All  
Portada - La momia egipcia de Turín conocida como ‘Fred’, Museo Egipcio de Turín. Fuente: CC BY-SA 3.0 Autor: Ashley Cowie

Científicos descubren que la momia egipcia más antigua conocida ya fue sometida a un embalsamamiento hace más de 5.000 años

La momia de Turín, o “Fred”, como es conocida por los arqueólogos, lleva siendo custodiada por el Museo Egipcio de Turín desde principios del siglo XX y seguía sin ser estudiada por los científicos. Remontándose a hace 5.600 años y enroscada en posición fetal, se creyó en un principio que esta momia habría sido “creada por casualidad”, pero nuevas evidencias sugieren a los científicos que la momia de Turín no es producto de la casualidad.

El estudio, publicado recientemente en la revista Archaeological Science, es el fruto de una década de trabajo centrada en momias prehistóricas y obra de la co-autora del estudio Jana Jones, egiptóloga de la Universidad Macquarie. Su equipo analizó con éxito la momia y halló una compleja lista de ingredientes utilizados durante el proceso de embalsamamiento. Jones comentaba para los reporteros que “el ungüento tenía una base de aceites vegetales que se mezclaban a continuación con azúcares o gomas vegetales, resina de coníferas calentada y extractos de plantas aromáticas”, según podemos leer en un artículo publicado en National Geographic.

Restos del egipcio más antiguo del mundo, Museo Egipcio de Turín, Italia. (CC BY-SA 3.0)

Restos del egipcio más antiguo del mundo, Museo Egipcio de Turín, Italia. (CC BY-SA 3.0)

Esta curiosa lista de ingredientes está causando tanto revuelo porque es el ungüento egipcio de embalsamamiento más antiguo conocido. Sin embargo, es bastante similar a los bálsamos utilizados posteriormente en nobles difuntos para el que sería su viaje al más allá. Hablando sobre esta observación, los componentes de la pasta, señalaba Jones, “no sólo se asemejan a los utilizados miles de años más tarde en Egipto, sino que también son sorprendentemente similares al ungüento identificado por los investigadores en los vendajes de las momias prehistóricas.”

Stuart Tyson Smith, arqueólogo de la Universidad de California con sede en Santa Bárbara e investigador que no formaba parte del equipo que realizó el estudio, declaraba para los reporteros que “es realmente interesante ver esas conexiones y nos da una bonita pieza del rompecabezas que no teníamos antes.”

Hasta ahora se pensaba que la momificación de las momias más antiguas había ocurrido de forma natural debido a la sequedad del clima y a la arena. Pero ahora sabemos que hasta los muertos egipcios más antiguos gozaban de un poco de ayuda humana para hacer más lento el proceso de envejecimiento.

El material para el análisis químico se obtuvo de los vendajes. (Imagen: ©Fotolia)

El material para el análisis químico se obtuvo de los vendajes. (Imagen: ©Fotolia)

Jones observó por primera vez los vendajes bajo un microscopio hace casi 10 años y “se asombró” al descubrir que “los tejidos parecían contener los restos de una resina para embalsamar, un compuesto comúnmente-visto en momias posteriores.” “Fue sin duda una sensación increíble”, reconocía la investigadora. Sin embargo, para comprobar realmente que los egipcios embalsamaban a sus muertos miles de años antes de lo que se creía hasta ahora tuvieron que llevarse a cabo proyectos orientados a la química que se prolongaron durante casi una década.

Según un artículo publicado en PHYS.org “Combinando el análisis químico con el examen visual del cuerpo, las investigaciones genéticas, la datación por radiocarbono y el análisis microscópico de los vendajes de lino, confirmamos que este proceso de momificación ritual tuvo lugar en torno al 3600 a. C. sobre un varón de edad comprendida entre 20 y 30 años cuando murió,” según explicaba Jones.

El profesor Tom Higham, subdirector de la Unidad de Acelerador de Radiocarbono de Oxford, comentaba:

“Hay muy pocas momias de este tipo ‘natural’ disponibles para el análisis. Nuestra datación por radiocarbono demuestra que data de la primera fase Naqada de la prehistoria egipcia, sustancialmente anterior al período faraónico clásico, y esta época tan antigua nos ofrece una visión sin precedentes del tratamiento funerario anterior a la aparición del estado.”

Los resultados cambiarán significativamente nuestro conocimiento del desarrollo de la momificación en el antiguo Egipto, y Higham añadía que también “del uso de agentes de embalsamiento, demostrando el poder de la ciencia interdisciplinar a la hora de comprender el pasado.”

La momia data de la prehistoria egipcia, anterior al período faraónico clásico. (Imagen: ©Fotolia)

La momia data de la prehistoria egipcia, anterior al período faraónico clásico. (Imagen: ©Fotolia)

¿Cómo se utilizaba la pasta para embalsamar?

Jones afirmaba que “el bálsamo habría formado una especie de pasta marrón pegajosa,” y habría sido utilizado para bañar los vendajes antes de envolver la momia, o tal vez el embalsamador untara la pasta directamente sobre el cuerpo. Después de que el cuerpo fuera vendado por completo, la momia era llevada a un lugar elegido en el cálido desierto. Evidentemente, los embalsamadores habían calculado los efectos del prolongado calor del sol sobre su pasta para embalsamar, creando con éxito la sustancia que ellos creían que mejor conservaría el cuerpo intacto.

Con el paso del tiempo se desarrollaron bálsamos “anti UV” (para proteger a la momia de las radiaciones ultravioleta) y “antibacterianos” a medida que el proceso de momificación se volvía cada vez más ritualizado, y las momias clásicas posteriores eran enterradas en tumbas profundas por debajo de la superficie de la tierra, tan lejos de los rayos del sol como era posible. Debido a esto, el químico arqueológico y experto en momificación Dr. Stephen Buckley, de la Universidad de York, señalaba “Los embalsamadores tuvieron que adoptar medidas adicionales, como retirar el cerebro y otros órganos, así como desecar el cuerpo con un tipo de sal llamada natrón,” en declaraciones recogidas por PHYS.org.

Y tratando de responder a “cómo” los antiguos egipcios habrían descubierto la receta para embalsamar hace tanto tiempo, Buckley especulaba: “Algunos de estos ingredientes bien podrían haber tenido un significado simbólico al principio... Pero entonces observaron que tenían propiedades conservativas.” Los equipos arqueológicos y químicos estudian ahora “lugares de experimentación temprana con ingredientes de embalsamamiento,” en palabras del propio Buckley, y sin duda se publicarán estos hallazgos en un nuevo artículo en el futuro.

Imagen de portada: La momia egipcia de Turín conocida como ‘Fred’, Museo Egipcio de Turín. Fuente: CC BY-SA 3.0

Autor: Ashley Cowie

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo