All  
en Asia, el dragón es también un símbolo ambivalente que representa el Yin y el Yang. (Dvarg / Adobe)

Las Historias de Domar Dragones, Fueron un Símbolo Chino del Poder Divino

El dragón es un símbolo chino de excelencia y los chinos se consideran a sí mismos como "Los Descendientes del Dragón". En el pasado distante, en China, el dragón era el símbolo del emperador, mientras que el ave fénix era el símbolo de la emperatriz.

Acerca de los dragones chinos

A diferencia del caso europeo (donde se ve al dragón como un ser maléfico), los dragones chinos tienen una connotación positiva. En Asia oriental, el dragón tiene varios aspectos: es a la vez un animal acuático y terrestre, y es tanto un ser subterráneo como un ser celestial. Además de esto, el dragón está asociado con varias cualidades y virtudes. Representa el principio activo y creador, que contiene tanto el poder divino como la fuerza espiritual.

Dragones chinos imperiales tallados en Nine-Dragon Wall, Beijing. (HéctorTabaré / CC BY-SA 2.0)

Dragones chinos imperiales tallados en Nine-Dragon Wall, Beijing. (HéctorTabaré / CC BY-SA 2.0)

De cualquier manera, como símbolo celestial y como poder de vida y manifestación, el dragón escupe las aguas primordiales o el huevo del universo, transformándolo así en una imagen del creador. Por lo tanto, el dragón es como una nube que se forma sobre los hombres mientras vierte sus aguas fertilizantes. Además de esto, el dragón representa el principio kian, origen del cielo y portador de lluvia, cuyas seis características son seis dragones.

En el "Yijing", se dice que la sangre del dragón es negra y amarilla. Estos son también los colores primordiales del cielo y la tierra. Las seis líneas del hexagrama kian presentan, de manera tradicional, las seis fases de manifestación. Comienzan desde el potencial dragón oculto que está inactivo y no manifestado hasta el dragón flotante que se da cuenta del regreso a los orígenes y pasa a través del dragón de la llanura que es visible, que salta y que vuela.

En China el dragón es un símbolo celestial. (thawornnurak / Adobe)

Las virtudes sobrenaturales de los dragones

Según los sabios chinos, se dice que el dragón tiene numerosas virtudes sobrenaturales. En este sentido, Confucio consideró a Lao-tse como la personificación del dragón como una reconciliación de los contrarios. En China, el dragón aseguró el camino hacia la inmortalidad garantizada por soma, la bebida divina de los dioses.

Montando dragones, los inmortales alcanzan los cielos. Con la ayuda de un dragón, Huangzi pudo derrotar a las fuerzas del mal. Además, con la ayuda de un dragón, el Emperador Yu el Grande derrotó el diluvio universal y restauró el orden en el cosmos.

Con la ayuda de un dragón, Huangzi pudo derrotar a las fuerzas del mal. (Boonsom / Adobe)

Con la ayuda de un dragón, Huangzi pudo derrotar a las fuerzas del mal. (Boonsom / Adobe)

Como signo imperial, el dragón es el símbolo del soberano en la Tierra. Cosmológicamente, la llegada de la primavera (por lo tanto, la renovación cíclica de la naturaleza) tiene lugar con la aparición del dragón volando a los cielos en el momento del equinoccio de primavera, y desaparece en el abismo en otoño. Astronómicamente, la cabeza y la cola del dragón son nudos de la luna, el lugar donde ocurren los eclipses. Aquí es donde han aparecido las historias del dragón comiendo el aster lunar.

El dragón también es un símbolo ambivalente, siendo al mismo tiempo Yang (como signo de la primavera y la lluvia, se identifica con animales solares como el león o el caballo), así como Yin (como un pez metamorfoseado, se identifica con la serpiente) - por lo tanto Yang como un principio geomántico y Yin como un símbolo alquímico que representa el mercurio.

Un cuento sobre la críanza y el dominio de  dragones

Había una vez un hombre llamado Shimen que servía a Kong Jia. A pesar de que Shimen era muy talentoso, era un hombre de naturaleza difícil que estaba lleno de varios estados de ánimo. Con respecto a la cría de dragones, les pidió a todos que siguieran exactamente sus palabras. En este sentido, Shimen era como un general sentado en medio de su tienda de campaña dando órdenes que debían cumplirse exactamente.

Debido a un cierto dragón, a menudo se produjeron malentendidos y discusiones entre Shimen y el emperador Kong Jia (quien tenía la autoridad suprema). A Shimen no le gustaban las palabras tontas e inútiles, incluso si éstas eran pronunciadas por el propio emperador. En estos casos, se le ocurrieron líneas de respuesta implacables, un hecho que molestó mucho al emperador Kong Jia (un hombre vano y orgulloso).

Estatua de Kong Jia del emperador en un templo chino. (Aethelwolf Emsworth / CC BY-SA 2.0)

Estatua de Kong Jia del emperador en un templo chino. (Aethelwolf Emsworth / CC BY-SA 2.0)

Criar dragones había sido una actividad divertida para el soberano, pero ahora a menudo se enojaba por eso. Una vez, Shimen se burló despiadadamente de las ridículas palabras del emperador. Este último ya no podía soportarlo y, estando muy enojado, ordenó que sacaran a Shimen y lo decapitaran. En respuesta, Shimen se echó a reír y dijo: "No tiene sentido cortarme la cabeza, de hecho, eres tú quien ha perdido, has perdido por completo".

Con estas palabras, Shimen dejó atrás a los guardias. Pronto, su cabeza fue llevada ante el emperador. Ante el temor de que el espíritu de Shimen pudiera realizar malas acciones en el palacio, Kong Jia ordenó que lo enterraran en un lugar remoto, lejos de la capital.

Tan pronto como la cabeza fue enterrada, comenzó un fuerte viento junto con una fuerte lluvia. Cuando el viento y la lluvia pararon, todos los bosques de la zona se incendiaron. A pesar de que muchas personas intentaron apagar el fuego, no tuvieron éxito. Kong Jia observó desesperadamente todo lo que estaba sucediendo desde su palacio. Sin saber qué más esperar del hechicero inocente que había sido asesinado, el emperador subió a su carruaje y salió de la ciudad para rezarle al espíritu de Shimen y pedirle que dejara de hacer las malas acciones.

Una vez que se completó la oración, el fuego comenzó a disminuir y pronto estuvo a punto de terminar. Entonces, el corazón del emperador se iluminó. Volvió a su carruaje y se fue para volver al palacio.

Una vez en frente del palacio, el guardia principal abrió la puerta del carruaje invitando al emperador a salir. Aún así, Kong Jia seguía sentado allí en silencio, sin moverse y con los ojos mirando a la nada. Entonces, el guardia principal miró más de cerca. El emperador Kong Jia estaba muerto.

Imagen de Portada: En Asia, el dragón es también un símbolo ambivalente que representa el Yin y el Yang. (Dvarg / Adobe)

Autor Isa Vald

Referencias

Ke, Y. 1965. Myths in Ancient China. Moscow.
Popescu, F. 2002. Divinitati, simboluri si mistere orientale Vol. IV. Floarea Darurilor Publishing.
Vald, I. 2019. Chinese Mythology and Symbolism – A Short Dictionary. Vald ePub.

Siguiente Artículo