Portada-Las dentadas sonrisas del cráneo de un “hobbit” (izquierda) y un humano moderno (derecha). Fotografía: profesor Peter Brown, Universidad de Nueva Inglaterra

Una sonrisa reveladora: la dentición del “Hobbit” demuestra que pertenecía a una especie completamente diferente al Homo sapiens

El gran debate abierto en torno a un pequeño personaje ha adoptado una nueva perspectiva tras el reciente análisis de unos dientes prehistóricos. Los científicos sugieren ahora que los restos del Homo floresiensis , popularmente conocido como “el Hobbit”, parecen demostrar que pertenecía a una singular especie de hominino, en lugar de ser un humano moderno con deformidades físicas.

Tal como informa Discovery News , los científicos plantean ahora que los Hobbit probablemente evolucionaran a partir de “individuos corpulentos de la especie Homo erectus procedentes de Asia que se encontraban en la isla después de un desastre natural, como podría ser un tsunami.”

Dientes Reveladores

En el artículo de LiveScience podemos leer que los rasgos de los dientes analizados han resultado ser “muy similares a los de especímenes del Homo erectus , el ancestro indiscutiblemente más antiguo de los humanos actuales, procedente de la isla indonesia de Java. Sin embargo, el Homo erectus era casi tan alto como los humanos actuales. Los científicos sugieren que en poblaciones aisladas, los ancestros del “hobbit” padecieron un enanismo muy acusado, menguando sus cuerpos desde unos 1,65 metros de estatura hasta los 1,10 metros del “hobbit”, y disminuyendo su capacidad craneal desde los 860 cc. hasta los 426 cc.”

Cráneo perteneciente a un Homo floresiensis, según Chris Stinger más cercano al género Australopithecus que al Homo sapiens. (Wikipedia).

Cráneo perteneciente a un Homo floresiensis, según Chris Stinger más cercano al género Australopithecus que al Homo sapiens. ( Wikipedia).

El primer análisis exhaustivo de los dientes del “Hobbit” realizado jamás, tal como aparece publicado en la revista científica  PLOS ONE , revela que su forma única demuestra que estos antiguos humanos eran en parte primitivos y en parte modernos.

El reciente análisis contradice las teorías previas que afirmaban que los dientes del Homo floresiensis eran exactamente iguales a los de los humanos actuales, teniendo por tanto el “Hobbit” su origen en un enclave de individuos aislados que sufrían de microcefalia, un extraño trastorno neurológico que tiene como resultado una cabeza anormalmente reducida, un cuerpo pequeño y deficiencias en el desarrollo.

Los dientes del “Hobbit” presentaban características tanto de humanos modernos como primitivos, y se descubrió que eran muy similares a los del Hombre de Java. Fotografía: Yousuke Kaifu

Los dientes del “Hobbit” presentaban características tanto de humanos modernos como primitivos, y se descubrió que eran muy similares a los del Hombre de Java. Fotografía: Yousuke Kaifu

El director del estudio y paleoantropólogo Yousuke Kaifu, del Departamento de Antropología del Museo Nacional de la Naturaleza y la Ciencia de Japón, ha declarado a LiveScience: “Para mí, habrá un antes y un después de este trabajo en lo referente a la cuestión del origen del Homo floresiensis .”

Los caninos del “Hobbit” presentaban una forma asimétrica, mientras que sus molares solo tenían cuatro coronas, no las cinco habituales en las dentaduras de la mayor parte de los humanos primitivos.

La historia del “Hobbit” (Homo floresiensis)

Este diminuto homínido, apodado ‘Hobbit’ por su pequeña estatura, se calcula que alcanzaba una altura que estaba en torno a los 1,10 metros.

El “Hobbit” fue descubierto por primera vez en octubre del 2004, cuando una excavación de los restos fragmentarios de un esqueleto hallado en la isla de Flores (Indonesia), obtuvo como resultado lo que se dio en llamar “el hallazgo más importante de la evolución humana en 100 años.” Sus descubridores denominaron a los restos Homo floresiensis , un nombre que ya sugería que se trataba de una especie desconocida hasta ahora y de una antigüedad de entre 95.000 y 17.000 años, lo que significaría que los “Hobbit” vivieron en la misma época que los humanos modernos, y podrían haber sido los últimos supervivientes de una especie humana, aparte de la nuestra.

Este controvertido descubrimiento dio pie a encendidos debates. Múltiples estudios plantearon muchas teorías diferentes acerca de los orígenes y la naturaleza de estos homínidos prehistóricos.

Un informe publicado el año pasado afirmaba que los restos fosilizados hallados en la cueva de Liang Bua, situada en la isla de Flores, presentaban características llamativas que apuntaban a un posible diagnóstico de síndrome de Down, entre ellas el fémur corto y las formaciones craneales asimétricas. No obstante, las conclusiones de este estudio provocaron una inmediata reacción de científicos de todo el mundo.

“Llama la atención que su artículo no contenga imágenes de esqueletos de individuos con síndrome de Down,” afirmó al respecto el profesor Dean Falk, experto en floresiensis de la Universidad Estatal de Florida. “Si las hubiera, veríamos claramente que no se parecen en nada al espécimen de la isla de Flores. La idea no tiene ningún sentido.”

Cueva en la que fueron descubiertos en el 2004 los restos del Homo floresiensis, Liang Bua, isla de Flores, Indonesia. (CC BY-SA 2.0)

Cueva en la que fueron descubiertos en el 2004 los restos del Homo floresiensis, Liang Bua, isla de Flores, Indonesia. (CC BY-SA 2.0 )

El misterioso destino de los “Hobbits”

Se cree que estos curiosos “Hobbits” existieron durante largo tiempo en el árbol evolutivo. El Dr. Kaifu ha observado al respecto: “Hay herramientas de piedra de una antigüedad de hasta 1 millón de años en la isla de Flores.”

Esta población prehistórica se extinguió hace aproximadamente 13.000 años, aunque al igual que ocurre con la desaparición de los Neandertales, no se sabe con certeza por qué razón.

“Creo que es bastante posible que se encontraran con los primeros humanos modernos, que se expandieron desde África en dirección a Australia hace unos 50.000 años,” apunta el Dr. Kaifu.

Reconstrucción del Homo floresiensis (Flickr/CC BY 2.0)

Reconstrucción del Homo floresiensis (Flickr/ CC BY 2.0 )

Aunque los orígenes del “Hobbit” se van revelando poco a poco, los científicos aún no disponen de información suficiente acerca del destino de estos pequeños homínidos. En ABC News podemos leer que algunos expertos se preguntan si quizás nuestra especie pudo acabar con ellos al transmitirles enfermedades o hacerles la guerra. O si simplemente fueron absorbidos por una población de Homo sapiens más numerosa.

Se ha especulado que podría incluso ser posible que hubiera individuos en la actualidad con genes procedentes del Homo floresiensis .

El Dr. Kaifu ha declarado a Discovery News: “Los primeros humanos modernos podrían haberse entremezclado (cruzado) con los Homo erectus asiáticos a pequeña escala.”

Tal y como se sugiere desde ABC News, el debate internacional acerca de los huesos de los Hobbit sigue su curso, y nos dice mucho no solo acerca de los antiguos orígenes de la humanidad, sino también sobre los científicos que los estudian.

Nuevas investigaciones intentarán responder a las numerosas incógnitas relacionadas con el destino último de nuestros antiguos parientes, los “Hobbits”.

Imagen de portada: Las dentadas sonrisas del cráneo de un “hobbit” (izquierda) y un humano moderno (derecha). Fotografía: profesor Peter Brown, Universidad de Nueva Inglaterra

Autor: Liz Leafloor

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article