All  
Portada-El Monumento Nacional Wupatki de Arizona al amanecer. (CC BY NC 2.0)

Hallado antiguo calendario solar en uno de los 1.500 petroglifos Anasazi descubiertos en Arizona

Los arqueólogos que están explorando las remotas mesas del norte de Arizona han identificado un grupo de petroglifos no registrado hasta ahora, uno de los cuales confirma la existencia de un antiguo calendario solar prehistórico de la cultura Anasazi.

Según Western Digs, este calendario solar lleva más de 700 años señalando las estaciones gracias a una ‘daga de sombra’ que recorre la superficie de un gran bloque de roca arenisca. Este elemento es un saliente de roca natural que se encuentra por encima del panel de petroglifos. Western Digs informa de que la ‘daga de sombra’ parte en dos una espiral grabada sobre la pared de roca, mientras que otra sombra interactúa con un conjunto de ocho círculos picados sobre la superficie del lado izquierdo del panel.  

Los investigadores han descubierto estos petroglifos adentrándose en el Monumento Nacional Wupatki, situado al nordeste de Flagstaf, Arizona (Estados Unidos). La zona incluye las ruinas de decenas de emplazamientos construidos por la cultura Anasazi, también conocida como Kayenta o Sinagua.

Vista de las ruinas de Wupatki. (CC BY SA 2.5)

Vista de las ruinas de Wupatki. (CC BY SA 2.5)

La investigación ha sido llevada a cabo por expertos vinculados al Museo del Norte de Arizona, con la colaboración del Servicio de Parques Nacionales. El supervisor del estudio es David Purcell. Los trabajos se iniciaron en el año 2014. El objetivo principal del proyecto era documentar en toda su magnitud el arte rupestre y otros aspectos de la región, muchos de los cuales no habían sido estudiados durante décadas o ni siquiera habían sido descubiertos hasta ahora.

Algunos de los petroglifos de Wupatki plasmados sobre un bloque de roca arenisca. (CC BY NC 2.0).

Algunos de los petroglifos de Wupatki plasmados sobre un bloque de roca arenisca. (CC BY NC 2.0).

El fruto de su investigación ha sido una extensa biblioteca de imágenes fotográficas de cada panel, dibujo y elemento de la zona. El equipo de científicos ha sido capaz de ampliar el alcance del proyecto y llevar a cabo además algunos análisis preliminares. Los trabajos se han centrado en observar cómo está orientado el arte rupestre de la zona respecto al horizonte.

Después de casi dos años, los arqueólogos ya habían examinado las plataformas conocidas como Horseshoe Mesa, Middle Mesa, y Little Mesa. Los investigadores observaron la interacción de la luz del sol con ciertos puntos en diferentes momentos del año. Entretanto, la documentación recopilada alcanzaba ya los 122 paneles de petroglifos en Horseshoe Mesa y los 107 en Middle Mesa. En total se han descubierto 138 nuevos paneles de petroglifos, mientras que otros fueron redescubiertos. Pero muchos de los paneles contenían decenas de petroglifos individuales. En conjunto, la suma asciende al impresionante número de más de 1.500 glifos independientes, registrados por primera vez.

Purcell ha comentado a Western Digs acerca de estos petroglifos:

El hallazgo más significativo fue el descubrimiento por parte de la arqueóloga del Museo del Norte de Arizona Nancy Mueller de una punta de flecha Esquina Elko con muescas [un estilo que data de hace entre 1500 y 4000 años], así como el hallazgo del panel 92, un petroglifo independiente con un muflón del estilo Lineal de Glen Canyon, lo que sugiere una ocupación de Horseshoe Mesa en el período Arcaico Tardío. El arte rupestre y los objetos encontrados en relación con él pertenecen sin duda a la tradición Kayenta, aunque también hemos hallado algunos fragmentos de cerámica Sinagua.

Las primeras informaciones sobre petroglifos en el norte de Arizona proceden de finales del siglo XIX. Su estudio confirmó la presencia humana en esta zona desde una época tan antigua como hace 4.000 años. Muchas de las imágenes parecen ser obra de los Anasazi.

Los Anasazi eran una antigua cultura nativa americana que habitó el sudeste de Utah, nordeste de Arizona y noroeste de Nuevo México, además del sudoeste de Colorado. Según los investigadores, se desarrollaron como parte de la tradición Sohara (5440 a. C. – 460 d. C.), que derivó de la cultura paleoindia Picosa. Los Anasazi vivían en una serie de construcciones muy diversas, desde pequeñas viviendas familiares semienterradas a los edificios de mayor tamaño de los grandes poblados excavados en paredes de roca, capaces de albergar a todo un clan y de naturaleza defensiva. En especial, los anasazi dominaban la meseta del Colorado, y su nación interconectaba a cientos de comunidades de la región.

Antiguo poblado de Cliff Palace en Mesa Verde, condado de Montezuma, Colorado, Estados Unidos. (CC BY SA 3.0)

Antiguo poblado de Cliff Palace en Mesa Verde, condado de Montezuma, Colorado, Estados Unidos. (CC BY SA 3.0)

Entre los petroglifos, el que más llama la atención es uno localizado en la cara sur de una cornisa de piedra arenisca ubicada en el extremo norte de Horseshoe Mesa. Es conocido como Panel 50, y fue registrado por primera vez en el año 1931. Purcell ha confirmado que es un calendario en imágenes, es decir, que se trata de un instrumento destinado a contabilizar el paso del tiempo que utiliza el juego de la luz solar y las sombras sobre la pared de roca arenisca. El panel es un conjunto de ocho círculos, cada uno de los cuales mide entre 7 y nueve centímetros de diámetro. Están dispuestos en filas de dos, tres, dos y uno.

Por sus características y situación, el Panel 50 “crea un juego único de luces y sombras en torno al comienzo de la primavera, el otoño y el invierno.” Los investigadores han confirmado que la pared de arenisca conocida como Panel 50 “es definitivamente un observatorio para el solsticio de invierno y los equinoccios.” En palabras de Purcell: “Los antiguos habitantes de Horseshoe Mesa observaron estas figuras y se dieron cuenta de que podían ser utilizadas para llevar el cómputo de importantes acontecimientos solares como los equinoccios, añadiendo además los elementos del petroglifo.”

Pintura rupestre del Palatki Heritage Site cercano a Sedona, Arizona (Estados Unidos), en la que se observa la posición del sol respecto a las diversas formaciones de roca en solsticios y equinoccios. (CC BY SA 3.0)

Pintura rupestre del Palatki Heritage Site cercano a Sedona, Arizona (Estados Unidos), en la que se observa la posición del sol respecto a las diversas formaciones de roca en solsticios y equinoccios. (CC BY SA 3.0)

En el año 2006, los arqueólogos descubrieron otro extraordinario petroglifo en Arizona. Se encontraba grabado en la roca y representaba una antigua explosión estelar observada en su momento por pueblos nativos americanos. Los investigadores creen que es el único registro conocido de una supernova que tuvo lugar en el año 1006. Este petroglifo fue hallado en el Parque Regional de White Tanks de Phoenix (Arizona).

Imagen de portada: El Monumento Nacional Wupatki de Arizona al amanecer. (CC BY NC 2.0)

Autor: Natalia Klimczak

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo