All  
Fresco romano de un friso que muestra una subespecie humana: pigmeos de Stabiae, Villa di Arianna, ahora en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.

Pequeñas subespecies humanas: ¿dónde está la evidencia?

Desde los exuberantes oasis de Etiopía en África, a través del planeta hasta las sofocantes selvas de México, más allá del horizonte hasta las costas primordiales de Hawai, y de regreso a los jardines, olivares y columnas de mármol de la antigua Grecia, un oscuro hilo común de la pequeña subespecie humana perdura. Persisten relatos detallados sobre subespecies humanas que eran pequeñas en estatura, nocturnas, aparentemente dotadas de conocimientos avanzados, que vivían principalmente bajo tierra y emergían a la superficie solo por la noche. ¿Es posible que tales paralelos específicos sean algo más que simples arquetipos mitológicos comunes?

¿Existe realmente alguna dinámica subconsciente colectiva que de alguna manera hace que prácticamente todos los grupos étnicos indígenas de todo el mundo alberguen la creencia de que en tiempos prehistóricos existían personas de dos a tres pies (0,6 - 0,9 metros) de altura que eran hábiles albañiles, astrónomos, magos hechiceros, ¿y quién atesoraba tesoros? ¿O hay algo más que una mera "creencia" en esta historia?

 

 

Por interesantes que sean los paralelos mitológicos, las creencias y las historias son tentativas de descartar como un elemento generalizado del folclore. Sin embargo, la evidencia arqueológica en forma de ruinas megalíticas, esferas de piedra, templos de plataforma, pirámides e incluso restos existen y parecen tener conexiones culturales con estas subespecies humanas de la tradición antigua.

Pigmeo luchando contra una grulla, ático de figuras rojas chous, 430–420 a.C. (Museo Arqueológico Nacional / CC BY 2.5)

Pigmeo luchando contra una grulla, ático de figuras rojas chous, 430–420 a.C. (Museo Arqueológico Nacional / CC BY 2.5)

Subespecies humanas: los relatos de la antigua Grecia

Varios eruditos, historiadores y filósofos griegos diferentes escribieron sobre estas pequeñas subespecies humanas legendarias. En la Historia de los animales de Aristóteles (300 a.C.), escribe:

"Estas aves (las grullas) migran de las estepas de Escitia (Eurasia moderna) a las marismas al sur de Egipto, donde el Nilo tiene su origen (Etiopía). Y es aquí, por cierto, donde se dice que luchan con los pigmeos; y la historia no es fabulosa, pero en realidad hay una raza de hombres enanos, y los caballos son pequeños en proporción, y los hombres viven en cuevas subterráneas".

Lucius Flavius Philostratus (siglo III d.C.) ha escrito un relato similar:

"Y en cuanto a los pigmeos, dijo que vivían bajo tierra, que estaban al otro lado del Ganges y vivían de la manera que todos relatan. En cuanto a los hombres que tienen pies de sombra o cabezas largas, y en cuanto a las otras fantasías poéticas que el tratado de Scylax relata sobre ellos, dijo que no vivían en ningún lugar de la tierra, y menos en la India".

Philostratus también registró un relato de un mito sobre Hércules en el que el héroe semidiós mató a un semidiós guerrero gigante diferente y luego se quedó dormido. Pero Hércules no sabía que los pigmeos estaban relacionados con el gigante que había derrotado. Y no sabía que estaban mirando y llorando desde su reino subterráneo. Continúa detallando cómo los pigmeos vivían bajo tierra en túneles donde almacenaban provisiones, tenían pequeños caballos, y cuando Hércules se durmió, salieron de debajo del suelo en oleadas e intentaron atarlo y capturarlo.

La subespecie humana de gente pequeña que se dice que vivió en la cueva de Ciemna en la Polonia actual. (Jan Jerszyński (2005) / CC BY-SA 2.5)

La subespecie humana de gente pequeña que se dice que vivió en la cueva de Ciemna en la Polonia actual. (Jan Jerszyński (2005) / CC BY-SA 2.5)

Subespecies humanas: curiosos hallazgos científicos modernos

En 2019, Jason Daley de la Revista Smithsonian escribió un artículo sobre lo que se cree que son los restos extremadamente antiguos de un niño neandertal que fue "devorado por un pájaro gigante". Los restos tienen aproximadamente 115.000 años y fueron descubiertos en la cueva de Ciemna, en lo que es la actual Polonia. Fueron encontrados junto con huesos de animales en un escondite que indicaba que todos los huesos, homínidos y animales, fueron atacados y habían viajado a través del tracto digestivo de un ave prehistórica gigante. Es importante tener en cuenta que los restos de Neanderthal son pocos y muy pequeños, y es este hecho el que lleva a los científicos a creer que se trataba de un niño pequeño.

Independientemente, si estos huesos pertenecían a alguna subespecie humana muy pequeña o a un niño homínido, de cualquier manera, es un hecho que, en un pasado muy lejano de la prehistoria, pequeños humanos que no eran homosapiens fueron atacados y devorados por pájaros gigantes. Los biólogos de hoy en día han estudiado a fondo los patrones migratorios de una variedad de especies de grullas, y algunas especies de grullas de hecho migran desde las marismas de Eurasia hasta Etiopía.

Bes, el dios protector del hogar egipcio, también está relacionado con los pigmeos, que pueden haber sido las mismas personas pequeñas a las que se hace referencia en los textos griegos antiguos. (Zde / CC BY-SA 4.0)

Bes, el dios protector del hogar egipcio, también está relacionado con los pigmeos, que pueden haber sido las mismas personas pequeñas a las que se hace referencia en los textos griegos antiguos. (Zde / CC BY-SA 4.0)

Subespecies humanas: la deidad egipcia Bes

El sistema de creencias politeísta del antiguo Egipto viene completo con todo tipo de deidades, monstruos, etc., pero el culto a la deidad, Bes, es único.

A diferencia de la mayoría de las deidades egipcias, Bes nunca fue retratado desde la posición de perfil, pero siempre retratado en forma bidimensional frontal completa o en forma de escultura tridimensional completa. Bes fue representado como un humano diminuto o enano con algunos rasgos antropomórficos sutiles.

Bes no era una deidad a la que buscar en algún templo lujoso, pero su ídolo se guardaba en casa y era la vivienda que custodiaba vistiendo su túnica de guerrero. Era una deidad de la música, la protección, la fertilidad y los placeres domésticos. Pero quizás el aspecto más interesante de Bes es que su culto era relativamente nuevo, ya que solo se generalizó durante el Imperio Nuevo y este es el resultado de su importación desde el sur (Nubia, Somalia o Etiopía).

En otras palabras, lo interesante de esto es que los antiguos griegos nos transmiten que estas subespecies humanas pigmeas vivían al sur de Egipto y es de esta misma región que se origina el culto a este dios enano Bes.

Nubia recuerda las muchas pirámides pequeñas que son un misterio en sí mismas. Si bien en general no se considera un gran misterio, no está del todo claro quiénes fueron sepultados exactamente dentro de estas pirámides nubias, ya que muchas de estas tumbas fueron supuestamente saqueadas en la antigüedad y hoy en día muchas han sido inundadas por un nivel freático en aumento.

La Pirámide del Enano en Uxmal, Península de Yucatán, según la leyenda, fue construida en una sola noche por una deidad hechicera enana llamada Itzamna. (Adert ​​/ CC BY-SA 4.0)

La Pirámide del Enano en Uxmal, Península de Yucatán, según la leyenda, fue construida en una sola noche por una deidad hechicera enana llamada Itzamna. (Adert ​​/ CC BY-SA 4.0)

Subespecies humanas: pigmeos, plataformas y pirámides 

En lo que hoy es el México moderno, en el lado oriental de la península de Yucatán, se encuentran las ruinas del antiguo sitio maya, Uxmal. Este antiguo complejo maya se considera uno de los más importantes y se destaca por sus grandes e imponentes estructuras. Entre las más impresionantes y antiguas de todas estas estructuras se encuentra El Adivino, La Pirámide del Mago, que también se conoce como La Pirámide del EnanoEste nombre proviene de los propios mayas que tienen varias versiones de cómo se construyó esta pirámide, pero en cada caso, fue construida por las increíbles hazañas de una misteriosa y poderosa subespecie humana.

Esta pirámide ha sido llamada la estructura maya más distinta de toda la península (lo cual es mucho decir). Tiene lados muy empinados redondeados, es muy alto y tiene una base elíptica. El relato más simple que los mayas mantuvieron sobre la pirámide fue que una deidad hechicera enana llamada Itzamna construyó la pirámide en una sola noche usando solo su fuerza y ​​magia. En otra versión del mito, una bruja da a luz a un enano a través de un huevo y el nacimiento milagroso llama la atención del rey que desafía al diminuto niño a erigir un templo en una sola noche o morir. El hombrecillo poderoso finalmente completa 3 desafíos aparentemente imposibles, mata al rey y se convierte en el nuevo gobernante de Uxmal.

Los Menehune eran los pequeños habitantes arcaicos de la subespecie humana de Hawai. (Alexedennis / CC BY-SA 4.0)

Los Menehune eran los pequeños habitantes arcaicos de la subespecie humana de Hawai. (Alexedennis / CC BY-SA 4.0)

Otras conexiones de subespecies humanas en todo el mundo

La historia maya sobre una personita que usa otros métodos mundanos o ingeniosos para crear grandes estructuras en una sola noche recuerda a los Menehune, que eran los pequeños habitantes arcaicos de la subespecie humana de Hawai. Se dice que estas misteriosas personas prehistóricas habitaron las islas hawaianas mucho antes de la llegada de los polinesios y fueron responsables de la construcción de edificios impresionantes y masivos como templos de plataforma y estanques de peces artificiales.

Los hawaianos creen que el Menehune solo saldría por la noche para construir estas estructuras y su objetivo siempre fue completar la construcción en una sola noche. Al igual que estos otros relatos, serían fáciles de descartar si no fuera por la evidencia física como los templos en ruinas y los estanques de peces que aún funcionan, al igual que la historia maya tiene su magnífica maravilla megalítica.

Ahora en las islas y ensenadas del Atlántico Norte, Escandinavia, Irlanda, Escocia, Islandia, todas ellas igualmente llenas hasta el borde con relatos antiguos también adjuntos a extrañas ruinas. Skara Brae en Escocia, por ejemplo, me viene a la mente debido a las medidas de las puertas y camas que existían en las viviendas subterráneas. Todas estas regiones del Atlántico Norte tienen profundamente arraigados en ellos recuerdos estilizados (mitología) de estos predecesores prehistóricos: elfos, enanos, duendes y muchas otras subespecies humanas.

Un regreso a los griegos para saber más sobre la gente pequeña

En el poema épico de Homero, La Ilíada (siglo VIII a.C.), una antigua raza de pigmeos, como los llamaban los griegos, estaba en perpetuo conflicto con esta especie de grullas. Aparentemente, hubo una reina de las personas pequeñas llamada Gerana que ofendió a Hera con su arrogancia y afirmaciones de belleza incomparable, y como castigo, esta reina se transformó en una grulla que desató el conflicto interminable entre las dos especies:

"Ahora bien, cuando los hombres de ambos bandos fueron puestos en orden por sus jefes, los troyanos avanzaban con clamor y gritos, como aves silvestres, como cuando el clamor de las grullas se eleva a los cielos, cuando las grullas escapan del invierno y de las lluvias incesantes y clamorosamente se abren camino hacia el océano fluyente, llevando a los hombres pigmeos el derramamiento de sangre y la destrucción: al amanecer traen la batalla siniestra contra ellos".

Según la tribu Cuervo, las Montañas Pryor de Montana fueron y siguen siendo el hogar de una pequeña subespecie humana. (Sara goth / CC BY-SA 3.0)

Según la tribu Cuervo, las Montañas Pryor de Montana fueron y siguen siendo el hogar de una pequeña subespecie humana. (Sara goth / CC BY-SA 3.0)

Gente pequeña según lo informado por los nativos americanos

La gran mayoría de las tribus nativas americanas muy variadas tienen tradiciones orales que recuerdan la coexistencia entre las Américas nativas y una subespecie humana diferente, más pequeña y más antigua. Los elementos comunes a estos relatos incluyen comportamientos traviesos, como atraer a los niños al bosque tocando música.

Al igual que los griegos y la gente del Atlántico norte, los nativos americanos creían que estas pequeñas personas vivían en cuevas y podían ser potencialmente peligrosas. Por ejemplo, se dice que las montañas Pryor de Montana son el hogar de este día de gente pequeña que la tribu Cuervo cree que son sus ancestros sagrados. Los Cuervos están extremadamente cansados ​​o cautelosos a la hora de entrar en lo que perciben como territorio de la gente pequeña. Curiosamente, las montañas Pryor son un punto de acceso relativo para fenómenos extraños como desapariciones, anillos de hadas e informes de avistamientos inusuales.

Conclusión: puede surgir más evidencia de subespecies humanas

Al crecer en una cultura tan rica en ficción, puede ser difícil distinguir entre los cuentos de hadas que aprendemos de niños y lo que parece ser una evidencia histórica real de que en el pasado distante puede haber especies diminutas o subespecies de humanos que quizás vivían simplemente, pero también construyó monumentos inimaginables y puede haber sido presa de una especie de pájaro gigante.

No es que todos estos mitos estén cobrando vigencia repentinamente, pero es posible que ciertos hechos históricos sigan resonando en forma de recuerdos estilizados que llamamos mitología. Vale la pena considerar por un momento que debajo de la superficie de la tierra hay kilómetros y kilómetros de sistemas de cuevas inexplorados. Se estima que se ha cartografiado menos del 1% de los sistemas de cuevas conocidos.

Esto significa que de los sistemas de cuevas que se conocen, el 99% de los propios sistemas nunca se han cartografiado o explorado. Seguramente debe ser entonces que la gran mayoría de los sistemas de cuevas deben ser completamente desconocidos, lo que significa que sabemos muy, muy poco sobre esta parte del planeta.

Imagen de portada: Fresco romano de un friso que muestra una subespecie humana: pigmeos de Stabiae, Villa di Arianna, ahora en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles. Fuente: Dmitriy Konstantinov / CC BY-SA 3.0

Autor: Mark A. Carpenter

Referencias

Childe, V.; Paterson, J.; Thomas, Bryce (30 November 1929). "Provisional Report on the Excavations at Skara Brae, and on Finds from the 1927 and 1928 Campaigns. With a Report on Bones". Proceedings of the Society of Antiquaries of Scotland. Retrieved 6 May 2020.  

Daley, Jason. "You Thought Modern Life Was Bad. This Neanderthal Child Was Eaten By A Giant Bird. " Smithsonian Magazine. October 11, 2018. https://www.smithsonianmag.com/smart-news/poor-neanderthal-child-was-eat...

Philostratus, Flavius. The Life of Apollonius of Tyana, translated by F. C. Conybeare, volume II, book III.XLVIII., p. 331. (1921).

Thrum, Thos (1907). Hawaiian Folk Tales. A. C. McClurg & Company. p. 34. A.C. McClurg.

Siguiente Artículo