Portada-Cueva-de-Denisova.jpg

Primera visita al interior de la cueva siberiana que alberga la clave de los orígenes del hombre

Mostramos a continuación imágenes exclusivas de la mundialmente famosa Cueva de Denisova, en el Macizo de Altái, en la que se han realizado asombrosos descubrimientos científicos sobre los orígenes del hombre en los últimos años.

Descubrimientos que se espera sean más numerosos como resultado de la febril actividad arqueológica -supervisada por especialistas de la Universidad Estatal de Novosibirsk- que se está llevando a cabo en este yacimiento único, habitado de forma continua desde nuestro pasado más ancestral.

El científico Maksim Kozlikin declaró: 'Trabajamos con la Universidad de Oxford del Reino Unido, ellos nos ayudan con el radiocarbono y otros métodos de datación y también dirigen los estudios sobre el antiguo ADN. Continuamos cooperando y lo normal es que aparezcan publicados nuevos artículos científicos conjuntos.' 

La importancia de la cueva es inmensa y los expertos se muestran convencidos de que encierra más secretos acerca de los orígenes de la humanidad. En el año 2008 fue descubierto en ella un fragmento del hueso del dedo de 'la mujer X', una joven muchacha que vivió hace alrededor de 41.000 años, y cuyo análisis indicó que era genéticamente distinta tanto del Neanderthal como de los humanos modernos.

Esta especie o subespecie de homínidos, extinguida hace tiempo y desconocida hasta ahora fue bautizada como Denisovana, al descubrirse sus restos en la cueva de Denisova. En el año 2010 el análisis del molar superior de un adulto joven, hallado en la cueva diez años antes, determinó que también se trataba de un Denisovano.

La Cueva de Denisova se localiza en la sierra de Bashelaksky, al noroeste del Macizo de Altái. Foto: The Siberian Times

La Cueva de Denisova se localiza en la sierra de Bashelaksky, al noroeste del Macizo de Altái, cerca de la frontera actual entre la Región de Altái y la República de Altái. Foto: The Siberian Times.

En el año 2011, se descubrió un hueso del dedo del pie de una época más reciente, sugiriendo su ADN mitocondrial que había pertenecido a un Neanderthal, no un Denisovano. También se han encontrado en la cueva objetos pertenecientes a humanos de épocas más recientes.

Como afirmó el científico Svante Paabo, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig, en Alemania: 'La Cueva de Denisova es un lugar en el que estamos seguros de que vivieron en un tiempo u otro los tres tipos humanos.'

Otro hallazgo significativo que tuvo lugar en el año 2008 - en la misma capa que el hueso Denisovano – fue el de una pulsera de piedra datada hace 40.000 años, pero que había sido fabricada empleando técnicas correspondientes a un período muy posterior.

Gracias, precisamente, a los hallazgos realizados en esta cueva, los científicos comprendieron que los asentamientos de poblaciones humanas en esta región de Siberia se remontaban a una época anterior al periodo de hace 30.000 a 50.000 años asumido normalmente. Los restos descubiertos en 'la capa cultural' de los Denisovanos aportan pruebas de la presencia humana en el lugar desde hace 282.000 años. Hasta el momento se han encontrado ya más de 80.000 piezas, que incluyen herramientas, armas, ornamentos y restos de animales y plantas.

El lugar en el que se ubica la cueva es, en realidad, un cañón entre los dos picos principales: el Karakol y el monte Sosnosvaya

El lugar en el que se ubica la cueva es, en realidad, un cañón entre los dos picos principales:el Karakol y elSosnosvaya-2

El lugar en el que se ubica la cueva es, en realidad, un cañón, puesto que la anchura del fondo del valle es aquí menor que la distancia entre los dos picos principales: el monte Karakol y el monte Sosnovaya. Fotografías: Vera Salnitskaya.

La Cueva de Denisova se localiza en la Sierra de Bashelaksky al noroeste del Macizo de Altái, cerca de la frontera actual entre la región de Altái y la República de Altái, en lo que sería antiguamente una atractiva ubicación.

Esta cueva se encuentra a una altitud de 670 metros sobre el nivel del mar y 28 metros por encima del nivel actual del río Anui.

Kozlikin, un investigador miembro del Instituto de Arqueología y Etnografía, que forma parte de la filial siberiana de la Academia Rusa de Ciencias, explicó: 'Desde el punto de vista de un antiguo cazador, la ubicación de la Cueva de Denisova era muy conveniente. Al norte de la cueva se extiende un amplio valle, y otro al sur.'

'El lugar en el que se localiza la cueva es, en realidad, un cañón, puesto que la anchura del fondo del valle es aquí menor que la distancia entre los dos picos principales: el monte Karakol y el monte Sosnovaya. La Cueva de Denisova se ubica, de hecho, en un cañón bastante estrecho. Por este cañón - como si de un cuello de botella se tratase - emigraban los animales, de un valle al otro. De este modo los antiguos cazadores siempre disponían de presas suficientes. Además hay agua aquí cerca y disfruta de las buenas condiciones climáticas propias de los valles montañosos. '

Maksim Kozlikin, investigador miembro del Instituto de Arqueología y Etnografía, de la filial siberiana de la Academia Rusa de Ciencias

Maksim Kozlikin, investigador miembro del Instituto de Arqueología y Etnografía, perteneciente a la filial siberiana de la Academia Rusa de Ciencias nos mostró el interior de la cueva.

A finales del Pleistoceno, hace aproximadamente 100.000 años, una capa de hielo cubría la mayor parte de Siberia occidental, pero no así los valles de Altái. 'De tal manera que se trataba de un buen lugar para la caza y la recolección, con condiciones muy adecuadas tanto para humanos como para animales.'

Lo cierto es que existen muchos otras señales que inducen a pensar que este lugar era un hervidero de actividad humana desde tiempos ancestrales.

Bajando unos kilómetros por el río Anui se encuentra el yacimiento Paleolítico Anui-2 y remontándolo cuatro kilómetros encontramos otros entre los que destaca el de Karakol, así que podemos decir que hay bastantes yacimientos Paleolíticos en los alrededores de la cueva.

'Durante las excavaciones, descubrimos que el estrato más antiguo - el 22 - de la Cueva de Denisova es 'estéril', en otras palabras, no hay en él ningún resto ni sedimentos.'

Al parecer hace 300.000 años el río Anui seguía otro cauce, que fue localizado a más altura, muy cerca de la entrada de la cueva. En cuanto su curso descendió, los humanos y animales de la época comenzaron a visitar la cueva. En la capa superior del estrato 22 se han encontrado herramientas y restos de animales. Esto sucedió hace unos 282.000 años.

'En aquel tiempo, el clima era bastante suave en esta zona. Aquí crecían el roble, el carpe, la nuez manchú e incluso algunas especies norteñas de bambú. Además hemos encontrado restos de asno europeo, bisonte, rinoceronte lanudo, varias especies de ciervos, alce, león de las cavernas, hiena de las cavernas, oso y leopardo de las nieves.'

Pared de piedra en la que se pueden observar los 22 estratos de la cueva de Denisova

La línea verde marca el nivel al que llegaban los sedimentos antes de la excavación

Pared de piedra en la que se pueden observar los 22 estratos de la cueva de Denisova. La línea verde marca el nivel al que llegaban los sedimentos antes de la excavación. Fotografías: Vera Salnitskaya

'Antes de las excavaciones, sólo había una abertura bastante angosta para acceder a la cueva, ya que ésta estaba cubierta de sedimentos. La anchura de esta abertura era de aproximadamente 1,4 metros. Los vecinos del lugar, sin embargo, conocían la existencia de la cueva y algunos dejaron inscripciones en su entrada a principios del siglo XX. Aun así nunca se aventuraron más allá, por la sencilla razón de que no había espacio libre en su interior.'

En 1977 el famoso paleontólogo Nikolay Ovodov excavó un hoyo en la zona central de la cueva, descubriendo en él gran cantidad de material paleontológico, así como herramientas de piedra. Compartió sus hallazgos con otros arqueólogos y de este modo en 1978 Alexey Okladnikov llegó a la cueva.

'Desde 1984, expediciones arqueológicas trabajan aquí todos los veranos. A finales de la década de los 80 y principios de los 90 se construyó en la cueva un campamento arqueológico permanente: viviendas y otras instalaciones. Durante más de 30 años se han estado realizando todo tipo de trabajos arqueológicos en el lugar. Pero a pesar de ello la mayor parte de la cueva no está aún explorada, ni siquiera su sala central.'

El trabajo podrá continuar durante muchos años, con la perspectiva de nuevos e importantes descubrimientos.

Mientras nos guiaba por el interior de la cueva, Kozlikin añadió: 'A la derecha, la sala central linda con la galería sur, que tiene aproximadamente 20 metros de ancho y está inexplorada y cubierta casi en su totalidad por sedimentos. Ahora el trabajo se centra en la galería Este, contigua a la sala central.'

En la imagen puede observarse a dos jóvenes retirando la tierra de uno de los cuadrados con sumo cuidado, capa a capa

'Dividimos el área en cuadrados de 1 metro de lado. A continuación subdividimos cada cuadrado en dos. En la imagen puede observarse a dos jóvenes retirando la tierra de uno de los cuadrados con sumo cuidado, capa a capa. '

'En la galería Este ya hemos terminado con el famoso estrato 11, que nos brindó el hueso del dedo del Denisovano, la pulsera y un collar de dientes de alce. Ahora hemos profundizado más, y estamos trabajando en los estratos 12, 13 y 14, del Paleolítico Medio. El estrato 14 está datado en hace, aproximadamente, 180.000 años. En él encontramos las típicas herramientas de piedra del Paleolítico Medio.'

Asimismo nos explicó el modo en que el interior de la cueva se divide para garantizar que durante las excavaciones no se pierda ningún precioso material y se tengan en cuenta todos los posibles indicios.

'Dividimos el área en cuadrados de 1 metro de lado. A continuación subdividimos cada cuadrado en dos. Ahí pueden ver a estas dos jóvenes retirando la tierra de uno de los cuadrados con sumo cuidado, capa por capa. Cada una de estas finas capas mide unos 4 cm.'

'Si observan cualquier hallazgo importante como herramientas o huesos, lo dejan donde está y lo limpian cuidadosamente. Hacemos fotos, marcamos la posición con un dibujo y medimos su ángulo para comprender si se movió o cambió de sitio.'

Lavado de un hallazgo de la cueva de Denisova

las jóvenes se sientan con unas pinzas y seleccionan los detalles más diminutos

Con las pequeñas partículas de material, 'las jóvenes se sientan con unas pinzas y seleccionan los detalles más diminutos, como pueden ser dientes de roedores, que nos permiten determinar el clima de la época.' Todo está marcado con su número de estrato, cuadrado y año.

Si se encuentra en ángulo respecto a la superficie, deducimos que tanto el hallazgo como el estrato fueron alterados de algún modo. Si está en posición horizontal, entendemos que el estrato no ha sido alterado. Todas las mediciones las registramos en el plano de las excavaciones, con sus coordenadas exactas. Aquí no pueden trabajar al mismo tiempo más de dos personas. Incluso para muchachas delgadas como éstas, apenas hay espacio.

'Toda la tierra la colocan en un cubo junto con su etiqueta, que indica el número de estrato y el del cuadrado. Estos cubos son enviados luego por medio de un dispositivo especial hasta la orilla del Río Anui.'

Los cubos son transportados desde la cueva hasta el río por cables, empleando para ello un dispositivo especialmente diseñado para tal propósito llamado Pepelats. Este mecanismo, diseñado originalmente por el Doctor Alexander Postnov para el yacimiento arqueológico Ust-Karakol-1, permite transportar a la orilla opuesta del río, 28 metros por debajo del nivel de la cueva, hasta nueve cubos llenos al mismo tiempo.

Los cubos son transportados de la cueva al río mediante cables, gracias al dispositivo diseñado expresamente para tal propósito llamado Pepelats, que permite llevar hasta la orilla opuesta del río, 28 metros por debajo del nivel de la cueva, hasta nueve cubos llenos al mismo tiempo.

'En la orilla del río tenemos el 'punto de lavado.' Ahí la tierra de los cubos se pasa por tamices con mallas de diferentes medidas, para poder separar los fragmentos más grandes de los más pequeños,' añadió. Andrey Chekha, joven investigador del Instituto de Arqueología y Etnografía, nos explica cómo se separan los fragmentos según su tamaño: 'De los fragmentos grandes, seleccionamos las herramientas y huesos, luego los limpiamos de nuevo y los volvemos a etiquetar indicando su número de estrato, cuadrado y año.'

Con las pequeñas partículas de material, 'las jóvenes se sientan con unas pinzas y seleccionan los detalles más diminutos, como pueden ser dientes de roedores, que nos permiten determinar el clima de la época.'

Maksim Kozlikin añadió: 'A lo largo de una estación, que por lo general dura desde principios de junio hasta finales de agosto, desenterramos no más de tres metros cúbicos de tierra. Como puede observar trabajamos muy despacio, pero es precisamente eso lo que nos permite realizar tan buenos descubrimientos.'

Punto de lavado a orillas del rio Anui

Tamizado del Material

'En la orilla tenemos el 'punto de lavado'. Ahí la tierra de los cubos se pasa por tamices con mallas de diferentes medidas para poder separar los fragmentos más grandes de los más pequeños.'

'Tratamos de no perder ni el fragmento más diminuto. Por ejemplo, el hueso del dedo de la joven Denisovana. Es un huesecillo muy pequeño, pero logramos localizarlo. También, en nuestra 'colección de joyería' tenemos cuentas hechas a base de cáscaras fosilizadas de huevos de avestruz. Estas cuentas no superan los 0.5 cm de diámetro. Aquí hay mucho trabajo. Casi hemos terminado ya con el famoso estrato número 11 de la sala central y la galería Este, pero la galería Sur aún está casi intacta. '

'De todos modos esperaremos hasta terminar con la galería Este antes de empezar con la galería Sur. Desde luego, esperamos ansiosos nuevos hallazgos sensacionales relacionados con los Denisovanos en el estrato 11 de la galería Sur, pero no podemos ir moviéndonos de una a otra parte de la cueva sin más, debemos trabajar secuencialmente. Además, también esperamos obtener interesantes hallazgos en los estratos 12, 13 y 14.'

'La cueva cuenta con una particularidad interesante, y es concretamente que en ella se conservan muy bien los huesos. Gracias a esto, conseguimos obtener el ADN mitocondrial del hueso del dedo que se remonta hasta hace 40.000 años. También esperamos realizar interesantes hallazgos en estratos más antiguos.'

Imagen de Portada: La importancia de la cueva es inmensa y los expertos están convencidos de que alberga muchos más secretos sobre los orígenes de la humanidad. Foto: Vera Salnitskaya.

Autor: Anna Liesowska / The Siberian Times

Traducción: Mariló T. A.

El artículo ‘ First glimpse inside the Siberian cave that holds the key to man's origins ’ fue publicado originalmente en The Siberian Times y ha sido traducido y publicado de nuevo con permiso.

Next article