All  
Los investigadores utilizaron software de modelado 3D para reconstruir manos antiguas y luego agregaron el músculo crítico del pulgar humano al modelo.

El pulgar humano acaba tiene 500.000 años más de lo que se pensaba

Los investigadores que estudian las manos fosilizadas de homínidos de 2 millones de años han concluido que los pulgares humanos en ese entonces tenían los mismos rangos de movimiento que nuestros pulgares tienen hoy. Fue la "destreza" en parte ofrecida por el pulgar humano lo que nos permitió dominar a todas las demás especies de la Tierra.

Hasta ahora, los antiguos orígenes del pulgar humano y la destreza siempre han sido misterios arqueológicos estrechamente cerrados. Mediante el modelado en 3D del rango de movimiento muscular en pulgares antiguos y fosilizados, un equipo de investigadores alemanes ha llegado a la conclusión de que hace unos 2 millones de años nuestros primeros antepasados ​​humanos desarrollaron por primera vez esta herramienta clave de supervivencia.

 

 

El pulgar humano: ¡Es mejor apretar con él!

El nuevo estudio fue publicado en la revista Current Biology por un equipo de paleoantropólogos de la Universidad de Tübingen. Los investigadores digitalizaron huesos de pulgares fósiles de homínidos antiguos, incluidos los de Homo sapiens (nosotros), en un proyecto plagado de complicaciones.

El principal problema al que se enfrentó el equipo de investigación fue el hecho de que los fósiles no preservan los músculos y eso significaba confiar en el enfoque arriesgado conocido como "especulación".

Para ayudarlos a analizar con precisión los pulgares humanos antiguos, el equipo de investigadores examinó primero muestras de huesos de manos de dos humanos modernos y cuatro neandertales que habían vivido y muerto durante los últimos 100.000 años.

Resumen de los pasos analíticos del estudio: (A) Preparación del modelo y suposición de la capacidad de generación de fuerza muscular humana o de chimpancé (m. Oponens pollicis). (B) La eficiencia biomecánica se calcula como el par generado por m. oponens pollicis en la articulación TMC del pulgar. (C) Análisis morfométrico geométrico 3D de la proyección ósea proporcional a través del sitio de inserción del músculo metacarpiano. (© 2021 Harvati, Karakostis y Haeufle / Current Biology)

Resumen de los pasos analíticos del estudio: (A) Preparación del modelo y suposición de la capacidad de generación de fuerza muscular humana o de chimpancé (m. Oponens pollicis). (B) La eficiencia biomecánica se calcula como el par generado por m. oponens pollicis en la articulación TMC del pulgar. (C) Análisis morfométrico geométrico 3D de la proyección ósea proporcional a través del sitio de inserción del músculo metacarpiano. (© 2021 Harvati, Karakostis y Haeufle / Current Biology)

Un artículo en Science Mag dice que los científicos alemanes luego analizaron las manos de "el diminuto H. naledi que habita en cuevas y que vivió desde hace unos 250.000 a 300.000 años", y también las de un género hermano, los "Australopitecinos".

Usando tecnología 3D, los investigadores reconstruyeron las manos antiguas y luego agregaron "digitalmente" un músculo clave conocido como "oponens pollicis" que está unido a la base de la palma y permite que el pulgar se flexione hacia adentro.

La mano derecha de Australopithecus sediba. (Imagen de Peter Schmid, cortesía de Lee R. Berger y la Universidad de Witwatersrand./ CC BY-SA 3.0)

La mano derecha de Australopithecus sediba. (Imagen de Peter Schmid, cortesía de Lee R. Berger y la Universidad de Witwatersrand./ CC BY-SA 3.0)

Cómo el pulgar humano se convirtió en la herramienta eléctrica de la evolución

Habiendo construido sus modelos dinámicos en 3D de manos antiguas, los investigadores aplicaron una fuerza creciente al modelo. Se observó que con más fuerza aplicada se lograban "agarres mejores y más precisos".

Esto, según los autores, habría ayudado a "sostener firmemente una aguja e hilo o balancear un martillo". En conclusión, los científicos dijeron que todos los miembros probados de nuestro género, Homo, tenían "básicamente la misma fuerza de agarre del pulgar" y que esto coincide con la fuerza medida en los pulgares de los humanos y los chimpancés modernos.

Durante su experimentación, el equipo observó los movimientos del pulgar en dos especímenes de homínidos descubiertos en el sitio de Swartkrans en Sudáfrica. Los autores, que datan de hace aproximadamente 2 millones de años y de un género desconocido, dijeron que los fósiles de estos Swartkrans representan "los primeros pulgares similares a humanos conocidos en el registro fósil".

El estudio señala que en comparación con estos dos fósiles de Swartkrans, "los australopitecinos tenían pulgares mucho más débiles". Y aunque pueden haber exhibido comportamientos relacionados con las herramientas, aún no habían desarrollado un nivel de eficiencia similar al humano, según los autores.

Lo que esto significa es que el pulgar humano, tal como es hoy, evolucionó hace unos 2 millones de años en el género Homo y que fue el pulgar el que aceleró la capacidad de los humanos antiguos para fabricar herramientas y armas de piedra más complicadas, lo que a su vez nos ayudó a superar todos los demás grupos de homínidos.

Este humano ancestral nos está dando el "pulgar hacia arriba" por una buena razón porque el último estudio muestra que el pulgar humano es lo que separa al Homo sapiens de los primos que dejamos atrás cuando evolucionamos a "superhumanos". (Zemler / Adobe Stock)

Este humano ancestral nos está dando el "pulgar hacia arriba" por una buena razón porque el último estudio muestra que el pulgar humano es lo que separa al Homo sapiens de los primos que dejamos atrás cuando evolucionamos a "superhumanos". (Zemler / Adobe Stock)

Un excelente proyecto de investigación, pero quedan dudas. 

La Dra. Tracy Kivell, profesora de la Escuela de Antropología y Conservación de la Universidad de Kent en el Reino Unido, le dijo a CNN que se hacen muchas "suposiciones" en este tipo de estudios porque "los músculos no se conservan en el registro fósil". Pero aceptando que en la investigación había un grado de especulación, dijo que los autores del nuevo artículo "hicieron un excelente trabajo al tratar con todas las complejidades involucradas en este tipo de investigación".

Sin embargo, hay otra voz que insta a "cautela" hacia las conclusiones del nuevo estudio por otra razón. La Dra. Evie Vereecke es antropóloga y anatomista en la Universidad KU Leuven de Bélgica, y aunque alaba abiertamente el enfoque de los autores, le dijo a Science Mag que los hallazgos deben tratarse con precaución. Ella dijo: "Nosotros [los científicos evolucionistas] sabemos que la 'destreza' no se debe solo a un músculo".

Dicho de otra manera, la destreza tiene un componente mental masivo que no se tuvo en cuenta en el modelado 3D del equipo de investigación alemán. Por lo tanto, todavía no se sabe qué tan "capaces" estaban aplicando sus "super-pulgares" los humanos en proyectos que requerían una previsión compleja y la predicción de resultados.

El estudio completo está disponible con acceso abierto de Elsevier, Current Biology, DOI: https://doi.org/10.1016/j.cub.2020.12.041

Imagen superior: Los investigadores utilizaron software de modelado 3D para reconstruir manos antiguas y luego agregaron el músculo crítico del pulgar humano al modelo. Fuente: © 2021 Harvati, Karakostis y Haeufle / Current Biology

Autor: Ashley Cowie

Imagen de ashley cowie

Ashley Cowie

Ashley es una historiador, escritor y documentalista escoces que presenta perspectivas originales sobre problemas históricos, de maneras accesibles y emocionantes. Sus libros, artículos y programas de televisión exploran culturas y reinos perdidos, antiguas artesanías y artefactos, símbolos, arquitectura, mitos y... Lee mas
Siguiente Artículo