All  
Réplica del Lanzón, dios de Chavín. Fuente: Dtarazona, CC BY-SA 3.0)

¿Quién era Lanzón, el feroz y terrible dios de Chavín?

En lo alto de las montañas del Perú se encuentra el centro ceremonial de Chavín de Huántar. Es un lugar llamativo. Un gran patio empedrado el cual está rodeado por altísimos escalones de piedra, que recuerdan a los templos mayas de Tikal pero mucho más antiguos. Desde este gran patio, un camino conduce a un área circular más pequeña, y luego a un tramo de escaleras que conducen al templo de Lanzón.

Este templo es bastante hueco y contiene al dios Chavín, la civilización que construyó el complejo y ocupó el sitio entre el 900 y el 200 a. C. El Lanzón en sí es una gran estela de granito en el corazón del templo, de 15 pies (4,5 m) de altura, llamada así por su parecido con una lanza.

 

 

Pero el Lanzón es mucho más que una estatua. Los suplicantes fueron introducidos al laberinto que contenía el Lanzón y llegarían en presencia de su dios desde uno de varios ángulos, dependiendo del camino que tomaran en la oscuridad. Y parece que Chavín consideraba a la estela como un dios viviente, el único ejemplo de esto aún in situ en toda América.

Un escultor experto talló la estela de granito hace unos 2.500 años con la forma y la imagen de un ser sobrenatural sagrado para la religión Chavín. La imagen es deslumbrante: un hombre-jaguar sonriente con los dientes descubiertos y las uñas largas pegadas a los costados.

El nombre "Lanzón" en sí mismo es bastante engañoso, ya que la forma de la estela no se parece tanto a una lanza como a un arado de las tierras altas que se habría utilizado con fines de cultivo durante ese tiempo. Como resultado, la deidad probablemente se asoció con el culto agrario, al menos en un aspecto.

Chavín de Huántar

Toda la civilización Chavín giraba en torno al sitio arqueológico Chavín de Huántar, el centro religioso de la cultura Chavín. En el medio del sitio hay una gran plaza principal, rodeada por tres lados por terrazas de piedra. El templo principal en sí, una enorme pirámide de cima plana rodeada por estas plataformas inferiores, se encuentra frente a donde la gente entraría a la plaza.

El enorme templo monolítico de Chavín de Huántar (Mark / Adobe Stock)

El enorme templo monolítico de Chavín de Huántar (Mark / Adobe Stock)

Toda el área forma una U con una plaza central hundida. Más allá se encuentra el área circular más pequeña con escalones que conducen a la entrada al templo. Esta área más pequeña parece ser solo para unos pocos de los reunidos en la plaza principal, tal vez un área de preparación para aquellos que iban a entrar en el laberinto del templo.

Las paredes del templo estaban originalmente cubiertas con tallas y esculturas, obeliscos de piedra y grotescas cabezas talladas que representaban caimanes, jaguares y otras formas antropomórficas. Aunque los Chavín siguen siendo enigmáticos y nada sobrevive de lo ocurrido en esta plaza, está claro que el complejo tenía una función ceremonial.

Dentro del templo, hay varios pasillos sin luz natural. Los retrocesos y los cambios de altura son frecuentes a medida que avanza hacia el centro, donde espera el Lanzon. Varios pequeños canales extraños también conducen al templo, desde varias otras áreas del sitio.

Tallado de cabeza antropomórfica en la pared exterior del templo (PsamatheM / CC BY-SA 4.0)

Las extrañas tallas antropomórficas también se encuentran en los artefactos descubiertos en el sitio. A pesar de estar ubicado en lo alto de los Andes, se han descubierto varias trompetas de caracola. Estos artefactos, junto con morteros y morteros, tienen intrincados adornos, que se supone están relacionados con los rituales de Chavín.

¿Que pasó aquí?

Los arqueólogos aún debaten sobre las prácticas religiosas en Chavín de Huántar. Dada la naturaleza desorientadora del interior del templo, es posible que estuvieran involucrados drogas psicoactivas. Esto sin duda explicaría los canales que conducen al interior, a través de los cuales se puede introducir tanto humo como agua. Aquellos que se encontraran con el Lanzón serían luego interrogados por los sacerdotes del templo, quienes interpretarían lo que vieran.

Durante la década de 1970, el arqueólogo peruano Luis Lumbreras fue al sitio y habló con los lugareños para ver si se recordaba alguna de las tradiciones chavinas. La gente creía que la palabra Chavín proviene de "Chaupin", una palabra quechua (una lengua indígena de América del Sur) que significa "centro".

Esto muestra la importancia del sitio para las comunidades indígenas locales durante ese tiempo. Después de algunas investigaciones, Lumbreras teorizó que las personas de clase alta en las comunidades habían creado los rituales asociados con el Lanzón. Creía que estas élites podrían haber persuadido a los seguidores de la importancia espiritual del complejo del templo para mantener su estructura social y política.

Alto en los Andes

El Lanzón mismo se encuentra en el centro mismo de Chavín de Huántar, en sí mismo situado en un paso alto entre la densa selva amazónica y la región costera montañosa. Debido a que los Andes forman una barrera natural, el sitio está situado en un paso clave entre el Pacífico y el interior.

Una trompeta de caracol bellamente tallada encontrada en Chavín de Huántar (Joe Green / Dominio público)

Ciertamente, los Chavín comerciaban activamente con culturas lejanas, como lo demuestran las caracolas. Los arqueólogos también descubrieron textiles que se asemejan a la arquitectura de Chavín y artefactos enterrados lejos en áreas costeras como Karwa, en el sur de Perú. Esto sugiere que la influencia del sitio llegó mucho más lejos que la mayoría de los sitios ceremoniales de esa época.

Un dios vivo

El Lanzón está presente en la cámara cruciforme central de los pasajes subterráneos de Chavín de Huántar. Los devotos que ingresaban al templo se encontrarían en túneles negros como la boca del lobo y galerías que se cruzaban. Todos los túneles eventualmente conducen al centro, pero no de inmediato, y no desde las mismas direcciones.

Para aumentar esta confusión, el Lanzon se ve muy diferente según el ángulo desde el que se mire. La figura alta y de pie tiene grandes ojos redondos a cada lado de su cabeza mirando hacia arriba. La boca de la figura es grande con dientes descubiertos y colmillos protuberantes. Su mano izquierda apunta hacia abajo mientras que la derecha apunta hacia arriba, sugiriendo gestos hacia el cielo, la tierra y el inframundo.

Un canal tallado va desde la parte superior de la estela hasta la frente del Lanzón. Este canal pudo haber sido tallado para poder verter líquido sobre el rostro del dios, ya sea como ofrenda o como efecto visual.

Dos elementos principales caracterizan a la deidad. En primer lugar, es una combinación de características animales y humanas. En segundo lugar, la representación es deliberadamente visualmente confusa y compleja.

Las garras y los abanicos simbolizan conexiones con el caimán y el jaguar, que son los depredadores de las tierras bajas del bosque que a menudo se representan en la iconografía andina y el arte chavín. El cabello y las cejas de la figura están tallados como serpientes, otro animal comúnmente considerado sagrado.

El Lanzón en el corazón de su templo (Frenchguy / CC BY-SA 3.0)

El Lanzón en el corazón de su templo (Frenchguy / CC BY-SA 3.0)

En la parte inferior de la talla, dos cabezas de animales comparten una boca con colmillos. La técnica es un ejemplo de rivalidad de contornos, donde las tallas crean deliberadamente una complejidad en lo que se ve, para que el espectador lo interprete de acuerdo con su propio entendimiento.

Adora al Lanzón

Pero el aspecto central del Lanzón es el del jaguar, un animal comúnmente visto en el arte chavín. Esta prominencia de la imaginería del jaguar ha dado lugar a la hipótesis predominante de que se trataba de un culto al jaguar, donde se admiraban y adoraban las características del animal.

El papel clave de Lanzon dentro del sitio fue como un pivote central o "Axis Mundi" que conecta el cielo, la tierra y el inframundo. La dualidad de los brazos, apuntando en direcciones opuestas, sugiere paralelos en la naturaleza como la noche o el día, la vida o la muerte, y el equilibrio sagrado que se encuentra entre ellos. Aunque la deidad antropomórfica estaba hecha de material terrestre, se creía que era un ser celestial, y para los Chavín su dios era muy real.

Imagen de Portada: Réplica del Lanzón, dios de Chavín. Fuente: Dtarazona, CC BY-SA 3.0)

Autor Bipin Dimri

Referencias

Chavín de Huántar. Disponible en: https://www.khanacademy.org/humanities/ap-art-history/indigenous-americas-apah/south-america-apah/a/chavin-de-huantar1

The Sacred Lanzón Stela. Disponible en: https://www.globalxplorer.org/expedition/chapter/2/article/4

Ubicación: Chavin de Huantar, Peru

Imagen de ancient-origins

Ancient-Origins

En Ancient-Origins.es creemos que uno de los más importantes campos del conocimiento que podemos estudiar como seres humanos es el de nuestros propios orígenes. Y si bien algunos pueden parecer satisfechos con ellos, nuestra opinión es que existe un gran... Lee mas
Siguiente Artículo