All  
Máscara maya hecha de estuco que fue descubierta en la península de Yucatán en México.

Cara gigante de Ucanha: Máscara maya esculpida encontrada en México

En el estado de Yucatán, en el sureste de México, en la península de Yucatán, un equipo arqueológico que excavó en un sitio poco explorado cerca del pequeño y pintoresco pueblo de Ucanha, descubrió algo muy inusual. Era un rostro gigante de aspecto humano, tan alto como una persona y esculpido en estuco. Sus rasgos lo identificaron claramente como una máscara de la antigua civilización maya, que gozó de total hegemonía en esta parte del mundo hace más de mil años.

Máscara maya descubierta en la península de Yucatán

El relieve de estuco maya se descubrió por primera vez en 2017. Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en México pasaron tres años restaurando cuidadosamente la escultura, entre períodos en los que se volvió a enterrar temporalmente para evitar su rápido deterioro por exposición a los elementos. Pudieron fechar positivamente la máscara maya en la era preclásica tardía de la antigua civilización maya, lo que significa que fue creada en algún momento entre el año 300 a.C., y el 250 d.C.

 

 

Vista de la cara gigante de estuco, o máscara maya, in situ. El rostro fue descubierto en la península de Yucatán cerca del pueblo de Ucanha. (INAH)

Vista de la cara gigante de estuco, o máscara maya, in situ. El rostro fue descubierto en la península de Yucatán cerca del pueblo de Ucanha. (INAH)

En su declaración anunciando el hallazgo, el INAH afirmó que esculturas como estas "representan los rostros de individuos con características particulares que pueden asociarse con deidades o con personajes de estatus social prominente". Era una práctica común en la civilización maya decorar edificios con esculturas decorativas incrustadas a gran escala, que a menudo presentaban los rostros de gobernantes o dioses. 

Sin embargo, reliquias como esta son un hallazgo raro, ya que muchas de las esculturas que alguna vez existieron han sido irrevocablemente dañadas, destruidas o permanecen profundamente enterradas en lugares desconocidos. Sin embargo, se han encontrado relieves de estuco esculpidos similares en los pueblos de Acanceh e Izamal. Pero esas son las únicas otras caras gigantes descubiertas en la península de Yucatán.

Reconociendo la delicada naturaleza de su descubrimiento, los arqueólogos han vuelto a enterrar la escultura completamente restaurada, garantizando así su conservación. Sin embargo, los turistas interesados ​​en ver más de cerca los antiguos relieves de estuco maya pueden hacerlo viajando a Acanceh. Allí, varias esculturas en honor a las deidades mayas se han exhibido al público, en el "Palacio de los estucos" de la ciudad.

Detalle de la máscara maya de estuco descubierta cerca del pueblo de Ucanha en México. (INAH)

Detalle de la máscara maya de estuco descubierta cerca del pueblo de Ucanha en México. (INAH)

Influencia olmeca en los mayas

La máscara maya de estuco gigante representa ejemplos sobresalientes del antiguo arte maya. Los dioses y gobernantes mayas eran honrados rutinariamente en forma esculpida y, además del estuco, los artistas mayas también esculpían en piedra, madera, hueso, conchas y arcilla cocida. El interés de los mayas por crear rostros esculpidos con apariencia humana se remonta al primer milenio antes de Cristo. Sus esfuerzos artísticos en esta zona fueron claramente influenciados por sus contactos con los olmecas, la llamada "Cultura Madre de Mesoamérica" que ocupó las extensas regiones terrestres al oeste de la Península de Yucatán hasta alrededor del año 400 a.C., cuando sus sociedades desaparecieron por razones indeterminadas. 

Poco se sabe sobre la naturaleza de los contactos entre los olmecas y los mayas. Pero la influencia olmeca en la cultura maya fue profunda. Los olmecas afectaron las creencias espirituales, las prácticas e incluso las actividades recreativas del pueblo maya, así como sus preferencias en estilo artístico y arquitectura.

Los olmecas son más conocidos hoy en día por sus colosales estatuas de cabezas de piedra talladas, que pesan varias toneladas cada una y se cree que representan los rostros de los venerados gobernantes olmecas. Los rostros tallados en estos gigantescos trozos de roca recuerdan las máscaras mayas y los rostros gigantes creados por escultores mayas, quienes habrían recibido el encargo de realizar estas obras de arte por los gobernantes de los diversos pequeños reinos que componían la mayor civilización maya.

A finales de la era preclásica, cuando se esculpió la cara gigante de Ucanha, los mayas vivían en aldeas agrícolas aún pequeñas pero cada vez más pobladas. Estos asentamientos en rápida expansión formaron las semillas de las grandes ciudades mayas que surgieron para dominar la región en la era clásica, que se extendió desde el año 250 d.C., al 900 d.C. 

Las creaciones artísticas más grandes que la vida, como la cara gigante de Ucanha, son reflejos de una sociedad que se estaba volviendo cada vez más segura y ambiciosa. En el apogeo de su poder, los mayas ejercieron control político, cultural y social sobre una amplia franja del sur de México y América Central. Pudieron mantener ese control durante varios siglos, antes de que la decadencia interna, seguida de la conquista española, provocara la desaparición de sus reinos.

Reconociendo la naturaleza sensible de su descubrimiento, los arqueólogos han vuelto a enterrar la escultura completamente restaurada, garantizando así su conservación. (INAH)

Reconociendo la naturaleza sensible de su descubrimiento, los arqueólogos han vuelto a enterrar la escultura completamente restaurada, garantizando así su conservación. (INAH)

Explorando la historia a través de artefactos abandonados: la máscara maya

Si bien el pueblo maya todavía existe en cantidades significativas, las grandes culturas construidas por sus ancestros lejanos existen solo en la forma de artefactos, reliquias y obras maestras arquitectónicas que dejaron atrás. Descubrimientos asombrosos como la cara gigante en Ucanha no revelan muchos detalles sobre la cultura o los artistas que los crearon. Pero actúan como marcadores de la evolución cultural en curso que estaba cambiando a la sociedad maya, alejándolos de sus modestas raíces agrarias y transformándolos en una cultura urbana diversificada, ambiciosa y de gran éxito, una que finalmente estaba condenada a la extinción, como todas los demás, que parecen ser grandes civilizaciones e imperios.

Por supuesto, lo que experimentaron los mayas durante la transición de la era Preclásica a la Clásica es el mismo tipo de transformación evolutiva que se ha experimentado en Europa, Estados Unidos y otras partes del planeta durante los últimos dos siglos. Cuando los arqueólogos del futuro lejano estén excavando entre los escombros que quedaron después de nuestro colapso final, es probable que sientan tanta curiosidad por la civilización perdida que creó las cabezas gigantes talladas en el Monte Rushmore, como nosotros por la civilización perdida hace mucho tiempo, que creó los rostros gigantes esculpidos en la península de Yucatán.

Imagen de Portada: Máscara maya hecha de estuco que fue descubierta en la península de Yucatán en México. Fuente: INAH

Autor: Nathan Falde

Imagen de Nathan Falde

Nathan Falde

Nathan Falde es un escritor independiente de tiempo completo de Wisconsin en los Estados Unidos. Se graduó de la American Public University en 2010 con una licenciatura en historia, y tiene una larga fascinación por la historia antigua, los misterios... Lee mas
Siguiente Artículo