All  
Portada-Ejemplar de Tamaskan, un perro de apariencia similar a la del lobo. (Public Domain)

Los orígenes del perro: el mejor amigo del hombre desde hace más de 33.000 años

Un reciente estudio ha revelado que el origen del mejor amigo del hombre podría no encontrarse donde (o cuando) la comunidad científica creía hasta ahora. Los análisis de antiguo ADN canino procedente de 58 individuos han ayudado a los investigadores a trazar el mapa de la travesía del perro doméstico por todo el mundo a lo largo de la historia.

Éste es el estudio de genoma canino más completo realizado hasta la fecha, y como escriben los investigadores en su artículo publicado online en la revista Cell Research, “Por primera vez, nuestro estudio revela el extraordinario viaje que ha realizado el perro doméstico recorriendo todo el mundo.”

Peter Savolainen, del Real Instituto de Tecnología sueco, y uno de los colaboradores del equipo internacional que ha llevado a cabo esta investigación, ha declarado a Phys.org que aunque los estudios anteriores también analizaban enteramente el genoma nuclear, fallaban al no incluir muestras procedentes del Sudeste Asiático – basándose en la creencia habitual de que los perros domésticos se originaron en Oriente Medio, Asia Central o Europa.

Esta vez los investigadores han llevado a cabo análisis de ADN empleando muestras procedentes de perros de regiones de todo el mundo y de diferentes épocas. Han utilizado esta información para buscar rastros de cruces y mestizaje entre las diferentes poblaciones caninas a lo largo de la historia. Los resultados del estudio les han llevado a afirmar que el perro doméstico desciende muy probablemente de lobos grises del Sudeste Asiático de hace unos 33.000 años. Además, han añadido que la “población fundadora” estaría formada por un número aproximado de unos 4.600 canes.

Lobo gris (Gunner Ries/CC BY SA 3.0)

Lobo gris (Gunner Ries/CC BY SA 3.0)

El total de la muestra estaba compuesto por los genomas de 58 perros. Concretamente, los científicos analizaron ADN obtenido de:

“Perros de Asia Central (Galgo Afgano) y el norte de África (Sloughi), Europa (ocho razas diferentes), Siberia y la Región Ártica (Groenlandés, Malamute de Alaska, Samoyedo, Husky Siberiano y Laika de Siberia Oriental), el Nuevo Mundo (Chihuahua, Xoloitzcuintle, Viringo), y la Meseta Tibetana (Mastín Tibetano). Se eligieron estos perros para cubrir tantas grandes regiones geográficas como fuera posible.”

Localizaciones geográficas de los 58 cánidos secuenciados en el estudio. (Guo-Dong Wang, et. al)

Localizaciones geográficas de los 58 cánidos secuenciados en el estudio. (Guo-Dong Wang, et. al)

En el curso de su investigación, los científicos también han ofrecido una posible explicación a la migración de los perros domesticados al resto del mundo:

“Hace unos 15.000 años, un subgrupo de antiguos perros empezó a emigrar en dirección a Oriente Medio, África y Europa, llegando precisamente a Europa hace unos 10.000 años. Uno de los linajes originarios de Asia emigró a su vez de nuevo hacia el este, dando lugar a toda una serie de poblaciones mestizas al cruzarse con los linajes asiáticos endémicos del norte de China, antes de alcanzar el Nuevo Mundo.”

 Tres de las razas de perros escogidas para estudiar su ADN: Husky Siberiano (CC BY SA 3.0), Mastín Tibetano (CC BY SA 3.0), y Viringo Peruano (CC BY SA 3.0)

Tres de las razas de perros escogidas para estudiar su ADN: Husky Siberiano (CC BY SA 3.0), Mastín Tibetano (CC BY SA 3.0), y Viringo Peruano (CC BY SA 3.0)

Las razones que justificarían esta demora en los movimientos migratorios podrían haberse debido a las condiciones climáticas. Uno de los autores del estudio, Ya-Ping Zhang, del Instituto de Zoología de Kunming, institución integrada en la Academia China de Ciencias, ha declarado a Discovery News: “Por alguna razón, los perros permanecieron vagando por Asia Oriental durante largo tiempo antes de emigrar y abandonar Asia. Especulamos con la posibilidad de que la era glacial pudiera haber sido un factor ambiental que impidiese a estas poblaciones emigrar fuera de Asia.”

Posible cronología de las migraciones del perro doméstico por todo el mundo basada en las pruebas obtenidas en el reciente estudio. Las flechas continuas indican vías migratorias confirmadas por los datos de los que se disponen. Las flechas discontinuas señalan posibles vías migratorias no confirmadas por los datos disponibles. (Guo-Dong Wang, et. al)

Posible cronología de las migraciones del perro doméstico por todo el mundo basada en las pruebas obtenidas en el reciente estudio. Las flechas continuas indican vías migratorias confirmadas por los datos de los que se disponen. Las flechas discontinuas señalan posibles vías migratorias no confirmadas por los datos disponibles. (Guo-Dong Wang, et. al)

Aunque es probable que la emigración de perros y humanos estuviera a menudo interconectada, el reciente estudio sugiere que el primer movimiento migratorio podría haber sido ‘decidido’ por los propios perros, y no por sus compañeros humanos.  

En cuanto al camino hacia la domesticación, se ha explicado también que la reciente investigación aporta pruebas de tres fases principales dentro del proceso, en lugar del supuesto hasta ahora habitual de únicamente dos: la primera, perros silvestres pre-domesticados con un contacto esporádico con los antiguos humanos. Con el tiempo las interacciones entre canes y humanos se vuelven más estrechas, lo que conduce a la fase de “perros silvestres domesticados.” Finalmente, la selección humana de rasgos específicos para la cría de los perros da lugar a la aparición de las diferentes razas.

Savolainen ha comentado en The Telegraph que el proceso de domesticación no fue rápido, y que podría haber sido  producto de “[...] oleadas de selección por fenotipos (mutaciones) que gradualmente favorecieron un vínculo más fuerte con los humanos, en un proceso denominado auto-domesticación.”

Ejemplar de Pastor Alemán. (Public Domain) El Pastor Alemán es una raza relativamente nueva de perros, muy apreciada por su fuerza, inteligencia, capacidad de aprendizaje y obediencia.

Ejemplar de Pastor Alemán. (Public Domain) El Pastor Alemán es una raza relativamente nueva de perros, muy apreciada por su fuerza, inteligencia, capacidad de aprendizaje y obediencia.

Aunque los resultados del reciente estudio son reveladores, aún sigue abierto el debate sobre los orígenes del mejor amigo del hombre: el estudio del año 2011 acerca del antiguo cráneo de un perro de hace 33.000 años hallado en una cueva del Macizo de Altái siberiano ha atraído a numerosos científicos a la región. No obstante, la elevada diversidad genética de los canes de Asia Central, tal como señala otro estudio publicado en octubre, ha sugerido que Nepal o Mongolia podrían ser la cuna de este fiel compañero de la humanidad.

Por otro lado, el análisis de los huesos de antiguos lobos (también procedentes de Siberia), publicado en Mayo, apunta a que la escisión genética entre lobos y perros se inició hace entre 27.000 y 40.000 años, aunque los científicos autores del estudio reconocen que estos híbridos de perros y lobos podrían no haber sido domesticados hasta bastante más tarde.

Diversas razas de perros. Fuente: Томасина/CC BY 2.5

Diversas razas de perros. Fuente: Томасина/CC BY 2.5

Imagen de portada: Ejemplar de Tamaskan, un perro de apariencia similar a la del lobo. (Public Domain)

Autor: Alicia McDermott

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo