All  
Persona antigua comiendo. Crédito: Gorodenkoff / Adobe Stock

Residuos de olla revelan los secretos de la cocina antigua

Un equipo de arqueólogos de la Universidad de California, Berkeley, ha publicado un nuevo artículo de investigación en la revista Scientific Reports, que presenta evidencia de que la cerámica antigua sin esmaltar a veces retiene residuos microscópicos de alimentos que, después de un análisis químico, pueden revelar no solo lo que había sido cocinado en una olla, sino también lo que se cocinó durante la vida de una olla.

La coautora principal, Melanie Miller, investigadora del Centro de Investigación Arqueológica de Berkeley y becaria postdoctoral en la Universidad de Otago en Nueva Zelanda, explica que los nuevos datos permiten una mejor reconstrucción de los ingredientes específicos que las personas consumían en el pasado, que "arroja luz sobre las relaciones sociales, políticas y ambientales dentro de las comunidades antiguas".

El estudio muestra que las ollas de cerámica para cocinar registran la historia de las prácticas alimentarias antiguas. (Centro de Investigación Arqueológica / UC Berkeley)

El estudio muestra que las ollas de cerámica para cocinar registran la historia de las prácticas alimentarias antiguas. (Centro de Investigación Arqueológica / UC Berkeley)

Chefs y científicos se unen para estudiar recetas antiguas

A lo largo de un año, Miller unió fuerzas con la arqueóloga de Berkeley, Christine Hastorf para observar a un equipo de siete chefs que preparaban cincuenta comidas con diferentes combinaciones de harina de venado, maíz y trigo. Las comidas fueron cocinadas en vasijas originales de cerámica Chamba de arcilla negra de América del Sur precolombina. Según el periódico, además de cocinar con "ciervos muertos en la carretera", utilizaron grandes cantidades de cereales integrales que molieron y desarrollaron en seis recetas antiguas. Desafortunadamente, "las comidas blandas eran desabridas", explica Miller, por lo que los investigadores no las comieron.

Se analizaron los residuos químicos de las comidas cocinadas en cada olla para determinar si las muestras encontradas en los recipientes de cocción antiguos reflejaban solo los últimos alimentos cocinados en una olla determinada, o también de comidas anteriores. Hastorf, profesor de antropología y arqueología de los alimentos en Berkeley, dice que estos alimentos en particular fueron elegidos no solo porque estaban disponibles en todo el mundo antiguo, sino específicamente para ayudar a los científicos a identificar sus rastros químicos dentro de las ollas. Los investigadores monitorearon cómo reaccionaban las ollas a los valores isotópicos y químicos de las diferentes combinaciones de alimentos.

Muestras de cerámica tomadas de cerámica antigua. (Universidad de Bristol)

Muestras de cerámica tomadas de cerámica antigua. (Universidad de Bristol)

Los residuos de lípidos son la clave de las comidas anteriores

En el Centro de Biogeoquímica de Isótopos Estables de Berkeley, las ollas se probaron en diferentes entornos de cocción y cada octava comida de prueba se carbonizó para recrear los tipos de residuos carbonizados que los arqueólogos suelen muestrear dentro de ollas antiguas. Además de las variables de la vida real presentes en los campamentos de los antiguos cazadores, las macetas se limpiaron con agua y ramas de un manzano. Los investigadores notaron que estaban "sorprendidos" de que ninguna de estas antiguas herramientas de fregado se rompiera durante su experimentación.

En la Universidad de Bristol en Inglaterra se realizó un análisis de los lípidos grasos que se absorbieron en los utensilios de cocina de arcilla. Esto mostró que "diferentes escalas de tiempo de comida estaban representadas en diferentes residuos". Por ejemplo: las muestras de alimentos carbonizados tomadas del fondo de las ollas se cargaron con partículas de la última comida cocinada en la olla, mientras que, en la pátina superior, y en el residuo de lípidos que se absorbió en la propia cerámica, los restos de comidas anteriores también fueron descubiertos. El documento sostiene que este nuevo método de observación no solo revela datos hasta ahora inaccesibles relacionados con las dietas antiguas, sino que también proporciona información relacionada "con las cadenas de producción, suministro y distribución de alimentos de épocas pasadas".

Residuos químicos de las comidas. Fuente: Melanie Miller / Nature

Residuos químicos de las comidas. Fuente: Melanie Miller / Nature

Berkley y Bristol: ciencia alimentaria antigua

La razón por la que las muestras de cerámica se enviaron de California a Inglaterra es porque fue un equipo de científicos de la Universidad de Bristol el que, en abril, anunció un gran avance en la detección de alimentos en cerámica antigua. En ese momento, describí esto como "el Santo Grial de las técnicas de datación" en un artículo de noticias de Ancient Origins. Según el artículo que se publicó en la revista Nature, la nueva técnica de datación arqueológica se aplicó a fragmentos de cerámica descubiertos en una excavación en Shoreditch, en el este de Londres, que contenían rastros de carne y productos lácteos, elaborados y consumidos por descendientes de los primeros granjeros de Europa alrededor de 3.600 a.C.

Esta nueva e innovadora técnica de datación, conocida como análisis de espectrometría de masas con acelerador, analiza muestras de ácidos grasos, en lugar de los métodos tradicionales de prueba de radiocarbono que solo examinan el radiocarbono que se encuentra en toda la materia orgánica. La efectividad de este sistema fue probada y aprobada cuando fechó correctamente muestras de cerámica de sitios arqueológicos de edades conocidas. Cuando se casa con los nuevos métodos de observación que salen de California, no hay duda de que la colaboración transatlántica, entre la Universidad de Bristol en el Reino Unido y la Universidad de California en Berkeley, está liderando la carga cuando se trata de explorar la antigua historia de nuestros antepasados, dietas y los métodos utilizados para prepararlas y cocinarlas.

Imagen de Portada: Persona antigua comiendo. Crédito: Gorodenkoff / Adobe Stock

Autor: Ashley Cowie

Siguiente Artículo