Portada-Fotografía de una partida de ajedrez en un tablero de un parque público. (Flickr)

Historia del Ajedrez, un Juego de Estrategia Legendario. (Parte I)

El ajedrez es un juego entre dos personas, cada una de las cuales dispone de 16 piezas móviles que se colocan sobre un tablero dividido en 64 casillas alternadas en colores blanco y negro. Las 16 fichas con que parte cada jugador al comenzar el juego se dividen en un rey, una dama, dos alfiles, dos caballos, dos torres y ocho peones. Se trata de un juego de estrategia en el que el objetivo es «derrocar» al rey del oponente. Para lograrlo se ha de amenazar la casilla que ocupa el rey contrario con alguna de las piezas propias y controlar asimismo cualquiera de las posibles casillas a las que pudiera escapar el rey enemigo.

El ajedrez no es un juego de azar, sino un juego racional a lo largo del cual cada jugador decidirá el movimiento de sus piezas en su respectivo turno. Su desarrollo es tan complejo que ni siquiera los mejores jugadores (ni los más potentes ordenadores) pueden llegar a considerar todas las posibles combinaciones. Y es que, aunque el juego sólo pueda desarrollarse en un tablero con 64 casillas y 32 piezas iniciales, el número de diferentes partidas que pueden jugarse supera al número de átomos que forman el universo.

ORÍGENES LEGENDARIOS Y SIMBOLOGÍA

El ajedrez es tan antiguo como la propia civilización. Prueba de ello son las excavaciones arqueológicas efectuadas en Mesopotamia donde se han encontrado objetos que demostraban que el ajedrez -o un juego similar- existía por lo menos 4000 años antes de Cristo.

Krishna y Radha jugando a una versión del ancestral Chaturanga. (Wikimedia Commons)

Krishna y Radha jugando a una versión del ancestral Chaturanga. ( Wikimedia Commons )

La leyenda sitúa su nacimiento en la India. Su inventor sería un brahmán llamado Sissa Ben Dahir quien concibió el juego para distracción y ocio de su rey. Tal fue el éxito de aquel juego en la corte de dicho rey que el monarca le ofreció a tan brillante inventor que eligiera una recompensa. El brahmán solicitó que le fuera concedido un grano de trigo en la primera casilla del tablero, dos en la segunda, cuatro en la tercera y, de esa forma, seguir doblando la cantidad hasta completar las 64 casillas del tablero.

El rey accedió de inmediato a tan "modesta" petición. Pero, una vez efectuados los cálculos correspondientes, recibió una mayúscula sorpresa: ¡no podría pagar la recompensa prometida! Dicha imposibilidad se debe a que la cantidad de granos a entregar sería equivalente a la cosecha de toda la superficie terrestre cultivable actual ¡durante una década! De hecho, según afirman diversas fuentes, la cifra exacta de granos sería de 18.446.744.073.709.551.615, es decir: dieciocho trillones, cuatrocientos cuarenta y seis mil setecientos cuarenta y cuatro billones, setenta y tres mil setecientos nueve millones, quinientos cincuenta y un mil seiscientos quince.

Del nombre del brahman Sissa puede derivarse el nombre de Caissa, diosa del ajedrez, un mito creado muchos años después, en pleno siglo XVIII. Sin embargo, como sucede siempre con toda leyenda, ésta también parece sustentarse sobre una base real, puesto que Sissa parece no ser un mero personaje ficticio: su existencia está documentada. La Historia nos dice que Sissa fue el primer príncipe indio que encontraron los árabes al invadir La India y por ello ligaron su nombre a la leyenda de la creación del ajedrez. Los árabes reinaron en La India y Persia desde el año 980 al 1189.

Ilustración perteneciente a un manuscrito persa donde los embajadores presentan una versión del Chaturanga al rey persa. (Wikimedia Commons)

Ilustración perteneciente a un manuscrito persa donde los embajadores presentan una versión del Chaturanga al rey persa. ( Wikimedia Commons )

Teniendo en cuenta su carácter simbólico, el conjunto del tablero y las fichas colocadas en su posición inicial nos recuerdan un claro campo de batalla, definido por unos determinados límites, sobre el que se enfrentan dos ejércitos, claramente diferenciados y listos para entrar en combate. De hecho, al contemplar una partida de ajedrez, nuestra imaginación nos suele hacer retroceder en el tiempo, sumergiéndonos en épocas históricas en las que el honor, la caballerosidad y el cumplimiento de unas estrictas normas marcaban las pautas de batallas y enfrentamientos.

Una de las legendarias historias medievales sobre los orígenes del ajedrez aseguraba que su inventor había sido Palamedes, combatiente en la Guerra de Troya . De hecho, un estudioso llamado Souterus lo reconoció como posible creador del juego. Y es que la fuerte influencia que los clásicos griegos ejercieron durante la Edad Media, gracias a trovadores y juglares que transmitían leyendas e historias por medio de la canción y la palabra, colocaron como inventores de diversos problemas ajedrecísticos a personajes como Aristóteles, Platón o Arquímedes.

HIPÓTESIS VARIAS E HISTORIA OFICIAL

Parece ser que desde la más remota antigüedad, en zonas de China y del lejano oriente se desarrolló un juego muy parecido al ajedrez. Asimismo, durante milenios se han practicado muy diversos juegos que comparten similitudes con él. Juegos en los que intervenían dados, fichas y tablero. Juegos como el denominado “ petteia” de los griegos o el “ latrunculi” de los romanos. Ambos también se jugaban sobre un tablero dividido en casillas. Asimismo, en Bizancio los griegos jugaban a un juego muy parecido al ajedrez llamado zatrikión cuya introducción es achacada a los persas.

Dibujo de un ánfora griega en la que puede verse a Aquiles (izquierda) y Áyax (derecha) jugando una partida de Petteia. Museo del Louvre. (Wikimedia Commons)

Dibujo de un ánfora griega en la que puede verse a Aquiles (izquierda) y Áyax (derecha) jugando una partida de Petteia. Museo del Louvre. ( Wikimedia Commons )

También existe una hipótesis sobre la creación del juego por parte de los egipcios en tiempos faraónicos. Dicha hipótesis fue formulada por Josep Brunet i Bellet en su libro “ El ajedrez, investigaciones sobre su origen ”, publicado en Barcelona en 1890. Brunet y Bellet basaba su hipótesis en la aparición de unos bajorrelieves hallados en tumbas del Antiguo Egipto donde figuraban tableros formados a base de casillas.

Sin embargo, su “historia oficial” nos indica que se originó en el Valle del Indo en el siglo VI. Originalmente era conocido como chaturanga. La palabra sánscrita chaturanga está formada por el término chatur, que significa cuatro y por el término anga, que significa temas. Con ella se referían a los 4 jugadores (con sus 4 ejércitos) que practicaban el juego a la vez, uno en cada esquina del tablero. El bando de color negro era aliado del bando de color blanco y luchaban contra los bandos rojo y verde, que también jugaban conjuntamente. El encargado de abrir fuego era el ejército verde. El juego era, a su vez, una clara alusión a las cuatro armas del ejército indio: caballería, carros, elefantes e infantería que, al pasar a occidente, se transformaron en caballos, alfiles, torres y peones.

Por otra parte, en el chaturanga se utilizaban dados para decidir qué pieza debía mover cada jugador, aspecto que supone una gran diferencia con el ajedrez. Además, poseía una regla muy curiosa: si el rey llegaba hasta la octava fila (territorio enemigo) tomaba el mando del ejército al que perteneciese esa octava fila, disponiendo el jugador de dos ejércitos: el suyo original y el nuevo y recién conquistado. Con el paso del tiempo fue evolucionando y llegó a convertirse en un juego para sólo dos jugadores, muy parecido a lo que entendemos hoy como ajedrez.

Una de las hipótesis sobre los orígenes del ajedrez apunta hacia el Antiguo Egipto. “Egipcios jugando al ajedrez”, obra de Sir Lawrence Alma-Tadema (1879). (Wikimedia Commons)

Una de las hipótesis sobre los orígenes del ajedrez apunta hacia el Antiguo Egipto. “Egipcios jugando al ajedrez”, obra de Sir Lawrence Alma-Tadema (1879). ( Wikimedia Commons )

El ajedrez se difundió rápidamente gracias a las rutas comerciales, llegando a Persia. Luego los árabes conquistaron entre los años 632 y 651 el Imperio Sasánida y durante ese tiempo entraron en contacto con el ajedrez. Gracias a ellos el juego conoció su primera época de gran esplendor. Durante siglos estudiaron y analizaron en profundidad sus mecanismos, escribiendo numerosos tratados y desarrollando el sistema de notación algebraica.

Leer la segunda parte de “Historia del Ajedrez: un Juego de Estrategia Legendario”

Imagen de portada: Fotografía de una partida de ajedrez en un tablero de un parque público. ( Flickr)

Autor: Mariló T. A.

 

Fuentes:

Historia del Ajedrez: http://www.todoajedrez.com.ar/historia.php

"Ajedrez, Ajedrecistas y la vida".  Raúl Alvarado Díaz-Punta Arenas, CHILE. Ed. Atelí Ltda, 1995.

Breve Historia de la Evolución del Ajedrez. http://historiaybiografias.com/ajedrez

Origen del ajedrez en la India. http://www.ajedrezdeataque.com/04%20Articulos/00%20Otros%20articulos/Origen/India.htm

Aguilera López, Ricardo:  Tratado elemental de ajedrez . Madrid: Aguilera (Centro de Ajedrez Internacional), 2002. ISBN 84-7005-093-1.

J. Fernández, Francisco (2010):  El ajedrez de la filosofía . Madrid: Plaza y Valdés Editores. ISBN 978-84-92751-86-0.

Historia y Origen del Ajedrez http://www.monografias.com/trabajos103/historia-origen-del-ajedrez/historia-origen-del-ajedrez.shtml#ixzz3kDOmPNhD

Next article