Portada

Hallazgo de Fósil Revela Nueva Especie de Primeros Humanos: se van Completando los Orígenes del Hombre

¡Haz sitio, Lucy! Un fósil de homínido de hace 3.4 millones de años ha sido descubierto por un grupo de investigadores que afirman que podría tratarse de una nueva especie de antiguos humanos, desconocida hasta el momento. Este homínido, supuestamente nuevo y distinto, habría convivido con el  Australopithecus Afarensis (comúnmente identificado con el esqueleto conocido como "Lucy"), según explica un artículo de Nature y sería uno de los diversos grupos que vivieron en la región al norte de Etiopía hace alrededor de entre 3.3 y 3.5 millones de años.

Los dientes y mandíbulas descubiertos en la región de Woranso-Mille del norte de Etiopía fueron recuperados en el 2011 al final de una larga excavación. Ha sido apodado Australopithecus Deyiremeda por una palabra en lengua Afar, (lengua hablada en la región) que significa"cercano" y "pariente". Los restos fueron descubiertos a sólo 35 kilómetros (22 millas) de donde Lucy y otros fósiles A. afarensis  fueron hallados, en Hadar.

Un estudio publicado  por el equipo de investigación revela que el A. deyiremeda de Afar era distinto de su especie contemporánea, la de Lucy, el  A. afarensis de Hadar, así como de otra tercera especie, el Kenyanthropus Platyops , que habitaba cerca del Lago Turkana, en Kenia. ("Nature" menciona que, tal y como se cree,  la dos especies habrían convivido, "aunque Lucy pueda haber vivido demasiado recientemente" como para haber visto un Deyiremeda.)

Descubiertos-huesos.jpg

Estos hallazgos  revelan un pasado muy antiguo: la mandíbula fosilizada procedente de  la investigación del año 2.013 en la región de Ledi-Geraru, en Etiopía tiene alrededor de 2.8 millones de años. El especimen descubierto puede constituir la espina dorsal de una de las más antiguas especies de humanos -representa al humano perteneciente al género Homo más antiguo conocido – y procede de la época en que los humanos se separaron de los más primitivos Australopithecus. Foto cedida por Brian Villmoare

Las especies difieren notablemente. En el recién descubierto A. deyiremeda la mandíbula es mucho más fuerte, y tiene los dientes más pequeños que los de los A. afarensis, mientras que los fósiles de K.platyops presentan rostros achatados, escribe Nature.

Kenyanthropus-platyops.jpg

Cráneo fosilizado del Kenyanthropus platyops. Public Domain

El paleoantropólogo del Museo de Historia Natural de Cleveland y coautor del estudio, Yohannes Haille-Selassie, declaró a Nature: “Estamos convencidos de que es diferente a cualquier otra especie que hayamos conocido hasta ahora.”

Haille-Selassie afirma que la cuestión esencial es averiguar cuál de todas estas especies dio lugar al género Homo y, por consiguiente, a los modernos humanos.

Fred Spoor, paleontólogo del University College de Londres, escribió un artículo titulado “Paleoantropología: el plioceno medio se llena de gente,” sugiriendo que la diversidad de especies demostrada en Etiopía hace entre 3,5 y 3,3 millones de años podría haber variado en posteriores períodos evolutivos.

Sin embargo, el hecho de que varias especies hayan coexistido no implica que todas ellas hayan sobrevivido al paso del tiempo. Spoor añadió en "Nature": “No deberíamos pensar que, de repente, se encontraron junto al Río Awash, se estrecharon la mano y se preguntaron: "¿qué hace usted aquí?"”

En lugar de eso, Spoor supone que tanto los A. deyiremeda como los A. afarensis "fueron capaces de desarrollarse juntos porque no compitieron directamente por el alimento, el refugio ni el territorio, " añadió en Nature.

australopithecus afarensis Lucy.jpg

Vista lateral de Australopithecus afarensis (“Lucy”), réplica. Wikimedia Commons

El descubrimiento del A. deyiremeda llega poco después de la reciente datación del especimen sudafricano Australopithecus “Pequeño Pie” de hace 3.67 millones de años  y del increíble hallazgo de hace dos millones de años del Australopithecus Sediba   conservado en una antigua cueva cercana a Johannesburgo.

Pequeño-Pie.jpg

Cráneo del “Pequeño Pie”, un protohumano descubierto en la década de 1990 (Fotografía de la Universidad de Witwatersrand)

A medida que avanzan la ciencia y la tecnología y nos permiten realizar dataciones cada vez más precisas de los nuevos (y antiguos) descubrimientos,  vamos a aprender mucho más sobre los orígenes ancestrales de nuestra especie humana, comprobando así que la historia de nuestra evolución no es una línea recta entre el simio y el hombre actual, sino un rico y diverso maremágnum de linajes, familias y clanes vecinos.

Fotografía de portada: 'Los Tesoros Ocultos de Etiopía' exposición del Museo de Ciencias Naturales de Houston, en la que se puede contemplar  un modelo "de Lucy", ejemplar de Australopithecus Afarensis. Jason Kuffer/ Flickr

Autor: Liz Leafloor

Traducción: Mariló T. A.

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article