Zmaj y el Lord Dragón de la Mitología Eslava

Zmaj y el Lord Dragón de la Mitología Eslava

El dragón es una de las criaturas más conocidas de la mitología antigua y muchas culturas lo incluyen (o a cualquiera de sus distintas formas) en su folclore. En los países del Este de Asia, por ejemplo, los dragones son considerados como símbolos de poder, fuerza y ​​buena fortuna. Se cree que son criaturas benévolas que tienen poder sobre las masas de agua, la lluvia y las inundaciones. En Europa occidental, por el contrario, los dragones son vistos como criaturas malévolas que conforman la encarnación del mal. Así, en el arte europeo occidental es muy popular la figura de San Jorge matando al dragón. Uno de los dragones menos conocidos es el del zmaj, un dragón que se puede encontrar en el folclore Eslavo.

En algunos países eslavos, los dragones pueden ser vistos como bondadosos o malvados, dependiendo de su sexo. En las leyendas de Bulgaria, por ejemplo, los dragones masculinos son los protectores de los cultivos, mientras que los femeninos están empeñados en la destrucción de los frutos del trabajo del hombre. En otras partes del mundo eslavo, el dragón es visto como una bestia malvada, de modo similar a los de Europa Occidental. En Rusia y Ucrania, existe un dragón en particular, Zmey Gorynych, que es una bestia peligrosa dotada con tres cabezas que escupen fuego.

'Zmey Gorynych' Viktor Vasnetsov

'Zmey Gorynych' Viktor Vasnetsov ( Wikimedia Commons )

En Serbia, sin embargo, el zmaj está considerado generalmente como un ser benévolo, al igual que los dragones del Asia oriental. Estas criaturas se han descrito teniendo "una cabeza de carnero y el cuerpo de una serpiente seductora". Estos dragones se dice que surgieron para proteger a las personas de la Ala, o Azjada: una criatura portadora del mal tiempo y de las tormentas destructoras de cultivos.

Una ilustración de un zmaj con cuerpo de serpiente cabeza y de carnero, de Milenko Bodirogić de "Hadas y dragones - Mitología serbio".

Una ilustración de un zmaj con cuerpo de serpiente y cabeza de carnero, de Milenko Bodirogić de "Hadas y dragones - Mitología serbio". Fuente de la foto: www.serbia.com.

Además de una gran fuerza y ​​sabiduría, los zmaj también tienen fama de ser capaces de asumir diferentes formas, incluso la de seres humanos. De esta forma, eran capaces de ejercer una de sus aficiones favoritas: la búsqueda de una mujer. Algunos zmaj se cree que estaban tan absortos en esta actividad que incluso descuidaban la protección de las tierras de cultivo. De este modo, si los cultivos eran destruidos por el mal tiempo, los aldeanos se reunían para expulsar al zmaj de las casas de las mujeres locales. El deseo de los zmaj hacia las mujeres mortales también es un tema importante en un cuento popular serbio conocido como La zarina Militza y la Zmaj de Yastrebatz.

'El gran dragón rojo y la mujer vestida del sol' de William Blake

'El gran dragón rojo y la mujer vestida del sol' de William Blake ( Wikimedia Commons )

En este cuento, se narra cómo la zarina Militza habría sido visitada por un zmaj de Yastrebatz cada noche durante un año. Cuando su marido, el príncipe serbio del siglo XIV, el zar Lazar, escuchó esto, le pidió a la zarina que le preguntase al zmaj si, aparte de Dios, existía sobre la Tierra un ser más poderoso que él. El zmaj le reveló que en efecto, existía un ser al que temía: el Zmaj Vook, que vivía en un pueblo llamado Koopinova en la llanura de Sirmia. Al día siguiente, el zar envió llamar al Zmaj Vook, que, posteriormente, mataría al Zmaj de Yastrebatz.

En realidad, el Zmaj Vook se basa en una figura histórica: el tiránico Vuk Brankovic, que vivió durante la segunda mitad del siglo XV, y se cree era descendiente de un dragón. La representación de Vuk Brankovich como un héroe muestra cómo la historia y la leyenda podrían fusionarse para satisfacer las necesidades de un gobernante. Vuk no fue el único gobernante serbio en emplear la leyenda del zmaj para reforzar su imagen. Hay otros gobernantes que narraron que sus padres eran en realidad Zmasj.  Entre ellos destacan el hijo del Zar Lazar y sucesor, Stefan Lazarevic, así como Stojan Čupić y Vasa Carapic, dos figuras importantes de la Primera Insurrección Serbia, que tuvo lugar a principios del siglo XIX.

Retrato de Vuk Brankovic

Retrato de Vuk Brankovic ( Wikimedia Commons )

Hace algunos años, surgieron planes en Serbia para rentabilizar tan rica tradición de dragones y convertirla en una atracción turística utilizando numerosos lugares de interés, incluyendo castillos, fortalezas e iglesias, donde se dice que los zmajs habrían vivido hace mucho tiempo. Hoy en día, existen los conocidos como "Caminos de dragones a través de Serbia". La ruta comienza en Fruška Gora, en el norte, pasa a través de la capital del país, Belgrado, y termina en la fortaleza de Kale Markovo en el sur. En cierto modo, esto podría ayudar a preservar las leyendas del zmaj para las generaciones futuras, y también contribuir a la industria turística de Serbia.

Lugares de interés turístico están incorporando "lore dragón '. Un dragón típico de 3 cabezas obesos eslava, Zmey Gorynych.

Lugares de interés turístico están incorporando "lore dragón '. Un dragón típico de 3 cabezas obesos eslava, Zmey Gorynych. ( Wikimedia Commons )

Imagen destacada: Puente del Dragón (Esloveno: Zmajski más) es un puente de la carretera se encuentra en Liubliana, capital de Eslovenia ( FromTheNorth / Flickr )

Referencias

dragonwisdom.wikia.com, 2015. European dragons. [Online]
http://dragonwisdom.wikia.com/wiki/European_dragons

Petrovitch, W. M., 1914. Hero Tales and Legends of the Serbians. [Online]
http://www.gutenberg.org/files/38571/38571-h/38571-h.htm#xd19e3137

www.balkaninsight.com, 2012. Serbian Dragon Trail Awaits Discovery. [Online]
http://www.balkaninsight.com/en/article/serbian-dragon-trail-awaits-discovery

www.serbia.com, 2014. Tesla’s ways, Dragons’ roads. [Online]
http://www.serbia.com/teslas-ways-dragons-roads/


Por Ḏḥwty

Traducción: Moreno Montañaroja

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article