Portada - Detalle del ‘Nacimiento de Venus’, óleo de Alexandre Cabanel (1863). (Joe Shlabotnik/CC BY NC SA 2.0)

Ciclos planetarios y vida humana: calendarios de Venus ayudaban a seguir el embarazo en la Grecia neolítica

(Leer articulo en una sola página)

Hacia el 4000 a. C., mujeres de la antigua civilización egea podrían haber utilizado un calendario basado en el movimiento del planeta Venus para seguir las fases de su embarazo.

Ésta es una intrigante explicación para el uso de las llamadas ‘sartenes’, objetos dejados atrás por pueblos que vivían hace milenios en la Grecia neolítica. Estos curiosos elementos presentan decoraciones con círculos concéntricos, espirales, patrones radiales y, en ocasiones, embarcaciones de remos. Se ha sugerido que la forma de ‘sartén’ tenía un significado simbólico.

“Sartén” del período Cicládico Antiguo II – decoración espiral con triángulos púbicos inscritos. Museo Nacional, Atenas. (Dan Diffendale/ CC BY NC SA 2.0)

“Sartén” del período Cicládico Antiguo II – decoración espiral con triángulos púbicos inscritos. Museo Nacional, Atenas. ( Dan Diffendale / CC BY NC SA 2.0 )

Minas Tsikritsis, profesor de física espacial, cree que estas piezas eran utilizadas como calendarios  y muestran cálculos astronómicos de las órbitas de Venus, Júpiter, Marte y el Sol. Esto habría permitido a aquellos antiguos pueblos vincular acontecimientos de la vida y la actividad humana con su propio entorno y los eventos astronómicos.

La investigación del profesor Tsikritsis sugiere además que los pueblos neolíticos que vivían en lo que hoy es Grecia se dieron cuenta de que la Tierra tardaba 365 días en dar una vuelta completa en torno al Sol, Venus 584 días y Júpiter 399.

La clara noche estrellada y la conjunción entre Venus y Júpiter ofrecen un bello y fotogénico escenario a la fuerte tormenta que se producía junto a la isla griega de Samos el 21 de octubre del año 2015. (Manolis Thravalos/CC BY SA 4.0)

La clara noche estrellada y la conjunción entre Venus y Júpiter ofrecen un bello y fotogénico escenario a la fuerte tormenta que se producía junto a la isla griega de Samos el 21 de octubre del año 2015. (Manolis Thravalos/ CC BY SA 4.0 )

Además, parece ser que el planeta Venus se asociaba a los ciclos biológicos del embarazo. Este planeta aparece antes del amanecer durante 263 días (aproximadamente 9 meses lunares) y después del ocaso durante otros 263 días a lo largo de su ciclo. Esto significa que cada una de estos períodos es de aproximadamente 9 meses: el tiempo que dura el embarazo humano.

La relación entre las ‘sartenes’ y el embarazo queda reforzada por la aparición de símbolos como el triángulo púbico femenino y el útero grabados sobre estos objetos. Es posible que las mujeres de entonces utilizaran estos calendarios para comprobar si estaban embarazadas, y además realizar un seguimiento a los momentos más importantes de su embarazo.

Izquierda: sartén cerámica decorada con la figura de un barco. Hallada en Chalandriani, isla de Syros (Grecia), período Cicládico Antiguo II (Cultura Keros-Syros, 2800 a. C. – 2300 a. C.) (CC BY 3.0). Derecha: sartén cicládica decorada con una estrella impresa e incisa, además de círculos concéntricos estampados y un triángulo púbico femenino inciso por encima del mango. Museo Nacional de Atenas. (Dan Diffendale/ CC BY NC SA 2.0)

Izquierda: sartén cerámica decorada con la figura de un barco. Hallada en Chalandriani, isla de Syros (Grecia), período Cicládico Antiguo II (Cultura Keros-Syros, 2800 a. C. – 2300 a. C.) ( CC BY 3.0 ). Derecha: sartén cicládica decorada con una estrella impresa e incisa, además de círculos concéntricos estampados y un triángulo púbico femenino inciso por encima del mango. Museo Nacional de Atenas. ( Dan Diffendale / CC BY NC SA 2.0 )

Ésta no es la única evidencia de pueblos con avanzados conocimientos astronómicos en la región por aquella época: el famoso Mecanismo de Antikythera demuestra también esta afirmación.

Imagen de portada: Detalle del ‘Nacimiento de Venus’, óleo de Alexandre Cabanel (1863). (Joe Shlabotnik/ CC BY NC SA 2.0 )

Autor: John Black

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article