Portada - ‘Tres monjes bebiendo cerveza’ (1885), óleo de Eduard Grützner. (Public Domain)

Hermanos cerveceros franceses: monjes benedictinos elaboran una cerveza tradicional según una antigua receta

Entre oraciones, cantos gregorianos y contemplación espiritual, los monjes benedictinos del monasterio de Saint-Wandrille, en el norte de Francia, están ahora dedicando su tiempo libre a producir la única cerveza monástica de Francia , recuperando así una antigua tradición.

Una bebida muy popular en los monasterios medievales 

Las cervecerías monásticas eran algo habitual en la época medieval: un tiempo en el que se esperaba de monjes y monjas que vivieran de su propio trabajo y no aceptaran la caridad (siguiendo la Regla de San Benito). Sin embargo, no solo producían cerveza, sino que también se la bebían. En el año 2013, por ejemplo, un equipo de arqueólogos descubrió en Inglaterra una antigua cervecería que era visitada a diario por monjes del antiguo priorato de Bicester. Aquellos hombres de Dios bebían cerveza todos los días para eliminar bacterias, y los visitantes de este peculiar monasterio habrían consumido unas 10 pintas de cerveza a la semana (unos 5,68 litros).

‘Un monje y su comida’ (1908), óleo de Eduard Grützner. (Public Domain)

‘Un monje y su comida’ (1908), óleo de Eduard Grützner. ( Public Domain )

Aunque los monjes llevaban una vida solitaria de trabajo y oración, también creían en la hospitalidad y la caridad. Los monasterios eran reconocidos como lugares de refugio para los viajeros que buscaban un alojamiento seguro y limpio con comida y bebida decentes. Los monjes obtenían los alimentos de sus propios cultivos o intercambiándolos por otros productos, y también elaboraban sus propias bebidas, de modo que cerveza y vino solían ser de fácil acceso en los monasterios. Muchos monasterios han recaudado fondos tradicionalmente elaborando cerveza y vendiéndola.  

‘Monje probando vino’ (1886) óleo de Antonio Casanova y Estorach, Museo de Brooklyn. (Public Domain)

‘Monje probando vino’ (1886) óleo de Antonio Casanova y Estorach, Museo de Brooklyn. ( Public Domain )

Una cerveza realmente buena

Situado en el corazón de Normandía, entre Le Havre y Rouen, el monasterio francés empezó a vender una primera muestra de su cerveza a finales del pasado verano. Oficialmente lanzaron al mercado su nueva receta a principios de diciembre. En menos de un mes la cerveza se convirtió en todo un éxito, cosechando grandes elogios de los expertos en el mercado de la cerveza artesanal. El experto francés en cerveza Herve Marziou, uno de los que aconsejó a los monjes recuperar esta antigua tradición medieval del monasterio, ha comentado en declaraciones recogidas por The Local que “Para mí es un gran acontecimiento, uno de los más importantes desde que empecé mi carrera en 1973.”

Ya se han vendido más de 25.000 botellas de medio litro al precio de 4,50 € la unidad en la tienda del monasterio, en otros monasterios, online y en establecimientos especializados. Como se afirma orgullosamente desde la abadía a través de su web oficial , “Es la única cerveza producida actualmente en Francia por monjes en su propio monasterio.”

Dibujo de un monje elaborando cerveza. (MicroBus Brewery)

Dibujo de un monje elaborando cerveza. ( MicroBus Brewery )

Sin embargo, no es la primera vez que una moderna comunidad de monjes produce cerveza y la vende en un monasterio europeo. El monasterio de Strahov en Praga, república Checa, también lleva un par de años vendiendo una popular cerveza basada en una antigua receta histórica. La han llamado “Sv Norbert India Pale Ale”, y está basada en la cerveza que elaboraban los soldados británicos para sus viajes a la India cuando ésta era una colonia británica.

Creando un nuevo sabor: objetivos para el futuro

El reciente proyecto del monasterio francés ha sido dirigido exclusivamente por los propios monjes, que se han encargado además de perfeccionar las herramientas que necesitaban para lanzar la cerveza al mercado: el tipo de botella, las etiquetas y el envasado.

Tras experimentar inicialmente con un equipo para elaborar cerveza recibido de manos de unos amigos británicos, los monjes franceses formaron un comité y decidieron cuál era el sabor que deseaban para su cerveza: “Si la cerveza tiene un sabor inglés, es porque su receta incluye cuatro variedades inglesas de lúpulo, cultivadas en Francia: dos amargas y dos aromáticas,” explica el hermano Matthieu.

Claustros y patio del monasterio francés de St. Wandrille, donde se elabora esta nueva cerveza monástica. (CC BY SA 3.0)

Claustros y patio del monasterio francés de St. Wandrille, donde se elabora esta nueva cerveza monástica. ( CC BY SA 3.0 )

A finales del 2015, los monjes obtuvieron un préstamo bancario de 750.000 € para comprar la maquinaria necesaria para poder iniciar su ambicioso proyecto de cervecería, y su objetivo actual es producir unos 80.000 litros anuales de su selecta cerveza.

Imagen de portada: ‘Tres monjes bebiendo cerveza’ (1885), óleo de Eduard Grützner. ( Public Domain )

Autor: Theodoros Karasavvas

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article