All  
Portada-Ramsés III ofrece incienso, pintura mural de la tumba KV11. (Public Domain) Detalle: Imagen de tomografía computadorizada en la que se observa la herida en el cuello de Ramsés III infligida por una hoja afilada, así como el amuleto colocado en su interior para ayudar a su curación. (Sahar Saleem)

Intrigas en el antiguo Egipto: el asesinato de Ramsés III y el curioso embalsamamiento de su cadáver

Investigadores de la Universidad de El Cairo han confirmado una nueva teoría sobre el asesinato de Ramsés III. Según han afirmado, le mataron múltiples asaltantes y se le aplicó cirugía estética post mortem para ocultar este hecho.

Ramsés III, que reinó entre los años 1186 a. C. y 1155 a. C., fue un faraón de la época del Imperio Nuevo. En un nuevo libro del egiptólogo Zahi Hawas y el radiólogo de la Universidad de El Cairo Sahar Saleem, se ha publicado información reveladora sobre la muerte de Ramsés III. Su obra se titula Scanning the Pharaohs: CT Imaging of the New Kingdom Royal Mummies (American University in Cairo Press, 2016). (‘Escaneando a los Faraones: Imágenes mediante Tomografía Computadorizada de las Momias Reales del Imperio Nuevo’)

Según Live Science, Hawass y Saleem han estudiado momias reales de las dinastías XVIII a la XX del antiguo Egipto, que abarcan un período que va desde el año 1543 a. C. al 1064 a. C. Los investigadores han examinado las momias de famosos faraones como Hatshepsut, Tutankamón y Tutmosis III, Seti I, etc. Todas estas momias forman parte de la colección del Museo de El Cairo. Gracias a las nuevas tecnologías, los restos de estos antiguos miembros de la realeza egipcia se han revelado como una valiosa fuente de información.

Esta imagen obtenida mediante tomografía computadorizada nos ofrece una sección detallada del cráneo momificado del faraón Tutankamón, en la que se puede apreciar incluso la resina que inyectaron en su cadáver los embalsamadores. (Sahar Saleem)

Esta imagen obtenida mediante tomografía computadorizada nos ofrece una sección detallada del cráneo momificado del faraón Tutankamón, en la que se puede apreciar incluso la resina que inyectaron en su cadáver los embalsamadores. (Sahar Saleem)

Se han descubierto detalles acerca de los trastornos médicos que podrían haber sufrido estos miembros de la realeza, así como de los procesos de momificación a los que fueron sometidos sus cadáveres, sus edades y las posibles causas de su muerte. Hawass y Saleem han llevado a cabo su investigación utilizando tomografía computadorizada multidetector y análisis de ADN, que han proporcionado más información sobre estas momias de la que se ha tenido jamás. Además, mediante el uso de imágenes tridimensionales, se ha podido distinguir mejor la anatomía de cada rostro para llevar a cabo una interpretación más precisa de sus rasgos faciales.  

La reciente investigación también ha revelado nueva información relacionada con la genealogía y el parentesco entre los individuos cuyos cadáveres modificados se encuentran expuestos en El Cairo. Una de las historias más sorprendentes se descubrió al escanear la momia de Ramsés III.

Momia del faraón Ramsés III. (Theban Royal Mummy Project)

Momia del faraón Ramsés III.  (Theban Royal Mummy Project)

Con anterioridad, el mismo equipo de investigadores ya había informado de que Ramsés III presentaba un corte en la garganta, herida que probablemente provocó su muerte instantánea. Ahora, han realizado un nuevo descubrimiento relacionado con su asesinato: el dedo pulgar de uno de los pies del faraón había sido mutilado, probablemente con un hacha, lo que sugiere que múltiples atacantes se abalanzaron sobre él con diferentes armas.

Como escribe Saleem en un correo electrónico enviado a Live Science:

El lugar en el que se encuentra la herida del pie está anatómicamente lejos del corte del cuello; el aspecto de los huesos del pie fracturados también indica que la lesión fue producida por un arma diferente de la empleada en el corte del cuello. Debió haber por tanto un asaltante con un hacha o espada atacando al faraón por delante, y otro con un cuchillo o daga que le atacó por su espalda, abalanzándose sobre él ambos al mismo tiempo.

Imagen del escaneo tridimensional mediante tomografía computadorizada de los pies de Ramsés III, en la que se observan los gruesos vendajes de lino empleados en su momificación. (Sahar Saleem y Zahi Hawass)

Imagen del escaneo tridimensional mediante tomografía computadorizada de los pies de Ramsés III, en la que se observan los gruesos vendajes de lino empleados en su momificación. (Sahar Saleem y Zahi Hawass)

El cadáver de Ramsés III fue momificado, pero antes, los antiguos embalsamadores llevaron a cabo intervenciones de cirugía estética en el cuerpo sin vida del faraón. Insertaron material de relleno bajo su piel para ‘engordar’ el cadáver y hacerle parecer más apuesto en su travesía final al más allá. Asimismo intentaron disimular las heridas sufridas por Ramsés III al ser asesinado, y le dotaron además de una prótesis post mortem que le permitiría disponer de un cuerpo entero también en su vida de ultratumba.

En declaraciones de Saleem a Live Science: “Un gran secreto se ocultó bajo los vendajes. A mí me parece que fue ésta la intención de los antiguos embalsamadores egipcios: inyectar intencionadamente grandes cantidades de resina para unir las capas de vendajes de lino al cuerpo y a los pies.”

Sarcófago de Ramsés III. (Public Domain)

Sarcófago de Ramsés III. (Public Domain)

Existe un antiguo papiro que da testimonio de la conspiración para asesinar a Ramsés III. Este documento de la corte narra el relato de la intriga fraguada en el harén real que le costó la vida a Ramsés III. Cuenta la historia que fue asesinado por sus esposas, o al menos por una de ellas, Tiye. Se cree que Tiye actuó de este modo por una cuestión sucesoria. Era la madre de Pentaur, el siguiente en la línea de sucesión al trono después de su medio hermano, conocido más tarde como Ramsés IV. Al parecer, Tiye y otros personajes del harén real decidieron matar al faraón y coronar a Pentaur en su lugar.

Uno de los aspectos más interesantes de esta historia es que algunos investigadores, entre los que se cuentan Zahi Hawass y Bob Brier, creen que la llamada “Momia que grita,” también conocida como Hombre Desconocido E, es Pentaur. De ser así, podría quedar demostrado que había ayudado a su madre en la conjura que pretendía convertirle en faraón.  

Momia del Hombre Desconocido E. (National Geographic Society)

Momia del Hombre Desconocido E. (National Geographic Society)

Según los investigadores, parece a primera vista que este individuo (el “Hombre Desconocido E”) hubiera muerto envenenado. Sin embargo, estos expertos están convencidos de que murió asfixiado o estrangulado. Además, la momia fue descubierta en una tumba sin nombre, lo que habría impedido a Pentaur acceder al más allá. Este era un castigo habitual en el antiguo Egipto para aquellos que cometían algún crimen considerado horrible. Sin embargo, se le momificó debidamente, lo que sugiere que el individuo ocupaba una elevada posición en la corte.  

Ataud-sin-inscripciones-original

El ataúd sin inscripciones del ‘Hombre Desconocido E’ y un detalle de su interior. (Pat Remler/www.archeology.org)

Imagen de portada: Ramsés III ofrece incienso, pintura mural de la tumba KV11. (Public Domain) Detalle: Imagen de tomografía computadorizada en la que se observa la herida en el cuello de Ramsés III infligida por una hoja afilada, así como el amuleto colocado en su interior para ayudar a su curación. (Sahar Saleem)

Autor: Natalia Klimczak

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo