All  
Pachystruthio dmanisensis, se han descubierto nuevas especies de aves gigantes. Fuente: nicolasprimola / Adobe Stock.

El Primer Pájaro Gigante Encontrado en Europa Vivió Junto a los Primeros Humanos

Expertos en Crimea han encontrado un fósil de un ave gigantesca, que vivió hace unos 1.6 a 1.8 millones de años. El hallazgo demuestra que las aves gigantes una vez hicieron su hogar en Europa y revela por primera vez que vivían al norte del ecuador. También permite a los expertos comprender mejor el entorno en el que vivían los primeros humanos, en el continente europeo.

El hallazgo fue realizado por investigadores de la Academia de Ciencias de Rusia. Descubrieron el fósil en la "Cueva Taurida en la costa norte del Mar Negro", según CNN. Habían sido alertados sobre el sitio después de que había sido descubierto por casualidad durante el trabajo de extender una autopista en el área. Una excavación preliminar del sitio dio lugar a que se desenterraran varios fósiles, incluidos algunos de parientes del mamut y el bisonte extinto.

Mapa que muestra la ubicación geográfica de la localidad fósil y el plano de la cueva. (Lopatin / Journal of Vertebrate Paleontology)

Mapa que muestra la ubicación geográfica de la localidad fósil y el plano de la cueva. (Lopatin / Journal of Vertebrate Paleontology)

Un pájaro gigante en la Europa prehistórica

Luego se encontraron con un fósil muy inusual de un fémur muy grande, de 15 pulgadas de largo (45 centímetros) de largo. Smithsonian.com cita a Nikita Zelenkov, una paleontóloga, quien dirigió el equipo que estudió el hueso: "Esta fue la parte más sorprendente para mí, un tamaño tan increíble, no lo esperábamos". Zelenkov y sus colegas pronto establecieron que pertenecía a una nueva especie de ave gigante, a la que han llamado provisionalmente Pachystruthio dmanisensis.

Los fémures de Pachystruthio dmanisensis, un ave gigante extinta (paneles A, C, E, F) y un avestruz común moderno (Struthio camelus) (paneles B, D). (Zelenkov / Journal of Vertebrate Paleontology)

Los fémures de Pachystruthio dmanisensis, un ave gigante extinta (paneles A, C, E, F) y un avestruz común moderno (Struthio camelus) (paneles B, D). (Zelenkov / Journal of Vertebrate Paleontology)

Al parecer, habían descubierto la primera evidencia de la existencia de un ave enorme que vivía en Europa. Nova informa que, basándose en "las dimensiones del hueso, los investigadores estimaron que la masa corporal de las aves era de alrededor de media tonelada".

Esto significa que puede haber sido el ave más grande que haya vivido en el hemisferio norte y la "tercera ave más grande jamás registrada" según Smithsonian.com. Era posible fecharlo entre 1,5 y 1,9 millones de años, basándose en los otros fósiles encontrados en su vecindad.

La especie de ave era muy alta, de unos 12 pies (4 metros) de altura y era un herbívoro. El pájaro era demasiado grande para volar, pero basado en el fémur delgado, que recuerda un poco a un enorme avestruz que podía correr a velocidades considerables, al menos brevemente. Esto posiblemente le permitió vivir en el duro ambiente de la época. Según Nova, su capacidad para correr rápido significaba que podía superar a los feroces depredadores del Pleistoceno, como "guepardos gigantes, hienas y tigres dientes de sable".

El ave gigante podría correr a velocidades considerables para escapar de depredadores como el tigre dientes de sable. (FunkMonk / Dominio Público)

El ave gigante podría correr a velocidades considerables para escapar de depredadores como el tigre dientes de sable. (FunkMonk / Dominio Público)

Una nueva visión del entorno antiguo

El fósil está desafiando el punto de vista de que las aves gigantes no formaban parte del medio ambiente europeo en el pasado lejano. Estos gigantes pueden haber crecido a tamaños tan grandes porque tuvieron que adaptarse a condiciones cada vez más áridas. Su volumen le habría permitido digerir plantas resistentes que eran bajas en nutrición y que crecían en el ambiente seco.

La datación del ave significa que pueden haber vivido al mismo tiempo que los primeros humanos (Homo erectus) llegaron a Europa. Ellos emigraron al continente desde el Medio Oriente a través de la región del Cáucaso, probablemente la misma ruta fue tomada por las gigantescas especies aviares. Este escenario plantea preguntas importantes para los investigadores, especialmente con respecto a cómo se extinguieron.

El pájaro gigante fue cazado por los primeros humanos

La llegada de los primeros humanos puede haber significado que las aves altivas tuvieron que enfrentarse a otro depredador. El H. erectus pudo haberse sentido atraído por la carne y las plumas de Pachystruthio dmanisensis. Es posible que los primeros humanos en Europa exterminaran a la especie. Así como el pájaro gigante, el moa, fue cazado hasta la extinción por los maoríes en Nueva Zelanda. Para probar esta teoría, algunos huesos de las aves imponentes con marcas de cortes o quemaduras pueden proporcionar una prueba de que fue cazado por los primeros humanos.

El Homo erectus pudo haber cazado los pájaros gigantes. (Tim Evanson / CC BY-SA 2.0)

El Homo erectus pudo haber cazado los pájaros gigantes. (Tim Evanson / CC BY-SA 2.0)

Si bien es totalmente posible que la especie se haya extinguido debido a la depredación humana, puede haber otros factores que condujeron a su desaparición. Nova, cita a Zelenkov, diciendo que las posibles razones para la extinción del ave fueron "una combinación de presiones de un clima cambiante, depredación y enfermedad".

El fósil se comparará con un hueso similar encontrado en la República de Georgia, para aprender más sobre el aviar gigante. Era una criatura muy compleja y puede ayudarnos a comprender el entorno del Pleistoceno. Esto, a su vez, puede ayudarnos a comprender el mundo en el que los primeros humanos vivían en Europa. La pregunta sobre si H. erectus llevó a las enormes aves a la extinción es una que necesita más estudio. La investigación y sus conclusiones se publican en el Journal of Vertebrate Paleontology.

Imagen de Portada: Pachystruthio dmanisensis, se han descubierto nuevas especies de aves gigantes. Fuente: nicolasprimola / Adobe Stock.

Autor Ed Whelan

Siguiente Artículo