All  
Portada-Brazalete de plata descubierto en el interior de una vasija cerámica hallada en el castro de Las Labradas, Arrabalde, Zamora. Datado en el siglo I a. C. (Fotografía: Ángel M. Felicísimo-FLICKR)

La impresionante y única orfebrería prerromana del valle del Duero

Entre los siglos III y I antes de Cristo, los grupos humanos que habitaban la Meseta Norte de la península ibérica crearon una joyería propia y muy rica en diferentes técnicas y estilos. Ahora, una concienzuda investigación ha logrado desentrañar la tecnología metalúrgica empleada por aquellos pueblos para diseñar piezas tan hermosas y únicas.

José Fabián Cuesta Gómez ha sido el investigador que, asistido desde la Universidad de Salamanca por el catedrático Ángel Esparza Arroyo, se ha centrado en recopilar toda la información existente sobre la orfebrería prerromana del Valle del Duero y profundizar en su investigación. En su tesis doctoral, según informaciones publicadas en Noticias de la Ciencia y la Tecnología, detalla el estudio pormenorizado de 260 piezas, recuperadas de 35 yacimientos arqueológicos situados en la comunidad autónoma de Castilla y León, España. Estas piezas se encuentran repartidas por distintos museos de las geografías española y portuguesa.

Fíbula prerromana del tipo anular hispánico perteneciente al primer tesoro de Arrabalde, forrada en oro sobre plata. Museo de Zamora, España. (Outisnn/CC BY-SA 3.0

Fíbula prerromana del tipo anular hispánico perteneciente al primer tesoro de Arrabalde, forrada en oro sobre plata. Museo de Zamora, España. (Outisnn/CC BY-SA 3.0)

Sirviéndose de nuevos enfoques y modelos metodológicos como la arqueometría, la fotografía digital, el dibujo a mano, el análisis microscópico o el estudio bajo lupa binocular de cada objeto, ha conseguido, finalmente, averiguar qué técnicas metalúrgicas empleaban las sociedades prerromanas de esta región hace más de dos milenios.

Joyería propia y totalmente característica

De este modo, el investigador ha concluido que en las piezas, creadas a partir de láminas de oro o plata, se observa tanto el trabajo a mano del artesano como el empleo de moldes o matrices. Asimismo, ha reconocido técnicas de batido, martilleado, estampado con troquel, embutido, repujado, cincelado, así como otras de fusión, vaciado a la cera perdida o técnicas de unión, como la soldadura. Tampoco faltan la aplicación de filigranas y el granulado para las decoraciones.

Torque de plata datado en el siglo I a. C. y descubierto en el interior de una vasija cerámica hallada en el castro de Las Labradas, Arrabalde, Zamora. (Ángel M. Felicísimo-FLICKR/CC BY 2.0)

Torque de plata datado en el siglo I a. C. y descubierto en el interior de una vasija cerámica hallada en el castro de Las Labradas, Arrabalde, Zamora. (Ángel M. Felicísimo-FLICKR/CC BY 2.0)

Tras 1.400 análisis con microscopio electrónico de barrido, casi 300 espectros mediante fluorescencia de rayos X, 500 micrografías, 4.000 fotografías, así como varias decenas de dibujos y croquis, José Fabián destaca la dimensión “sin precedentes” que entre los siglos III y I antes de Cristo alcanzó la orfebrería en la Meseta Norte, tanto por el volumen de joyas producidas como por la combinación de técnicas y estilos.

Aunque los modelos y el predominio del uso de la plata proceden del mundo Ibérico y también existen influencias de la orfebrería galaica, sí que es cierto que los esquemas se reelaboran y readaptan, obteniendo como resultado una “joyería propia y totalmente característica”. De hecho, muchos de los modelos y soluciones decorativas son exclusivos de esta zona peninsular, y algunos modelos de pulseras o broches con adornos zoomorfos son absolutamente originales.

Otra fíbula prerromana procedente del tesoro de Arrabalde, Zamora. (Ángel M. Felicísimo/FLICKR)

Otra fíbula prerromana procedente del tesoro de Arrabalde, Zamora. (Ángel M. Felicísimo/FLICKR)

Predominio de la plata

Asimismo, Cuesta Gómez ha comprobado que algunas piezas, en apariencia de oro, son, en realidad, doradas “bien mediante amalgama de mercurio o chapadas”. Se trata de una orfebrería en la que predominan la plata, los collares o torques, los adornos de oreja y los pendientes. Los brazaletes, en forma de espiral sobre cintas, y pulseras, así como las fíbulas o broches, tan sólo están presentes en los grandes conjuntos.

En cuanto a las marcas que aparecen en muchas de las joyas, sin significado conocido y sin valor decorativo alguno, el investigador opina “que lo más probable es que se trate de marcas de propiedad de los dueños de las joyas”.

Imagen de portada: Brazalete de plata descubierto en el interior de una vasija cerámica hallada en el castro de Las Labradas, Arrabalde, Zamora. Datado en el siglo I a. C. (Fotografía: Ángel M. Felicísimo-FLICKR)

Autor: Mariló T. A.

Siguiente Artículo