All  
Portada - Hombres armados están protegiendo este antiguo teatro romano y el resto de Leptis (o Lepcis) Magna en Libia. Temen que terroristas de Estado Islámico puedan hacer lo mismo que en Iraq y Siria: destruir antiguos edificios, estatuas y monumentos. Están haciendo guardia en unas de las ruinas romanas más importantes del norte de África con apenas 20 hombres y equipados únicamente con fusiles Kalashnikov. (Wikimedia Commons/Daviegunn)

Civiles libios armados patrullan en torno a las antiguas ruinas de Leptis Magna para protegerlas contra posibles ataques de Estado Islámico

Un grupo de civiles libios armados preocupados por el rico patrimonio histórico de su país está patrullando en torno a Leptis Magna, antigua ciudad romana de la actual Libia. Estos hombres temen que Estado Islámico pueda hacer en Libia lo mismo que en Iraq y Siria: desfigurar y destruir algunas de los más valiosos monumentos y piezas arqueológicas de la historia del mundo.

Aunque la antigua ciudad de Leptis Magna está ahora en ruinas, aún quedan en ella actualmente vestigios de magníficos monumentos arquitectónicos y obras de arte. Apenas hay unos 20 ciudadanos libios armados con rifles Kalashnikov patrullando en los alrededores de Leptis Magna y las ruinas arqueológicas circundantes, que ocupan una superficie aproximada de 50 hectáreas.

Tras el bombardeo de Libia en el año 2011 por parte de las aviaciones estadounidense y francesa, el caos se extendió en muchas regiones de esta nación norteafricana. Siendo uno de los países más prósperos de África, hay actualmente en Libia diversas facciones luchando por el poder: agencias gubernamentales oficiales, organizaciones islámicas, milicias tribales y rebeldes, como podemos leer en la web Realm of History.

The Guardian informaba en agosto del 2016 de que los Estados Unidos estaban bombardeando Libia de nuevo, cinco años después de su ataque inicial.

Informa Realm of History:

Pero en medio del caos, ha sido un grupo de civiles concienciados el que ha asumido la responsabilidad de proteger el rico patrimonio histórico del país. Un ejemplo concreto de ello es el de la antigua ciudad romana de Leptis Magna, asentamiento púnico en su origen que fue el lugar de nacimiento del emperador Septimio Severo. Y ahora, Ali Hribish –antiguo empleado de la compañía eléctrica de unos cincuenta años– monta guardia orgulloso ante las propias ruinas. Su recompensa –un montón de cartas de apoyo enviadas por aficionados a la historia y organismos encargados del patrimonio histórico.

Los historiadores creen que los cartagineses fundaron Leptis Magna en torno al siglo VII a. C. Siglos más tarde se convirtió en un puesto avanzado de la república romana, en parte por las buenas tierras de cultivo que hay en los alrededores de la ciudad. De hecho Leptis Magna contaba con tantos olivares que César recaudó en concepto de impuestos 3 millones de libras de aceite en un solo año, según leemos en la web Realm of History.  

Arco del emperador romano Septimio Severo en las ruinas de Leptis Magna (Wikimedia Commons/Daviegunn)

Arco del emperador romano Septimio Severo en las ruinas de Leptis Magna (Wikimedia Commons/Daviegunn)

Para el año 193 d. C. Leptis Magna se había convertido ya en una importante urbe cuando Septimio Severo favoreció a su ciudad natal haciendo de ella la tercera de mayor tamaño de toda África, por detrás únicamente de Cartago y Alejandría. El emperador dio orden de que se construyeran en ella un nuevo foro y baños termales. También amplió sus muelles, obras que quizás provocaron una excesiva acumulación de sedimentos en el puerto. La ciudad creció más allá de su propia capacidad, y el volumen de su comercio decayó durante la crisis del siglo III d. C. Finalmente, los vándalos la conquistaron en la primera mitad del siglo V d. C.

Este mapa nos muestra muchos de los importantes monumentos de Leptis Magna, antigua ciudad romana de la actual Libia que está siendo protegida por ciudadanos libios armados con fusiles Kalashnikov. (Wikimedia Commons/Mapa: Holger Behr)

Este mapa nos muestra muchos de los importantes monumentos de Leptis Magna, antigua ciudad romana de la actual Libia que está siendo protegida por ciudadanos libios armados con fusiles Kalashnikov. (Wikimedia Commons/Mapa: Holger Behr)

The Independent informa de que los antiguos monumentos libios han sufrido diversos actos de vandalismo desde el año 2011, antes de que Estado Islámico hiciera acto de presencia en el país. En Benghazi fue robada una colección de 8.000 monedas de oro, plata y bronce de la época de Alejandro Magno. De la mezquita de Karamanli de Trípoli se han arrancado bellos azulejos. También fue derribada una escultura de una mujer desnuda con una gacela en Trípoli. Un palacio medieval de la dinastía fatimí fue convertido en establo en Tobruk, y fueron profanados los santuarios sufíes de Zlitan.

Ali Hribish ha declarado a The Independent:

Sabemos del valor de este lugar para el mundo entero. Aquí hemos tenido reyes, presidentes, millonarios, todos vinieron aquí, así que es verdaderamente famoso. No sé de ningún otro lugar de Libia que tenga guardias como nosotros, pero éste es un lugar muy especial. Esa es la razón por la que hacemos esto, pagándonoslo todo de nuestros bolsillos, vean lo que está en peligro.

Imagen de portada: Hombres armados están protegiendo este antiguo teatro romano y el resto de Leptis (o Lepcis) Magna en Libia. Temen que terroristas de Estado Islámico puedan hacer lo mismo que en Iraq y Siria: destruir antiguos edificios, estatuas y monumentos. Están haciendo guardia en unas de las ruinas romanas más importantes del norte de África con apenas 20 hombres y equipados únicamente con fusiles Kalashnikov. (Wikimedia Commons/Daviegunn)

Autor: Mark Miller

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo