All  
El calendario azteca. Fuente: javier_garcia / Adobe Stock.

Sacrificio y destrucción: Los mitos apocalípticos aztecas de la creación

Muchas culturas antiguas de todo el mundo tienen su propio mito de la creación para explicar sus orígenes y cómo nació el universo. Pero pocos son tan vívidos o apocalípticos como el mito de la creación de los aztecas. Este mito ha sido conocido como los "Cinco Soles" donde el mundo se crea y se destruye una y otra vez.

Como sugiere el nombre dado a este mito, el mundo actual es el quinto, precedido por cuatro ciclos de creación y destrucción. Si bien los aztecas creían que ahora vivimos en el quinto ciclo de la creación, también creían que la destrucción se produciría si descuidaban su deber de alimentar al dios sol.

 

 

Cuentas diferentes

Antes de entrar en los detalles del mito de la creación azteca en sí, conviene mencionar que existen varias versiones de la historia. En algunos casos, estas diferentes versiones incluso se contradicen entre sí. Una de las razones detrás de las múltiples versiones del mito es la forma en que se transmitió. Dado que el mito de la creación se transmitió originalmente de forma oral, surgieron diferentes versiones. Otra razón para esto es que los aztecas incorporaron los dioses y mitos de los pueblos que encontraron y conquistaron, modificando así el mito.

Curiosamente, el mito de la creación azteca comparte similitudes con el de los mayas, que se encuentra en el Popol Vuh, su narrativa sagrada fundamental. Por ejemplo, ambos mitos de la creación son de naturaleza cíclica, aunque la versión maya tiene cuatro ciclos, en lugar de cinco. Se puede agregar que, si bien ambos mitos son cíclicos, cada ciclo no es una mera repetición del anterior, sino una mejora.

Los "Héroes Gemelos" mayas del Popol Vuh muestran claros paralelos con la mitología azteca (Lacambalam / CC BY-SA 4.0)

Los "Héroes Gemelos" mayas del Popol Vuh muestran claros paralelos con la mitología azteca (Lacambalam / CC BY-SA 4.0)

Se cree que los mitos de la creación azteca y maya comparten una fuente común, y el primero se ha utilizado para arrojar luz sobre el segundo. Una razón clave para esto es que el mito de la creación azteca es mucho más completo, mientras que el maya ha sobrevivido solo en fragmentos.

El panteón azteca

El mito de la creación azteca comienza con un par de dioses creadores conocidos colectivamente como Ometecuhtl (que significa "Dos Señores" en el idioma azteca del náhuatl). Ometecuhtl estaba formado por Ometecuhtli, la deidad masculina, y Omecihuatl, su contraparte femenina. La pareja de dioses también se conoce como Tonacatecuhtli y Tonacacihuatl.

Los aztecas creían que Ometecuhtl residía en Omeyocan (que significa "Dos lugares" o "Doble cielo"), el decimotercer y más alto cielo en el sistema de creencias de los aztecas. Por cierto, Ometecuhtl era la única deidad azteca que no tenía un templo dedicado a él ni ningún culto formal a su nombre. Aparentemente, los aztecas razonaron que, dado que la deidad vivía tan lejos de ellos, nunca interactuaría con ellos directamente. A pesar de la lejanía de Ometecuhtl, los aztecas creían que era omnipresente, que estaba en todos los actos rituales y en todos los ritmos de la naturaleza.

Ometecuhtl (Autor desconocido / Dominio público)

Ometecuhtl (Autor desconocido / Dominio público)

Según el mito de la creación azteca, Ometecuhtl se creó a sí mismo, después de lo cual, siendo hombre y mujer, el dios engendró cuatro hijos: Huizilopochtli, Quetzalcoatl, Tezcatlipoca y Xipe Totec. Estos cuatro dioses representaban, entre otras cosas, las cuatro direcciones cardinales: sur, este, oeste y norte, respectivamente.

Dioses y monstruos

Estos cuatro dioses existieron durante algún tiempo, 600 años, según una versión del mito, antes de que comenzaran a crear el universo. Crearon el tiempo cósmico, el mundo y todas las demás deidades.

En una versión del mito, los cuatro dioses crearon un monstruo marino gigante llamado Cipactli, que era en parte cocodrilo y en parte pez. A medida que los hijos de Ometecuhtl continuaron creando el universo, este gran monstruo se convirtió en una fuente de problemas. Cipactli vivía en el agua y tenía un apetito insaciable. Por una razón u otra, las creaciones de los dioses caerían al agua, y terminaron inevitablemente siendo devoradas por Cipactli.

Cipactli (Giggette / Dominio público)

Cipactli (Giggette / Dominio público)

Finalmente, los cuatro dioses decidieron que ya era suficiente y fueron a la guerra con el monstruo marino. Cipactli fue empujado en cuatro direcciones, pero se defendió violentamente. Al final, sin embargo, el feroz monstruo fue derrotado y destruido.

La creación del universo

Posteriormente, los dioses utilizaron el cadáver de Cipactli para crear el universo. Los 13 cielos se crearon en la cabeza del monstruo, la tierra en su cuerpo y los nueve inframundos a lo largo de su cola. Por cierto, esta historia se parece al mito mesopotámico de Marduk y Tiamat, en el que este último fue asesinado por el primero y su cadáver se utilizó para crear el universo.

La creación del universo a partir del cadáver de Cipactli no solo es parte de la historia de la creación azteca, sino que también ilustró la cosmovisión azteca, que los aztecas representaron en su arte. Los aztecas creían que el Templo Mayor de Tenochtitlan ocupaba el centro del universo. El mito de Cipactli indica que la tierra está intercalada entre los cielos y el inframundo. A nivel terrenal, los aztecas creían que el universo se extendía en cuatro direcciones desde el Templo Mayor.

Reconstrucción del Templo Mayor en Tenochtitlan, Ciudad de México (Wolfgang Sauberderivative / CC BY-SA 3.0)

Reconstrucción del Templo Mayor en Tenochtitlan, Ciudad de México (Wolfgang Sauberderivative / CC BY-SA 3.0)

El mito de la creación azteca, sin embargo, no termina con el asesinato de Cipactli. Aunque el universo fue creado a partir del cadáver del monstruo marino, todavía estaba incompleto y requería una fuente de energía. Para los aztecas, este era el sol.

El sol, sin embargo, era una entidad tan poderosa que no podía ser creado simplemente por los dioses. En cambio, se tuvo que hacer un sacrificio para que se creara el sol. Por lo tanto, Tezcatlipoca se sacrificó saltando al fuego, creando así el Primer Sol, también llamado "4 Jaguar". Por una razón u otra, Tezcatlipoca solo pudo producir medio sol, lo que resultó en una creación incompleta.

Tezcatlipoca y Quetzalcoatl

Tezcatlipoca era una deidad azteca importante, cuyo nombre se traduce como "Espejo humeante". Se le consideraba el dios de la magia y la noche, así como la deidad protectora de los reyes y los jóvenes guerreros. El archirrival de Tezcatlipoca era Quetzalcoatl, y una disputa entre estos dos dioses finalmente llevó al final de la era del Primer Sol.

Talla de Quetzalcoatl en el Templo de Quetzalcoatl, Teotihuacan (Janice Waltzer / CC BY 2.0

Talla de Quetzalcoatl en el Templo de Quetzalcoatl, Teotihuacan (Janice Waltzer / CC BY 2.0)

Durante este primer ciclo de creación, los dioses hicieron a los primeros humanos de cenizas. Sin embargo, estas personas eran gigantes y los aztecas creían que solo comían bellotas.

Según el mito, el primer ciclo de creación duró un total de 676 años, y llegó a su fin cuando estalló una pelea entre Tezcatlipoca y Quetzalcoatl. Parece que este último quería reemplazar al primero como el sol. Como resultado de la pelea, el sol cayó del cielo, lo que enfureció a Tezcatlipoca. Por eso, el dios envió jaguares, el animal más asociado con Tezcatlipoca, para devorar a los gigantes.

Luego de la destrucción de los gigantes, Quetzalcoatl se sacrificó saltando al fuego y convirtiéndose en el Segundo Sol, también llamado "4 Vientos". Quetzalcoatl, cuyo nombre significa "Serpiente emplumada", es posiblemente una de las deidades más conocidas del panteón azteca. Quetzalcoatl era una deidad pan-mesoamericana, y fue adorado (aunque con diferentes nombres) por otras culturas mesoamericanas, como los mayas y los toltecas.

Quetzalcoatl estaba más asociado con el viento y adorado como el dios patrón de las artes y el conocimiento. Los aztecas también creían que Quetzalcóatl era la deidad que más amaba a los humanos, y existen numerosos mitos sobre cómo ayudó a la humanidad.

La creación del hombre

Durante la era del Segundo Sol, se crearon humanos de tamaño regular. La gente de esta era subsistía con piñones y, según una versión del mito, la era del Segundo Sol fue inicialmente pacífica. Sin embargo, con el tiempo, los humanos se corrompieron y Tezcatlipoca los convirtió en monos, tal vez como venganza por lo que Quetzalcóatl le había hecho. Esto enfureció a Quetzalcoatl, quien envió un huracán para destruir a los monos.

Según otra versión del mito, Tezcatlipoca anhelaba volver a ser el sol. Por lo tanto, se transformó en un jaguar y arrojó a Quetzalcoatl de su trono. En represalia, Quetzalcoatl envió inundaciones y huracanes para destruir el mundo. Algunos humanos pudieron escapar de esta destrucción trepando a la copa de los árboles, y estos sobrevivientes luego se convirtieron en monos. Como el Primer Sol, esta edad también duró 676 años.

Tlaloc y el tercer sol

El dios que se convirtió en el próximo sol fue Tlaloc, el dios azteca de las lluvias y la fertilidad. Este dios no era uno de los cuatro hijos de Ometecuhtl, sin embargo, era una deidad muy importante. Al igual que Quetzalcoatl, Tlaloc era un dios adorado en toda Mesoamérica, ya que los dioses de la lluvia se encuentran en muchas culturas de esta región.

Tlaloc, el dios de la lluvia (Steven Zucker / CC BY-NC-SA 2.0)

Tlaloc, el dios de la lluvia (Steven Zucker / CC BY-NC-SA 2.0)

Además, se cree que Tlaloc es uno de los dioses mesoamericanos más antiguos, ya que sus orígenes se remontan a los olmecas, la civilización mesoamericana importante más antigua conocida. Entre los mayas, Tlaloc era conocido como Chaac, mientras que los zapotecas llamaban a este dios Cocijo.

El Tercer Sol también se conocía como "4 Lluvias", y esta era estuvo dominada por la lluvia. La gente de esta época comía semillas que crecían en el agua. Según una versión del mito, este mundo se acabó cuando Quetzalcoatl hizo llover fuego y cenizas del cielo. Como la época anterior, hubo algunos que lograron escapar de la destrucción del mundo, y estos sobrevivientes se transformaron en pavos, mariposas o perros.

Otra versión del mito culpa a Tezcatlipoca por la destrucción de la tercera edad. Esta versión afirma que Tezcatlipoca secuestró a Xochiquetzal, esposa de Tlaloc. El dios estaba desconsolado y decidió retener las lluvias. En consecuencia, se produjo una sequía que causó mucho sufrimiento.

A pesar de las súplicas de la gente, Tlaloc se negó a permitir que cayeran las lluvias. Finalmente, el furioso Tlaloc hizo que cayera fuego, en lugar de lluvia, que envolvió la tierra en llamas y puso fin a esta era. La edad del Tercer Sol solo duró 364 años.

Chalchiuhtlicue y el cuarto sol

El Cuarto Sol, también conocido como "4 Agua", fue creado por Chalchiuhtlicue, la hermana de Tlaloc, y su segunda esposa. Chalchiuhtlicue, cuyo nombre significa "La de la falda de jade", fue adorada como la diosa de las aguas que se acumulan en la tierra, es decir, ríos, lagos, océanos, etc. Además, fue la protectora de los partos y los recién nacidos. La era del Cuarto Sol estuvo dominada por el agua, y su gente comía maíz.

La edad del Cuarto Sol duró 676 años y terminó con una gran inundación. Según el mito de la creación azteca, tanto Tezcatlipoca como Quetzalcoatl estaban celosos de Chalchiuhtlicue y la golpearon. Cuando la diosa cayó de su trono, el cielo se abrió y la tierra se inundó. Todas las cosas fueron destruidas una vez más y la gente se transformó en peces.

El quinto ciclo y los dos soles

Los aztecas creían que después de la cuarta destrucción del mundo, los dioses se reunieron en Teotihuacan para decidir quién de ellos se convertiría en el próximo sol. Curiosamente, ninguno de los dioses quería sacrificarse esta vez. Finalmente, el orgulloso Tecuciztecatl se ofreció voluntario para saltar al fuego. En el último momento, sin embargo, el dios vaciló y no se sacrificó.

En ese momento de vacilación, otro dios, el humilde Nanahuatzin, saltó a las llamas y se convirtió en el sol. Tecuciztecatl se sintió avergonzado de su cobardía y saltó tras Nanahuatzin, convirtiéndose así en un segundo sol.

El conejo en la luna (Sailko / CC BY-SA 3.0)

El conejo en la luna (Sailko / CC BY-SA 3.0)

La existencia de dos soles simultáneamente, sin embargo, presentó un dilema para los otros dioses, ya que su energía combinada abrumaría al mundo. Resolvieron este problema arrojando un conejo a la cara de Tecuciztecatl para atenuar la luz, que convirtió al dios en la Luna. Según los aztecas, esta es la razón por la que hoy hay un conejo en la luna.

Otro problema que enfrentaron los dioses fue el hecho de que Nanahuatzin era débil, por lo que el sol estaba inmóvil. Por lo tanto, los demás dioses le dieron su sangre para ponerlo en movimiento. En otra versión del mito, el sol fue puesto en movimiento por Ehecatl, el dios del viento, quien sopló ferozmente contra él.

La edad en la que vivimos hoy

El Quinto Sol también se conoce como "4 Movimiento", y es la edad en la que vivimos hoy. Los aztecas creían que esta era sería destruida por un terremoto masivo, y su gente sería devorada por monstruos del cielo. Según la creencia azteca, el sol desaparecerá si no se alimenta con ofrendas de sangre y sacrificios, lo que conducirá al final de la era actual. Por lo tanto, creían que era su deber asegurarse de que el sol estuviera nutrido.

La "Piedra de los Cinco Soles" azteca, en el sentido de las agujas del reloj desde la parte inferior derecha: 4 Jaguar, 4 Viento, 4 Lluvia, 4 Agua; 4 Movimiento en el centro (Art Institute of Chicago / Dominio Publico)

La "Piedra de los Cinco Soles" azteca, en el sentido de las agujas del reloj desde la parte inferior derecha: 4 Jaguar, 4 Viento, 4 Lluvia, 4 Agua; 4 Movimiento en el centro (Art Institute of Chicago / Dominio Publico)

El mito de la creación azteca proporciona algunas ideas profundas sobre las creencias que tenía esta civilización sobre los orígenes del universo, incrustadas en el mundo que vieron a su alrededor. Además, el mito nos muestra las presiones clave sobre su civilización, divinizada en el panteón azteca. Y finalmente, los peligros que sentían los aztecas en su entorno, y sus preocupaciones por la supervivencia, ayudan a explicar qué los llevó a sus rituales más extremos, por ejemplo, el sacrificio humano.

Imagen de portada: El calendario azteca. Fuente: javier_garcia / Adobe Stock.

Autor Wu Mingren

Referencias

Maestri, N., 2019. Chalchiuhtlicue - Aztec Goddess of Lakes, Streams, and Oceans. Disponible en: https://www.thoughtco.com/chalchiuhtlicue-goddess-170327

Maestri, N., 2019. Quetzalcoatl - Pan-Mesoamerican Feathered Serpent God. Disponible en: https://www.thoughtco.com/quetzalcoatl-feathered-serpent-god-169342

Maestri, N., 2019. Tezcatlipoca: Aztec God of Night and Smoking Mirrors. Disponible en: https://www.thoughtco.com/tezcatlipoca-aztec-god-of-night-172964

Maestri, N., 2019. The Legend of the Fifth Sun. Disponible en: https://www.thoughtco.com/aztec-creation-myth-169337

Maestri, N., 2019. Tlaloc the Aztec God of Rain and Fertility. Disponible en: https://www.thoughtco.com/tlaloc-aztec-god-rain-and-fertility-172965

Mursell, I., 2016. Maya and Aztec creation cycles compared. Disponible en: https://www.mexicolore.co.uk/maya/teachers/maya-and-aztec-creation-myths

rubens.anu.edu.au, 2021. Aztec Cosmology and World View. Disponible en: http://rubens.anu.edu.au/raid1/student_projects97/aztec/ACosWorldView.html/World3.html

www.aztec-history.com, 2021. Aztec creation story. Disponible en: http://www.aztec-history.com/aztec-creation-story.html    

Imagen de dhwty

Dhwty

Soy un estudiante universitario de la facultad de arqueología. Mis intereses incluyen interpretaciones convencionales" y "radicales" de datos arqueológicos/textos/ilustraciones. Creo que una visión larga y abierta pueda ayudar a mejorar la comprensión de nuestro pasado. Además, estos argumentos pueden llevar... Lee mas
Siguiente Artículo