All  
Siglos de tradición de trasquilar vicuñas perdura en los Andes peruanos

Siglos de tradición de trasquilar vicuñas perdura en los Andes peruanos

La vicuña es un pariente salvaje (y elegante) de la llama, que habita las regiones de mayor altitud de América del Sur, en particular las montañas de los Andes, y es codiciada por su lana fina y sedosa. Se cree que son los ancestros salvajes de las alpacas ahora domesticadas, que también son veneradas por sus suaves pelajes peludos. La lana de vicuña es muy apreciada, principalmente por tres razones: en primer lugar, produce cantidades extremadamente pequeñas de lana fina; en segundo lugar, el animal solo se puede trasquilar cada tres años y debe ser capturado en la naturaleza; y finalmente, la textura sedosa de esta lana no se puede encontrar en ningún otro lugar del mundo. Por eso, ¡la vicuña aparece en el escudo nacional de Perú!

Chaccu: tradición en los Andes peruanos

Esta tradición centenaria de trasquila de vicuña sigue viva en las regiones más remotas de los Andes peruanos, informa AFP. En el pueblo de Totoroma, a 30 millas (50 kms) al suroeste del "lago navegable más alto del mundo", el lago Titicaca, los aldeanos se reúnen para un evento semanal una vez al año, donde la vicuña es recolectada, pastoreada y trasquilada. Este proceso se conoce localmente como el "chaccu" o el redondeo, donde la hermosa bestia camélida sudamericana con su pelaje dorado se despoja de su piel. Con un diámetro de 12,5 micrones, la fibra de lana es ligera, suave y extremadamente fina.

 

 

Un grupo de vicuñas se detuvo cerca de la carretera entre Arequipa y Puno, Perú. La elevación en este punto era de alrededor de 3600 metros (12,000 pies). (Marshallhenrie, CC BY-SA 4.0)

Un grupo de vicuñas se detuvo cerca de la carretera entre Arequipa y Puno, Perú. La elevación en este punto era de alrededor de 3600 metros (12,000 pies). (Marshallhenrie, CC BY-SA 4.0)

Los indígenas locales, llamados comuneros, caminan penosamente por las montañas cercanas y recogen entre 400 y 500 vicuñas, y luego las agrupan en corrales con cercas de 3 metros (9,8 pies) de altura, una parte importante del proceso, como la vicuña es muy ágil y difícil de encerrar. "Es una actividad ancestral que se viene desarrollando desde tiempos inmemoriales y ahora estamos ayudando como administración pública del estado", dice el veterinario Jaime Figueroa del pueblo.

Cada año, se recolectan alrededor de 10 toneladas de lana de vicuña en la región andina peruana, lo que sustenta a casi 300 familias. Los comuneros también están obligados a sujetar a la vicuña, mientras que alguien de la administración local, que es un experto, lleva una esquiladora portátil. La lana esquilada se recolecta y se coloca dentro de bolsas de plástico individuales, después de lo cual se libera al animal; generalmente escapan y corren montaña arriba, esperando a estar listos para ser cortados nuevamente después de 3 años. Cada vicuña produce aproximadamente solo 150-180 gramos de lana según Erick Lleque Quisoe, un funcionario del gobierno regional de Puno, en comparación con la alpaca que produce 3 kilogramos de lana.

Relación espiritual con los incas y festividades acompañantes

En la época de los incas, solo a la realeza se les permitía usar ropa de vicuña. Según la leyenda inca, la vicuña era un animal muy protegido porque se pensaba que era la reencarnación de una hermosa doncella, que rechazaba los avances de un viejo y feo rey. Luego, el rey le regaló a esta mujer una túnica de oro puro y sedoso como muestra de su aprecio. Por lo tanto, estaba prohibido que el pueblo matara vicuñas o usara su piel, privilegio reservado a la realeza.

Las cosas empeoraron después de la conquista española del siglo XVI. Los conquistadores fueron despiadados en su explotación de todo lo que consideraban exótico, y las vicuñas fueron un gran objetivo de este botín y despojo. Para 1964, las cifras se habían desplomado a la preocupante cifra de 6.000 animales. Debido a los extensos esfuerzos de conservación, tanto nacionales como transnacionales, el número de vicuñas en la actualidad es de más de 200.000.

Cada año, las festividades del chaccu incluyen ofrendas que incluyen lana de vicuña, hecha a la Pachamama (Madre Tierra) y a los Apus (Espíritus de la Montaña) para asegurar cultivos y animales fértiles para el próximo año. Esto se acompaña de un festival de tres días que incluye la inquietante melodía de la música local huayno, bailarines con coloridos trajes nativos y el consumo de comidas tradicionales peruanas como choclo con queso (maíz peruano de grano grande y queso blando) y rocoto relleno (pimientos rellenos).

Imagen de Portada: Vicuña cerca del Cañón del Colca, Perú. Fuente: alessandro/ Adobe Stock

Autor Sahir Pandey

Referencias

AFP. 2021. Ancient vicuna wool shearing tradition lives on in Peruvian Andes. Disponible en: https://www.france24.com/en/live-news/20210828-ancient-vicuna-wool-shearing-tradition-lives-on-in-peruvian-andes.

Mackie, G. 2021. In the Peruvian Andes, the ancient wool shearing tradition continues. Disponible en: https://washingtonnewsday.com/world/in-the-peruvian-andes-the-ancient-vicuna-wool-shearing-tradition-continues/.

TJP. 2021. Ancient vicuna wool shearing tradition lives on in Peruvian Andes. Disponible en: https://www.thejakartapost.com/life/2021/08/28/ancient-vicuna-wool-shearing-tradition-lives-on-in-peruvian-andes.html.

Imagen de Sahir Pandey

Sahir Pandey

Graduado de Historia en la Universidad de Delhi y de Derecho de la Universidad de Jindal, Sonepat. Durante mis estudios de historia, desarrollé un gran interés por los estudios poscoloniales, con un enfoque en América Latina. Mis estudio se han publicado... Lee mas
Siguiente Artículo