Submarinista explorando la recién descubierta ciudad griega bajo las aguas del mar Egeo (Spero News).

Inmensa y antigua ciudad griega descubierta bajo las aguas del mar Egeo

El ministro griego de Cultura, Educación y Asuntos Religiosos, ha anunciado el descubrimiento de las ruinas de una inmensa ciudad de la Edad del Bronce bajo las aguas del mar Egeo. El asentamiento, que se remonta aproximadamente a hace 4.500 años, ocupa una superficie de unas 5 hectáreas y consta de estructuras defensivas de piedra, superficies pavimentadas, caminos empedrados, torres, cerámica, herramientas y otros objetos.

El descubrimiento lo llevó a cabo un equipo de expertos del Eforato de Antigüedades Submarinas, la Universidad de Ginebra y la Escuela Suiza de Arqueología, en la Bahía de Kiladha, península del Peloponeso, al sur de Atenas, cuando estaban buscando pruebas de la población más antigua de Europa. Aunque esperaban encontrar algún rastro que se remontara hasta hace al menos 8.000 años, el descubrimiento de esta antigua ciudad no resulta menos significativo.

La Antigua Ciudad Griega fue descubierta en la Bahía de Kiladha, península del Peloponeso, al sur de Atenas (Wikipedia)

La Antigua Ciudad Griega fue descubierta en la Bahía de Kiladha, península del Peloponeso, al sur de Atenas ( Wikipedia)

Antiguas Fortificaciones

Spero News informa de que los investigadores han identificado una serie de cimentaciones en forma de herradura cercanas a la línea de un muro, que se cree que pueden haber sido torres utilizadas para defender la ciudad. No obstante, las estructuras son muy singulares, de un tipo nunca vista hasta ahora en el período de la Edad del Bronce al que pertenecen estas ruinas. El profesor Julien Beck de la Universidad de Ginebra dijo de estos cimientos que eran “de carácter masivo, un tipo desconocido en Grecia hasta ahora.”

“La importancia de nuestro descubrimiento se debe en parte a su gran tamaño. Debió haber una superestructura de ladrillo asentada sobre una base de piedra. Las posibilidades de encontrar murallas así en el fondo del mar son extremadamente bajas. El tamaño total del yacimiento aún se desconoce. Tampoco sabemos todavía por qué está rodeado de fortificaciones.” añadió Beck.

Superficie pavimentada que se cree que pudo formar parte de una muralla fortificada (Spero News).

Superficie pavimentada que se cree que pudo formar parte de una muralla fortificada ( Spero News ).

Infinidad de hallazgos

Beck explicó que el descubrimiento de la antigua ciudad es importante por la cantidad y la calidad de los objetos recuperados, entre los que hay cerámica común, cerámica roja, instrumentos de piedra y hojas de obsidiana, todos ellos datados en el período Heládico (3200 a. C. – 2050 a. C.). De hecho, fueron los fragmentos de cerámica observados durante el entrenamiento en la cercana playa de Lambayanna los que finalmente les llevaron a descubrir la ciudad al seguir el rastro de los restos. 

En total, más de 6.000 objetos han sido extraídos de las ruinas, que Beck ha definido como “el paraíso de un arqueólogo.” Las hojas de obsidiana se cree que pueden proceder de la roca volcánica que se obtendría en la isla de Milos, del archipiélago de las Cícladas, habitado desde el tercer milenio antes de Cristo.

International Business Times informa de que el equipo de investigación espera que los objetos y utensilios descubiertos les permitan “aprender más sobre el comercio, la navegación y la vida cotidiana de la época.”

Superficie pavimentada que se cree que pudo formar parte de una muralla fortificada (Spero News).

Fragmentos de cerámica desgastada descubiertos en la playa de Lambayanna, en la península del Peloponeso (Spero News ).

“Las murallas descubiertas por el equipo son contemporáneas a las pirámides de Gizeh construidas alrededor del 2600 a. C. - 2500 a. C., así como a la civilización Cicládica (3200 a. C. - 2000 a. C.) y a los primeros asentamientos Minoicos de la isla de Creta (2700 a. C. - 1200 a. C.).” informa Spero News. “No obstante, es 1.000 años anterior a la primera gran civilización griega, la de Micenas (1650 a. C. – 1100 a. C.)”

Los investigadores esperan que las próximas investigaciones en Lambayanna y sus cercanías puedan aportar una nueva perspectiva de la época en esta región, con una densa red de asentamientos costeros repartidos  por el Mar Egeo.

Imagen de portada: Submarinista explorando la recién descubierta ciudad griega bajo las aguas del mar Egeo ( Spero News ).

Autor: April Holloway

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article