Portada-Piernas-Momificadas-1.jpg

“Caminando como un Egipcio”… Científicos Momifican Pierna Humana Moderna utilizando Antiguos Métodos Egipcios

Un grupo de científicos ha desempolvado los antiguos conocimientos ancestrales egipcios y los ha utilizado para momificar a un cadáver humano moderno. Inspirados por las técnicas de conservación perfeccionadas a lo largo del tiempo por los antiguos egipcios, un equipo de investigadores ha logrado momificar el tejido fresco de una pierna humana donada a la ciencia y, de acuerdo con su estudio, han obtenido interesantes resultados.

Según explica LiveScience, el equipo científico dispuso de dos piernas para su investigación: una fue sumergida en una solución salina mientras que a la otra fue sometida a un tratamiento de calor seco. Sobre la primera pierna se aplicó una mezcla de sales tradicional según una antigua fórmula egipcia, que deshidrató sus tejidos e impidió su descomposición. Dicha fórmula consistía en una mezcla de sal y natrón (mixtura de carbonato y bicarbonato de sodio).

Momia-Egipcia-Museo-Britanico.jpg

Momia egipcia del Museo británico, Londres. Cedida por: Quintanilla / BigStockPhoto

La segunda pierna fue envuelta e introducida, a temperatura moderada, en un horno para reproducir el entorno caliente y seco del desierto egipcio. Se iban a comparar los dos procesos: la antigua momificación 'artificial' química egipcia versus la momificación 'natural' que tiene lugar cuando un cuerpo es depositado en un entorno árido, como en el caso de la Belleza de Loulan y otras momias de la Cuenca del Tarim .

Muestras de ambas piernas fueron analizadas con avanzadas técnicas de resonancia a lo largo de sendos procesos. Aproximadamente cada tres días se tomaban muestras de tejido que se examinaban a fondo mediante el uso de microscopio, rayos X y análisis de ADN.

Las técnicas tradicionales de momificación de los antiguos egipcios en las que se había aplicado natrón sobre la primera pierna obtuvieron un éxito rotundo. Estos métodos ancestrales demostraron su efectividad en el moderno laboratorio a la hora de prevenir la descomposición. La piel y el músculo de la pierna quedaron desecados y en buen estado de conservación.

El experimento sobre la segunda pierna, sin embargo, tuvo que ser abandonado al cabo de una semana, puesto que no tenía lugar la momificación natural esperada en las condiciones de calor y sequedad a las que estaba sometida. El miembro comenzó a descomponerse después de siete días. El equipo de investigación cree que esto se pudo deber al hecho de que el experimento se realizó en Zürich, Suiza: un lugar con un clima muy diferente al del árido y antiguo Egipto u otras localizaciones, muy secas, en las que se han hallado cuerpos desecados y momificados de forma natural. Por lo tanto, fue imposible llevar a cabo la comparación entre los dos métodos diferentes de momificación. Pero pese a todo, el experimento no se considera un fracaso.

La Antropóloga Física de la Universidad Demócrito de Tracia de Grecia y coautora del estudio Christina Papageorgopoulou declaró en LiveScience: “Queríamos disponer de una metodología precisa basada en pruebas empíricas. La única forma de conseguirlo era realizando el experimento uno mismo.”

Momificar un cuerpo entero implica mayores complicaciones que intentarlo solamente con sus dos piernas. Papageorgopoulou explicó que primero habría que preparar debidamente al cadáver, despiezarlo y extraerle sus órganos internos.

LinoSudarioEgipcioMostagedda.jpg

Hilo de lino de una antigua envoltura funeraria egipcia, pesadamente saturado con resina de árbol (conservante utilizado entre los años 4500 a. C. y 3100 a. C.), hallado en el cementerio Mostagedda de Egipto. Cedida por: Ron Oldfield and Jana Jones.

A través de los exámenes forenses y del registro histórico, el proceso de momificación egipcio se ha hecho más comprensible y actualmente está considerado como el método más acertado de entre los muchos desarrollados en el mundo entero. La mayor parte de la información de que disponemos sobre los procesos a los que se sometían las antiguas momias egipcias nos ha llegado a partir del siglo V a. C. a través de los escritos del historiador griego Herodoto.

Fue él quien escribió la crónica de los pasos llevados a cabo por los antiguos egipcios en la preparación y conservación de cadáveres.

“Primero, los embalsamadores retiran los órganos del cadáver incluido el cerebro, que es extraído por la nariz. A continuación, esterilizan el pecho y las cavidades abdominales, para poco después sumergir el cuerpo en un fluido salado que contiene natrón -una mezcla de carbonato y bicarbonato de sodio- que drena los fluidos corporales e impide que el cuerpo se pudra. Finalmente, envuelven el cuerpo en vendas de lino y lo entierran en una tumba o fosa," escribe DiscoveryNews.

Seguramente se han empleado en el pasado otras técnicas de momificación para conservar el tejido humano, pero esta es la primera vez que los antiguos métodos egipcios son estudiados científicamente a lo largo de todo el proceso de momificación. Papageorgopoulou declaró: “Más o menos hemos documentado con los métodos actuales la manera en que los Egipcios momificaban a sus cadáveres”

Herodoto reseñó que el antiguo proceso de momificación duraba dos meses, mientras que el  experimento realizado por el laboratorio de Zurich les ha llevado casi siete meses (208 días).

Los resultados del estudio  han sido publicados en el diario "The Anatomical Record." Sus conclusiones arrojan luz sobre el proceso egipcio tradicional de embalsamamiento y revelan que los conocimientos antiguos y las técnicas de entonces siguen siendo hoy tan relevantes como lo fueron en el pasado.

Imagen de portada: Pies momificados expuestos en museo. Foto: KevinofSydney/ Flickr CC-BY-2.0

Autor: Liz Leafloor

Traducción: Mariló T. A.

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso

Next article