Portada-San Jorge y el dragón, Paolo Uccello, (c. 1456-1470), temple sobre madera. Museo Jacquemart-André de París, Francia.

San Jorge y el dragón: la leyenda de Jorge de Capadocia

Durante el medievo europeo, concretamente en pleno siglo IX, surgió en Occidente la historia de San Jorge a caballo, victorioso tras derrotar a un dragón. Un relato que, probablemente, sea el origen de numerosos cuentos de hadas sobre princesas y dragones. Pero, ¿qué realidades se ocultan tras esta mítica narración?

Jorge de Capadocia, una vida de leyenda

Según narra la tradición, un joven romano de nombre Jorge, nacido en la antigua Capadocia (actual Turquía) entre los años 275 y 280 de nuestra era, tras morir su padre Geroncio, oficial del ejército romano, se trasladó junto a su madre Policromía hasta la ciudad natal materna: Lida, la actual Lod de Israel . Una vez allí, Policromía educaría a su hijo en la fe cristiana.

Jorge, tras cumplir la mayoría de edad, decidió seguir los pasos de su difunto padre y se enroló en el ejército, donde no tardó en ascender hasta el punto que antes de cumplir los 30 años, fue nombrado tribuno, siendo destinado a  Nicomedia (actual Izmit) como guarda personal del  emperador Diocleciano .

El emperador romano Gaius Aurelius Valerius Diocletianus, busto de mármol del siglo XVII. Castillo de Vaux-le-Vicomte, Francia. (Public Domain)

El emperador romano Gaius Aurelius Valerius Diocletianus, busto de mármol del siglo XVII . Castillo de Vaux-le-Vicomte, Francia. ( Public Domain )

En el año 303, el emperador decretó un edicto que autorizaba la persecución de los cristianos . Jorge, que recibió órdenes de participar en esta persecución, confesó que él también era cristiano, por lo que Diocleciano ordenó que le torturaran y, finalmente, que fuese ejecutado. Tras ser decapitado frente a las murallas de Nicomedia el 23 de abril del año 303, el cuerpo de Jorge fue enviado a Lida para ser enterrado.

Aunque lo expuesto hasta ahora no constituye un relato exactamente histórico, sí es cierto que su veneración como mártir comenzó relativamente pronto. Tanto es así que, durante el siglo IV, dicha veneración se extendió desde  Palestina al resto del  Imperio Romano de Oriente para, más tarde, en pleno siglo V, popularizarse en las regiones más occidentales del imperio.

De hecho, existen datos proporcionados por los relatos de diversos peregrinos cristianos de la construcción de una iglesia en su honor durante el reinado de  Constantino I en Diospolis, la antigua Lida. A su vez, Hacia los años 518-530, el archidiácono y bibliotecario Teodosio afirmaba que Diospolis era el centro del culto a Jorge. Un peregrino anónimo de Piacenza mencionaba este mismo hecho hacia el año 570.

Tímpano normando en el que aparece San Jorge rescatando a unos cruzados en el sitio de Antioquía del año 1097. Parroquia de San Jorge de Fordington, Dorset, Inglaterra. (Public Domain)

Tímpano normando en el que aparece San Jorge rescatando a unos cruzados en el sitio de Antioquía del año 1097. Parroquia de San Jorge de Fordington, Dorset, Inglaterra. ( Public Domain )

La iglesia habría sido destruida en el año 1010 y reconstruida por los cruzados. Posteriormente, durante la Tercera Cruzada habría sido destruida de nuevo por los hombres de Saladino en el año 1191. Varios siglos después, en 1872, una nueva iglesia fue erigida y aún se mantiene en pie.

En el año 494, Jorge de Capadocia fue canonizado por el papa  Gelasio I , lo que motivó la creación de diversas historias apócrifas sobre su vida, varias de ellas llenas de milagros. El texto más antiguo sobre su vida que ha llegado hasta nosotros se encuentra en el  Acta Sanctorum . Asimismo, hacia finales del siglo VI, el abad irlandés Adomanis de la abadía de la isla de Iona dio a conocer algunas de las leyendas orientales de Jorge reunidas por el obispo galo Arkulf en su peregrinación a Tierra Santa del año 680.

Además, durante los comienzos del  Islam, a Jorge de Capadocia se le identificó —a través del sincretismo religioso y cultural— con el profeta judío Elías , el predicador judío samaritano Phineas y el santo islámico  al-Jadir, dando lugar a una figura religiosa que todavía es venerada en Oriente Próximo.

Elías, óleo de Daniele da Volterra, (c. 1550). Colección Pannocchieschi. (Public Domain)

Elías, óleo de Daniele da Volterra, (c. 1550). Colección Pannocchieschi. ( Public Domain )

San Jorge y el dragón

Fue en el siglo IX cuando surgió la historia de San Jorge a caballo venciendo a un dragón. Dicha historia conforma el más que probable origen de todos los cuentos de hadas occidentales sobre princesas y dragones. Se trata de una leyenda que se narra en diversas regiones de Europa y Asia menor  como propia. Incluso nos la podemos encontrar en Japón, aunque, claro está, los detalles varían según las tradiciones locales.

La leyenda medieval comienza con un dragón que decide anidar en la fuente que provee de agua a una ciudad que, según una tradición cristiana ortodoxa, sería Beirut, capital del Líbano , de la que San Jorge es santo patrón.

Los ciudadanos ofrecían al dragón, diariamente, un sacrificio humano que se decidía al azar entre todos los habitantes del lugar. Sólo de ese modo el dragón les permitía recoger el agua necesaria. Un día resultó seleccionada la princesa local.

San Jorge mata al dragón, manuscrito medieval georgiano. (Public Domain)

San Jorge mata al dragón, manuscrito medieval georgiano. ( Public Domain )

En algunas versiones aparece el rey pidiendo por la vida de su hija, pero sin éxito. De esta forma, cuando estaba a punto de ser devorada por el dragón, apareció Jorge que se hallaba de paso por la comarca en uno de sus muchos viajes, se enfrentó con el dragón, lo mató y salvó a la princesa. Entonces, los agradecidos ciudadanos abandonaron el paganismo y abrazaron el cristianismo.

Según una antigua interpretación cristiana del mito, Jorge personificaría a los creyentes, su caballo a la Iglesia, y el dragón representaría al paganismo, la idolatría, la tentación y Satanás. Sin embargo, según muchos historiadores laicos, la leyenda tendría raíces más antiguas que las cristianas. Para ellos, el dios Sabacio , padre celestial de los frigios , vendría a ser uno de sus principales antecesores: en su imagen a caballo, arrollando a una serpiente, estaría el origen de la popular imagen de San Jorge sobre un caballo blanco. Además, la historia de San Jorge y el dragón también presenta numerosos elementos comunes con el mito griego de Andrómeda y su salvador y posterior esposo Perseo , vencedor de la Gorgona Medusa.

En todo caso, sean cuales sean sus orígenes, lo que sí es un hecho demostrable es que en el  Reino Franco Merovingio , hacia el siglo VI, ya se veneraba a Jorge de Capadocia, aunque no sería hasta la Alta Edad Media , con sus caballeros y cruzadas, cuando su culto se extendería por Europa.

Perseo liberando a Andrómeda, óleo de Joachim Wtewael (1566-1638), Museo del Louvre. El mito de Perseo presenta numerosos elementos comunes con el de San Jorge y el dragón. (Public Domain)

Perseo liberando a Andrómeda, óleo de Joachim Wtewael (1566-1638), Museo del Louvre. El mito de Perseo presenta numerosos elementos comunes con el de San Jorge y el dragón. ( Public Domain )

De hecho, San Jorge se convirtió en patrón de los caballeros y soldados, además de ser considerado el santo protector de algunas órdenes religiosas militares, como la  Orden Teutónica o la de los Caballeros Templarios .

Hacia el siglo XII, la leyenda empezó a extenderse por toda Europa. Uno de los principales responsables de dicha difusión fue Santiago de la Vorágine , arzobispo de Génova, quien a mediados del siglo XIII escribió la Legenda Sanctorum , una colección de fábulas sobre distintos santos en la que la historia de Jorge de Capadocia destacaba entre otras. El libro, por el valor que tenía a ojos de los lectores, acabó siendo conocido como  Legenda aurea  o Leyenda dorada . La información contenida en sus 177 capítulos (algunas versiones presentan 182), se considera falsa en la actualidad, pero de notable valor por su gran influencia en la literatura y la pintura de Europa Occidental.

De este modo, durante los últimos siglos de la Edad Media, San Jorge se convirtió en patrón de ciudades, aldeas y casas nobles. También llegó a ser el primero de los catorce santos protectores de los animales domésticos.

Tumba de San Jorge en Lod, Israel. (Public Domain)

Tumba de San Jorge en Lod, Israel. ( Public Domain )

Imagen de portada: San Jorge y el dragón, Paolo Uccello, (c. 1456-1470), temple sobre madera. Museo Jacquemart-André de París, Francia.

Autor: Mariló T. A.

 

Fuentes:

Millà i Reig, Lluís (1982). Sant Jordi Patró de Catalunya (en catalán). Barcelona: Editorial Millà.

El patró Sant Jordi: història, llegenda i art (1996), (en catalán). Barcelona: Generalitat de Catalunya.

Maroto Torres, Esteban. Las leyendas de San Jorge. Editorial Planeta Cómic.

Sant Jordi ( http://santjordi.yaia.com/)

San Jorge. Santopedia. ( http://www.santopedia.com/santos/san-jorge)

Next article