portada: la cabeza de Kha a través de los rayos X (PLOS One)

Práctica de Momificación Alternativa Aplicada sobre Antigua Pareja Egipcia Conservó sus Órganos Internos

Los investigadores médicos que estudian los antiguos cuerpos momificados de un rico arquitecto egipcio y su esposa, cuyos órganos no fueron extraídos durante el proceso, han llegado a la conclusión de que fueron tratados con agentes insecticidas y antimicrobianos que conservaron sus órganos, incluidos los ojos. Esto contradice las afirmaciones de anteriores investigadores, que dieron por sentado que al no haberse extraído los órganos de la pareja, ésta habría sido sometida a una momificación deficientemente realizada.

La tumba intacta de esta pareja, Kha y Merit de la XVIII Dinastía, fue descubierta el año 1906. Contenía algunos bellos y valiosos objetos en su ajuar funerario, como cinco sarcófagos anidados dorados, ricas joyas de oro, prendas de lino y ropa interior con sus monogramas, además de dos de las copias más antiguas conocidas del Libro de los Muertos, según podemos leer en un nuevo artículo de la revista PLOS One obra de médicos y egiptólogos de diversas instituciones.

Ánfora de doble asa procedente del sepulcro de Kha y Merit, ahora en el Museo Egipcio de Turín (Wikimedia Commons)

Ánfora de doble asa procedente del sepulcro de Kha y Merit, ahora en el Museo Egipcio de Turín. En la decoración del ánfora se lee “todas las cosas buenas y saludables” (Foto: Didia/ Wikimedia Commons )

Para comprender mejor el inusual proceso de momificación que siguió la pareja, los investigadores estudiaron los cuerpos utilizando rayos X de última generación y microanálisis químicos. Los autores del estudio, dirigidos por Raffaella Bianucci, han escrito que ambos fueron sometidos a un proceso de momificación de calidad relativamente alta. Esclarecidas “recetas” cuyos componentes poseían propiedades antibacterianas e insecticidas, fueron empleadas para tratar sus cuerpos. El tiempo y el esfuerzo indudablemente invertidos en embalsamar tanto a Kha como a Merit y la utilización de costosas resinas importadas, entre las que destaca la Pistacia, no corroboran el punto de vista anterior de que estos dos individuos habían sido deficientemente momificados,” escribieron.

El sarcófago antropomorfo de Kha en el Museo Egipcio de Turín (Foto: Hans Ollermann/Wikimedia Commons)

El sarcófago antropomorfo de Kha en el Museo Egipcio de Turín (Foto: Hans Ollermann/ Wikimedia Commons )

Los investigadores descubrieron que los órganos internos de la pareja, cerebro, globos oculares y órganos del abdomen y el tórax, estaban muy bien conservados unos 3.500 años después de su muerte gracias a las sales de natrón empleadas en el proceso de su momificación. Sus cuerpos se alojan actualmente en el Museo Egipcio de Turín , en Italia.

“La envoltura externa de Kha fue tratada con una “receta” de embalsamamiento consistente en grasa animal o aceite vegetal mezclados con una pequeña cantidad de extracto de plantas balsámicas o aromáticas, goma vegetal y resina de conífera. La resina de conífera y el “bálsamo” dotaban a la “receta” de embalsamamiento de propiedades altamente conservantes, antibacterianas e insecticidas,” escriben los autores. La receta de Merit era un aceite poco común mezclado con una pequeña cantidad de bálsamo, resina de conífera, cera de abejas y goma vegetal. Estos ingredientes aportaban algunas propiedades antibacterianas. Por su parte, las envolturas externas de Merit fueron tratadas además con sales de natrón, lo que contradice estudios anteriores que opinaban que no se la había momificado bien, declararon también los autores.

Objetos procedentes de la tumba de Kha y Merit:(Foto: Jean-Pierre Dalbera/Wikimedia Commons)

Objetos procedentes de la tumba de Kha y Merit: la caja de sicomoro con vasijas de loza, vidrio y alabastro que contenían kohl y ungüentos para el uso de Merit en el más allá. Estos objetos se encuentran actualmente en el Museo Egipcio de Turín (Foto: Jean-Pierre Dalbera/ Wikimedia Commons )

Merit murió joven, a una edad de entre 25 y 35 años. Fue enterrada en el ataúd de Kha, que tenía la forma de un hombre. Los investigadores creen que los antiguos embalsamadores egipcios requirieron de cierto esfuerzo para embalsamar a la pareja.

Esta pareja ya era conocida por los Egiptólogos a principios del siglo XX, ya que su cámara funeraria, con su estela coronada por un pyramidion, se encontraba en su tumba familiar del cementerio de Deir el Medina. Su sepulcro actual fue descubierto a bastante distancia, lo que explicaría por qué no había sido saqueado. Escriben los autores del estudio:

Debido a su inesperada localización, a unos 25 metros al norte de la cámara funeraria familiar (de coordenadas aproximadas 25,7°N 32,6°E), el sepulcro de Kha y Merit, el más intacto conocido del Imperio Nuevo excluyendo a los que pertenecen a algún miembro de la realeza, nunca fue profanado. Junto a los dos sarcófagos de madera de gran tamaño que contenían las momias del arquitecto y su esposa, se encontraron y recuperaron en la tumba más de 500 objetos, los cuales servirían a Kha y Merit en su viaje al más allá. Siendo uno de los pocos enterramientos egipcios que se han mantenido completamente intactos desde el momento en que fue sellado, la importancia del descubrimiento para la reconstrucción de las costumbres funerarias del Imperio Nuevo es inmensa. También representa una trascendental contribución al conocimiento y la comprensión de las costumbres funerarias de los individuos de aquella época que no pertenecían a la realeza.

Los especialistas creen que Kha procedía de un entorno humilde y ascendió a una posición más elevada gracias a sus habilidades como arquitecto. Sirvió a tres faraones de la dinastía XVIII que reinaron en los siglos XV a. C. y XIV a. C. Kha murió durante la época de Amenhotep III, que reinó hasta el 1348 a. C. Su puesto más destacado fue el de director de las Obras Reales de Deir el Medina, y ocupando este cargo dirigió la construcción de las tumbas reales.

Imagen de portada: la cabeza de Kha a través de los rayos X. Lleva puestos un rico collar de oro, pendientes de oro y una placa de ópalo, posiblemente un amuleto. Nótese cómo ha reducido su tamaño el cerebro. (PLOS One)

Autor: Mark Miller

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article