All  
El nuevo estudio explora cómo terminó la cabeza cortada dentro de la salvada de Marcel Loubens en Italia.

Cabeza cortada de una mujer de la Edad de Piedra encontrada en las rocas de una cueva italiana

Los arqueólogos llegaron a la cueva de Marcel Loubans cerca de Bolonia, Italia, en 2017 para embarcarse en una misión de rescate única. Su objetivo era extraer un cráneo humano solitario que de alguna manera se había quedado abandonado en una repisa rocosa en el interior de la cueva, en la parte superior de un pozo vertical de 40 pies (12 m) al que solo se podía llegar con equipo de escalada especializado. Afortunadamente, los arqueólogos pudieron recuperar con éxito la cabeza cortada, que consistía en un cráneo sin mandíbula adherida. Se encontró incrustado dentro de múltiples capas de sedimento y cubierto con una capa delgada de roca de cueva de calcita, lo que sugiere que el agua había estado fluyendo sobre la parte superior durante siglos.

Después de la recuperación, el cráneo se envió al Laboratorio de Antropología Física de la Universidad de Bolonia. Durante los últimos tres años, un equipo de investigadores del Departamento de Ciencias Biológicas, Geológicas y Ambientales de la Universidad de Bolonia ha desempeñado el papel de detectives históricos, aplicando lo último en tecnología exploratoria avanzada para descubrir los secretos del cráneo desprendido y revelar más sobre la vida y las experiencias de su antiguo propietario. En un estudio que se acaba de publicar en línea en la revista PLOS ONE, de acceso abierto y revisada por pares, los científicos revelaron sus hallazgos completos al público por primera vez, y tienen una gran historia que contar. 

 

 

La arqueóloga Lucia Castagna recuperó la antigua cabeza cortada dentro de la cueva de Marcel Loubans en Italia. (Belcastro et al. - PLOS ONE / CC-BY 4.0)

La arqueóloga Lucia Castagna recuperó la antigua cabeza cortada dentro de la cueva de Marcel Loubans en Italia. (Belcastro et al. - PLOS ONE / CC-BY 4.0)

La cabeza cortada da pistas sobre la vida y la muerte de la Edad de Piedra

A través de la datación por radiocarbono, los investigadores pudieron establecer que la persona a la que pertenecía murió en algún momento entre el 3630 y el 3380 a.C. Esto significó que vivió durante un período del Neolítico conocido como Eneolítico (o alternativamente como la Edad del Cobre, en reconocimiento a las prácticas metalúrgicas más comunes en ese momento). 

Al realizar una tomografía computarizada (TC), pudieron determinar que el cráneo había pertenecido a una mujer joven, que tenía entre 24 y 35 años cuando se encontró con su fallecimiento. No había forma de saber exactamente cómo su cabeza se había desconectado de su cuerpo. Pero una serie de lesiones en el cráneo revelaron que el tejido de su cara había sido cortado y raspado poco después de su muerte. 

Estas marcas de raspado, más la separación de la cabeza del cuerpo, permitieron a los investigadores llegar a una conclusión definitiva sobre el origen del cráneo y el destino de la joven. Sabían que su cabeza había sido separada de su cuerpo, y la piel y el tejido subyacente removido de su rostro, en preparación para un elaborado ritual funerario de la era neolítica. Su cabeza habría sido enterrada por separado del resto de sus restos esqueléticos, que también pueden haber sido divididos y enterrados en varios lugares.

Los científicos han realizado un análisis en profundidad de la cabeza cortada descubierta en una cueva en Italia para comprender más sobre su historia única. (Belcastro et al. - PLOS ONE / CC-BY 4.0)

Los científicos han realizado un análisis en profundidad de la cabeza cortada descubierta en una cueva en Italia para comprender más sobre su historia única. (Belcastro et al. - PLOS ONE / CC-BY 4.0)

Prácticas funerarias similares descubiertas en el norte de Italia

Otros hallazgos neolíticos en la misma región del norte de Italia ya habían proporcionado evidencia de este tipo de práctica funeraria. En la cueva de Re Tiberio, en la región italiana de Emilia-Romagna, los huesos de brazos y piernas de 17 personas fallecidas del Neolítico se encontraron ordenadamente dispuestos, de una manera que sugería un significado ritual. Pero sus cabezas no estaban a la vista. 

En otras cuevas de la región se habían encontrado cráneos del Neolítico con marcas de corte y raspado post mortem, en contextos que indicaban que habían sido preparados para el entierro. Combinando el conocimiento geológico con el conocimiento antropológico, los científicos italianos desarrollaron una historia plausible para explicar cómo el cráneo de la joven había terminado en su último lugar de descanso precario. 

El pozo con la repisa donde había estado descansando su cráneo se había ubicado una vez cerca de la entrada de un sumidero, donde el agua y el barro se habían precipitado continuamente hasta que se había excavado una cueva más grande debajo de la abertura inicial. Si la cabeza de la mujer hubiera sido enterrada cerca, la escorrentía y las inundaciones regulares que crearon y profundizaron gradualmente el sumidero podrían haber lavado el cráneo de su lugar de descanso original. Desde allí, el cráneo habría cabalgado sobre una ola de agua que fluía y lodo hasta la tierra, donde su descenso se detuvo cuando se alojó en una repisa rocosa. 

Con base en un análisis cuidadoso de las capas de sedimentos depositadas en la parte superior del cráneo y en el grosor de la roca de calcita que cubría el sedimento, los científicos concluyeron que el cráneo debe haberse hundido sobre el borde del sumidero aproximadamente 1370 años antes. Y allí había permanecido atrapado en el lodo acumulado durante siglos, esperando ser descubierto.

Un viaje peligroso a través del Neolítico 

Según Live Science, el estudio de la cabeza cortada ha revelado detalles adicionales sobre la vida de su dueño. El cráneo de Marcel Loubens pertenecía a una mujer joven. En general, parece que su salud no había sido buena. La mujer tenía minúsculos agujeros en la parte superior del cráneo, lo que puede haber sido un efecto secundario de la inflamación causada por la anemia crónica. 

También tenía dos manchas gruesas de marfil en el cráneo, un efecto compatible con la presencia de tumores benignos. En la boca tenía múltiples caries y un esmalte dental poco desarrollado, lo que indica que sufrió desnutrición durante la infancia y había seguido consumiendo una dieta menos que óptima en la edad adulta. 

Se encontró una hendidura adicional en el cráneo, rodeada de surcos paralelos que indicaban una posible cirugía craneal. Es posible que se haya sometido a un procedimiento médico antiguo conocido como trepanación, que implica la perforación o raspado intencional de agujeros en la cabeza para aliviar la presión causada por lesiones en la cabeza o inflamación dolorosa. 

En algún lugar entre el 5 y el 10 por ciento de todos los cráneos neolíticos recuperados de todo el mundo exhiben daños consistentes con la trepanación, lo que resalta cuán común era esta práctica en ese momento. Es imposible saber con certeza cómo murió la mujer. Pero este descubrimiento de la cueva ha puesto al descubierto una vida que estaba llena de peligros, al igual que el viaje de su cráneo incorpóreo después de su fallecimiento.

Imagen de portada: El nuevo estudio explora cómo terminó la cabeza cortada dentro de la salvada de Marcel Loubens en Italia. Fuente: Belcastro et al. - PLOS ONE / CC-BY 4.0

Autor: Nathan Falde

Siguiente Artículo