All  
Los científicos han encontrado evidencia importante de un salto evolutivo entre los homínidos antiguos.

¿Finalmente se encuentran pruebas de un gran salto evolutivo?

Los seres humanos, los chimpancés y los gorilas se mueven de manera similar y comparten anatomías comunes. Sin embargo, hasta ahora, se desconoce cómo se relacionaron exactamente los humanos con estos otros primates. Ese misterio del "salto evolutivo" ahora se ha resuelto, y las implicaciones son bíblicas.

El profesor Thomas Cody Prang es un nombre del que podría escuchar más muy pronto. Es profesor asistente de antropología en la Universidad de Texas A&M y dirigió el equipo de científicos que recientemente hicieron un gran avance en las ciencias evolutivas. Los investigadores analizaron un esqueleto de 4,4 millones de años de un homínido Ardi (Ardipithecus ramidus, Ardipithecus) que fue descubierto en Etiopía, y sus nuevas observaciones se hicieron en sus "manos excepcionalmente bien conservadas".

 

 

Ardipithecus ramidus, 'Ardi'. (Uso legítimo) Estudiar el esqueleto de Ardi fue clave para descubrir más sobre el salto evolutivo.

Ardipithecus ramidus, 'Ardi'. (Uso legítimo) Estudiar el esqueleto de Ardi fue clave para descubrir más sobre el salto evolutivo.

Manos bien conservadas con pistas para un salto evolutivo

Las llamadas manos de "Ardi" se compararon con cientos de otros especímenes de manos de "humanos recientes, grandes simios y primates de nariz seca". Los investigadores observaron los tipos de comportamiento locomotor y las restricciones de las manos experimentadas por los primeros homínidos (ancestros humanos fosilizados). Los resultados del estudio se publicaron en Science Advances y muestran cómo los primeros humanos comenzaron a caminar erguidos. Además, demuestra cómo los humanos llegaron a realizar la variedad de movimientos que todavía usamos hoy.

Confirmar la "teoría" evolutiva de Darwin era un "hecho"

El autor del estudio, Thomas Cody Prang, dice que, entre otras cosas, el estudio, en su conjunto, "confirma  la teoría de Darwin sobre el origen del hombre a partir de los simios". Se llegó a esta conclusión después de que los científicos analizaron cientos de muestras de huesos y compararon las formas de las manos, que reflejan adaptaciones a los hábitos y estilos de vida de los primates. Y con este nuevo conocimiento de cómo la forma de los huesos refleja los comportamientos, el Dr. Prang dice que su equipo de investigadores pudo hacer inferencias sobre el comportamiento de especies extintas, como el Ardipithecus.

El examen de los huesos de la mano en este esqueleto en particular ha brindado a los científicos conocimientos profundos sobre la fabricación y el uso de herramientas de piedra de homínidos tempranos. El mencionado "gran salto evolutivo", sin embargo, se encontró cuando el Dr. Prang comparó la mano de Ardi con las de los homínidos posteriores, incluida la especie a la que pertenecía Lucy (Australopithecus).

Izquierda: Interpretación de Ardi del paleoartista científico Jay Matternes. (Uso legítimo) Derecha: Una reconstrucción de una hembra de Australopithecus afarensis. (Dominio público)

Izquierda: Interpretación de Ardi del paleoartista científico Jay Matternes. (Uso legítimo) Derecha: Una reconstrucción de una hembra de Australopithecus afarensis. (Dominio público)

Al observar la línea de tiempo evolutiva, este "salto" genético observado ocurrió en lo que los investigadores llaman "una coyuntura crítica cuando los homínidos evolucionaron para adaptarse a una forma más humana de caminar erguido". Según el nuevo artículo, el hecho de que Ardi represente una fase anterior en la historia evolutiva humana, "es importante porque potencialmente arroja luz sobre las especies de antepasados ​​de las que descienden los humanos y los chimpancés".

La evolución de las manos y los pies de los homínidos refleja un cambio evolutivo hacia capacidades de manipulación mejoradas y bipedalismo obligado, respectivamente. Las manos parciales, los pies parciales y los ejemplos de herramientas de piedra se representan aquí y se complementan con referencias a muestras más fragmentarias que conservan anatomías funcionalmente relevantes. Barras grises, bipedalismo facultativo; barras negras, bipedalismo obligado; barra roja, momento aproximado del supuesto cambio evolutivo del homínido. (Prang, TC et al./ Science Advances 2021)

La evolución de las manos y los pies de los homínidos refleja un cambio evolutivo hacia capacidades de manipulación mejoradas y bipedalismo obligado, respectivamente. Las manos parciales, los pies parciales y los ejemplos de herramientas de piedra se representan aquí y se complementan con referencias a muestras más fragmentarias que conservan anatomías funcionalmente relevantes. Barras grises, bipedalismo facultativo; barras negras, bipedalismo obligado; barra roja, momento aproximado del supuesto cambio evolutivo del homínido. (Prang, TC et al./ Science Advances 2021)

Cimentar el darwinismo para las generaciones futuras

Lo que quizás sea el aspecto más impactante de este nuevo proyecto de investigación es que apoya el darwinismo clásico. En 1871, Charles Darwin tenía poca comprensión de la genética, y menos sobre el uso de las manos en la prehistoria. Señaló que las extremidades superiores se usaban para la manipulación y que aparecían en los primeros parientes humanos en relación con la marcha erguida en los humanos antiguos. Sin embargo, hasta ahora no todos han sido fanáticos de la teoría de Darwin y quizás él haya experimentado un enemigo no menos feroz que el poder de la Iglesia Católica.

Según un artículo de 2001 en el Irish Times, el presidente del Centre des Etudes et de Prospective sur la Science (CEP), una organización católica de 700 miembros vinculada a científicos que cuestionan la evolución, dijo que "la evidencia no respalda la teoría de la evolución". Agregaron que la teoría de Darwin estaba "a punto de desaparecer".

Estos científicos católicos sostuvieron que "no existe ninguna prueba empírica de que la macroevolución (es decir, la evolución de un tipo distinto de organismo a otro) esté ocurriendo en el presente o que haya sucedido alguna vez en el pasado. Nadie, a lo largo de la historia registrada, lo ha visto jamás". Además, argumentan que, si la evolución "hubiera tenido lugar", debería haber habido muchas estructuras de transición conservadas en forma fosilizada que registran las etapas de desarrollo de un tipo de organismo a otro tipo.

Bien. ¿Adivina qué? Ahora se ha proporcionado esa evidencia. Los cambios importantes en la anatomía de las manos de Ardi y en la forma en que evolucionaron todos los homínidos posteriores, hace aproximadamente entre 4,4 y 3,3 millones de años, coinciden con la evidencia más temprana de la pérdida del dedo gordo del pie en la evolución humana, según los investigadores. Y si esta no es la evidencia sólida requerida de la evolución, entonces nada "funcionará".

Imagen de portada: Los científicos han encontrado evidencia importante de un salto evolutivo entre los homínidos antiguos. Fuente: David Carillet / Adobe Stock

Autor: Ashley Cowie

Imagen de ashley cowie

Ashley Cowie

Ashley es una historiador, escritor y documentalista escoces que presenta perspectivas originales sobre problemas históricos, de maneras accesibles y emocionantes. Sus libros, artículos y programas de televisión exploran culturas y reinos perdidos, antiguas artesanías y artefactos, símbolos, arquitectura, mitos y... Lee mas
Siguiente Artículo