All  
Descubriendo la historia del cronometraje a través de la exploración arqueológica y la investigación histórica.

Una historia del cronometraje: la obsesión de la humanidad por el tiempo

Desde nuestros humildes comienzos de cazadores-recolectores hasta la más avanzada de las civilizaciones antiguas, el sol y la luna siempre han tenido una fascinación particular para la humanidad. Se han creado varias formas de herramientas, monumentos y mecanismos para determinar las fechas, las estaciones y mantener el tiempo. Sin embargo, las razones específicas de esta necesidad innata de comprender el concepto de tiempo aún se nos escapan. Desde relojes de sol y antiguas marcas de conteo en palos de 30.000 años de antigüedad, hasta intrincados relojes de agua utilizados en las antiguas civilizaciones de Europa y el Lejano Oriente, hasta el reloj tal como lo conocemos hoy, la búsqueda de un cronometraje preciso ha sido uno de las metas finales para la humanidad.

Pero, ¿cuál es exactamente el propósito de comprender el tiempo? Los pueblos antiguos han utilizado el tiempo en la agricultura y la observación astronómica. Incluso hoy en día, nuestra fascinación continúa a medida que los astrónomos y físicos trabajan con él para desentrañar aún más los misterios del universo. En estos días, el tiempo se mide utilizando el sistema sexagesimal (un sistema numérico con sesenta en su base), como ha sido el año 2000 a.C. Sin embargo, las razones específicas para comprender la importancia del tiempo pueden ser más complicadas de lo que cabría esperar. ¿La razón fue agrícola, astronómica o rutinaria? ¿O, nos atrevemos a postular, menstrual? Al estudiar estas perspectivas a lo largo de la historia humana del cronometraje, hay esperanza de encontrar una respuesta. Después de todo, podría haber más en el tiempo que el simple cronometraje.

 

 

El arte figurativo, que se encuentra en una cueva en Kalimantan Oriental, Borneo, representa ganado salvaje y data de hace unos 40.000 años. Algunos investigadores relacionan la posición de ciertas pinturas con la posición de las estrellas y la luna. (Pindi Setiawan / Universidad Griffith)

El arte figurativo, que se encuentra en una cueva en Kalimantan Oriental, Borneo, representa ganado salvaje y data de hace unos 40.000 años. Algunos investigadores relacionan la posición de ciertas pinturas con la posición de las estrellas y la luna. (Pindi Setiawan / Universidad Griffith)

Calendarios lunares a lo largo de las edades

Los cambios de la fase lunar han fascinado especialmente a la humanidad desde el Paleolítico, y posiblemente incluso antes. El estudio de la luna ayudó a los primeros humanos a comprender las estaciones: cuándo cosechar frutas y bayas y cuándo migrar y cazar animales. Una de las primeras formas de seguir el calendario lunar se puede encontrar en las pinturas rupestres de 40.000 años de antigüedad en la isla de Borneo, que representan ganado salvaje y toros con cuernos. Durante mucho tiempo, los prehistoriadores y arqueólogos creyeron que las pinturas rupestres eran ritualistas y representaban buena fortuna para futuras cacerías. Sin embargo, algunos investigadores han correlacionado la posición de ciertas pinturas con la posición de las estrellas y la luna.

Izquierda; Hueso de Ishango en exhibición en el Real Instituto Belga de Ciencias Naturales. Correcto; Dibujo detallado de De Heinzelin del hueso de Ishango. Los investigadores han presentado varias hipótesis para explicar su uso. (Izquierda; CC BY-SA 3.0. Derecha; Dirk Huylebrouck / Reseachgate)

Izquierda; Hueso de Ishango en exhibición en el Real Instituto Belga de Ciencias Naturales. Correcto; Dibujo detallado de De Heinzelin del hueso de Ishango. Los investigadores han presentado varias hipótesis para explicar su uso. (Izquierda; CC BY-SA 3.0. Derecha; Dirk Huylebrouck / Reseachgate)

Aunque envuelto en un misterio matemático, el hueso de Ishango es una de las primeras herramientas matemáticas encontradas hasta la fecha y puede haber sido utilizado para rastrear el tiempo durante un ciclo lunar de seis meses. Se argumenta que el artefacto óseo se creó hace entre 8.000 y 20.000 años. Fue encontrado en 1960 por Jean de Heinzelin de Braucourt mientras exploraba el entonces Congo Belga cerca del río Semliki. El artefacto consiste en un peroné de babuino con un trozo de cuarzo unido en un extremo. Sus lados han sido rayados con varias marcas de conteo uniformes que corren a lo largo del hueso en tres columnas. Los investigadores fascinados por el artefacto han llegado a varias hipótesis tentadoras. La explicación más popular es que se usó como calendario lunar. Sin embargo, otras interpretaciones concluyen que el hueso de Ishango se utilizó para comprender y calcular números primos.

Stonehenge en Inglaterra se creó en algún momento entre el 3000 a.C., y el 2000 a.C. Muchos investigadores creen que se utilizó para ayudar a predecir los cambios estacionales según la posición del Sol. Otros especularon que Stonehenge pudo haber sido un lugar para la celebración ritual del nacimiento y la muerte. Sin embargo, dado que la cultura que construyó Stonehenge no dejó registros escritos, estas son solo hipótesis de por qué se creó el monumento megalítico.

Stonehenge es uno de los monumentos prehistóricos más famosos del mundo. Este enorme monumento megalítico, un círculo de piedra único, se erigió a finales del período neolítico alrededor del 2500 a.C. Ha habido muchas teorías sobre por qué se construyó. (Delphotostock / Adobe Stock Photo)

Stonehenge es uno de los monumentos prehistóricos más famosos del mundo. Este enorme monumento megalítico, un círculo de piedra único, se erigió a finales del período neolítico alrededor del 2500 a.C. Ha habido muchas teorías sobre por qué se construyó. (Delphotostock / Adobe Stock Photo)

A medida que avanzaban las civilizaciones, también lo hacía la necesidad de mejores métodos de cronometraje. Las civilizaciones antiguas posteriores, como la egipcia y la babilónica, comenzaron a prestar más atención a las rotaciones del Sol y la Luna. A medida que sus culturas crecieron en tamaño, la necesidad de medir el tiempo se volvió primordial, ya que comenzó a cumplir varias otras funciones, incluidos eventos sociales, ciclos de cosecha y programación de pagos y comercio. El desarrollo de estas civilizaciones se relacionó con tres ciclos: el día solar con sus períodos de luz y oscuridad, el mes lunar debido a su aparición durante el mes y el cambio de estaciones.

Los antiguos egipcios crearon calendarios solares y lunares avanzados. Este calendario, que se encuentra en el templo de Kom Ombo, muestra jeroglíficos para determinados días del mes. (Ad Meskens / CC BY-SA)

Los antiguos egipcios crearon calendarios solares y lunares avanzados. Este calendario, que se encuentra en el templo de Kom Ombo, muestra jeroglíficos para determinados días del mes. (Ad Meskens / CC BY-SA)

El impacto social del ciclo lunar a lo largo de la historia ha dependido de la ubicación física de cualquier sociedad dada en relación con la Luna. Para muchas civilizaciones, especialmente aquellas que se encuentran más cerca del ecuador, el ciclo lunar ha tenido un efecto profundo. Históricamente, las culturas de las latitudes más bajas se han inspirado mucho más en el ciclo lunar que las que dependían del año solar. Los egipcios, por ejemplo, desarrollaron un calendario lunar que constaba de doce meses de treinta días. Luego, los meses se subdividieron en períodos de 10 días conocidos como decano. El complejo método egipcio de cronometraje diario fue adoptado pronto por civilizaciones posteriores, como la griega y la romana. En latitudes más altas y en las regiones del norte, los calendarios solares han sido históricamente más esenciales ya que los cambios de estación eran más severos. La planificación de las cosechas estacionales se convirtió en una carrera contra el oscurecimiento del sol y la llegada del frío.

La perspectiva menstrual: ¿la menstruación creó el mundo?

Si se estudian desde una perspectiva femenina, los ciclos lunares y la interpretación que hace una sociedad de ellos pueden entenderse de manera diferente. También se ha postulado que el hueso de Ishango, por ejemplo, se correlaciona con el ciclo menstrual. Claudia Zaslavsky, educadora matemática y etnomatemática estadounidense, analiza esto en su estudio de la historia de la mujer y las matemáticas, mencionando los hallazgos de los huesos de Ishango para su uso potencial para rastrear el ciclo menstrual de una mujer. Como afirma Zaslavsky, "¿quién sino una mujer que lleva un registro de sus ciclos necesitaría un calendario lunar? Después de todo, lo más probable es que las mujeres descubrieran el cultivo mientras los hombres estaban cazando".

Zaslavesky también ha hecho referencia a otros huesos del calendario descubiertos en Europa que se remontan a 30.000 años. Otros autores, como Dena Taylor y Sue Smith-Heavenrich, autoras de El poder de la menstruación, también han mencionado un fuerte vínculo entre las antiguas mujeres matemáticas y los ciclos menstruales. También contemplan las marcas lunares que se encuentran en los huesos de Ishango como un antiguo calendario lunar que se correlaciona con el ciclo menstrual. En su libro Blood, Bread, and Roses: Cómo la menstruación creó el mundo, Judy Grahn también ha conectado el hueso Ishango con el ciclo menstrual femenino y las fases de la Luna.

La creencia de Grahn en el papel significativo del ciclo menstrual en relación con el desarrollo del cronometraje se basa en la teoría metafórmica. Esta teoría, que se basa en cuatrocientos años de mitos, artefactos y datos antropológicos, establece que las formas narrativas del lenguaje, las historias, los números y el sonido se derivan de la participación y las asociaciones con los ciclos de la vida. La teoría metafórmica también está ligada a la creencia de que los calendarios lunares y los ciclos de menstruación estaban entrelazados y evidenciados en varias culturas alrededor del mundo.

La diosa hindú Kali, diosa del tiempo, la creación, la destrucción y el poder, es adorada por los hindúes de todo el mundo. (Raja Ravi Varma / Dominio público)

La diosa hindú Kali, diosa del tiempo, la creación, la destrucción y el poder, es adorada por los hindúes de todo el mundo. (Raja Ravi Varma / Dominio público)

Los ejemplos culturales específicos destacados en esta teoría incluyen la diosa hindú Kali, la diosa de la luna maya Po y la palabra latina menstruación, que se relaciona con la palabra "mes". Además, Grahm conectó más evidencia relacionada con la menstruación y los calendarios lunares a través de la creación de figuras femeninas de Venus, como la Venus de Willendorf y la Venus de Laussel, durante el período paleolítico de la humanidad. Sin embargo, la teoría metafórmica sigue siendo una hipótesis en el mejor de los casos.

Relojes de sol, relojes de agua y la evolución de los relojes mecánicos

Aunque el cronometraje y potencialmente la agricultura, pueden haber sido inicialmente realizados por mujeres, sigue siendo una hipótesis controvertida que el cronometraje tuvo que ver con sus ciclos menstruales. En otros relatos históricos, a medida que las poblaciones humanas avanzaban hacia estilos de vida sedentarios, necesitaban desarrollar técnicas matemáticas para maximizar la tierra y la habitación humana en lugares que se convertirían en las principales ciudades del mundo antiguo. Esta evolución contribuyó al avance de los métodos de cronometraje. 

Antiguo reloj de sol egipcio del siglo XIII a.C., descubierto en el Valle de los Reyes en 2013. (© Universidad de Basilea)

Antiguo reloj de sol egipcio del siglo XIII a.C., descubierto en el Valle de los Reyes en 2013. (© Universidad de Basilea)

El estudio de los ciclos lunares fue acompañado por el estudio del sol y las sombras. Algunos de los primeros dispositivos utilizados para decir la hora fueron los relojes de sol o relojes de sombra. Según la evidencia arqueológica, estos se usaron en la antigua astronomía babilónica y en el antiguo Egipto. En el 2600 a.C., China también utilizaba instrumentos de cronometraje, como el reloj de sol, para medir el tiempo y realizar cálculos astrológicos. Sin embargo, su precisión era cuestionable debido a la imprevisibilidad de las condiciones climáticas diarias.

Poco después del desarrollo de un calendario lunar y solar, las civilizaciones antiguas comenzaron a desarrollar mejores métodos de cronometraje diario. El reloj de agua puede haber sido creado por la dinastía Zhou ya en 1046 a.C., y llevado a Mesopotamia más tarde, pero estas fechas son inciertas.

Antiguo reloj persa en Qanats de Gonabad Zibad. (Dominio público)

Antiguo reloj persa en Qanats de Gonabad Zibad. (Dominio público)

En la antigua Grecia, se dice que Platón introdujo allí los primeros relojes de agua que datan del siglo III a.C. Desarrollaron un mecanismo impulsado por agua llamado Clepsydrae. Estos artilugios se utilizaron durante varios cientos de años. Otra variación de este reloj se utilizó como alarma que se basaba en el desbordamiento de las bolas de plomo que caían dentro de un recipiente que flotaba sobre una tina de columnas. Durante un día, la tina se llenaba de agua hasta que volcaba, haciendo que las bolas descendieran a una placa de cobre, lo que generaba un ruido que solía despertar a los estudiantes de Platón por la mañana. Otro reloj de agua, conocido como Fenjaan, se desarrolló entre el siglo VI y el siglo III a.C., en la antigua Persia y se utilizó para la distribución equitativa de agua entre agricultores y propietarios de tierras para el riego. Con el tiempo, el FenJaan se utilizó para determinar los días sagrados en el calendario zoroástrico. Los relojes de agua se utilizaron continuamente hasta el siglo XI d.C., en Europa. 

Tres representaciones diferentes de relojes de agua antiguos, todas parten de la historia del cronometraje. (Dominio público)

Tres representaciones diferentes de relojes de agua antiguos, todas parten de la historia del cronometraje. (Dominio público)

Cronometraje también se realizó utilizando el reloj de arena, que se utilizó principalmente en grandes embarcaciones marítimas en el siglo XI. Los relojes de arena también fueron utilizados por los artesanos, para la oración y en los molinos harineros. Comparado con el reloj de sol, el reloj de arena era más consistente y confiable. La Iglesia Católica Romana también fue responsable de desarrollos adicionales en la tecnología de cronometraje, ya que se necesitaba precisión para indicar los tiempos de oración en los monasterios de toda Europa. A medida que pasaba el tiempo, la necesidad de un cronometraje preciso se volvió primordial a medida que el comercio y los comerciantes comenzaron a expandirse a otras regiones. Un ejemplo fue la adición de campanas para indicar los tiempos de oración. En el siglo XI d.C., en la Iberia islámica, Ibn Khalaf al-Muradi creó el primer reloj con engranajes.

En la década de 1580, los relojeros estaban tratando de descubrir cómo contar minutos y segundos para ajustar los relojes en la búsqueda de métodos cada vez mejores de cronometraje. Las medidas y técnicas para determinar los minutos y segundos se derivaron de las particiones sexagesimales de grados. Sin embargo, el método no se perfeccionó hasta la creación del reloj de péndulo, desarrollado por Christiaan Huygens en 1656. Seis meses después, Huygens obtuvo una licencia para la fabricación comercial de relojes de péndulo. En 1675 desarrolló aún más la tecnología de la relojería y creó el reloj de resorte en espiral, que trajo consigo una mayor precisión y consistió en un resorte de equilibrio agregado al volante. Esta creación ayudó a sentar las bases de cómo la industria relojera moderna crearía relojes.

Un mayor desarrollo continuó con la creación del cronómetro marino por John Harrison en 1761. Poco después, el relojero escocés Alexander Bain inventó el reloj eléctrico en 1850, empleando un péndulo electromagnético y una corriente eléctrica para reemplazar los mecanismos de resorte y peso que inicialmente existía en diseños de reloj anteriores. En 1927, el oscilador de cuarzo cristalino fue finalmente incorporado a los relojes por Warren Marrison y JW Horton en Bell Telephone Laboratories en Canadá. Esta tecnología para relojes se utilizaría y perfeccionaría a lo largo del siglo XX. El reloj atómico fue construido por Louis Essen y Jack Parry en 1955 en el Laboratorio Nacional de Física de Inglaterra. El reloj atómico sigue siendo el dispositivo de cronometraje más preciso que existe. 

La compañía japonesa de relojes Seiko fue la primera en presentar el reloj de pulsera de cuarzo en 1969, poniendo esta tecnología a disposición de las masas. (Museumsfoto / CC BY 3.0 DE)

La compañía japonesa de relojes Seiko fue la primera en presentar el reloj de pulsera de cuarzo en 1969, poniendo esta tecnología a disposición de las masas. (Museumsfoto / CC BY 3.0 DE)

¿Descubriremos alguna vez la historia completa del cronometraje?

Con el advenimiento de la conciencia humana, ha habido una fascinación continua con el cronometraje: los astrónomos han utilizado el cronometraje para realizar un seguimiento de los movimientos planetarios y estelares, los marineros para determinar la longitud sobre los mares y los agricultores para planificar el riego y la siembra de cultivos a través de eones de historia agrícola. Incluso en el mundo moderno, el cronometraje y la precisión son necesarios para mantener nuestra civilización humana avanzando hacia el futuro, y también un día, hacia las estrellas. Sin embargo, los orígenes del cronometraje siguen siendo un misterio. Y, quién sabe, tal vez todos los dispositivos de cronometraje creados a lo largo de la historia realmente puedan rastrear sus orígenes hasta que las mujeres antiguas rastreaban sus ciclos menstruales.

Imagen de portada: Descubriendo la historia del cronometraje a través de la exploración arqueológica y la investigación histórica. Fuente: jozefklopacka / Adobe Stock

Autor: BB Wagner

Referencias

Andrewes, William J. H., 2006. A Chronicle Of Timekeeping in Scientific American . 1 February. Disponible en: https://www.scientificamerican.com/article/a-chronicle-of-timekeeping-2006-02/

Atherton, Kelsey. 13 November 2017. A brief, 20,000-year history of Timekeeping in Popular Science. Disponible en: https://www.popsci.com/brief-history-of-timekeeping/

Beacock, Ian, P., 22 December 2015. A Brief History of (Modern) Time in The Atlantic. Disponible en: https://www.theatlantic.com/technology/archive/2015/12/the-creation-of-modern-time/421419/

Boyle, Rebecca. 9 July 2019. Ancient humans used the moon as a calender in the sky in Science News. Disponible en: https://www.sciencenews.org/article/moon-time-calendar-ancient-human-art

Cartwright, Mark. 2012. Ancient Timekeeping in Ancient History Encyclopedia. Disponible en: https://www.ancient.eu/Timekeeping/

Grahn, Judy. 1993. Blood, Bread, and Roses: How Menstruation Created the World. Beacon Press.

Margolis, Helen. 9 November 2018. A brief history of timekeeping in Physics World. Disponible en: https://physicsworld.com/a/a-brief-history-of-timekeeping/

Rowlatt. 4 October 2014. Caesium: A brief history of timekeeping in BBC News. Disponible en: https://www.bbc.com/news/magazine-29476893

Taylor, Dena, and Sue Smith Heavenrich. 1998. The Power of Menstruation in Mothering, (58).

Standage, Tom and Stevenson, Seth. 28 August 2019. The Secret History of the Future: A brief history of timekeeping in The Economist. Disponible en: https://www.economist.com/podcasts/2019/08/28/a-brief-history-of-timekeeping

Zaslavsky, Claudia. 1992. Women as the First Mathematicians in the ISGEm Newsletter: International Study Group on Ethnomathematics, 7 (1). Disponible en: https://web.nmsu.edu/~pscott/isgem71.htm

Imagen de B. B. Wagner

B. B. Wagner

B.B. Wagner es un narrador de historias, un luchador de espadas y un fanático del pasado de la humanidad. Wagner actualmente está trabajando en una maestría en Antropología con un enfoque en Pre-contacto Americano. También tiene conocimiento sobre temas en... Lee mas
Siguiente Artículo