All  
La carrera de carros. Cinisca fue una princesa espartana y la primera mujer en ganar la carrera de carros en los antiguos Juegos Olímpicos.

¿Cómo Cinisca, una princesa espartana ganó los antiguos Juegos Olímpicos?

Desde el principio de los tiempos, a las mujeres les ha gustado sorprender a los hombres con su extraordinario poder, fuerza y ​​habilidades. Hoy en día, pocos se sorprenden por el éxito femenino en estas áreas, pero en la antigüedad los valientes logros de algunas mujeres se consideraban absolutamente impactantes. La historia de una mujer que pudo montar un carro con cuatro caballos es uno de los relatos más notables de una dama real que se apasionó cuando sintió el viento en su cabello y la fuerza de los caballos en sus manos.

Cinisca (también conocida como Kyneska) no era solo una atleta; ella era una princesa de Esparta. Sin embargo, sus pasiones no eran típicas de las princesas que imaginamos. Estaba más emocionada cuando podía trabajar con caballos. Su puesto le permitió recibir la mejor educación, pero también muchas críticas. Aunque las actividades físicas eran muy apreciadas en Esparta, el papel de la mujer en los Juegos Olímpicos no estaba claro antes del espectacular éxito de Cinisca. Se cree que las mujeres generalmente no podían asistir a ninguna competencia (eran discriminadas en numerosos ámbitos de la vida). Se desconoce cómo Cinisca encontró esta pasión o quién le enseñó las habilidades necesarias. Su camino hacia los Juegos Olímpicos tampoco está claro.

 

 

Impresión francesa de Cinisca. (chica griega americana)

Impresión francesa de Cinisca. (chica griega americana)

Cinisca no temía a los caballos

Cinisca vivió alrededor del año 440 a.C., en la legendaria ciudad de Esparta, conocida por su forma inusual de pensar sobre la vida y la guerra. Era hija de una mujer llamada Eupoleia y del rey de Esparta Arquidamo II. Creció en la corte con su hermano, el futuro rey de Esparta, Agesilao II. Su nombre significa "cachorro hembra", pero su personalidad no permitiría que nadie la tratara como una mascota.

La princesa Cinisca entrenó duro. Ella fue inquebrantable en sus intentos por lograr los mejores resultados. Sin embargo, antes de que se le permitiera asistir a la competencia, tuvo que atravesar un camino empinado de limitaciones para las mujeres antiguas, donde las reglas fueron creadas por hombres. Se cree que tuvo que encontrar un aliado antes de ingresar al estadio principal de Olimpia. Parece que quien más la apoyó fue Agesilao.

Agesilao y Farnabazus. (Dominio público)

Agesilao y Farnabazus. (Dominio público)

La carrera de Cinisca por la gloria olímpica

Es necesario decir que durante los tiempos en que Cinisca se entrenaba antes de los Juegos Olímpicos, las mujeres ni siquiera podían ser espectadoras en la mayoría de los juegos. Sin embargo, Agesilao decidió cambiar esta tradición discriminativa. Es conocido como el gobernante que promovió a las mujeres como ningún otro rey de Esparta lo hizo antes que él. Es muy probable que fuera él quien animó a Cinisca a competir en carreras de carros. Agesilao esperaba que, si su notablemente talentosa hermana ganaba carreras, la posición de las mujeres en los Juegos Olímpicos cambiaría para siempre. Según Sarah B. Pomeroy:

"La cuadriga de Cinisca (carro de cuatro caballos) fue evidencia de una gran riqueza como la de algunos de sus contemporáneos que fueron vencedores, incluidos los tiranos en Sicilia. Asimismo, los monumentos conmemorativos de Cinisca fueron ejemplos de consumo conspicuo igual a los de los hombres. Como los hombres ricos que poseían caballos de carreras, Cinisca no los conducía ella misma, sino que contrataba a un jinete. De hecho, ni siquiera habría estado presente en el evento victorioso ya que a las mujeres no se les permitió asistir a los juegos. Su imagen, sin embargo, estaba en el santuario. Apelleas, hijo de Calicles, de Megara, creó una escultura de su carro, auriga y caballos en bronce, y una estatua de la propia Cinisca. También hizo bronces de sus caballos que eran más pequeños que el tamaño natural. Estos fueron erigidos en Olimpia. Fueron los primeros monumentos dedicados por una mujer para conmemorar las victorias en los concursos panhelénicos. La elección de Apelleas sugiere que Cinisca había investigado un poco para encontrar un escultor de una ciudad aliada que se especializara en imágenes de mujeres. A Apelleas le gustaba representar mujeres rezando. Por lo tanto, es muy posible que Cinisca fuera retratada expresando gratitud a los dioses. Se desconoce el autor del epigrama inscrito en la base de su estatua. El poema es métricamente competente; sencillo en el estilo "Lacónico"; y, por supuesto, escrito en dialecto dórico. Es muy posible que Cinisca fuera retratada expresando gratitud a los dioses. Se desconoce el autor del epigrama inscrito en la base de su estatua. El poema es métricamente competente; sencillo en el estilo "Lacónico"; y, por supuesto, escrito en dialecto dórico. Es muy posible que Cinisca fuera retratada expresando gratitud a los dioses. Se desconoce el autor del epigrama inscrito en la base de su estatua. El poema es métricamente competente; sencillo en el estilo "Lacónico"; y, por supuesto, escrito en dialecto dórico.
La propia Cinisca se representa hablando: Mis antepasados ​​y hermanos fueron reyes de
Esparta.
Yo, Cinisca, victoriosa con un carro de caballos veloces, erigí esta estatua. Declaro que soy la única mujer en toda Grecia que ha ganado esta corona" (página 22).

Cinisca tenía una personalidad notable. Ella era una amante de los caballos, pero también una persona que usó su posición de princesa para abrir las puertas de los Juegos Olímpicos a todas las mujeres. Aunque sus inicios y victorias fueron grandes escándalos, fue honrada con una estatua de bronce de un carro, caballos y ella misma en el famoso Templo de Zeus en Olimpia (Atenas).

La ilustración de Wilhelm Lübke del templo como podría haber sido en el siglo V a.C. (Dominio público)

La ilustración de Wilhelm Lübke del templo como podría haber sido en el siglo V a.C. (Dominio público)

No solo Cinisca

La historia tiene más historias de mujeres atléticas de Esparta. Al menos otra mujer que vivió en el mismo período que Cinisca y tuvo logros durante los Juegos Olímpicos que vale la pena mencionar es Euryleon. También era auriga. Ganó las carreras de carros de dos caballos en el año 368 a.C. Lamentablemente, se han perdido muchos detalles relacionados con su vida. Después del éxito de Cinisca, Euryleon también pudo asistir a las carreras y soñar con ganar. Se desconoce si ella también era una princesa o simplemente una mujer rica; algunas historias mencionan que era una criadora de caballos, pero no hay evidencia de esto. El antiguo escritor y viajero griego Pausanias describió la estatua de Euryleon que se erigió en Esparta en el año 268 a.C. Era una notable estatua de bronce dedicada al atleta inspirador y fue descrita más tarde como decoración en el templo de Afrodita en Esparta.

Representación de una carrera de carros sobre una hidria de arcilla. (CC BY-SA 3.0)

Representación de una carrera de carros sobre una hidria de arcilla. (CC BY-SA 3.0)

Algunas otras mujeres que se sabía que habían ganado antiguas carreras de carros eran Zeuxo, Hermione, Belistiche, Encrateia y Cassia. Hoy en día, los campeonatos deportivos están disponibles para las mujeres, sin embargo, las carreras de carros ya no son las favoritas. La magnificencia de los viejos maestros ha inspirado a miles de jóvenes a trabajar duro y luchar por la clasificación en los Juegos Olímpicos y por las medallas.

Imagen de portada: La carrera de carros. Cinisca fue una princesa espartana y la primera mujer en ganar la carrera de carros en los antiguos Juegos Olímpicos. Fuente: trolldens.blogspot

Autora: Natalia Klimczak

Referencias

Sarah B. Pomeroy, Spartan Women, 2002.

Cynisca, disponible en:
https://women-make-history.jimdo.com/2013/03/31/cynisca/

History: A female athletic champion in ancient Olympics by Patricia Nell Warren, disponible en:
http://www.outsports.com/2009/4/13/3863088/history-a-female-athletic-champion-in-ancient-olympics

Cynisca's Olympic Victories by Kristina R. Ingersoll, disponible en: https://camws.org/meeting/2008/program/abstracts/06f2.Ingersoll.html

Natalia Klimczak

Natalia es historiadora, periodista y escritora y actualmente tiene un Ph.D. en la Facultad de Idiomas de la Universidad de Gdansk. Natalia realiza investigaciones en Narratología, Historiografía, Historia de Galicia (España) e Historia Antigua de Egipto, Roma y Celtas. Es... Lee mas
Siguiente Artículo