All  
Ilustración del rover Perseverance de la NASA encendiendo sus motores de descenso cuando se acerca a la superficie del planeta Marte.

La obsesión ancestral con el planeta Marte culmina en múltiples misiones

En una extraordinaria confluencia de eventos, tres naciones de tres regiones distintas del mundo (Estados Unidos, China y los Emiratos Árabes Unidos) lanzaron una nave espacial que se dirigía al planeta Marte en un período de 12 días en julio de 2020. La Tierra y Marte estaban alineados perfectamente para un viaje sin complicaciones durante esta ventana y en consecuencia, la sonda orbitador Hope de los EAU, el rover orbitador-rover Tianwen-1 de China y el rover Perseverance de los Estados Unidos comenzaron sus largos y arduos viajes de siete meses hacia el siempre seductor rojo planeta Marte casi al mismo tiempo.

Ilustración que muestra el evento de aterrizaje de la perseverancia de la NASA en el planeta Marte el 18 de febrero de 2021. (JPL-Caltech / NASA)

 

 

Ilustración que muestra el evento de aterrizaje de la perseverancia de la NASA en el planeta Marte el 18 de febrero de 2021. (JPL-Caltech / NASA)

La fecha de aterrizaje del planeta Marte de la NASA finalmente llega

A pesar de ser el último de los tres en alcanzar la órbita de Marte, el Daily Mail informa que el Perseverance será el primero en aterrizar realmente en la superficie marciana. El jueves 18 de febrero de 2021, el Perseverance, un rover de Marte del tamaño de un automóvil diseñado específicamente para esta misión, ascenderá a través de la atmósfera marciana a la velocidad abrasadora de 12000 millas por hora, confiando en su sistema de paracaidismo supersónico para desacelerar rápidamente y facilitar una aterrizaje suave y seguro. El evento de aterrizaje está disponible para ver en un video en vivo de la NASA.

En el transcurso de su misión de dos años, el Perseverance recorrerá el paisaje del cráter Jezero, que se encontraba en el fondo de un lago hace 3.500 millones de años. El Perseverance recolectará muestras de roca y suelo del planeta Marte para que otro explorador las recupere en el futuro, pero enviará los resultados de su análisis químico inicial en tiempo real para una evaluación inmediata. El rover también tomará toneladas de fotografías y filmará millas de imágenes de video de la geografía circundante, con la ayuda de su compañero de helicópteros y drones de alto vuelo llamado Ingenuity.

En particular, la Perseverancia buscará signos de vida en el planeta Marte, en forma de elementos químicos, isótopos o moléculas que podrían haber sido producidos por microbios u otras criaturas vivientes ahora extintas en el pasado. El rover chino Tianwen-1 se unirá a la búsqueda de vida cuando aterrice en mayo de este año, informa el Daily Mail, mientras que el orbitador de los Emiratos Árabes Unidos llamado Hope hará su parte explorando la atmósfera marciana en un intento por reconstruir su pasado y trazar su evolución. Tan muerto como aparece ahora Marte, en la búsqueda de pruebas de vida, la esperanza brota eterna.

Posible ruta planeada para el rover Perseverance mientras explora el cráter Jezero en el planeta Marte. (JPL-Caltech / NASA)

Posible ruta planeada para el rover Perseverance mientras explora el cráter Jezero en el planeta Marte. (JPL-Caltech / NASA)

El planeta Marte en el mito, la historia y la ciencia

Esta triangulación exploratoria sin precedentes de nuestro planeta vecino es la culminación de una fascinación histórica por el planeta Marte que comenzó hace siglos, en un pasado tan lejano que pone a prueba los límites de nuestra imaginación. Los antiguos babilonios probablemente no fueron los primeros en notar la presencia de Marte en sus cielos. Pero fueron la primera sociedad en la historia registrada en asignar a Marte un papel específico en sus construcciones cosmológicas o mitológicas (en el tercer milenio antes de Cristo). Identificaron este brillante objeto de movimiento lento con Nergal, su dios de la guerra y el conflicto.

Esto estableció un patrón que fue seguido por otros. Los antiguos griegos también asociaron a Marte con su dios de la guerra, Ares y fueron los romanos quienes en realidad etiquetaron al planeta como "Marte" en honor a su dios de la guerra. Otras civilizaciones antiguas, incluidos los chinos, los mayas y los aborígenes de Australia, también observaron de cerca a Marte y reflexionaron sobre su significado. Midieron la regularidad y la previsibilidad de sus movimientos y le asignaron un lugar en sus mitologías basándose en lo que parecían ser indicios de un diseño o comportamiento inteligente.

Los mayas, por ejemplo, asociaron el planeta rojo con un ser sobrenatural al que los eruditos se refieren como la "Bestia de Marte", que en los dibujos se representaba como una criatura gigantesca parecida a un guacamayo con una nariz larga en espiral. La forma de esta criatura parecía reflejar la forma de la larga órbita periódica de Marte a través de los cielos mayas, y se la veía como un perro guardián que protegería a los habitantes de la Tierra de la desgracia.

Entre las comunidades aborígenes antiguas, las identificaciones de Marte diferían. Algunos grupos afirmaron que Marte era una de las esposas de la Luna, mientras que en otras historias aborígenes se decía que Marte y Venus eran los ojos de una criatura celeste inimaginablemente vasta que estaba observando atentamente los desarrollos en la Tierra.

Los antiguos griegos asociaron a Marte con su dios de la guerra, Ares. (Dominio público)

Los antiguos griegos asociaron a Marte con su dios de la guerra, Ares. (Dominio público)

Estudio científico del planeta Marte

En 1610, Galileo puso fin a las especulaciones sobre la verdadera identidad de Marte cuando demostró que era un planeta separado y distinto, como la Tierra pero con sus propias características únicas. Naturalmente, esto invitaba a la especulación de que el planeta podría estar habitado y que los marcianos podrían estar mirando a la Tierra y preguntándose por nosotros al mismo tiempo que nosotros mirábamos hacia arriba y nos preguntábamos por ellos.

A mediados de la década de 1800, la tecnología telescópica avanzó hasta el punto en que era posible ver las características de la superficie marciana cuando estaba en su máxima aproximación. En 1877, Giovanni Schiaparelli, un famoso astrónomo italiano, hizo un dibujo de la superficie marciana basado en sus observaciones que cautivó la imaginación del público. Su mapa dibujado a mano retrataba la superficie de Marte como compleja y extremadamente parecida a la Tierra, con continentes y océanos y líneas rectas que identificó como canales.

Fue Schiaparelli quien inspiró al astrónomo estadounidense Percival Lowell a construir su propio observatorio en Arizona para poder lanzar una exploración telescópica más extensa de la superficie marciana en la década de 1890. Al encontrar incluso más canales que Schiaparelli, Lowell se convenció de que Marte estaba habitado por ingenieros expertos que estaban ocupados transformando la superficie del planeta para hacerla más verde y fértil.

A principios del siglo XX, los avances en la tecnología telescópica demostraron que Lowell había identificado erróneamente características naturales, y que los 'canales' que vio fue del todo en su imaginación. Las sondas Mariner de la NASA comenzaron a llegar a la órbita marciana en la década de 1960, y las imágenes en primer plano que transmitieron demostraron de una vez por todas que el paisaje marciano era frío, árido y muerto, y totalmente inadecuado para la vida.

Búsqueda de compañerismo en un universo solitario

Los últimos descubrimientos científicos han confinado muchos mitos sobre Marte al basurero de la historia. Pero no han terminado con nuestra fascinación colectiva por el planeta, ni han terminado con nuestra búsqueda de signos de vida en su ahora árida superficie.

En el pasado, Marte tenía una atmósfera mucho más espesa y químicamente compleja. Esa atmósfera moderó las temperaturas lo suficiente como para permitir que el agua líquida fluyera y se acumulara en la superficie marciana. La búsqueda actual de signos de vida pasada en Marte está motivada por este conocimiento, y la ciencia planetaria moderna se ha convertido ahora en un aliado en esta búsqueda más que en su némesis. La naturaleza específica de nuestra obsesión por Marte, y las proyecciones que hacemos basadas en la convergencia entre sus movimientos y características y nuestros sistemas de creencias, han cambiado radicalmente a lo largo de los siglos.

Nuestro ardor por descubrir la verdad sobre Marte no se ha atenuado por el paso del tiempo, ni por nuestra confianza en la ciencia en lugar de la mitología como nuestra narrativa social guía. En última instancia, nuestra búsqueda decidida para descubrir los secretos de la historia marciana y comprender sus implicaciones puede estar inspirada por una necesidad profundamente arraigada de demostrar que realmente no estamos solos, en el universo o incluso en nuestro propio sistema solar.

Imagen de portada: Ilustración del rover Perseverance de la NASA encendiendo sus motores de descenso cuando se acerca a la superficie del planeta Marte. Fuente: JPL-Caltech / NASA

Autor: Nathan Falde

Imagen de Nathan Falde

Nathan Falde

Nathan Falde es un escritor independiente de tiempo completo de Wisconsin en los Estados Unidos. Se graduó de la American Public University en 2010 con una licenciatura en historia, y tiene una larga fascinación por la historia antigua, los misterios... Lee mas
Siguiente Artículo