All  
Hombre prehistórico.

¿Son los humanos solo simios autodomesticados?

Uno de los mayores misterios es el origen de la mente humana. ¿Por qué los humanos son tan diferentes de otros animales? ¿Por qué tenemos idiomas, religiones, sistemas políticos y económicos complejos, tecnologías avanzadas como aviones y cohetes, mientras que otras especies en su mayor parte no tienen ninguna de estas cosas? Los biólogos evolutivos y paleoantropólogos están ocupados buscando la respuesta a esta pregunta. Un hallazgo reciente muy interesante es el papel que puede haber jugado la autodomesticación en la evolución de la cognición humana y, en particular, en la evolución del lenguaje humano. Los científicos que estudian otras especies han notado que los humanos anatómicamente modernos difieren de los homínidos premodernos anteriores en formas como los animales domésticos difieren de sus ancestros salvajes.

Dimorfismo sexual

La domesticación implica hacer que los animales sean menos agresivos y más dóciles para que los humanos puedan controlarlos más fácilmente. Este proceso da como resultado rasgos como un tamaño corporal más pequeño, dimorfismo sexual reducido y retención de rasgos juveniles. También tienden a volverse menos robustos, con caras más cortas y dientes más pequeños. Una de las razones de esto es que las características más maduras de los animales salvajes y el tamaño corporal más grande tienden a ayudarlos en actividades agresivas como competir por una pareja o defender un territorio. Además, el dimorfismo sexual en muchos mamíferos, aves y reptiles, al menos, tiende a ocurrir debido a una mayor competencia entre los machos. Si una especie se vuelve más dócil y cooperativa, estos rasgos ya no tienen una ventaja selectiva.

 

 

Una familia neandertal. (CC BY-NC 2.0)

Una familia neandertal. (CC BY-NC 2.0)

Esta tendencia morfológica se ve claramente en muchas especies domesticadas. Los perros tienden a ser más pequeños y conservan características más juveniles, como orejas caídas, hasta la edad adulta que los lobos. Además, los toros domésticos tienen cuerpos ligeramente más pequeños que sus ancestros salvajes, los uros. Los machos y hembras de las especies de ganado doméstico también están más cerca de tener el mismo tamaño que en los uros. Tanto los perros como el ganado doméstico también son generalmente menos agresivos que sus ancestros salvajes. Este es el mismo patrón que ven los científicos cuando miran a los antepasados ​​prehumanos. Los homínidos como Homo Habilis y Homo Erectus son más robustos (huesos más grandes y gruesos), tienen dientes más grandes y caras que sobresalen más que en el Homo Sapiens moderno. También exhiben más dimorfismo sexual.

Homo habilis: reconstrucción / aproximación facial forense. (CC BY-SA 3.0)

Homo habilis: reconstrucción / aproximación facial forense. (CC BY-SA 3.0)

Rasgos como la juvenilización anatómica y el dimorfismo sexual reducido ocurren en especies domésticas porque están asociados con una reducción de la agresión, pero ¿por qué estarían asociados con la modernidad anatómica en los humanos? Una explicación es que, a lo largo de la evolución humana, los humanos se volvieron menos agresivos y más cooperativos debido a algún tipo de presión selectiva para una mayor cooperación. Esto hizo que los humanos comenzaran a diferir tanto conductual como cognitivamente de otros homínidos. De esta manera, los humanos pueden haberse domesticado a sí mismos.

Similitud con Bonobos

Otro posible ejemplo de autodomesticación es el del bonobo. Los bonobos, como los humanos, han conservado rasgos juveniles en la edad adulta, como caras más cortas y cráneos más redondos que los chimpancés comunes, la otra especie de chimpancé que vive al norte del río Congo, que separa las dos poblaciones de chimpancés. Los bonobos también son en general menos agresivos y más cooperativos y colaborativos en la adquisición de alimentos y hembras. Una hipótesis sobre las diferencias de comportamiento entre los bonobos y los chimpancés comunes es que los chimpancés comunes comparten su hábitat con los gorilas. Debido a esto, los chimpancés deben competir por menos territorio, lo que los lleva a ser más agresivos.

El aumento de la agresión sobre el territorio también ha llevado a un aumento de la agresión cuando se trata de buscar pareja. Parece que, dado que los chimpancés comunes ya están compitiendo violentamente por el territorio, naturalmente usan el mismo método para controlar el acceso a las hembras. Los bonobos al sur del río Congo no comparten su territorio con otras especies de simios y, por lo tanto, no tienen que estar en lugares tan cercanos. Esto da como resultado una menor necesidad de agresión y más espacio para la cooperación en la búsqueda de comida y la adquisición de hembras.

Un grupo de bonobos. (CC BY-SA 2.5)

Un grupo de bonobos. (CC BY-SA 2.5)

Aumento de la cooperación y las diferencias cognitivas

La pregunta que el lector podría estar haciendo en este momento es cómo esta mayor cooperación, si hubiera ocurrido en humanos, habría resultado en las vastas diferencias cognitivas entre los humanos y otros grandes simios. Los científicos que estudian la evolución humana han descubierto que hay al menos dos formas en las que este proceso de autodomesticación y mayor cooperación podría explicar las extraordinarias capacidades cognitivas de los humanos modernos.

El primero es el idioma. En entornos donde existe mucha competencia, ya sea dentro de una especie o entre especies por el acceso a recursos como alimentos o parejas, existe una presión selectiva para ciertos usos del sonido y no para otros. Como resultado, el uso del sonido es muy limitado y solo se usa para fines en los que existe una ventaja selectiva para usar el sonido, como defender un territorio, encontrar pareja o expresar una emoción. Los sonidos son todos muy específicos y estereotipados para estos fines, de modo que no son para nada ambiguos y todos los animales los reconocen de inmediato y pueden diferenciarlos de otros mensajes.

Sin embargo, una mayor cooperación significa que la presión selectiva para el uso de ciertos sonidos se relaja y los sonidos pueden adquirir una mayor variedad de usos. Esto permite que los sonidos se utilicen de manera más creativa e intercambien más tipos de información que órdenes (mantente alejado) y deseos individuales (quiero esta comida o ese compañero) o emociones (tengo miedo). El sonido se puede utilizar con fines cooperativos, como ayudar a un grupo de caza a encontrar presas que se escapan o para indicarle al grupo que un individuo mayor está a punto de enseñarles algo, como cómo hacer una herramienta.

Korah-Khoikhoi desmantelando sus chozas, preparándose para mudarse a nuevos pastos. Aguatinta de Samuel Daniell. 1805. (Dominio público) Los khoikhoi practicaron el pastoreo durante miles de años.

Korah-Khoikhoi desmantelando sus chozas, preparándose para mudarse a nuevos pastos. Aguatinta de Samuel Daniell. 1805. (Dominio público) Los khoikhoi practicaron el pastoreo durante miles de años.

Esta capacidad del sonido para ser utilizado para muchos tipos diferentes de información, como comunicar al grupo algo que los ayudará en su objetivo común, hace posible que el lenguaje tal como lo entendemos evolucione. Esto no quiere decir que los chimpancés comunes sean incapaces de aprender el lenguaje como lo muestra el lenguaje de señas de los grandes simios, pero sí muestra por qué los chimpancés comunes no lo habían encontrado previamente por sí mismos sin la ayuda del Homo Sapiens, más cooperativo.

 Fabricación de herramientas

Otra área en la que una mayor cooperación podría haber conducido a una mayor cognición es, por supuesto, el área de fabricación de herramientas. La cooperación por sí sola no necesariamente conduciría al desarrollo de las habilidades técnicas necesarias para crear herramientas, como el razonamiento espacial y la capacidad de formar planos en la mente de lo que él quiere que sea el producto final, pero es necesario.

Hacha de mano de pedernal encontrada en Winchester. (CC BY-SA 3.0)

Hacha de mano de pedernal encontrada en Winchester. (CC BY-SA 3.0)

Las habilidades técnicas deben enseñarse y transmitirse a la próxima generación y esto sería más fácil en una especie que puede cooperar. De lo contrario, las tradiciones de fabricación de herramientas podrían perderse simplemente porque la transmisión es deficiente debido a la falta de comunicación entre individuos y grupos.

Diseño humano temprano de una escultura. (3.bp.blogspot)

Diseño humano temprano de una escultura. (3.bp.blogspot)

La mente multifacética

La causa del surgimiento de la mente moderna es multifacética y probablemente no se puede reducir a un solo evento o proceso. Probablemente surgió debido a una combinación de factores que se alinearon en el momento adecuado para conducir a la cognición humana. Sin embargo, al menos uno de estos factores parece ser que el primer animal que el hombre domesticó fue el hombre mismo. Con el tiempo, los humanos se volvieron más cooperativos, lo que les permitió colaborar mejor en la caza, inventar herramientas y, finalmente, desarrollar el lenguaje para transmitir las tradiciones culturales.

Imagen de portada: Hombre prehistórico. Fuente: (neat-stuff-blog.blogspot)

Autor: Caleb Strom

Referencias

Self-Domestication and the Evolution of Human Language Madza Y Frias Virgens and Yevgeniya Sosnovskaya (2015). Berkeley Science Review. Disponible en: http://berkeleysciencereview.com/self-domestication-and-the-evolution-of-human-language/

Heyes, Cecilia. "New thinking: the evolution of human cognition." (2012): 2091-2096.

MacLean, Evan L. "Unraveling the evolution of uniquely human cognition."  Proceedings of the National Academy of Sciences 113.23 (2016): 6348-6354.

Siguiente Artículo