All  
El Borobudur, la joya de Java

El Borobudur, la joya de Java

El majestuoso templo de Borobudur, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1991, parece un colosal mandala cuando se ve desde arriba. El monumento budista más importante del sudeste asiático, reabierto al público en 1983, está situado en el valle de Kedu, en la parte centro-sur de la isla de Java, 70 km al noroeste de la actual ciudad de Yogyakarta, en la confluencia de los ríos Elo y Progo. Se encuentra en una colina natural que resulta estar incorporada dentro del propio monumento. Cuando en 1814 el entonces gobernador de la isla Sir Thomas Stamford Raffles fue informado de su existencia, el grandioso edificio fue sofocado por la tierra y la espesa vegetación. Para que fuera admirado en toda su magnificencia, fueron necesarios dos largos períodos de restauración, el primero llevado a cabo a principios del siglo XX, el segundo entre 1975 y 1982.

La primera fotografía por Isidore van Kinsbergen (1873). (Dominio público)

 

 

La primera fotografía por Isidore van Kinsbergen (1873). (Dominio público)

El complejo de Borobudur, formado por 55.000 metros cúbicos de roca volcánica, consiste en una estructura colosal en forma de pirámide escalonada de base cuadrada, dividida horizontalmente en tres sectores, atravesada internamente por 15 kilómetros de corredores revestidos de bajorrelieves recogidos en 1300 paneles. La construcción parece un imponente stūpa en tres niveles, con la base superada por cinco terrazas, también de forma cuadrada, a su vez superadas por tres terrazas circulares con un monumental stūpa central en la parte superior, para una altura después de la restauración de 35 metros.

Plano de Borobudur en forma de Mandala (CC BY-SA 3.0)

Plano de Borobudur en forma de Mandala (CC BY-SA 3.0)

Queriendo dar una breve definición del significado de la stūpa, podemos decir que es un edificio sagrado, pensado como una representación plástica del universo, típico de los países que fueron alcanzados por la predicción y la cultura de budismo.  Podemos reconocer tres tipos funcionales. El primer tipo, el más antiguo, está reservado por la tradición para guardar las reliquias de Buda; tiene un carácter funerario y presenta en su interior una estructura destinada a la conservación de las cenizas. El segundo tipo de stūpa está destinada a contener objetos que se cree que han pertenecido a Buda. El tercer tipo es una construcción destinada a la conmemoración de la gloria del budismo.

Orígenes inciertos

No hay noticias seguras sobre los orígenes del monumento, sin embargo, se ha podido establecer la época de su construcción a partir de los caracteres de las inscripciones de la parte inferior del mismo con indicaciones para los escultores de los relieves colocados allí, que datan de mediados del siglo VIII. Algunos autores afirman que fue diseñado por constructores hindúes, que hicieron la primera y segunda terraza alrededor del año 775 d.C. Más tarde la construcción fue abandonada, hasta que, del 790 al 835 d.C., bajo la dinastía budista de Śailendra, que llenó la llanura de Kedu con hermosos templos adornados con esculturas de excepcional refinamiento, la obra fue completada. Según la tradición, el arquitecto que lo diseñó se llamaba Gunadharma.

Imagen de Buda expuesta dentro de las estupas de las terrazas superiores de Borobudur (CC BY-SA 3.0)

Imagen de Buda expuesta dentro de las estupas de las terrazas superiores de Borobudur (CC BY-SA 3.0)

De hecho, el Borobudur se presenta como una gran stūpa del tercer tipo, antes mencionado, apogeo arquitectónico del Gran Vehículo (Mahāyāna).

No está claro por qué Borobudur fue abandonado más tarde: según algunos, debido a una serie de erupciones volcánicas, supuestamente alrededor del año 1000 o incluso antes, alrededor del 925, cuando el centro político y cultural de Java se trasladó a la parte oriental de la isla. Tras el proceso de conversión al Islam, nadie mostró más interés en este antiguo lugar de culto. Borobudur se convirtió en una presa de los elementos naturales durante cientos de años. También es posible que el monumento estuviera cubierto de tierra para salvarlo de una posible devastación y saqueo.

Relieve en la pared de un pasillo (CC BY-SA 3.0)

Relieve en la pared de un pasillo (CC BY-SA 3.0)

Los estudiosos han diferido en cuanto a la etimología del nombre: al referirse al dialecto javanés y al sánscrito, podría traducirse, por ejemplo, como Honorable Buda, Gran Montaña o Montaña de acumulación de los méritos de los diez estados de Bodhisattva (Bodhisattva es un ser vivo que aspira a la iluminación mediante la realización de prácticas altruistas).

Como descubrieron los arqueólogos en 1885, durante la fase de construcción ya se había hecho una modificación estructural sustancial del corpus arquitectónico, probablemente debido a problemas de estática, cubriendo la base original, ya parcialmente decorada, y rodeándola con una terraza adicional.

Cada uno de los muros de las terrazas cuadradas sirve de balaustrada al pasillo al aire libre de la terraza de arriba; los muros y las balaustradas están decorados con relieves bellamente elaborados que forman un compendio de la doctrina budista. Los arqueólogos creen que originalmente fueron cubiertos con estuco y pintura, una cobertura que se ha perdido debido a las condiciones climáticas que son extremadamente desfavorables para la preservación de materiales perecederos.

Las tres terrazas circulares superiores, cuyos muros están desprovistos de toda ornamentación, se enriquecen con un total de 72 campanas stūpas: 32, 24 y 16 distribuidas en las tres terrazas. Están dispuestos en círculos concéntricos y perforados, de modo que las imágenes escultóricas de Buda alojadas en su interior sólo son parcialmente visibles. A estas 72 estatuas hay que añadir las 432 colocadas en nichos para un total de 504. Por otro lado, no está perforada la gran central stūpa que corona la inmensa estructura.  

El Borobudur es la representación simbólica de la montaña cósmica (Meru), el camino de la iniciación y, según la definición del indólogo H. Zimmer, el mandala más impresionante creado por el arte del Budismo en el mundo visible como símbolo de su Verdad.

En su conjunto, el monumento revela una enigmática y profunda belleza. Nos enfrentamos a una construcción original, rica en un exuberante lenguaje simbólico característico de los conceptos budistas de orientación esotérica.

Desentrañando los monumentos arquitectónicos

 A los tres momentos arquitectónicos corresponden simbólicamente una tripartición de orden metafísico y los Tres Cuerpos (Trikāya) de Buda, en su aspecto humano, divino y cósmico, Cuerpo de la Creación (Nirmanakāya), Cuerpo de la Fruición (Sambhogakāya) y Cuerpo de la Ley (Dharmakāya).

El nivel inferior, que corresponde al plano de la realidad material, sustancialmente ilusorio, la Esfera del Deseo (Kāmadhātu), es accesible desde cuatro puntos y tiene paredes de 6 metros de espesor, 3 metros de altura y 123 metros de longitud. No se sabe por qué razón se levantaron, mientras que sabemos que protegieron 106 bajorrelieves que quedaron sin terminar. Algunos investigadores creen que fueron construidos para hacer la base del templo más sólida, de acuerdo con otra hipótesis, sin embargo, menos compartida, fueron construidos para aislar a los monjes del ruido exterior.

El nivel medio, que consiste en cuatro galerías superpuestas y comunicadas por escaleras, corresponde al plano de la realidad espiritual, la Esfera de la Forma (Rūpadhātu).

En la primera galería hay dos series de bajorrelieves, una que representa la vida terrenal de Buda, y otras escenas de su vida espiritual. Además, hay 104 nichos que originalmente albergaban otras tantas representaciones del Buda Manushi, de las cuales 79 permanecen hoy en día. En la segunda galería hay 50 Budas sentados en posición meditativa enmarcados por bajorrelieves. La tercera galería difiere poco de esta. En la cuarta galería faltan 4 de los 72 Budas originales; de los bajorrelieves que aparecen allí, no ha sido posible descifrar el significado.

Finalmente, en el nivel más alto está el plano de la Realidad Absoluta, la Esfera de la No-Forma (Arūpadhātu). En esta etapa se celebra simbólicamente el Buda inmerso en el vacío, una condición más allá de la existencia y la no existencia, que es la consecuencia suprema del despertar.

La plataforma es cuadrada; una balaustrada conserva 60 de las 64 representaciones del Buda Vairochana. La última sección del monumento consiste en dos terrazas circulares, con imágenes del Buda Vajrasattva. Cada una de ellas está encerrada en un pequeño timbre en forma de stūpa, cuya superficie está perforada con pequeños rombos. En 1814, se descubrió una habitación dentro del stūpa principal, que según algunos estudiosos contenía una estatua inacabada de Buda, mientras que según otros la estatua del fundador del templo era adorada como un rey deificado.

Algunos estudiosos han formulado la hipótesis de que el monumento podría haber contenido reliquias o las cenizas de un rey; aunque no se ha encontrado ningún rastro de ello, esta hipótesis se basa en el ancestral culto indonesio y en la costumbre de deificar a los reyes después de su muerte. Teniendo en cuenta la influencia del sustrato religioso indígena, basado en el culto a los antepasados y los santuarios de las colinas ejercido durante el proceso de indianización del archipiélago, la enorme construcción estaría justificada por un culto funerario.

El uso de la piedra, por otra parte, en contraposición a los materiales perecederos utilizados para construir las viviendas de los vivos, revela una tensión hacia la incorruptibilidad y inmutabilidad.

Un Dios de mitos

Un mito indonesio dice que, al principio, cuando el cielo estaba muy cerca de la tierra, Dios ofreció a la pareja de los antepasados primitivos sus regalos suspendiéndolos del extremo de una cuerda. Un día les envió una piedra, que rechazaron con desdén; entonces Dios les ofreció un plátano, que la pareja se alegró de recibir. En ese momento, el Creador hizo oír su voz:

"Porque has elegido el plátano, tu vida será como la de esta fruta. Si hubieras elegido la piedra, tu existencia habría sido como la de la piedra: inmutable e inmortal".

Es interesante observar que parece surgir un matiz fúnebre del conjunto arquitectónico del edificio, como lo demuestra una antigua leyenda que narra en términos trágicos y sacrificiales los acontecimientos que rodearon la fundación del monumento. Según esta leyenda, el príncipe budista Dewa Kusama ofendió a un cortesano que, inducido por un espíritu de venganza, secuestró a su amada hija, a la que el príncipe trató de encontrar durante muchos años, pero en vano. Un día Dewa Kusama conoció a una hermosa chica de la que se enamoró, sin saber que era la hija amada que creía perdida para siempre. Después de la boda, la pareja se alegró por el nacimiento de un hijo, pero en ese momento el malvado cortesano reveló públicamente el incesto. Los sacerdotes condenaron a todos los miembros de la familia del príncipe a ser amurallados vivos, sólo Dewa Kusama podría haberlo evitado si hubiera logrado en sólo diez días construir un templo gigante del cual los propios sacerdotes habrían proporcionado el proyecto. La hazaña se cumplió por arte de magia, pero el cruel cortesano logró quitar una estatua y la sentencia se cumplió.

Borobudur, Java, Indonesia. (CC BY-SA 3.0)

Borobudur, Java, Indonesia. (CC BY-SA 3.0)

Por fascinantes que sean, ni el mito ni la leyenda han podido eclipsar lo que la mayoría de los estudiosos creen que es el verdadero significado del Borobudur, la materialización en piedra de las enseñanzas del Budismo del Gran Vehículo (Mahāyāna). Es significativo que la circunvalación ritual requiera que se camine alrededor del monumento en el sentido de las agujas del reloj, de modo que los relieves estén siempre a la derecha de quienes suben, siguiendo un camino en espiral que implica en sí mismo una ascensión al cielo estimulada por imágenes y formas progresivamente más enrarecidas.

Los devotos que recorren los pasillos de este extraordinario mandala de piedra tridimensional siguen un camino iniciático, elevándose gradualmente del mundo material, hasta llegar a la cima del monumento, acercándose idealmente a la Cumbre Suprema que espera a aquellos que han sido capaces de liberarse de las limitaciones de la existencia terrenal.

Imagen de portada: Vista del templo de Borobudur desde la meseta noroeste, Java Central, Indonesia. Fuente: (CC BY-SA 3.0)

Autora: Alessandra Filiaci

Referencias:

Botto, O. 1998. Buddha e il Buddhismo. Arnoldo Mondadori Editore.

Eliade, M. 1990. Storia delle credenze e delle idee religiose. Sansoni.

Krom, N.J. 1974. The life of Buddha on the stupa of Barabudur. Bhartiya Publishing House.

Sivaramamurti, C. 1961. Le Stupa de Borobudur. Presses Universitaires de France.

Van Lohuizen-De Leeuw, J.E. Dalla preistoria al Barabudur, in AA.VV. Le Civiltà dell’Oriente (vol. IV).

Van Lohuizen-De Leeuw, J.E. – M.Taddei. Arte dell’Indonesia, in AA.VV. Le Civiltà dell’Oriente (vol. IV).

Zimmer, H. 1984. Artistic Form and Yoga in the Sacred Images of India. Princeton University Press.

Siguiente Artículo