Portada- este frasco de oro pudo haber contenido incienso. Los restos fosilizados que se hallaron en su interior serán analizados. (foto del Instituto de Arqueología de Rusia)

Tesoro de valor incalculable descubierto en la tumba de una mujer Sármata del siglo I en Rusia

Un equipo de arqueólogos que estaba realizando una excavación exploratoria previa a la construcción de un aeropuerto en Rusia ha descubierto la tumba de la que parece ser una mujer de la nobleza acompañada de objetos muy valiosos: una espada, cuchillos, joyas de oro y plata, ropajes con una elaborada decoración, un espejo de bronce y un cubo de bronce decorado. Esta tumba del siglo I pertenece a una Sármata. Se cree que las mujeres Sármatas inspiraron los relatos griegos sobre las belicosas Amazonas.

Según el Daily Mail los arqueólogos han calificado el tesoro hallado en esta tumba, que se encuentra cerca de Rostov-del-Don, como de un valor incalculable. Los restos de la mujer fueron aparentemente enterrados junto con los de su marido, cuya tumba había sido saqueada, así como la mayor parte de los 28 túmulos funerarios descubiertos en este yacimiento. Analizando los dientes de la mujer, los expertos han llegado a la conclusión de que vivió hasta una avanzada edad y sobrevivió a algunas batallas.

Además de las joyas de oro y plata, los arqueólogos encontraron también en la tumba un frasco de oro, 100 puntas de flecha de hierro, una gema sobre el pecho de la mujer con una inscripción en arameo o fenicio, cerámica y restos de un cubo de bronce decorado con una cabeza de Górgona y motivos florales. La tumba también disponía de un escondite oculto en el que se hallaron algunos cuchillos y una espada inacabada con broches en su empuñadura.

En la tumba de la mujer se encontraron numerosas joyas de oro y plata, como por ejemplo estos pendientes de oro (Foto: Instituto Ruso de Arqueología)

En la tumba de la mujer se encontraron numerosas joyas de oro y plata, como por ejemplo estos pendientes de oro (Foto: Instituto Ruso de Arqueología)

“Es interesante que haya dos enterramientos en este túmulo,” explicó a the Mail el arqueólogo Roman Mimokhod, del Instituto de Arqueología de la Academia Rusa de Ciencias. “Uno de ellos pertenecía obviamente a un hombre y está saqueado por completo. Sólo encontramos en él fragmentos de piezas cerámicas y algún hueso aquí y allá. Examinaremos los huesos, pero estamos casi seguros de que pertenecieron a un hombre de la nobleza. El segundo enterramiento era el de la mujer. Creemos que se trata del doble enterramiento de algún noble Sármata y su esposa.”

Mimokhod afirmó también que el descubrimiento de las puntas de flecha es la confirmación indirecta de los relatos de historiadores de la antigüedad en los que se habla de mujeres Sármatas participando en combates y entrando en batalla. Además, había también un arnés en su ajuar funerario, lo que indica que probablemente montara a caballo.

“El cuello de su vestido estaba decorado con piezas de pan de oro que formaban una estilizada cabeza de carnero,” explicó. “sus mangas estaban bordadas con cuentas de colores combinadas con placas de oro triangulares y semicirculares.”

Portaba brazaletes de oro en ambas muñecas, y sobre su pecho estaba la gema con la inscripción. El frasco de oro se encontraba a la altura de su pelvis. Estaba herméticamente tapado y su contenido se había fosilizado. Se analizará en breve, pero probablemente contuviera incienso. Junto a su mano derecha había fragmentos de una copa y algunos platos de madera, según podemos leer en the Mail.

Los nómadas Sármatas eran un pueblo de origen Iranio que se desplazó desde Asia Central hasta los Urales entre los siglos VI y IV a. C. En el sitio web de UNRV History podemos leer que Griegos y Romanos especulaban con la posibilidad de que las mujeres Sármatas fuesen Amazonas, ya que su status social era mucho más elevado que el de las mujeres de los pueblos del Mediterráneo. 

Esta gema, descubierta sobre el pecho de la mujer, está grabada con una inscripción en Arameo o Fenicio. (Foto del Instituto de Arqueología de Rusia)

Esta gema, descubierta sobre el pecho de la mujer, está grabada con una inscripción en Arameo o Fenicio. (Foto del Instituto de Arqueología de Rusia)

El territorio de los Sármatas se extendía desde el mar Caspio hasta el río Vístula, y por el sur hasta el Danubio. Eran tribus independientes que en el momento de su máximo esplendor ocuparon regiones de Rusia, Ucrania y los países bálticos, Rumanía, Polonia y parte de Asia Central.

Los Sármatas exigían y obtenían tributo de algunas ciudades griegas que se encontraban a su alcance, por lo que acabaron chocando con el Imperio Romano. Su historia parece la sinopsis de un Juego de Tronos, ya que se aliaron alternativamente con Roma y con tribus enemigas de Roma. Finalmente algunos de ellos acabaron asentándose en Dacia. Otros, más al norte, sufrieron la invasión de Hunos y Godos. Algunos de ellos acabaron llegando a Inglaterra, lo que resulta ser una curiosa e interesante historia.

“Su traslado a Gran Bretaña ha alimentado las especulaciones sobre el origen del rey Arturo,” leemos en la web de UNRV. “Lucio Artorio Casto, un oficial de caballería Romano que sirvió en el siglo II ha sido citado a menudo como un posible origen del Arturo de la historia real.” Artorio comandaba una tropa de jinetes Sármatas. En la web podemos también leer que los Sármatas ayudaron a rechazar las invasiones de los Sajones tras la retirada de los Romanos, lo que pudo contribuir a aumentar la leyenda del rey Arturo. Para un estudio detallado de los paralelismos entre Arturo y Casto, véase HeroicAge.org.

Imagen de portada: este frasco de oro pudo haber contenido incienso. Los restos fosilizados que se hallaron en su interior serán analizados. (foto del Instituto de Arqueología de Rusia).

Autor: Mark Miller

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo