All  
Mujer espartana en primer plano con su marido guerrero al fondo. Fuente: serhiibobyk/ Adobe stock

¿Qué Hace a las Mujeres Espartanas Tan Diferentes de Otras Mujeres en la Antigüedad?

En Esparta, el individuo no importaba. Todo fue para la preservación y el fortalecimiento continuo del estado. No construyeron muros ya que dieron la bienvenida a cualquiera para desafiar la invasión. No encendieron fuegos nocturnos para permanecer ocultos en la oscuridad. Hablaron con tan pocas palabras, tan claras y directas que escribieron el adjetivo "lacónico", que deriva de la provincia espartana de Laconia. Aunque muchos recordarán a los espartanos como guerreros desinteresados ​​e inquebrantables a la voluntad de su estado, siempre mantendrán intriga con la forma en que trataron a sus mujeres. Como iguales en educación y discusión intelectual. Para los hombres espartanos que murieron en la batalla, y para las mujeres espartanas que murieron en el parto, fueron honrados y recordados con sus nombres inscritos en lápidas cerca de su ciudad.

Entonces, ¿por qué un régimen totalitario extremo, como el estado espartano, sería opresivo en tantos aspectos de la individualidad, pero sería tan progresista en otorgar libertad y educación a las mujeres espartanas?

Educado y Quick Witted

La mayor parte de la información sobre las mujeres espartanas se encuentra a través de antiguos eruditos y poetas que datan desde el período Arcaico (siglo VIII a. C.) hasta el período clásico (siglo V al siglo IV a. C.) del mundo antiguo. Las mujeres griegas antiguas soportaron una vida de dificultades y servidumbre. En contraste, las mujeres de Esparta fueron la excepción. A diferencia de las mujeres atenienses, que tenían pocos derechos, y que estaban completamente dominadas por sus esposos, las mujeres espartanas eran controladas y criadas por el estado. Mientras que otras mujeres griegas estaban atadas al hogar, se esperaba que las mujeres espartanas hicieran ejercicio y estuvieran lo más en forma posible. Otra libertad que se ofreció a las mujeres espartanas fue la educación.

Representación de mujeres espartanas jugando libremente afuera con la mujer en primer plano sosteniendo un instrumento que muestra su interés en la música y las artes. Esta puede haber sido una historia diferente para sus homólogos griegos. (Jean-Baptiste Camille Corot / Dominio público)

Representación de mujeres espartanas jugando libremente afuera con la mujer en primer plano sosteniendo un instrumento que muestra su interés en la música y las artes. Esta puede haber sido una historia diferente para sus homólogos griegos. (Jean-Baptiste Camille Corot / Dominio público)

Según Sarah J. Pomeroy, "las niñas se dividieron en las categorías de niños, niñas, doncellas que habían llegado a la pubertad y mujeres casadas. Los peinados distinguían a las doncellas de las mujeres recién casadas, estas últimas llevaban el pelo corto". Sin embargo, algunas mujeres espartanas sabían tejer; La industria textil espartana fue producida principalmente por esclavos y sirvientes, dejando a las mujeres y hombres espartanos libres para dedicarse por completo al servicio del estado. Para los hombres, era servicio militar, mientras que para las mujeres espartanas era mantenerse en buena forma física y tener hijos sanos.

Como se mencionó anteriormente, el sentido del individuo era segundo al del estado espartano. Sin embargo, con la falta de individualismo llegó la libertad de las mujeres espartanas para ser algo más iguales a los hombres que sus contrapartes griegas. El papel de las mujeres espartanas era estar sanas, en forma y listas para dar a luz hijos activos para Esparta. Otro aspecto para garantizar la salud de sus hijos fue alentar a las mujeres espartanas en las discusiones mentales e intelectuales sobre políticas estatales, leyes, lectura, escritura y mitología. Se esperaba que una mujer espartana mantuviera su destreza intelectual y algo contra cualquier hombre que la desafiara.

Las mujeres espartanas se ejercitaron y participaron en carreras a pie junto a los hombres espartanos. Aunque a las mujeres nunca se les permitiría participar en el evento, el entrenamiento de la escuela militar espartana, al que todos los niños tenían que ingresar antes de los 7 años. Las mujeres espartanas todavía recibían una educación formal aprobada por el estado. Según los pitagóricos enumerados por Lamblichos, "las mujeres espartanas podrían haber sido altamente alfabetizadas". Sin embargo, existe un debate sobre si la educación se otorgó solo a mujeres de la élite espartana o si se permitió a todas las clases de mujeres espartanas. Era evidente que las mujeres espartanas podían leer, escribir y se les permitía entablar conversación con los hombres.

Las mujeres espartanas también eran famosas por intimidar a los hombres griegos atenienses con su agudo ingenio y sus opiniones abiertas sobre las leyes estatales que no se alineaban con Esparta.

El coraje de las mujeres de Esparta. (Jean-Jacques-François Le Barbier / Dominio público)

El coraje de las mujeres de Esparta. (Jean-Jacques-François Le Barbier / Dominio público)

Sus madres principalmente educaron en el hogar a mujeres espartanas. Tanto las mujeres como los hombres serían examinados durante las carreras y ceremonias del festival para promover la competitividad entre los jóvenes. Sin embargo, la educación de las mujeres capaces de leer y escribir parecía haber sido profundamente desafiada, lo que obligó a suspenderla y luego reiniciarla a lo largo de la historia espartana.

Las mujeres espartanas estaban en forma y libres

Era común que las mujeres griegas antiguas usaran corsés, bandas de apoyo para el pecho que funcionaban de manera muy similar a la del sujetador moderno. También usaban fajas para mantener una característica femenina y sostener sus vestidos. La mayoría de las mujeres griegas antiguas usaban vestidos hechos a menudo con los elaborados textiles que crearon. Se consideraba tabú y antiestético presentar a cualquier mujer griega desnuda o mostrando algún signo de su figura.

Sin embargo, este no fue el caso de la representación de las mujeres espartanas. Según Hans Licht, autor de la vida sexual de la antigua Grecia, las representaciones de mujeres espartanas en jarrones antiguos revelaron que estaban desnudas en su mayoría, excepto por un corto Chiton (vestido corto), que contenía una ranura al lado que revelaba gran parte de sus piernas. Esto era tan evidente y tan diferente de Atenas que "... las chicas espartanas fueron ridiculizadas. Por lo tanto, se llamaban "duchas de muslo" ... "Las mujeres espartanas estaban casi completamente desnudas si no fuera por el Chiton que llevaban puesto. Debido a las rigurosas cantidades de ejercicio corporal, se hace muy evidente por qué es así.

Estatua de mujer que lleva un quitón corto, para mostrar cómo podría haber sido las mujeres espartanas. (Carole Raddato / CC BY-SA 2.0)

Estatua de mujer que lleva un quitón corto, para mostrar cómo podría haber sido las mujeres espartanas. (Carole Raddato / CC BY-SA 2.0)

Al igual que la interpretación de Licht de las obras de Lycurgus, las mujeres espartanas fueron obligadas a correr, aprender a luchar, lanzar discos y jabalinas, lo mejor que tuvieron éxito. La psicología del estado espartano totalitario era las mujeres sanas que estaban tan en forma como los hombres podrían tener hijos sanos. A diferencia de los hombres espartanos, las mujeres recibieron más alimentos y provisiones para que las mujeres espartanas tuvieran la mejor nutrición para este hecho.

Las mujeres y los hombres espartanos fueron hechos para caminar casi desnudos, pulsar de pelear, y abiertos tanto para hombres como para mujeres y bailar y socializar solo en tiempos de festivales. Sin embargo, el hecho es que los momentos limitados de libertad compartidos por las mujeres a menudo fueron eclipsados ​​por las opresivas leyes draconianas que procesaron. Los hombres aún vivían separados de las mujeres en los cuarteles hasta que finalizaban sus treinta años de servicio. Tanto los hombres como las mujeres todavía están en secreto para copular y disfrutar de su tiempo como hombres y mujeres, o bien ser ridiculizados y castigados severamente.

Las mujeres y los hombres jóvenes espartanos hacen ejercicio juntos. (Edgar Degas / Dominio público)

Matrimonio espartano, sexo y nacimiento

A lo largo de la mayor parte de la historia, los matrimonios fueron principalmente contractuales. El matrimonio entre un hombre espartano y una mujer no fue diferente. Sin embargo, los espartanos contenían ciertos aspectos que eran exclusivos de su propia cultura. La edad promedio para que una mujer espartana se casara era a los 18 años, normalmente a un hombre espartano de 30 años. Si bien esto puede parecer una gran diferencia de edad, esto fue muy diferente de lo que se vio en Atenas. En Atenas, la mujer promedio se casó a los 14 años con hombres que tenían más de 30 años. Pomeroy también señala que los hombres espartanos que no podían casarse a los treinta años fueron severamente castigados por ser inútiles para la sociedad.

Debido al compromiso de treinta años que los ciudadanos espartanos masculinos hicieron, los matrimonios fueron breves y las parejas de recién casados ​​aún estaban separadas, excepto en ciertas épocas del año en que podían estar juntos. Sarah J. Pomeroy, autora de la Antigua Grecia, mencionó que, en el trabajo de Plutarco, se observó que "los hombres espartanos eran reacios a casarse, independientemente de que el estado espartano ofreciera incentivos para el matrimonio y la procreación". Otra posible razón para esta reticencia era la separación y aislados en grupos del mismo sexo desde los siete años y hasta la finalización del servicio militar, dejando a la mayoría de los hombres recién casados ​​espartanos sin saber cómo interactuar con los miembros del sexo opuesto.

Las costumbres culturales del matrimonio espartano a menudo se seleccionaron al azar con hombres y mujeres solos en una habitación oscura. Los juicios matrimoniales se mantendrían en secreto, y si la cópula resultara infértil para las novias, las parejas se reorganizarían con otras parejas. Si el matrimonio fue exitoso, era costumbre que la novia se cortara el cabello y se vistiera con la túnica de un hombre espartano. Durante un período de unos pocos días, el novio se escabullía de su cuartel para tener intimidad con su esposa recién casada y luego se retiraba antes de que alguien se enterara. Si lo atraparan, sería castigado por abandonar el cuartel.

Además, según Hans Licht, autor de Sexual Practices of Greece, las notas de Licht sobre las traducciones de Plutarch declararon que "... Tales reuniones sirvieron no solo para hacerlas precisas y moderadas, sino que también promovieron el nacimiento de niños se abrazan con una actitud siempre fresca para que, en lugar de sentirse saciados o debilitados por el disfrute demasiado frecuente, se dejen atrás, ya que fue provocador y alimentó el amor y la inclinación mutuos ".

Aunque extraño para los estándares de hoy en día, así como para las reglas de Atenas, este método fue algo exitoso para continuar con la población y para limitar al mínimo el apego emocional a los miembros de la familia. Los espartanos eran una cultura guerrera que odiaba la debilidad e hicieron todo lo posible tanto en los aspectos personales como sociales para eliminar toda vulnerabilidad. Esto no se limitó al matrimonio y al amor íntimo.

Representación de un guerrero espartano antes de la batalla en la puesta del sol. (Mohamed Hassan / Dominio público)

Tierra de mujeres espartanas

El papel de la propiedad de la tierra espartana ha sido históricamente controvertido debido a cuánto control tenían los ciudadanos espartanos sobre sus tierras. Muchos eruditos como Stephan Hodskin exploraron los trabajos de Lykourgos de Plutarch, a lo que declaró que "... los conciudadanos deben hacer una parcela de su territorio y dividirlo en uno nuevo, y vivir entre ellos sobre la base de una uniformidad completa y igualdad en sus medios de subsistencia ... " Sin embargo, Hodskin también explora el otro lado en el que la herencia de la tierra a través de la línea masculina también podría haber sido una posibilidad. Cualquiera que sea el caso, cuando los hombres estaban en guerra y no había herederos varones, las mujeres espartanas se hicieron titulares de una parte de la propiedad hasta que se volvieron a casar o dieron a luz a un heredero varón.

Los problemas con la herencia también pueden ser referenciados e incluso cuestionados por las obras de Aristóteles en el siglo IV a. C. a las que atribuyó los fracasos de Grecia a los inmensos derechos, riqueza e influencia que las mujeres espartanas tenían sobre el estado, la propiedad y el gobierno.

Como Pomeroy explora en su evaluación de Aristóteles, "... la libertad de Esparta de legar su tierra como lo deseaban, y el tamaño de las dotaciones llevó a que dos quintos de la tierra en su propio tiempo cayeran en manos de las mujeres... Sin embargo, parece ser que las hijas espartanas recibieron como dote la mitad del contraste, en comparación con la sexta parte que las hijas atenienses heredaron ... ".

Independientemente de si el estado era el propietario de la tierra o no, lo más evidente era que las mujeres espartanas eran las que gobernaban la casa debido a la forma en que se diseñó la cultura espartana. Los hombres pasaron la mayor parte de sus vidas en el arcén, luego en los barracones y luego en la guerra. Si tenían suerte y vivían lo suficiente como para retirarse a la edad de 40 años, regresarían a la casa, que estaba controlada por su esposa o miembros de la familia sobrevivientes.

Representación de una mujer espartana dando un escudo a uno de sus hijos antes de que él vaya a la guerra, mientras cuida a sus otros hijos. (Daderot / Dominio público)

El papel de los hombres espartanos era servir en el ejército; El papel de las mujeres espartanas era mantenerse saludable y abundante en la producción de descendencia. Esta responsabilidad del alma puso a las mujeres espartanas por encima de los trabajos típicos que otras mujeres de Grecia soportarían, como participar en la creación de la industria textil. La mayoría de las mujeres espartanas no producian ropa, pero se aseguraban de administrar a sus sirvientes y esclavas para producir productos textiles y de tela para el hogar y el mercado. También tomarían el papel de gobernadores supremos de sus hogares. Como la mayoría de las mujeres espartanas casadas solían estar solas, mientras que todos los hombres estaban entrenando, en barracas o en guerra, las mujeres espartanas tenían la capacidad de obtener ingresos en forma de tierras y propiedades públicas y sancionadas por el estado. En particular, para administrar la asignación de tierras y obtener algún beneficio de un porcentaje de la administración de la producción agrícola a través de sirvientes y esclavos.

Con el tiempo que condujo al período helenístico, muchas mujeres espartanas pudieron acumular mucha riqueza de sus habilidades para administrar la tierra y las propiedades que les fueron otorgadas. Sin embargo, la moneda real fue prohibida por el gobierno estatal por temor a promover el buque de guerra ídolo entre los individuos que centrarían su atención en el yo en lugar del estado. En cualquier caso, la utilización y adquisición de tierras fue una forma de riqueza que fue aprobada por los espartanos.

A los hombres, mujeres y niños en Esparta se les enseñó que su primer deber era con su estado. La mujer espartana pensó que el mayor honor era que sus hijos o esposo murieran luchando por su estado. (esta imagen ha sido recortada) (Patrick Gray / CC BY 2.0)

A los hombres, mujeres y niños en Esparta se les enseñó que su primer deber era con su estado. La mujer espartana pensó que el mayor honor era que sus hijos o esposo murieran luchando por su estado. (esta imagen ha sido recortada) (Patrick Gray / CC BY 2.0)

Cuando todo cambió: la culpa helenística de las mujeres espartanas

Es irónico pensar que una ciudad-estado dedicada a la erradicación de la individualidad sería un estado que promoviera la igualdad y la libertad para sus mujeres. Sin embargo, eso pronto cambió.

Aunque las mujeres eran tenidas en alta estima y eran rigurosas en el gobierno de los hogares y en la acumulación de riqueza en la tierra, las crecientes opiniones de las mujeres se volvieron mucho más cínicas, especialmente a medida que la población masculina comenzó a disminuir. Esto se debió a la trágica pérdida que Esparta había sufrido en Leuctra en 371 a. C., seguida de varias revueltas ilícitas. Debido al debilitamiento del estado debido a estas guerras y levantamientos importantes, la población masculina sufrió inmensamente. Sin embargo, en lugar de culpar a las guerras y las políticas de Esparta, que llevaron a estos desastres, muchos espartanos culparon a las mujeres por las fallas de Esparta.

Al igual que con el tema de las mujeres propietarias de propiedades, Aristóteles también criticó a las mujeres que tienen educación y poder con la misma firmeza. Aristóteles culpó a las mujeres espartanas por ser la única razón de las fallas de la civilización espartana debido a la libertad, la energía, la educación y el prestigio. Aunque apasionado y duro en su juicio, las creencias de Aristóteles podrían haber sido muy influyentes. Cuando comenzó el período helenístico, a las mujeres espartanas se les prohibió recibir educación. Aunque en años posteriores, los reyes espartanos, como Cleomenes III, lucharían para restablecer el derecho de las mujeres a ser educadas, solo para volver a perder el favor hasta el período romano.

Imagen de portada: mujer espartana en primer plano con su marido guerrero al fondo. Fuente: serhiibobyk/ Adobe stock

Autor B.B. Wagner

Referencias

Barber, Elizabeth Wayland. 1994. "Chapter 7: Cloths and Caravans." In Women's work, the 20,000 years. Women, cloth, and society in early times., by Elizabeth Wayland Barber. New York: w.w. Norton and Company.

—. 1995. Women's Work. The First 20,000 years. Women, Cloth, and Society in Early Times. New York: W.W. Norton and Company.

Boardman, John, Jasper Griffen, and Oswyn Murray. 1986. The Oxford History of the Classical world. New York: Oxford University Press.

Hodskin, Stephan. 1986. "Land Tenure and Inheritance in Sparta." The Classical Quarterly (Cambridge University Press on behalf of The Classical Association) 36 (2): 378-406.

Licht, Hans. 1993. "Marriage and the life of women." In Sexual life in Ancient Greece, by Hans Licht, edited by Lawrence H. Dawson, translated by J.H. Freese, 18-57. New York: Dorset Press.

Licht, Hans. 1993. The Sexual Life in Ancient Greece. Edited by Lawrence H Dawson. Translated by J. H. Freese. New York: Dorset Press.

Pomeroy, Sarah B., Stanley M. Burnstein, Walter Donlan, Jennifer Tolbert Roberts. 1999. Ancient Greece, A political, social, and cultural history. New York: Oxford University Press.

writer873. 2012. Ancient History Encyclopedia. January 18. https://www.ancient.eu/article/123/the-women-of-sparta-athletic-educated....

Siguiente Artículo