Categorías  
Una representación moderna de la diosa azteca de la fertilidad Tlaltecuhtli Fuente: Dominio público

Tlaltecuhtli: Temible diosa de la fertilidad de los Aztecas

Tlaltecuhtli era una diosa de la tierra mesoamericana predominantemente adorada por el pueblo azteca. En la mayoría de las religiones, las diosas de la fertilidad se representan como el epítome cultural de la belleza, como Afrodita de la antigua Grecia o Venus de la antigua Roma. Sin embargo, los aztecas adoptaron un enfoque diferente. Tlaltecuhtli era un monstruo terrible que era el responsable de toda la vida, pero paradójicamente, solo podía ser saciado con sacrificios humanos.

Tlaltecuhtli y el mito azteca de la creación

El mito de la creación azteca no es bonito. El mito de la creación protagonizado por Tlaltecuhtli se remonta al Posclásico Tardío (siglos XIII-XVI d.C.). En la mitología azteca, habían existido cuatro mundos antes que el nuestro, cada uno de ellos aniquilado por una gran inundación. Se creía que el nuestro era el quinto y último mundial.

 

 

Tlaltecuhtli era una gran deidad monstruosa marina que vivía en los océanos creados por la cuarta gran inundación. Se la describió con la piel de un cocodrilo, enormes colmillos afilados y bocas abiertas en los codos y las rodillas. Tlaltecuhtli flotaba en el océano clamando por carne para devorar. Lamentablemente para ella, estar entre rondas de creación significaba que no había mortales sabrosos para picar.

Un enorme monolito de Tlaltecuhtli fue descubierto en el Templo Mayor de Tenochtitlán en 2018. Aproximadamente 13,1 x 11,8 pies (4 x 3,6 metros) y casi 12 toneladas, es uno de los monolitos aztecas más grandes jamás descubiertos. Esta imagen anotada señala las características típicas de Tlaltecuhtli. (Alliegiordano / CC BY SA 4.0)

Un enorme monolito de Tlaltecuhtli fue descubierto en el Templo Mayor de Tenochtitlán en 2018. Aproximadamente 13,1 x 11,8 pies (4 x 3,6 metros) y casi 12 toneladas, es uno de los monolitos aztecas más grandes jamás descubiertos. Esta imagen anotada señala las características típicas de Tlaltecuhtli. (Alliegiordano / CC BY SA 4.0)

Un día, los dioses Quetzacóatl (una deidad creadora) y Tezcatlipoca (otra deidad mayor) bajaron del cielo en forma de serpientes. Pronto se encontraron con Tlaltecuhtli y se dieron cuenta de que el quinto cosmos nunca prosperaría con un monstruo tan terrible en existencia. Entonces los dos dioses decidieron destruirla.

Para sacar a Tlaltecuhtli del agua, Tezcatlipoca usó su pie como cebo. Cuando la diosa salió del agua y le mordió el pie, se produjo una gran batalla. Durante el tumulto que siguió, Tezcatlipoca perdió un pie y Tlaltecuhtli perdió la mandíbula, lo que le impidió retirarse a las aguas.

Finalmente, Quetzacóatl y Tezcatlipoca prevalecieron, partiendo a Tlaltecuhtli en dos. De su mitad superior se formó el cielo, y de su mitad inferior se convirtió en la tierra. Cabe señalar en este punto que Tlaltecuhtli no fue asesinada por su descuartizamiento.

Los otros dioses no estaban complacidos. Por monstruosa que pareciera, Tlaltecuhtli seguía siendo un dios, y no estaban contentos con la forma en que la habían tratado. Decretaron que nada de Tlaltecuhtli se desperdiciaría.

Las características del nuevo mundo fueron creadas a partir de partes de su cuerpo mutiladas. Su piel de cocodrilo se convirtió en hierba, flores y hierbas. Sus ojos se transformaron en manantiales y pozos. De su nariz se crearon montañas y valles menores. Sus hombros se convirtieron en las montañas más altas, y de su boca nacieron cuevas y ríos.

Ser partido por la mitad, desmembrado y moldeado en un planeta aún no fue suficiente para matar a Tlaltecuhtli. Solo sirvió para enfadarla. Ella exigió sangre humana como pago por su sacrificio. Los mesoamericanos creían que cualquier sonido extraño proveniente de la tierra era Tlaltecuhtli pidiendo sangre o llorando de agonía.

La adoración de Tlaltecuhtli

Los mesoamericanos creían que el hambre de sangre y corazones humanos de Tlaltecuhtli era insaciable. A pesar de su naturaleza monstruosa, también se creía que Tlaltecuhtli era la fuente de toda la vida en la tierra. Temían que si el hambre de Tlaltecuhtli no era satisfecha, retiraría su alimento de la tierra, provocando hambrunas masivas.

También se creía que su hambre ilimitada la hacía tragarse el sol todas las noches, antes de regurgitarlo todas las mañanas. Los aztecas temían que si se enfadaba interrumpiría el ciclo del día y la noche al negarse a tragarse el sol. En la mitología azteca, cualquier interrupción del ciclo significaba la ruina.

Para mantener feliz a Tlaltecuhtli, los aztecas le ofrecieron un saludable suministro de corazones humanos. Eventos como los eclipses solares causarían inquietud y darían como resultado un aumento en el número y la frecuencia de los sacrificios que se realizan a Tlaltecuhtli.

No todo lo relacionado con Tlaltecuhtli fue todo sangre y sangre. A través de su papel como dadora de vida, también fue vista como una diosa de la fertilidad. Se creía que un parto difícil era el resultado de un "guerrero infantil" que intentaba matar a su madre durante el parto. Las parteras rezaban a Tlaltecuhtli durante esos partos, pidiéndole ayuda.

Después de varios años de excavación y restauración, el monolito de Tlaltectuhtli se puede ver en exhibición en el Museo del Templo Mayor en la Ciudad de México. (Dominio publico)

Después de varios años de excavación y restauración, el monolito de Tlaltectuhtli se puede ver en exhibición en el Museo del Templo Mayor en la Ciudad de México. (Dominio publico)

El debate de género de Tlaltecuhtli

A lo largo de los años, ha habido un gran debate sobre si Tlaltecuhtli era siquiera una mujer. La confusión proviene de su nombre. Tlaltecuhtli se puede dividir en dos partes. Tlal- simplemente significa tierra mientras que -tecuhtli se traduce directamente como señor. Ponga los dos juntos y la traducción es "Señor de la Tierra", lo que indicaría que Tlaltecuhtli es un nombre masculino.

Sin embargo, -techutli es en realidad una palabra sin género. Señor es solo una traducción aproximada; una mejor traducción sería 'noble'. Esto significa que, si bien el nombre puede parecer masculino, es probable que solo sea el resultado de una traducción aproximada y la confusión resultante de la forma en que se agruparon algunas palabras.

Tlaltecuhtli generalmente se muestra con características femeninas y vistiendo ropas femeninas. Los aztecas típicamente la retrataban como una mujer y varias fuentes se refieren a Tlaltecuhtli como una diosa. También se la representa con frecuencia en una posición llamada hocker (cuclillas para dar a luz).

Antropomorfismo femenino de Tlaltecuhtli en el Códice Tudela (hacia 1540), vistiendo túnica de huipil de mujer (Pestocavatappi / CC BY-SA 4.0)

Antropomorfismo femenino de Tlaltecuhtli en el Códice Tudela (hacia 1540), vistiendo túnica de huipil de mujer (Pestocavatappi / CC BY-SA 4.0)

Para aumentar la confusión, Tlaltecuhtli a veces se representaba como un hombre vestido con ropa masculina. Algunos estudiosos también han afirmado que el hocker en cuclillas es solo un Tlaltecuhtli masculino en cuclillas debajo de la tierra, esperando alimentarse de los muertos.

Antropomorfismo masculino de Tlaltecuhtli encontrado en Tenochtitlan (ca. 1500), usando una máscara facial maxtlatl masculina (Pestocavatappi / CC BY-SA 4.0)

Antropomorfismo masculino de Tlaltecuhtli encontrado en Tenochtitlan (ca. 1500), usando una máscara facial maxtlatl masculina (Pestocavatappi / CC BY-SA 4.0)

La mayoría de las evidencias apuntan a que Tlaltecuhtli era una deidad femenina que ocasionalmente tenía un aspecto masculino. Esto ha llevado a algunos estudiosos a argumentar que Tlaltecuhtli era de doble género, como algunas otras deidades mesoamericanas primordiales. Probablemente nunca lo sabremos, seguro, pero esta interpretación tiene sentido.

Conclusión

Tlaltecuhtli fue una de las deidades más importantes del panteón azteca. Sin ella, no podría haber vida en la tierra y el quinto cosmos nunca habría existido. Esto se refleja en la forma en que los mesoamericanos le hacían sacrificios humanos. Sin embargo, a pesar de ser responsable de toda la vida en la tierra, Tlaltecuhtli nunca fue vista como una figura materna. Parece probable que las oraciones de las parteras a ella cayeron en oídos sordos.

El pueblo azteca tenía relaciones sangrientas con sus dioses, y esto se refleja perfectamente en su culto a Tlaltecuhtli. Los dioses griegos y romanos exigían sacrificio como muestra de amor y adoración, pero Tlaltecuhtli exigía sacrificio humano porque tenía hambre.

Imagen de Portada: Una representación moderna de la diosa azteca de la fertilidad Tlaltecuhtli Fuente: Dominio público

Autor Robbie Mitchell

Referencias

Cartwright, M. March 23, 2017. Tlaltecuhtli. World History Encyclopedia. Disponible en: https://www.worldhistory.org/Tlaltecuhtli/

Casco, A. 1978. The Aztecs: People of the Sun. University of Oklahoma Press.

Maestri, N. July 3, 2019. Tlaltecuhtli - The Monstrous Aztec Goddess of the Earth. ThoughtCo. Disponible en: https://www.thoughtco.com/tlaltecuhtli-the-monstrous-aztec-goddess-169344

Velasco, J. October 4, 2019. Tlaltecuhtli: The Monstrous Earth Deity. Storymaps. Disponible en: https://storymaps.arcgis.com/stories/4764e5af1e4748569307d6c1873dc5b0

Imagen de ancient-origins

Ancient-Origins

En Ancient-Origins.es creemos que uno de los más importantes campos del conocimiento que podemos estudiar como seres humanos es el de nuestros propios orígenes. Y si bien algunos pueden parecer satisfechos con ellos, nuestra opinión es que existe un gran... Lee mas
Siguiente Artículo