All  
Un nuevo estudio sugiere tres fases clave en la ascendencia humana para que los científicos se enfoquen en la investigación futura.

La ascendencia humana moderna no se rastreará hasta un solo punto

Si bien podemos sentirnos atraídos por los titulares de "Descubierto fósil humano más antiguo" y "Nuevo antepasado humano encontrado", la idea de que estamos en el camino de desenterrar un único punto real en el tiempo y el espacio para los orígenes humanos modernos es poco probable. Un nuevo estudio sugiere que en lugar de continuar la búsqueda de dónde y cuándo se originó la ascendencia humana moderna, la atención debería centrarse en resolver otros misterios.

Si bien el tema de la ascendencia humana es sin duda fascinante, EurekAlert! señala que "los significados de palabras como ancestro y ascendencia rara vez se discuten en detalle". Ahí es donde entra el nuevo estudio, con una perspectiva diferente. Un equipo de expertos del Museo de Historia Natural, el Instituto Francis Crick y el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana de Jena han presentado un nuevo artículo titulado 'Orígenes de la ascendencia humana moderna' en la revista Nature.

 

 

No se encontrará un solo punto de partida en los registros genéticos o fósiles

El estudio explora la comprensión actual sobre la ascendencia humana moderna y cómo se puede rastrear hasta el pasado distante, así como algunos de los ancestros humanos que se encuentran en esa línea de tiempo. También afirma que actualmente no se puede identificar un punto de partida específico cuando hablamos de la ascendencia humana moderna.

Ubicaciones de los primeros individuos con ascendencia humana moderna en Eurasia, junto con sitios que pueden indicar una dispersión anterior en Asia y Sahul (la plataforma continental centrada en Australia). (Bergström et al.2021 / Nature)

Ubicaciones de los primeros individuos con ascendencia humana moderna en Eurasia, junto con sitios que pueden indicar una dispersión anterior en Asia y Sahul (la plataforma continental centrada en Australia). (Bergström et al.2021 / Nature)

Ellos escriben: "Actualmente no se puede identificar un punto específico en el tiempo en el que la ascendencia humana moderna estuvo confinada a un lugar de nacimiento limitado, y que los patrones de la primera aparición de rasgos anatómicos o de comportamiento que se utilizan para definir el Homo sapiens son consistentes con una gama de historias evolutivas".

El profesor Chris Stringer, coautor del nuevo estudio e investigador del Museo de Historia Natural, explicó que simplemente no hay suficiente información con la que trabajar. Él dijo:

"Algunos de nuestros antepasados ​​habrán vivido en grupos o poblaciones que se pueden identificar en el registro fósil, mientras que se sabrá muy poco sobre otros. Durante la próxima década, el creciente reconocimiento de nuestros complejos orígenes debería expandir el enfoque geográfico del trabajo de campo paleoantropológico a regiones previamente consideradas periféricas a nuestra evolución, como África central y occidental, el subcontinente indio y el sudeste asiático".

Este cráneo de Jebel Irhoud en Marruecos a menudo se llama un ancestro humano moderno. El tema de la ascendencia humana se examina cuidadosamente en un nuevo estudio. (Chris Stringer)

Este cráneo de Jebel Irhoud en Marruecos a menudo se llama un ancestro humano moderno. El tema de la ascendencia humana se examina cuidadosamente en un nuevo estudio. (Chris Stringer)

El coautor del estudio, Pontus Skoglund, del Instituto Francis Crick, continuó con la idea y afirmó:

"Al contrario de lo que muchos creen, ni los registros genéticos ni fósiles han revelado hasta ahora un momento y lugar definidos para el origen de nuestra especie. Un momento así, cuando la mayoría de nuestra ascendencia se encontró en una pequeña región geográfica y aparecieron los rasgos que asociamos con nuestra especie, puede no haber existido. Por ahora, sería útil alejarse de la idea de un tiempo y un lugar de origen únicos".

¿Qué deberían buscar los investigadores en su lugar?

El estudio identifica tres fases importantes en la ascendencia humana y las principales preguntas que aún rodean esas fases. Sugieren que la investigación futura debería explorar estas avenidas en lugar de tratar de encontrar el elusivo punto de partida de la historia humana.

El primero de los tres puntos de interés se da en el artículo como "la expansión mundial de los humanos modernos hace entre 40 y 60 mil años y sus últimos contactos conocidos con grupos arcaicos como los neandertales y los denisovanos". Un segundo enfoque "está asociado con un origen africano ampliamente interpretado de la diversidad humana moderna entre 60 y 300 ka". Finalmente, los expertos creen que debería haber más interés en "la compleja separación de los ancestros humanos modernos de los grupos humanos arcaicos desde hace 0,3 a 1 millón de años".

a, Ubicaciones de fósiles humanos clave de H. sapiens, neandertal, denisovano y otros fósiles humanos arcaicos de los últimos 500 mil años. Los colores pálidos indican asignaciones de linaje inciertas pero posibles. b, Cronología de poblaciones humanas arcaicas que probablemente no hayan contribuido a la ascendencia humana moderna. Estos incluyen Homo naledi, Homo floresiensis y Homo luzonensis. (Bergström et al.2021 / Nature)

a, Ubicaciones de fósiles humanos clave de H. sapiens, neandertal, denisovano y otros fósiles humanos arcaicos de los últimos 500 mil años. Los colores pálidos indican asignaciones de linaje inciertas pero posibles. b, Cronología de poblaciones humanas arcaicas que probablemente no hayan contribuido a la ascendencia humana moderna. Estos incluyen Homo naledi, Homo floresiensis y Homo luzonensis. (Bergström et al.2021 / Nature)

Según la coautora del estudio, Eleanor Scerri, del Grupo Panafricano de Investigación de la Evolución del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, estas preguntas importantes "se refieren a qué mecanismos impulsaron y sostuvieron este mosaico humano, con todos sus diversos hilos ancestrales, en el tiempo y el espacio". Además, Scerri aclaró que "comprender la relación entre los hábitats fracturados y los nichos humanos cambiantes sin duda jugará un papel clave para desentrañar estas preguntas, aclarando qué patrones demográficos se ajustan mejor al registro genético y paleoantropológico".

¿Qué se necesita para cambiar el enfoque de la investigación sobre la ascendencia humana?

Para lograr la monumental tarea de responder a estas preguntas, los investigadores señalan que es necesario ampliar el registro genético antiguo. Para hacerlo, sugieren que son necesarias mejoras para la tecnología que se utiliza para recuperar y analizar ADN antiguo, incluida la capacidad de encontrar material genético antiguo sedimentario. También se fomenta un trabajo más interdisciplinario sobre los registros fósiles, arqueológicos y genéticos.

Imagen de portada: Un nuevo estudio sugiere tres fases clave en la ascendencia humana para que los científicos se enfoquen en la investigación futura. Fuente: adrenalinapura / Adobe Stock

Autora: Alicia McDermott

Alicia McDermott

Siguiente Artículo