Portada - Momias de cocodrilos del Templo de Kom Ombo. (Michael Birrell/ B.C. Archaeology)

Descubiertos numerosos cocodrilos bebé momificados junto con dos cocodrilos adultos en el antiguo Egipto

Los antiguos egipcios no solo momificaban a las personas, sino también a sus animales. Incluso los enormes cocodrilos se convirtieron en parte de este proceso. La momia de uno de ellos ha sido examinada recientemente en el Museo Nacional de Antigüedades holandés (Rijksmuseum van Oudheden), y los científicos quedaron muy sorprendidos por lo que encontraron.

Según la nota de prensa emitida por el Rijksmuseum van Oudheden la momia de un cocodrilo de unos tres metros de largo ha sido examinada mediante un nuevo escáner tridimensional de tomografía computarizada. Fue estudiada por primera vez en 1996 con un modelo más antiguo de este tipo de escáner, aunque el reciente análisis ha revelado que la momia, que se creía que pertenecía a un único cocodrilo, albergaba en realidad dos grandes cocodrilos vendados juntos. No obstante, los resultados de la reciente exploración tridimensional han aportado nuevas sorpresas, ya que junto a los “dos cocodrilos detectados anteriormente bajo los vendajes externos, la momia contiene además docenas de cocodrilos bebé vendados individualmente.”

En esta imagen del escáner los cocodrilos bebé aparecen en color azul. (Interspectral)

En esta imagen del escáner los cocodrilos bebé aparecen en color azul. ( Interspectral)

El reciente descubrimiento ha supuesto una gran sorpresa para el museo, en especial porque estas momias constituyen raros ejemplos de la maestría de los egipcios en la momificación de cocodrilos. Además, los escáneres muestran amuletos depositados en el interior de los vendajes de lino, y han ayudado a los investigadores a obtener más información sobre estos animales momificados, como sus características físicas, edades, y el proceso de desecado y vendaje de sus cuerpos. Los modernos escáneres tridimensionales de tomografia computarizada han permitido a los investigadores examinar hasta el último detalle de estas momias. 

Los responsables del museo ha decidido aprovechar la oportunidad que les brinda el descubrimiento, y desde ayer mismo los visitantes pueden sentir la experiencia de una autopsia virtual interactiva de la momia de los cocodrilos y también de la de un antiguo sacerdote egipcio. Como comenta el comisario del museo en la nota de prensa emitida recientemente:

Lo que se pretendía que fuera una herramienta para los visitantes del museo aún ha dado pie a nuevos hallazgos científicos. Cuando empezamos a trabajar en este proyecto no esperábamos realmente ningún nuevo descubrimiento. Después de todo, la momia ya había sido escaneada. Fue realmente sorprendente que pudiéramos detectar tal cantidad de cocodrilos bebé mediante los escáneres tridimensionales de alta tecnología y esta visualización interactiva.

Científicos examinan mediante escáner tridimensional la momia de los cocodrilos en el año 2015. (Mike Bink)

Científicos examinan mediante escáner tridimensional la momia de los cocodrilos en el año 2015. ( Mike Bink )

Los egiptólogos que trabajan en el museo suponen que los cocodrilos fueron momificados juntos debido a que una antigua tradición religiosa egipcia les vinculaba al rejuvenecimiento y a la vida después de la muerte. Otra posible explicación podría ser que cuando los antiguos egipcios necesitaban realizar una ofrenda al dios Sobek no hubiese ningún cocodrilo gigante disponible, de modo que decidieron recrear la silueta de uno de estos ejemplares utilizando dos cocodrilos más pequeños, trozos de madera, vegetales, cuerda y vendas de lino.

El culto a Sobek, dios del Nilo, del ejército, de los cocodrilos y la fertilidad, era popular desde la época del Imperio Antiguo. Era patrón de la ciudad de Crocodilópolis, conocida en lengua egipcia como “Shedet”. Sobek era descrito como una deidad violenta y agresiva, cuyo carácter era como el de los grandes cocodrilos del Nilo de los tiempos antiguos. Uno de los más magníficos centros de su culto se encontraba en Kom Ombo, en el sur de Egipto. Este templo fue construido durante el período Ptolemaico y estuvo activo hasta el fin del período romano.

Detalle de una ilustracion de Sobek, el dios cocodrilo del antiguo Egipto. (Museo de Brooklyn)

Detalle de una ilustracion de Sobek, el dios cocodrilo del antiguo Egipto. ( Museo de Brooklyn )

Las momias de animales son un tema fascinante dentro de la historia del antiguo Egipto. En el año 2015, un equipo de investigadores descubrió un cementerio egipcio de animales increíblemente grande. Como informaba Liz Leafloor en mayo del 2015 para Ancient Origins:  

En lo que ha sido descrito como el “oscuro secreto” de Egipto, un equipo de investigadores ha encontrado en catacumbas subterráneas de todo Egipto la impresionante cantidad de 70 millones de animales momificados, entre ellos gatos, pájaros, roedores e incluso cocodrilos. Pero las sorpresas no acabaron ahí, ya que los científicos escanearon además numerosas momias con forma de animales y descubrieron que muchas de ellas estaban vacías.

Leafloor escribe que el equipo de radiógrafos y egiptólogos de la Universidad de Manchester utilizó “la más moderna tecnología médica de toma de imágenes para escanear cientos de momias animales elaboradamente preparadas que fueron halladas en más de treinta yacimientos de todo Egipto en los siglos XIX y XX. […] El programa de la Universidad de Manchester empleó escáneres de tomografía computarizada y rayos X para examinar el interior de las momias, datadas entre los años 1000 a. C. y 400 d. C.”

Momia de un cocodrilo. (National Museums Liverpool)

Momia de un cocodrilo. ( National Museums Liverpool )

El estudio fue objeto de un documental en el programa Horizon de la BBC, titulado “70 millones de momias de animales: el oscuro secreto de Egipto.” Leafloor explica en su artículo cómo el programa examina “las prácticas de momificación animal en el antiguo Egipto, y por qué tantas criaturas acabaron vendadas y enterradas en catacumbas.”

Imagen de portada: Momias de cocodrilos del Templo de Kom Ombo. (Michael Birrell/ B.C. Archaeology )

Autor: Natalia Klimczak

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article