All  
una ilustración de perros de guerra españoles con armadura de batalla, que debe haber sido similar al Becerrillo de la fama del conquistador español. (Dominio público).

Becerrillo: El temible perro de guerra de los conquistadores Españoles

Los perros se han utilizado como poderosas armas de guerra durante al menos los últimos 3000 años. Se sabe que los antiguos egipcios, griegos, persas, sármatas, británicos y romanos utilizaron perros en combate o para exploradores, centinelas, rastreadores o verdugos. Pero los conquistadores españoles emplearon perros de guerra a una escala que rara vez se había visto antes y con un efecto devastador.

Cristóbal Colón fue el primero en usar perros como armas en el Nuevo Mundo. Los liberó sobre los indígenas de La Española en 1493 y para dispersar grupos que llegaron a detener su desembarco en Jamaica en 1494. Pero fue la Batalla de Vega Real en 1495 la que despertó a Colón del potencial que tenían los perros como armas contra los habitantes. de esta nueva tierra.

El 27 de marzo de 1495, Colón y su hermano Bartolomé marcharon hacia el interior de La Española con 200 hombres, 20 jinetes y 20 perros mastines españoles para luchar contra los nativos arawak, que se oponían al dominio español. Las fuerzas fueron dirigidas por el conquistador español Alonso de Ojeda, quien había aprendido el arte de usar perros de guerra en batallas contra los moros de Granada. En el libro ¨The Pawprints of History: Dogs in the Course of Human Events¨, el autor Stanley Coren describe la escena:

“Reunió a los perros en el flanco de la derecha y esperó hasta que la batalla alcanzó un alto nivel de furia. Luego soltó a los veinte mastines, gritando "¡Tómalos!". Los perros enojados se abalanzaron sobre los combatientes nativos en una falange furiosa, arrojándose sobre los cuerpos desnudos de los indios. Agarraron a sus oponentes por la barriga y la garganta. Cuando los indios aturdidos caían al suelo, los perros los destripaban y los despedazaban. Pasando de una víctima sangrienta a otra, los perros atravesaron las filas nativas ".

Con cada viaje posterior a las Américas, se llevaron cientos y luego miles de perros más. La raza más popular era el mastín, que podía pesar hasta 250 libras y aplastar huesos con sus enormes mandíbulas. Su gran tamaño y apariencia feroz infundieron terror entre la población nativa. Conquistadores famosos, como Balboa, Velásquez, Cortés, De Soto, Toledo, Coronado y Pizarro, todos usaron perros como instrumentos de subyugación, ejecución y como una forma de guerra psicológica. Pero fue Juan Ponce de León, un alto funcionario militar del gobierno colonial de La Española, quien desató al guerrero más feroz de todos: Becerrillo.

Los perros mastines se utilizaron como armas de guerra. (typau / Adobe Stock)

Los perros mastines se utilizaron como armas de guerra. (typau / Adobe Stock)

Becerrillo: el 'perro' que fue entrenado para matar

Becerrillo, un nombre que significa "Toro Pequeño", era un mastín de piel roja y ojos marrones propiedad del explorador español Juan Ponce de León, pero a menudo confiado al cuidado de los conquistadores Capitán Diego Guilarte de Salazar y Sancho de Aragón.

Los orígenes de Becerrillo son inciertos, pero se cree que nació en las Américas en las perreras de Ponce de León. Los primeros registros de él datan de 1511, pero para entonces ya se lo describía como cicatrices de batalla deportivas.

Ponce de León fue el conquistador de Puerto Rico. Después de aterrizar allí en 1508, se llenó los bolsillos de oro antes de convencer al hijo de Cristóbal Colón, Diego, de que lo declarara gobernador de la isla. Luego partió con hombres y perros para someter a la población nativa y hacerse rico.

Grabado español del siglo XVII (en color) de Juan Ponce de León (dominio público)

Grabado español del siglo XVII (en color) de Juan Ponce de León (dominio público)

Entrenó su preciada posesión Becerrillo para convertirse en un arma poderosa. Al perro se le enseñó a distinguir entre los españoles y los nativos, a buscar y matar a los cautivos fugitivos y a matar en la batalla.

El historiador y cronista español del siglo XVI, Bartolomé de las Casas, informó que Becerrillo “atacó a sus enemigos con rabia frenética y defendió a sus amigos con mucho coraje…”, y agregó que los indígenas tenían “más miedo de diez soldados españoles con Becerrillo que cien por sí mismos ".

Becerrillo era tan hábil para rastrear, matar y aterrorizar a los nativos, que valió 50 soldados para Ponce en su campaña para someter al pueblo taíno de Puerto Rico.

En 1512, la suerte de Ponce de León cambiaría. Diego Colón sintió envidia de las riquezas que Ponce de León estaba adquiriendo en Puerto Rico. Diego convenció al rey de que lo nombrara gobernador, usurpando oficialmente a Ponce. No dispuesto a abandonar su búsqueda de riqueza, Ponce consiguió una subvención para conquistar una isla llamada Bimini, según se rumoreaba, estaba llena de oro y tesoros. Zarpó en 1512, dejando Becerrillo al cuidado de Guilarte de Salazar y Sancho de Aragón.

Salazar se apresuró a utilizar a Becerrillo en la batalla. Una noche, Becerrillo alertó a los conquistadores de un ataque sorpresa lanzado por los nativos. Salazar se lanzó a la acción con el perro a su lado, y en solo 30 minutos, Becerrillo había atacado y matado a 33 de los nativos, dejando atrás un campo de batalla de cuerpos.

Becerrillo muestra piedad

Mientras Becerrillo había sido entrenado para matar, un relato histórico, relatado en ¨Pawprints of History¨ de Coren, cuenta una historia de misericordia. Los conquistadores estaban acampados fuera del asentamiento de Caparra en Puerto Rico esperando la llegada del gobernador español. Buscando algo para divertirse, Salazar le dio un papel doblado a una anciana, diciéndole que se lo entregara al gobernador. Cuando la mujer comenzó su camino, Salazar soltó a Becerrillo y le ordenó que la matara. Mientras el perro corría hacia ella, la mujer se arrodilló y se informó que gritó: "Por favor, mi señor perro. Estoy en camino para llevar esta carta a los cristianos. Te lo ruego, mi señor perro, por favor no lastimarme."

Becerrillo olfateó a la mujer y luego, desobedeciendo las órdenes de su amo, se volvió y se alejó. Cuando el gobernador fue informado de lo ocurrido, liberó a la anciana y prohibió aterrorizar más a los lugareños, declarando: "No permitiré que la compasión y la clemencia de un perro eclipsen a las de un verdadero cristiano".

Muerte

La campaña de terror cometida a través de Becerrillo llegó a su fin una mañana de 1514 cuando los indígenas caribes de la isla de Vieques capturaron Sancho de Aragón. Según el historiador español Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés en su Historia de 1535, el perro persiguió a los atacantes que habían despegado en canoas, abriéndose paso por el agua. Becerrillo se convirtió en un blanco fácil y fue alcanzado por una andanada de flechas. Los soldados españoles cauterizaron sus heridas, pero murió poco después. Se le dio un entierro secreto y, según Oviedo, se lamentó más que a sus compañeros caídos.

Como todo soldado y todo perro leal a su amo, Becerrillo fue obediente y leal hasta el final. Puede que haya matado a muchos, pero fueron sus amos los verdaderos asesinos.

Imagen de portada: una ilustración de perros de guerra españoles con armadura de batalla, que debe haber sido similar al Becerrillo de la fama del conquistador español. (Dominio público).

Autora: Joanna Gillan

Siguiente Artículo