Portada-Reproducción de Homo neanderthalensis. Museo de la Evolución Humana (MEH) de Burgos, España. (Fotografía: Nachosan/CC BY-SA 3.0)

Confirmado: los homínidos de Atapuerca pertenecían al linaje evolutivo Neandertal

Tras décadas de estudio y después de muchas suposiciones, el análisis del ADN nuclear ha confirmado, por fin, el linaje evolutivo al que pertenecieron los habitantes de la sierra burgalesa de Atapuerca, en España.

Desde hace tiempo, los científicos e investigadores de Atapuerca sabían –y habían dado a conocer– que los 28 individuos que vivieron cerca de la Sima de los Huesos hace alrededor de 430.000 años eran de una estatura similar a la nuestra, aunque bastante más anchos y robustos. Además, utilizaban preferentemente la mano derecha, las diferencias de tamaño entre mujeres y varones eran como las actuales, y habrían sido capaces de hablar como nosotros. Sin embargo, pese a disponer de toda esa información, aún quedaba por aclarar una cuestión importantísima: el origen de la especie de homínidos a la que pertenecían. 

Hasta el momento actual, tal y como indica perfectamente la Agencia SINC , dichos orígenes seguían siendo un misterio. Por un lado, las características de los restos óseos recuperados los relacionaban con los neandertales. Por otro lado, el análisis del ADN mitocondrial –ADN transmitido sólo por línea materna– de un fémur, secuenciado en diciembre del año 2013, los asociaba con los denisovanos –especie extinguida de parientes lejanos de los neandertales que vivió en Siberia– y no con los neandertales europeos.

Cráneo número 5 de la Sima de los Huesos de Atapuerca, tal y como fue descubierto en la campaña de 1992. La mandíbula de este cráneo apareció, casi intacta, años después, muy cerca del lugar del hallazgo inicial. (José-Manuel Benito Álvarez/CC-BY-SA 2.5)

Cráneo número 5 de la Sima de los Huesos de Atapuerca, tal y como fue descubierto en la campaña de 1992. La mandíbula de este cráneo apareció, casi intacta, años después, muy cerca del lugar del hallazgo inicial. (José-Manuel Benito Álvarez/ CC-BY-SA 2.5 )

Los homínidos de la Sima de los Huesos eran neandertales primitivos

Aquel primer resultado sorprendió mucho al equipo científico de Atapuerca. Pero el ADN mitocondrial sólo proporcionaba la información proveniente por línea materna, y por lo tanto se trataba de una información parcial. Desde entonces, han trabajado de forma incansable para conseguir secuenciar lo antes posible el ADN nuclear de los fósiles hallados en la cueva, que sí se hereda por ambas partes: paterna y materna.

Una tarea que se puede calificar como titánica debido a la antigüedad del ADN en cuestión, a su deterioro y al hecho de que ha llegado hasta nosotros fragmentado en segmentos muy cortos. Un arduo esfuerzo de años que ha obtenido la recompensa tan esperada gracias también a la mejora tanto en el aislamiento de las muestras como en las tecnologías de secuenciación del genoma disponibles en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania). De este modo, investigadores alemanes, canadienses y españoles han conseguido secuenciar el ADN nuclear procedente de un segundo fémur y un incisivo.

Los resultados, publicados en  Nature, vienen a confirmar que los homínidos de la Sima de los Huesos eran en realidad neandertales primitivos.

Hemos esperado muchos años hasta que las técnicas paleogenéticas han avanzado lo suficiente como para que se produzca este pequeño milagro. Excavamos con el máximo cuidado y enorme lentitud para no contaminar los fósiles con nuestro propio ADN ”, señala Juan Luis Arsuaga , director científico del Museo de la Evolución Humana de Burgos y coautor del trabajo.

Juan Luis Arsuaga, en primer plano, miembro del Equipo de Investigaciones de los Yacimientos Pleistocenos de la Sierra de Atapuerca y director científico del Museo de la Evolución Humana de Burgos, España, junto a su equipo durante las excavaciones en la Sima de los Huesos. (Fotografía: Javier Trueba-Madrid Scientific Films/Agencia SINC)

Juan Luis Arsuaga, en primer plano, miembro del Equipo de Investigaciones de los Yacimientos Pleistocenos de la Sierra de Atapuerca y  director científico del Museo de la Evolución Humana de Burgos, España, junto a su equipo durante las excavaciones en la Sima de los Huesos. ( Fotografía: Javier Trueba-Madrid Scientific Films/Agencia SINC )

Posición clave evolutiva del Homo antecessor

Concretamente, los resultados indican que la separación entre neandertales y denisovanos es anterior a los 430.000 años de antigüedad de los restos de la Sima de los Huesos. Además, según Matthias Meyer , autor principal del trabajo publicado e investigador del Departamento de Genética Evolutiva del instituto alemán , “ la separación de la línea que conduce al Homo sapiens de las otras líneas –las de los humanos 'arcaicos' (Sima de los Huesos, Denisova, neandertales)– se pudo haber producido hace entre 550.000 años y 800.000 años ”.

Con dicho intervalo de tiempo para la separación entre humanos modernos y neandertales, los fósiles de Homo antecessor hallados en el yacimiento de la Gran Dolina , en la misma sierra de Atapuerca, cuya antigüedad está datada entre 800.000 y un millón de años, se confirmarían como los mejores candidatos para ocupar la posición clave de nuestro último antepasado, según los expertos científicos.

Imagen de portada: Reproducción de Homo neanderthalensis. Museo de la Evolución Humana (MEH) de Burgos, España. (Fotografía: Nachosan/ CC BY-SA 3.0 )

Autor: Mariló T. A.

Next article