All  
El esqueleto del 'Hombre de Loizu' de 11,700 años aún revela secretos

El esqueleto del 'Hombre de Loizu' de 11,700 años aún revela secretos

Mientras inspeccionaba una cueva conocida como Errotalde I, cerca de la localidad de Erro en la provincia de Navarra en el norte de España, un grupo de espeleólogos descubrió algo muy inesperado. Después de seguir múltiples giros y vueltas por pasillos estrechos y oscuros, tropezaron con un esqueleto humano completamente intacto. El cuerpo de la cueva de Navarra había sido colocado cuidadosa y deliberadamente de espaldas junto a un estrecho arroyo subterráneo, con los brazos cruzados con fuerza sobre el abdomen.

El esqueleto fue encontrado a 200 metros de la boca de la cueva, lo que significa que quienes lo habían colocado allí habían realizado un gran esfuerzo para llevar el cuerpo hasta este lugar. Siniestramente, había un agujero redondo en el medio del cráneo del esqueleto, lo que sugiere que este individuo había sido asesinado violenta y abruptamente por un proyectil de alta velocidad o un objeto puntiagudo redondeado introducido en su cabeza.

 

 

El esqueleto de la cueva de Navarra tal como fue descubierto por exploradores de cuevas en 2017. (Navarra.es)

El esqueleto de la cueva de Navarra tal como fue descubierto por exploradores de cuevas en 2017. (Navarra.es)

El esqueleto de la cueva de Navarra se colocó con cuidado

Si bien su apariencia algo deteriorada implicaba una edad significativa, al esqueleto no le faltaba ninguno de sus huesos y daba toda la apariencia de haber sido colocado allí de manera intencional y referencial por individuos desconocidos, en una fecha imposible de determinar. De hecho, su posicionamiento preciso y su estado bien conservado eran consistentes con su cuerpo envuelto en una especie de mortaja protectora, que simplemente podría haberse desintegrado con el paso del tiempo.

Después de salir de la cueva, los espeleólogos notificaron a la Dirección de Cultura del gobierno español de su notable descubrimiento y enviaron expertos al sitio para realizar una evaluación preliminar. Estos especialistas rápidamente se dieron cuenta de que estaban ante algo extraordinario y, después de informar de sus hallazgos, se inició una investigación en toda regla bajo los auspicios del Departamento de Registro, Bienes Muebles y Arqueología del gobierno de Navarra.

Los exploradores de la cueva hicieron su sorprendente descubrimiento en noviembre de 2017. El esqueleto de Navarra fue posteriormente etiquetado como el 'Hombre de Loizu', en reconocimiento de la zona exacta (el concejo de Aintzioa-Loizu) donde se encuentra la cueva de Errotalde I.

The team of speleologists that have worked to recover the remains of Loizu man (Navarra.es)

El equipo de espeleólogos que ha trabajado para recuperar los restos del hombre de Loizu (Navarra.es)

Una cápsula del tiempo del Pleistoceno

Durante los últimos más de tres años, los arqueólogos y antropólogos han estado estudiando el esqueleto del Hombre Loizu en el sitio, navegando por la ruta larga y compleja hasta su lugar de descanso junto al arroyo para realizar diversas pruebas y procedimientos. A pesar de verse obstaculizados por la dificultad de llegar a esta remota ubicación subterránea, estos expertos han podido acumular algunos datos valiosos sobre la vida y la época del Hombre de Loizu en Navarra.

Usando tecnología de datación por radiocarbono, pudieron verificar que el esqueleto era realmente antiguo. Tan antiguo, de hecho, que es el esqueleto intacto más antiguo jamás encontrado en el norte de España o en cualquier parte de la región circundante.

El esqueleto estaba fechado en el año 9.700 a.C., o 11.700 años en el pasado. Esto significa que su propietario vivió durante un período extraordinario, una época de profundo cambio global que marcó el final de la época del Pleistoceno (y la última Edad de Hielo) y el comienzo del período Holoceno, que continúa hasta nuestros días.

Los investigadores también confirmaron que este desafortunado individuo era un hombre joven, de entre 17 y 21 años y que lo más probable es que muriera como resultado de su herida en la cabeza, que presumiblemente fue causada por un arma de algún tipo. Su estilo de vida habría sido el de un cazador-recolector y, como otros de su especie, sin duda buscó refugio en cuevas como Errotalde I durante los largos y fríos inviernos.

In March 2021 AD, the Navarra Loizu Man’s remains were finally brought out of the cave so they could be transferred to a safe laboratory environment for further testing. (Navarra.es)

En marzo de 2021 d.C., los restos del hombre de Navarra Loizu fueron finalmente sacados de la cueva para que pudieran ser trasladados a un entorno de laboratorio seguro para realizar más pruebas. (Navarra.es)

Trayendo al hombre de Navarra Loizu a la luz

La investigación sobre los orígenes y la historia personal de Loizu Man está a punto de entrar en una etapa nueva y emocionante.

El viernes 12 de marzo de 2021, los restos óseos finalmente se retiraron de la cueva en su totalidad, lo que significa que los investigadores ahora podrán continuar su investigación en profundidad en un entorno de laboratorio controlado. Debido a su ubicación remota y de difícil acceso, esta excavación final fue un proceso complejo y delicado que tomó 12 horas para terminar.

En honor a la ocasión trascendental, el equipo de investigación invitó a un grupo de luminarias locales a venir al sitio de la cueva para observar la finalización del proceso de extracción. Estuvieron presentes Enrique Garralda, la alcaldesa de Erro, Rebeca Esnaola, la consejera de Cultura y Deportes, y la presidenta de la provincia de Navarra, María Chivite.

Here, President of Navarra, Maria Chivite listens to the archaeological descriptions from Jesús García Gazolaz of the Archaeology Section of the Government of Navarra,. (Navarra.es)

Aquí, la presidenta de Navarra, Maria Chivite escucha las descripciones arqueológicas de Jesús García Gazolaz de la Sección de Arqueología del Gobierno de Navarra. (Navarra.es)

Hablando con los reporteros reunidos en el lugar, Chivite dijo que el descubrimiento del esqueleto y la investigación en curso representaron una oportunidad excepcional para estudiar cómo vivieron y murieron nuestros antepasados, los seres humanos que vivieron al borde de la última Edad de Hielo, en uno de los momentos más severos del cambio climático en la historia.

Pablo Arias Cabal, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cantabria que participará en la siguiente fase del estudio, señaló que el esqueleto recuperado es único en España y es un caso muy raro en todo el continente europeo. Explicó que el Hombre de Navarra Loizu procedía de "un momento en el tránsito entre la última glaciación y los tiempos geológicos actuales, una época de la que quedan muy pocos restos en toda Europa, y yo diría que ninguno en tan excelente estado de preservación como este".

Cabal dijo que el esqueleto de Navarra ahora sería sometido a una "batería muy grande" de pruebas genéticas, para ver si se puede determinar de dónde era el hombre, cómo era su dieta y qué enfermedades podría haber padecido antes de conocerse su desaparición.

The Loizu Man’s skull and other bones which have been carefully brought out of the cave for further study. (Navarra.es)

El cráneo del Hombre Loizu y otros huesos que se han sacado cuidadosamente de la cueva para su posterior estudio. (Navarra.es)

Una vida prehistórica de misterio

Independientemente de lo lejos que avance la investigación en curso, es probable que algunas preguntas queden sin respuesta.

Por ejemplo, ¿cómo murió exactamente el joven? ¿Fue asesinado por asaltantes desconocidos o en batalla? ¿O fue su muerte el resultado de un accidente de caza? ¿Fue colocado en lo profundo de la cueva para quizás facilitar su entrada al inframundo (la otra vida)? ¿O fue simplemente para proteger los restos de los carroñeros?

Parece probable que su cuerpo estuviera envuelto en un sudario protector que se colocó cuidadosamente en un lugar posiblemente sagrado. ¿Fue este un acto de amor o respeto de los padres o miembros de la familia? ¿O era el hijo de un gobernante respetado o un cazador habilidoso que era amado por toda su gente y se le concedió un entierro adecuado en reconocimiento de su identidad o logros?

Si los arqueólogos y antropólogos pudieran responder preguntas como estas, les ayudaría a desentrañar los misterios de la vida entre los pueblos cazadores-recolectores que ocuparon el continente europeo en el momento del retroceso final de los glaciares. Pero parece que algunos misterios están destinados a permanecer impenetrables, por mucho que avance la metodología de la arqueología moderna.

Imagen de portada: Una foto de grupo de marzo de 2021 de los arqueólogos del equipo que trajo los restos del Hombre de Navarra Loizu de las profundidades de la cueva donde se encontraron por primera vez en 2017. Fuente: Navarra.es

Autor: Nathan Falde

 
Imagen de Nathan Falde

Nathan Falde

Nathan Falde es un escritor independiente de tiempo completo de Wisconsin en los Estados Unidos. Se graduó de la American Public University en 2010 con una licenciatura en historia, y tiene una larga fascinación por la historia antigua, los misterios... Lee mas
Siguiente Artículo