All  
Una legión romana y su general.

Las legiones romanas: La fuerza militar organizada del Imperio Romano

No hay duda de que la magnífica y larga historia de Roma dependía en gran medida de su ejército fuerte y altamente desarrollado. Desde su aparición más temprana, a través del Reino, la República y el Imperio Romano, los éxitos de Roma siempre fueron dictados por la habilidad y el tamaño de su ejército. Y el desarrollo más crucial de ese ejército fueron las legiones romanas. Desde Gran Bretaña y Galia hasta Siria y Egipto, la expansión de Roma se basó en el poder de las legiones romanas. Para algunos ciudadanos de Roma, la carrera de un soldado dentro de una legión era una fuente segura de ingresos. Para otros, era una escalera hacia el éxito y la prominencia a través de la cual se podía ganar incluso el título de emperador. La historia nos ha demostrado que las legiones romanas fueron una parte clave de todos los éxitos y caídas de Roma, y ​​es exactamente por eso que vamos a examinar el funcionamiento de esta unidad militar legendaria.

Las primeras formas de legiones romanas

El término legión se ha convertido en una palabra muy común para todos nosotros, pero rara vez nos detenemos a examinar su significado original. En latín, una legión se conocía como legio, que denota un reclutamiento militar y una recaudación y, en última instancia, derivada de la palabra legere, elegir. La historia temprana de Roma no es tan clara como sus últimos períodos de desarrollo. Sin embargo, incluso antes de la aparición de las legiones romanas propiamente dicha, el primer ejército de Roma estaba bastante organizado.

 

 

Un centurión romano que lleva a sus hombres a la batalla. (vukkostic / Adobe Stock)

Un centurión romano que lleva a sus hombres a la batalla. (vukkostic / Adobe Stock)

Hasta al menos el siglo II a. C., la mayoría de las unidades se dividieron en grupos de cien hombres, llamados siglos. Para fines militares, estos siglos podrían agruparse para formar una fuerza disciplinada y formidable. El título del centurión, un comandante de tal fuerza, sobrevivió a lo largo de la historia romana y data de este período temprano.

Está claro desde los mismos comienzos de Roma que los líderes romanos pusieron un gran énfasis en las fuerzas armadas. También eran claramente conscientes de la importancia que tenía un ejército fuerte en la política y la diplomacia. Por esta razón, servir en el ejército de Roma fue "anunciado" como un deber vitalicio, y una característica distintiva de todo ciudadano de Roma capaz y honorable.

Las legiones romanas pasaron a primer plano en el período de la República Romana. Con cada década que pasaba, se hacía cada vez más evidente que el ejército romano participaba en operaciones militares más importantes y con mayor frecuencia. Roma expandió sus fronteras con mayor frecuencia a través de la guerra y, por lo tanto, su ejército se desarrolló y creció rápidamente.

En los primeros días de la República, todo el ejército romano se dividió en dos legiones. De esa manera, cada uno de los dos cónsules en funciones en ese momento podría controlar una legión cada uno. Pero esto cambió rápidamente cuando se convocó a un número mucho mayor de hombres y legiones en 494 a. C.

La expansión de las legiones del ejército romano en el 494 a. C. se produjo durante la dictadura de Manius Valerius Maximus. Bajo su mandato se ordenó la “Primera secesión de la plebe” y las tres tribus vecinas a Roma se rebelaron. Para hacer frente a la amenaza de los rebeldes volscos, ecuos y sabinos, el dictador levantó diez legiones, por un total de cerca de 45.000 hombres. Esta es la primera vez que un número tan grande de hombres fueron reclutados para el ejército romano. En consecuencia, las legiones romanas se convirtieron en una organización militar eficaz y fiable.

El afilado de una espada mortal: la legión toma forma

Pero todo esto todavía estaba en un estado de evolución. Se formaron legiones, pero solo por un corto tiempo. Hubo las cuatro legiones originales durante la era de mediados de la República: Legión I a IV, con dos asignadas a cada uno de los dos cónsules. Pero cuando una nueva campaña militar o una amenaza requería un mayor número de hombres, se levantaban más legiones según era necesario. Este método de reclutamiento puede considerarse una forma eficiente y asequible de estructurar un ejército sin tener que pagar soldados adicionales en tiempos de paz.

Los tipos de unidades en una legión variaron en cada período de la historia de Roma a medida que los métodos de guerra evolucionaron a lo largo de los siglos. Al principio, el mayor interés estaba en la caballería. Conocida en Roma como Equites, la caballería era considerada la más prestigiosa y mortal de todas las unidades. Los puestos de caballería a menudo se reservaban para los jóvenes notables y de clase alta de Roma como una forma de ascender a la prominencia en los círculos políticos y militares.

La posición de la infantería ligera, o vélites, se dejó a las clases pobres de Roma y formó la mayor parte de la primera legión. Dado que los soldados romanos eran en gran parte responsables de equiparse, los vélites no podían permitirse el equipamiento adecuado. La infantería ligera de Roma era excelente en las escaramuzas y la guerra a distancia, confiando en las jabalinas ligeras. Fueron compensados ​​por la mayor parte de una legión, la infantería pesada. Los soldados de infantería pesada evolucionarían gradualmente hasta convertirse en una parte crucial de la legión, la imagen del soldado romano que todos conocemos hoy. La infantería pesada estaba compuesta principalmente por ciudadanos que no eran ni de alta cuna ni pobres, esencialmente la "clase media".

Soldados de infantería romana, llevando jabalinas, en marcha. (Manfred Richter / Adobe Stock)

Soldados de infantería romana, llevando jabalinas, en marcha. (Manfred Richter / Adobe Stock)

Al ser el grupo más grande de una legión, la infantería pesada se clasificaba por experiencia. Los triarios eran los veteranos y las tropas más confiables y probadas, reservadas para situaciones extremas. Los príncipes eran la segunda línea en la batalla y tenían una experiencia moderada. Por último, los hastati, formados por reclutas sin experiencia y sin experiencia con casi ninguna experiencia en combate, formaron la línea del frente.

Las legiones de Roma se reorganizaron de manera famosa durante las conocidas Reformas Marianas. Estas reformas, que ocurrieron a finales del período de la República, dieron como resultado la organización táctica y más evolucionada de las unidades del ejército. Después de las reformas, una legión propiamente dicha contaba con unos 4.500 hombres en total y se separó de la siguiente manera. En el núcleo de la legión estaban las 10 cohortes, una Prima Cohorte primaria y 9 ordinarias, con 500 soldados de caballería adicionales. La Prima Cohorte era dos veces más fuerte, el núcleo de otras legiones solo tenía seis siglos. Un solo siglo estaba compuesto por 80 hombres, o 10 contubernio (contubernium singular). El contubernio era la formación de unidades más baja y estaba formado por 8 soldados, 1 mula y todo el equipo que necesitaban. Cada uno de los siglos llevó su propio estandarte. Esta nueva formación de legión fue muy eficaz y fácil de maniobrar en el campo. Y fueron estas ventajas estratégicas las que hicieron que las legiones romanas fueran superiores a otras fuerzas de combate. También resultó en muchas victorias para Roma.

Las legiones romanas permanentes creadas por las reformas marianas

Las Reformas Marianas también introdujeron otra ventaja crucial para los líderes y ciudadanos de Roma. Una legión ya no era una fuerza militar "a pedido", sino una unidad militar profesional permanente. Las nuevas legiones estaban compuestas por todas las clases de ciudadanos, incluidos los más pobres. Así, la carrera militar se convirtió en una opción viable para los hombres pobres como una forma de ganar un buen sueldo y distinguirse. Además, las reformas marianas aumentaron considerablemente el tamaño del ejército romano, lo que le permitió desplegar grandes fuerzas en cualquier momento y liderar campañas militares en varios frentes.

Sin embargo, este sistema militar puso un gran énfasis en los generales individuales y otros comandantes, cuya confiabilidad y popularidad entre los soldados de la legión podría darles una ventaja adicional en momentos cruciales. Por lo tanto, una legión tenía mucho poder que podía aprovechar incluso en áreas políticas. El ejemplo más famoso de este poder es Cayo Julio César, cuyo “Cruce del Rubicón” y la posterior guerra civil romana fueron plenamente apoyados por las legiones bajo su mando, que le fueron leales primero y segundo al Estado.

Las reformas que Cayo Mario trajo al ejército romano crearon la imagen ideal de una legión romana que duraría mucho tiempo. Este general y estadista introdujo cambios racionales y estratégicos clave que hicieron de la legión una unidad militar altamente efectiva. Convertirse en soldado en ese momento era una opción de carrera viable y una forma segura de obtener la ciudadanía romana. Aunque la duración media del servicio de un soldado romano era de 25 años, muchos aceptaron la llamada. Además, cada soldado de carrera de la legión podía subir de rango mediante actos excepcionales de valentía y coraje. Esta organización militar evolucionada, en sí misma un sistema muy desarrollado, fue una gran parte de los éxitos atribuidos a las legiones del ejército romano a medida que crecía el imperio.

Cada nueva legión tenía su propio número y su propio nombre y símbolo. A menudo, estos símbolos estaban relacionados con un logro o evento crucial en el pasado de la legión. Todo esto le dio a cada legión una cierta “identidad” y notoriedad, haciéndolas famosas y proporcionando a los hombres que servían en ellas un gran sentido de honor y orgullo. Durante las Guerras Civiles, cuando Roma pasó de ser una república a un imperio, algunos generales dieron a sus legiones su propio número. Esto dio lugar a números gemelos, y las llamadas legiones de Gémina. Augustus Germanicus, por ejemplo, comandó varias Legio X's. Más tarde cambió el número de sus legiones de 50 a 28 por razones políticas y económicas. Ese número se redujo aún más a 25 después de una de las derrotas más desastrosas del ejército romano: la derrota en la batalla del bosque de Teutoburgo.

La increíble variedad de armas que tenían las legiones romanas en la batalla del bosque de Teutoburgo, que fue una derrota desastrosa para los romanos contra las tribus alemanas. (Carole Raddato de FRANKFURT, Alemania / CC BY-SA 2.0)

La increíble variedad de armas que tenían las legiones romanas en la batalla del bosque de Teutoburgo, que fue una derrota desastrosa para los romanos contra las tribus alemanas. (Carole Raddato de FRANKFURT, Alemania / CC BY-SA 2.0)

La peor derrota en la historia de las legiones

También conocida como el Desastre de Varian, la Batalla del Bosque de Teutoburgo fue una pérdida enorme para Augustus Germanicus y, por extensión, para el Imperio Romano. Ocurrió en el año 9 d. C., cuando el general romano Publio Quinctillius Varus fue conducido tontamente a una emboscada por su propio oficial, Arminio. Arminio era un ciudadano romano de origen germánico que pretendía traicionar a los romanos. Los condujo al espeso bosque de Teutoburgo donde tuvo lugar la desastrosa emboscada.

Tres legiones - XVII, XVIII y XIX - fueron completamente aniquiladas por una coalición de tribus germánicas. Fue una derrota absoluta y una masacre que dejó una profunda cicatriz en el ejército romano y en la reputación de las legiones. El general Varus se suicidó cuando vio la aniquilación de sus fuerzas. Y se dice que el propio Augustus estuvo tan angustiado al escuchar la noticia que estuvo a punto de colapsar por completo. Comenzó a golpearse la cabeza contra la pared, gritando repetidamente: "¡Quintili Vare, legiones redde!" (¡Quintilius Varus, devuélveme mis legiones!).

La pérdida de vidas para Roma fue inimaginable ese día. Cerca de 20.000 hombres perdieron la vida y muchos fueron sacrificados, vivos, a los dioses germánicos.

Las legiones romanas más famosas bajo Julio César y Augusto

A medida que las fronteras de Roma se expandieron a lo largo de los siglos, los pueblos conquistados se fueron asimilando gradualmente y pudieron convertirse en ciudadanos romanos. Esto hizo que el ejército fuera multiétnico y, posteriormente, las legiones fueron apodadas por la región de la que fueron extraídas. Julio César creó notablemente varias legiones para usar contra los galos en su campaña gala. A continuación, se muestran las 28 legiones más famosas que estuvieron activas durante el gobierno de César y Augusto.

1. Legio I Germanica

2. Legio II Augusta

3. Legio III Augusta

4. Legio III Gallica

5. Legio III Cyrenaica

6. Legio IV Macedonica

7. Legio IV Scythica

8. Legio V Alaudae

9. Legio V Macedonica

10. Legio VI Victrix

11. Legio VI Ferrata

12. Legio VII Macedonica

13. Legio VIII Augusta

14. Legio IX Hispania

15. Legio X Gemina

16. Legio X Fretensis

17. Legio XI Claudia Pia Fidelis

18. Legio XII Fulminata

19. Legio XIII Gemina

20. Legio XIV Gemina Martia Victrix

21. Legio XV Apollinaris

22. Legio XVI Gallica

23. Legio XVII Castra Vetera

24. Legio XVIII Castra Vetera

25. Legio XIX Castra Vetera

26. Legio XX Valeria Victrix

27. Legio XXI Rapax

28. Legio XXII Deiotariana

César en las guerras de las Galias de la serie de tapices Historia de César y Cleopatra. (Justus van Egmont / CC0)

César en las guerras de las Galias de la serie de tapices Historia de César y Cleopatra. (Justus van Egmont / CC0)

Cada una de estas legiones estaba estacionada en una parte diferente del, para entonces, enorme Imperio Romano. Cada legión era responsable de mantener el poder en las fronteras de Roma y prevenir la incursión de tribus "bárbaras". Se volvieron permanentes alrededor de la época de Augusto. Cada legión tenía su propia base y la mayoría de ellas estaban estacionadas en las líneas de Limes, caminos militares romanos fortificados con torres de vigilancia y fuertes. A lo largo de la vida del Imperio Romano, la legión se convirtió en sinónimo de su éxito y destreza militar. Las legiones romanas siguen siendo hasta el día de hoy un ejemplo de libro de texto de una unidad militar de alto funcionamiento, altamente eficiente y perfectamente desarrollada.

Desde una perspectiva militar, las legiones romanas eran casi perfectas. Pero eventualmente se convirtieron en un poder para manipular por los aspirantes a emperadores romanos y generales ávidos de poder. Las legiones se usaban a menudo en golpes de estado y como una poderosa herramienta para afirmar el poder y ganar influencia. Aun así, siguieron siendo un componente vital en el complejo mecanismo que era el Imperio Romano, la herramienta clave que lo ayudó a convertirse en uno de los imperios más poderosos de la antigüedad clásica.

Imagen de portada: Una legión romana y su general. Fuente: vukkostic / Adobe Stock

Autor: Aleksa Vučković

Referencias

Keppie, L. 2002. The Making of the Roman Army: From Republic to Empire. Routledge.
Le Bohec, Y. 2013. The Imperial Roman Army. Routledge.
Various, 2015. History of the Roman Legions. Self-Published.

Imagen de Aleksa Vuckovic

Aleksa Vučković

Siempre persiguiendo mis pasiones por la escritura, la historia y la literatura, me esfuerzo por ofrecer una lectura emocionante y cautivadora que toque los temas más enigmáticos de la historia. Con varios años de experiencia como escritor, transfiero con éxito... Lee mas
Siguiente Artículo