egipto. A día de hoy continúa siendo una de las más misteriosas reinas de la era Ptolemaica. Quizás viviera en Alejandría. El papiro más antiguo conocido que la menciona es del año 79 a. C. Precisamente, el año de su matrimonio con Ptolomeo XII, rey de Egipto.

En algunos libros se la denomina Cleopatra V, mientras que en otras es Cleopatra VI. Las dificultades a la hora de identificar el número de esta reina son consecuencia de la popularidad de este nombre en el período Ptolemaico. En este artículo, llamaremos Cleopatra V a Cleopatra Trifena.

Madre de la última reina de Egipto

También se desconoce cuántos años vivió Cleopatra V, aunque se sabe con certeza que vivió en el palacio real de Alejandría durante 10 años. Se casó con Ptolomeo unos pocos meses después de que se convirtiera en rey de Egipto. Ptolomeo tenía 35 años, y no era el mejor de los candidatos para reinar. Su predecesor Ptolomeo XI fue depuesto y linchado por el pueblo egipcio, que le castigó por asesinar a una reina muy querida y popular: su corregente y madrastra Berenice III. Tras la muerte de Ptolomeo XI, solo quedaba un descendiente varón de la dinastía Ptolemaica.

Ptolomeo XII masacrando a sus enemigos con una maza real. Relieve del primer pilono del templo de Edfú. (Public Domain)

Ptolomeo XII masacrando a sus enemigos con una maza real. Relieve del primer pilono del templo de Edfú. ( Public Domain )

La madre de Ptolomeo XII fue una mujer griega desconocida, de las muchas que había en el harén real. El futuro Ptolomeo XII vivió parte de su vida exiliado en Sinope, en la región del Ponto. Durate el reinado de su predecesor, tuvo que vivir en la corte de Mitrídates VI. Cuando regresó a Alejandría en el año 80 a. C., el pueblo de Egipto depositó sus esperanzas en él. En aquella época, Egipto era apenas una sombra de la antigua y poderosa nación que fue antaño. La deuda contraída con el Imperio Romano, numerosas luchas internas y el peligro de convertirse en una provincia romana eran sólo unos pocos de los problemas a los que se enfrentaba a Egipto en aquel momento. Esta era la atmósfera que se respiraba en el país cuando el nuevo rey se casó con su prima Cleopatra Trifena.

Roma no se opuso al ascenso al trono de Ptolomeo XII, pero ya tenía planeado anexionar Egipto a su imperio, por lo que no trataron a Ptolomeo como a un verdadero rey. Su nombre de culto personal era Neos Dionysos (‘Nuevo Dioniso’), pero era más conocido como Auletés, el flautista. Estrabón le describe de la siguiente manera:

[…] Auletés, quien, aparte de su habitual comportamiento licencioso, practicaba el acompañamiento de los coros con la flauta, y tras hacerlo se enorgullecía tanto de ello que no hubiese dudado en celebrar concursos en el palacio real, y en estos concursos hubiera comparecido para competir con sus rivales participantes.

Trifena fue hija de Ptolomeo IX y Cleopatra Selene I o de Ptolomeo X Alejandro y Berenice III. La respuesta a este interrogante podría hallarse en el último nombre de la última reina de Egipto: Cleopatra Selene II. Es muy posible que Cleopatra VII quisiera homenajear a su abuela dando a su hija su mismo nombre. No hay otra explicación posible para que la única hija de Cleopatra se llamara así.

Berenice III y Cleopatra Selene I. (Public Domain)

Berenice III y Cleopatra Selene I. ( Public Domain )

Ptolomeo y Trifena gobernaron como ‘pareja divina’: theoi Philopatrores kai Philadelphoi (‘dioses que aman a sus padres y a sus hermanos’). Según muchos historiadores, probablemente tuvieran tres hijas: Cleopatra VI Trifena, Berenice IV y Cleopatra VII. Auletés también tuvo una hija y dos hijos con una mujer desconocida: Arsínoe, Ptolomeo XIII y Ptolomeo XIV. Algunos investigadores creen que la madre de todos los hijos de Ptolomeo fue Trifena, pero esto es tan solo una especulación. Contradiciendo a esta idea, Estrabón indica que Ptolomeo XII sólo tuvo tres hijas: Berenice IV, Cleopatra VII y Arsínoe IV.

¿Qué le ocurrió a Trifena?

La dinastía Ptolemaica es famosa por haber sido una de las familias más crueles de la historia, de forma que no sería de extrañar que Trifena hubiera sido asesinada. Desapareció en torno a la época en que nació Cleopatra VII, en el 69 a. C., lo que también sugiere que podría haber muerto durante el parto. En el 68 a. C., ninguno de los papiros que han llegado hasta nosotros menciona a Trifena. La mujer del mismo nombre, que reinó en Egipto junto a Ptolomeo y Berenice IV, era casi con total seguridad su hermana mayor.

Cuando Cleopatra VII tenía 12 años, su padre ordenó que se realizara una inscripción en el Templo de Edfú dedicada entre otros a Cleopatra Trifena. Su nombre aparece junto al de Ptolomeo, lo que sugiere que en este caso no se trata de su hija, sino de su esposa. Esta inscripción y la información suministrada por Estrabón dan a entender que la ausencia de Cleopatra Trifena de la corte no estuvo causada por su muerte, sino por otras razones.

El primer pilono del Templo de Edfú fue decorado por Ptolomeo XII en el año 57 a. C. con su propia efigie. En los relieves aparece masacrando a sus enemigos. (Public Domain)

El primer pilono del Templo de Edfú fue decorado por Ptolomeo XII en el año 57 a. C. con su propia efigie. En los relieves aparece masacrando a sus enemigos. ( Public Domain )

Según otra teoría, Ptolomeo se divorció de ella y ella tuvo en consecuencia que dejar de formar parte de la vida pública de Alejandría. Hay una tercera hipótesis que plantea que su vida podría haber sido ocultada por los miembros del gobierno partidarios de Ptolomeo XII a partir del año 69 a. C. Si Estrabón está en lo cierto y Ptolomeo no tuvo ninguna hija de nombre Cleopatra Trifena, la corregente del faraón fue su propia esposa. Esto implicaría que el papel de Trifena en la corte cambió, lo que podría haber influido en la vida de su familia.

En el año 58 a. C., el pueblo de Egipto exigía que Ptolomeo abdicara, a lo que él accedió para salvar su vida. Cuando Auletés escapó de Egipto, sus corregentes se convirtieron en soberanos oficiales de la nación. Trifena murió pocos meses después, en el 57 a. C., envenenada por Berenice IV, que no quería compartir con ella el trono de Egipto. La historia no nos explica en detalle lo que ocurrió, pero cuando tres años más tarde Ptolomeo XII regresó a Egipto y recuperó el trono, sentenció a muerte a Berenice.

La sombra de una reina

A su muerte, Cleopatra V Trifena fue probablemente enterrada en un mausoleo de Alejandría. Se desconoce si fue enterrada en una de las tumbas de los Ptolomeos o en Soma, el mausoleo de Alejandro Magno en el que se dio sepultura a numerosos reyes ptolemaicos.

Es significativo que la personalidad de la hija de Trifena fuese tan diferente de la de su padre. ¿Es esta una de las claves para descubrir quién fue Trifena? ¿Se parecía Cleopatra VII a su madre? El complejo e incompleto árbol genealógico de la última familia ptolemaica aún precisa de información, pero mucha de ella se perdió con el paso del tiempo.

Imagen de portada: Cleopatra probando venenos en prisioneros condenados a muerte, óleo de Alexandre Cabanel, 1887. ( Public Domain )

Autor: Natalia Klimczak

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Fuentes:

Aidan Dodson, Dyan Hilton, The Complete Royal Families of Ancient Egypt, 2004.

Anna Świderkówna, Siedem Kleopatr, 1978.

Joann Fletcher, Cleopatra the Great. The woman behind the legend, 2008.

http://www.tyndalehouse.com/egypt/ptolemies/cleopatra_v_fr.htm

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article